COMENTARIOS SOBRE EL NUEVO TESTAMENTO

Religiones, espiritualidad, la vida después de la muerte, reencarnación, creencias, agnosticismo, filosofía, etc.
Responder
Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1601
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Mensaje por Roberso » Dom Jul 08, 2012 2:59 am

PRIMERA EPÌSTOLA A LOS CORINTIOS IV

REUNIONES PROFÈTICAS, (MEDIÙMNICAS). Continuaciòn:

Pero existìa un dilema entre los dirigentes del naciente judeocristianismo que luego serìa catolicismo: Antes, y a partir de Pentecostès, estos profetas o mèdiums, ademàs de profetizar, (dar comunicaciones de los espìritus a travès de su mediumnidad), hablaban o daban comunicaciones en una lengua diferente a la del profeta o mèdium, y esto era considerado como un don admirable.
Se le daba màs importancia que a la comunicación recibida en el propio idioma de la congregación.
No importaba que no entendieran al espìritu comunicante, pero para los presentes en las reuniones y para los propios profetas o mèdiums, esto era verdaderamente notable.

El dilema consistìa en que esta facultad de hablar lenguas, se iba perdiendo poco a poco. Ya casi no se daba este fenòmeno; y los profetas o mèdiums, y los feligreses, y los jerarcas, se preocupaban por este hecho.

Consultado Pablo sobre esta pèrdida de la facultad de hablar en otras lenguas, asì la congregación no la entendiera, èste les responde, según 1Corintios 14: 1 al 5: “Seguid el amor y procurad los dones espirituales, pero sobre todo QUE PROFETICÈIS.
Porque el que habla en lenguas no habla a los hombres, SINO A DIOS, pues nadie le entiende, aunque por el Espìritu hable misterios.
Pero el que profetiza habla a los hombres para edificación, exhortaciòn y consolación.
El que habla en lengua extraña, a sì mismo se edifica; pero el que profetiza, edifica a la iglesia.
Asì que quisiera que todos vosotros hablàseis en lenguas, pero màs que profeticéis; PORQUE MAYOR ES EL QUE PROFETIZA QUE EL QUE HABLA EN LENGUAS, a no ser que las interprete para que la iglesia reciba edificación.”

Con esto, Pablo tranquiliza a los jerarcas profetas, o no profetas de la iglesia corintia, pero para hacerlo dice una cuerda de disparates que se le disculpan, asì haya estado “inspirado” por el Espìritu Santo al momento de escribirlas, ya que en esa època muy poco se sabìa, aunque eran muy frecuentes los hechos mediùmnicos o paranormales; sobre lo que los producìa; còmo se producían; y los mecanismos de cada uno de ellos. Aunque consideramos que “el Espìritu Santo” que inspiraba a estos santos varones, sì tenìa el derecho de saberlo, y en hacerlo saber a los fieles de las congregaciones.

Pablo les dice: “Porque el que habla en lenguas, no habla a los hombres sino a Dios.”
Siendo el Espìritu Santo Dios mismo según el dogma de la Trinidad, Dios da una comunicación en lenguas a travès de un profeta o mèdium, pero el mensaje no es para el profeta o mèdium ni para la congregación que no entienden, sino que Dios, como “Espìritu Santo” se manda un mensaje a sì mismo. ¡Por Dios!

Luego dice otro disparate màs; “El que habla en lengua extraña, asì mismo se edifica.”
¿Còmo va a captar el profeta o mèdium la edificación que contiene el mensaje que èl mismo da, si no entiende el mensaje? ¡Ademàs! Antes habìa dicho que era un mensaje del Espìritu Santo a Dios. (¿?).

Finalmente les recomienda que se preocupen por profetizar y pone al profeta o mèdium parlante que da las comunicaciones en la lengua de la congregación, en un nivel superior que el que las da en otras lenguas.
Pero eso sì, les dice muy claramente que procuren los dones espirituales, pero sobre todo QUE PROFETICEN. Aquì les da Pablo una gran importancia a las pràcticas de sesiones o reuniones profèticas o mediùmnicas.

COMUNIONES OPÌPARAS:

Al principio, siguiendo el ejemplo de la ùltima cena, los primeros judeocristianos instauraron la cena, no la comunión como se pretende que Jesùs instaurò. Pero esta cena que se suponìa fuese con la misma frugalidad que la de Jesùs, pasò al opiparismo pagano; a tal punto, que Pablo llama la atención sobre estos festines comilonales, dicièndoles en 1Corintios 11: 20 al 22:
“Cuando, pues, os reunàis vosotros, esto no es comer la cena del Señor.
Porque al comer, cada uno se adelanta a tomar su propia cena; y uno tiene hambre y el otro se embriaga.
Pues què, ¿no tenèis casas en que comàis y bebàis? ¿O menospreciàis la iglesia de Dios, y avergonzàis a los que no tienen nada?

En vista de ese relajo en la iglesia, Pablo los manda a comer…..¡a su casa! Luego, esta conmemoración serìa llevada nuevamente a la iglesia pero en la forma decente, frugal y muy econòmica de la comunión. Aquì tenemos el origen de la misma.

Luego de dar indicaciones sobre la frugalidad y decencia a observar en este acto, que es la base y el origen del actual sacramento de la comunión, Pablo termina esta arenga en 1Corintios 11: 33 y 34, diciendo:
“Asì que hermanos mìos, cuando os reunìs a comer, esperaos unos a otros.
Si alguno tuviere hambre, coma en su casa, para que no os reunàis para ser criticados.”

Pròximo escrito en este mismo tema: PRIMERA EPÌSTOLA A LOS CORINTIOS V

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1601
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Mensaje por Roberso » Dom Jul 15, 2012 1:29 am

PRIMERA EPÌSTOLA A LOS CORINTIOS V

LA RESURRECCIÒN DE LOS MUERTOS:

Pablo, fue resurreccionista como pasaron a serlo todos los judìos que iniciaron el movimiento judeocristiano de los primeros tiempos y que luego pasarìa a ser la religión judeocristiana catòlica.

Fuera de Palestina, la idea reencarnacionista era la predominante, y estos nuevos conversos griegos de Corinto, llegaban con la idea de la reencarnación, que al expresarla a los judeocristianos, algunos la empezaron a aceptar por lògica, producièndose tambièn discrepancias por este punto.

Avisado Pablo sobre esta tendencia reencarnacionista que se habìa formado dentro del movimiento judeocristiano de Corinto, Pablo les dice según 1Corintios 15: 12 al 18:

“¿Còmo dicen algunos de vosotros que no hay resurrección de muertos?
Porque si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo resucitò.
Y si Cristo no resucitò, vana es entonces nuestra predicación, vana es tambièn vuestra fe.
Y somos hallados falsos testigos de Dios; porque hemos testificado de Dios que èl resucitò a Cristo, al cual no resucitò, si en verdad los muertos no resucitan.
Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitò; y si Cristo no resucitò, vuestra fe es vana; aùn estàis en vuestros pecados.
Entonces tambièn los que durmieron en Cristo perecieron.”

La resurrección de Jesùs tiene dos basamentos: Haberse encontrado el sepulcro vacìo, y las apariciones a sus discìpulos después de haber sido declarado muerto, según consta en los Evangelios atribuìdos a Mateo, Marcos, Lucas y Juan; con contradicciones e incoincidencias entre ellos.

Existiò la posibilidad, y esta fue una tradición en muchos sitios, que Josè de Arimatea, el dueño del sepulcro y quien lo puso en èl, temiendo que el sepulcro fuera violado y que se ensañaran con el cadáver de Jesùs, en la quietud de la noche volvió y sacò a Jesùs del sepulcro y lo depositò en otro sepulcro para que eso no sucediera; manteniendo en secreto el lugar en donde lo depositò nuevamente. Repito: esta fue una tradición durante muchos siglos.

Por eso es que según Marcos, Lucas y Juan, se encontrò la piedra del sepulcro removida.
El ùnico que dice que la piedra estaba en su sitio y narra la espectacularidad con la que fue removida por un àngel, es Mateo en su Evangelio.
¿Un hecho tan notable como este, y es ignorado por los otros evangelistas?
Seguramente este hecho fue interpolado en el Evangelio de Mateo, (¿por San Gerònimo?), para apoyar la creencia de la resurrección de Jesùs porque todos coinciden en que el sepulcro estaba vacìo.

Se utilizò a Mateo para la trama de apoyar la resurrección, con las siguientes interpolaciones en su Evangelio:
Mateo 27: 52. “Y se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos que habìan dormido, se levantaron.”
Esto no se menciona en los otros Evangelios a pesar de la notabilidad del hecho.

Mateo 27: 62 al 66: Aquì los sacerdotes judìos piden a Pilato que ponga guardias en el sepulcro: “No sea que vengan sus discìpulos de noche y lo hurten, y digan al pueblo: Resusitò de entre los muertos

Con la interpolaciòn de estos versìculos se destruìa, cuatro siglos después, lo que se decìa de Josè de Arimatea, en la tradición de los primeros judeocristianos: De que Jesùs fue cambiado de sepulcro por Josè de Arimatea.
Tampoco esto es mencionado en los otros Evangelios.

Mateo 28: 1 al 6: Aquì figura la espectacularidad de la removida de la piedra por un àngel y la presencia de unos guardias en el sepulcro que al ver los hechos, quedaron como muertos del miedo. Tampoco esto se narra en los otros Evangelios.

Mateo 28: 11 al 15: Finalmente en estos versìculos, los guardias fueron a dar la noticia a los principales sacerdotes.
El deber de estos guardias era la de dar la noticia a su superior para que se lo comunicara a Pilato, pero dice que lo reportaron a los sacerdotes.

Los sacerdotes sobornan a los guardias para que estos dijeran que el cadáver fue hurtado en la noche por sus discìpulos mientras ellos, los guardias, dormían.
Luego se termina el relato interpolado en el Evangelio de Mateo, diciendo: “Este dicho se ha divulgado entre los judìos hasta el dìa de hoy.”
Con estas ùltimas palabras puestas en el Evangelio de Mateo se destruìa la tradicional y generalizada creencia de que el cuerpo de Jesùs fue movido a otro sepulcro por Josè de Arimatea.
¿Por què no apoyaron a Mateo entonces los Evangelistas Marcos, Lucas y Juan en su espectacular removida de la piedra. ¿Por qué no fue escrito por Mateo sino interpolado en su Evangelio?

Continuaremos analizando y finalizando el subtema: La resurrecciòn de los muertos de 1Corintios.

Pròximo escrito en este mismo tema: PRIMERA EPÌSTOLA A LOS CORINTIOS VI

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1601
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Mensaje por Roberso » Dom Jul 22, 2012 2:32 am

PRIMERA EPÌSTOLA A LOS CORINTIOS VI

LA RESURRECCIÔN DE LOS MUERTOS. Final:

La gente creìa en el traslado del cuerpo de Jesùs a otro sepulcro y no en su resurrección, apoyàndose en los Mismos Evangelios. En ellos se habla de apariciones y desapariciones de Jesùs. En apariciones materiales o materializaciones de Jesùs.
Lucas, en Hechos 1: 3, dice: “APARECIÈNDOSELES durante cuarenta dìas.”
Pero resulta que el propio Lucas, en su Evangelio, deja ver que fue un sòlo dìa; y en ese mismo dìa ascendiò en Betania, y no en el monte de los Olivos cerca de Jerusalèn, como lo dice en los Hechos de los Apòstoles.

Marcos 16: 9: “El primer dìa de la semana APARECIÒ primeramente a Marìa Magdalena.”

Marcos 16: 12: “Pero después APARECIÒ EN OTRAFORMA a dos de ellos que iban de camino, yendo al campo.”

Marcos16: 14: “Finalmente SE APARECIÒ a los once mismos.”

Lucas 24: 15 y 16: “Sucediò que mientras hablaban y discutìan entre sì, Jesùs mismo SE ACERCÒ, y caminaba con ellos. Mas los ojos de ellos estaban velados PARA QUE NO LE CONOCIESEN.”

Lucas 24: 3: “Entonces les fueron abiertos los ojos, y le reconocieron; mas èl SE DESAPARECIÒ de su vista.”

Lucas 24: 36: “Mientras ellos aùn hablaban de estas cosas, Jesùs SE PUSO EN MEDIO DE ELLOS.”

Juan 20: 14: “Cuando Marìa Magdalena habìa dicho esto, se volvió y viò a Jesùs ESTABA ALLÎ, (donde no habìa estado antes), MAS NO SABÌA QUE ERA JESÙS.”

Juan 20: 19; “Estando las puertas cerradas en el lugar donde los discìpulos estaban reunidos por miedo a los judìos, vino Jesùs Y PUESTO EN MEDIO, les dijo: Paz a vosotros.”

Juan 20: 26: “Estaban otra vez sus discìpulos dentro, y con ellos Tomàs. LLegò Jesùs estando las puertas cerradas, y SE PUSO EN MEDIO.”

Juan 21: 4: “Cuando ya iba amaneciendo, se presentò Jesùs en la playa; mas los discìpulos NO SABÌAN QUE ERA JESÙS.”

Todos estos testimonios de los Evangelios son de apariciones, no de resurrección.
Pero Pablo insiste en este punto cuando le dice a los corintios, según 1Corintios 15: 21 y 22: “Porque cuando la muerte entrò por un hombre, tambièn POR UN HOMBRE la resurrección de los muertos.
Porque asì como en Adàn todos mueren, tambièn en Cristo todos seràn vivificados.”
Aquì Pablo Trata a Jesùs como UN HOMBRE, no como Dios; no como Señor; no como Hijo de Dios; solamente como UN HOMBRE, igual que Adàn.

Esta teorìa planteada por Pablo en estos ùltimos versìculos, es extremadamente materialista y da unas pobres, incoherentes y pueriles explicaciones para sostenerla, según 1Corintios 15: 35 al 58, de los que analizaremos solamente lo que valga la pena ya que todo el contenido es ficciòn.
¡Ademàs! Pablo se equivoca al decir que por Jesùs entrò la resurrección de los muertos. Si hacemos caso a la Biblia, Elìas resucitò 874 años antes de Jesùs, al hijo de una viuda, (1Reyes 17: 17 al 23). Tambièn Eliseo, 860 años antes de Jesùs, resucitò al hijo de la sunamita, (2Reyes 4: 16 al 37). Làzaro fue resucitado por Jesùs antes de su muerte.

Pablo trata al cuerpo animal, muerto y enterrado como una semilla vegetal y dice: “Asì tambièn es la resurrección de los muertos. Se siembra en corrupción, resucitarà en incorrupciòn.”
Se siembra en deshonra, resucitarà en gloria; se siembra en debilidad, resucitarà en poder.
Se siembra cuerpo animal, resucitarà cuerpo espiritual. Hay cuerpo animal, y hay cuerpo espiritual.”

Luego, en los mismos versìculos citados se contradice, y vuelve a defender la resurrección del cuerpo, diciendo que:
“No todos moriremos; pero todos seremos transformados.
Los muertos seràn resucitados incorruptibles y nosotros seremos transformados.
Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupciòn, y esto mortal se vista de inmortalidad.”

Que le diga eso a los deudos de un cadáver exhumado a los 20 o 30 años de enterrado que han visto lo poco o nada que queda del cadáver, como para creer que va a resucitar con un cuerpo animal perfecto y un cuerpo espiritual perfecto. Eso, considerando que el exhumado era extremadamente feo y deforme; y que su alma tambièn era fea por haber sido alcohòlico, irresponsable, mal hijo, mal padre y con todas las lacras espirituales habidas y por haber.
¿Y por el hecho de haber sido enterrado, la tierra va a hacer el imposible de transformarlo para que resucite, lindo, de cuerpo perfecto y de alma pura? ¡Por Dios!

Todas estas fantasìas paulistas tienen una explicación: Su obsesiva aficiòn a la consulta a los espìritus a travès de sus profetas o mèdiums.
Aùn en nuestros dìas, los espìritus que se manifiestan a travès de los mèdiums, les dicen disparates y medio a los ingènuos que concurren a estas pràcticas, haciendo quedar en ridìculo a èstos y a los mèdiums que toman como santa palabra todo lo que dicen estos espìritus de falsa instrucción.

Estas incoherencias de Pablo acerca de la resurrección de los muertos hacen presumir que Pablo tambièn aceptaba como verdad y santa palabra lo que le decìan los espìritus a travès de su profetas o mèdiums.

Pròximo escrito en este mismo tema: SEGUNDA EPÌSTOLA A LOS CORINTIOS.

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1601
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Mensaje por Roberso » Dom Jul 29, 2012 1:49 am

SEGUNDA EPÌSTOLA A LOS CORINTIOS

PABLO HACE APOLOGÌA DE PABLO:

Esta epìstola no es màs que una apologìa de Pablo a sì mismo. A pesar de que en casi todas sus epístolas se trata a sì mismo humilde, no hay humildad en èl ya que aprovecha la mìnima oportunidad para hacer ver cuànto ha hecho por la prèdica, y lo que ha padecido por hacerla.

A pesar que se confiesa espiritualista, demuestra un materialismo insano. Pablo es del criterio que todos los que han luchado por la propagaciòn del judeocristianismo, tienen la obligación de ser mantenidos por las congregaciones; y para lograr eso, califica de santos a estos predicadores, incluyèndose èl.

Siempre menciona los esfuerzos hechos con este fin:
2Corintios 1: 8: “Porque hermanos, NO QUEREMOS QUE IGNORÈIS acerca de nuestra tribulaciòn que nos sobrevino en Asia; pues fuimos abrumados sobremanera màs allà de nuestras fuerzas, de tal modo que aun perdimos la esperanza de conservar la vida.”

Eso es normal. Todo predicador que lleva su creencia a tierras con otras creencias, no solamente corre ese peligro sino que puede morir en el intento.
Aun en su propio patio fueron muertos en el intento los judeocristianos inmolados por otros judeocristianos de tendencias diferentes.

De repente, Pablo se da cuenta de que està abusando de la autoalabanza y dice en 2Corintios 3: 1: “¿Comenzamos otra vez a recomendarnos a nosotros mismos?”
Pero luego vuelve a caer en esa autorecomendaciòn, y para justificarse o disculparse quizàs, involucra al propio Dios en esos fines, como figura en 2Corintios 3: 5:
“No que seamos competentes por nosotros mismos para pensar algo por nosotros mismos, sino que nuestra competencia PROVIENE DE DIOS.”
De nuevo trata de usar a Dios para imperfectas actitudes humanas. ¡Pobre Dios!

Luego, hipócritamente dice en 2Corintios 4: 5. “Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor.”
Eso es falso. Si bien èl predica a Jesùs, tambièn se predica a sì mismo. La prueba està en esta y en todas sus epístolas. Para confirmarlo, veamos lo que dice en 2Corintios 11: 22 al 31, en ocasiòn de la noticia que recibe desde Corinto, que otros apòstoles andaban predicando el Evangelio. Pablo, lleno de celos, dice:

“¿Son hebreos? Yo tambièn. ¿Son israelitas? Yo tambièn. ¿Son descendientes de Abraham? Tambièn yo.
¿Son ministros de Cristo? (Como si estuviera loco hablo). Yo màs, en trabajos màs abundantes; en azotes sin nùmero; en càrceles màs; en peligros de muerte muchas veces.
De los judìos cinco veces he recibido cuarenta azotes menos uno.
Tres veces he sido azotado con varas; una vez apedreado; tres veces he padecido naufragio; una noche y un dìa he estado como naùfrago en alta mar; en caminos muchas veces; en peligros de rìos, peligros de ladrones; peligros de los de mi naciòn, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos; en trabajo y fatiga, en muchos desvelos, en hambre y sed, en muchos ayunos, en frìo y en desnudez; y ademàs de otras cosas, lo que sobre mì se agolpa cada dìa, la preocupación por todas las iglesias.
¿Quièn enferma y yo no enfermo? ¿A quièn se le hace tropezar, y yo no me indigno?
Si es necesario gloriarse, me gloriarè en lo que es de mi debilidad.”

Sigue diciendo en 2Corintios 12: 11: “Me he hecho un necio al gloriarme; vosotros me obligasteis a ello, PUES YO DEBÎA SER ALABADO POR VOSOTROS; porque en nada he sido menos que aquellos grandes apòstoles, aunque nada soy.”

Los celos es una pasiòn indigna de un “santo varòn” que vive en Dios, según èl lo dice. Sin embargo, sus celos son manifiestos.
Despuès de unas lìneas, dice en 2Corintios 12: 19: “Delante de Dios en Cristo hablamos; y todo, muy amados, para vuestra edificación.”
¡Valiente edificación!, podrìamos decir.

LAS CONTRIBUCIONES:

Pablo saca provecho econòmico de la labor hecha de la evangelizaciòn, para èl y para sus colaboradores.
Aparentemente crea un fondo para el sostèn de estas gentes a quienes califica de “los santos”, e insta en sus epístolas a que contribuyan.
Parece que algunas de las congregaciones eran reacias a dar estas contribuciones que no eran para “los pobres”, como lo hacen ver algunos “intèrpretes bìblicos”, sino para los predicadores del Evangelio.

Ya en 1Corintios 16: 1 al 13, dice: “En cuanto a la ofrenda para LOS SANTOS, haced vosotros tambièn de la manera QUE ORDENÈ en las iglesis de Galacia.
Cada primer dìa de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, SEGÙN HAYA PROSPERADO, guardàndolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas.
Y cuando haya llegado a quienes hubièreis designado por carta, a èstos enviarè para que lleven vuestro donativo a Jerusalèn.”

¡Muy bien organizada la colecta! Pablo no querìa perder tiempo durante sus visitas a las iglesias, recolectando ofrendas sino que las tuvieran listas para llevarlas.
Pero aparentemente los corintios no eran esplèndidos en este sentido porque en esta, su segunda epìstola a ellos, Pablo es màs exigente en su petición y hasta pone como ejemplo a las iglesias de otras localidades para picarles el amor propio. Es por eso que en 2Corintios 8: 1 al 4, dice:

“Asìmismo, hemanos, os hacemos saber la gracia de Dios que se ha dadoa las iglesis de Macedonia; que en grande prueba de tribulaciòn, la abundancia de su gozo y su propunda pobreza abundaron en riquezas DE SU GENEROSIDAD.
Pues doy testimonio de que con agrado HAN DADO conforme a sus fuerzas, y aùn màs allà de sus fuerzas, pidièndonos con muchos ruegos que les concedièsemos el privilegio de participar en este servicio PARA LOS SANTOS.”

Luego, no tiene miramientos para usar a Jesùs, mezclando lo espiritual con lo material para obtener esos fondos. Dice en 2Corintios 8: 9:
“Porque ya conocèis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre siendo rico, para que vosotros con su pobreza fuèseis enriquecidos.”

En 2 Corintios 8: 19 al 21, dice:
“Y no sòlo esto, sino que tambièn fue designado por las iglesis como compañero, (el recolector de las “donaciones”), de nuestra peregrinación para llevar este donativo, QUE ES ADMINISTRADO POR NOSOTROS PARA GLORIA DEL SEÑOR MISMO, y para demostrar vuestra buena voluntad; evitando que nadie nos censure en cuanto a esta ofrenda abundante que administramos, procurando hacer las cosas honradamente, no sòlo delante del Señor sino tambièn delante de los hombres.”

Pablo dice esto para que nadie le censure ya que ciertamente habìa sido censurado de acuerdo a lo que dice en 2Corintios 9: 1 al 6, en dondfe defiende su derecho a no trabajar y a comer y beber de los fondos “de los santos”.

Pròximo escrito en este mismo tema: EPÌSTOLA A LOS GÀLATAS.

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1601
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Mensaje por Roberso » Dom Ago 05, 2012 3:07 pm

EPÌSTOLA A LOS GÀLATAS

Esta apìstola de Pablo es un monumento literario a los celos, a la envidia y al antagonismo entre “apóstoles”.

EVANGELIOS DIFERENTES:

Pablo defiende el Evangelio que èl predica, que aparentemente por lo que èl escribe, no es el mismo que predicaban los discìpulos de Jesùs.
El defiende sus enseñanzas diciendo, como lo expresa en Gàlatas 1: 12:
“Pues yo no lo recibì, (el Evangelio), ni lo aprendì de hombre alguno, sino por revelaciòn de Jesucristo.”

Es una confesiòn de que “su Evangelio” no lo aprendiò de los apòstoles. Que se lo revelò Jesucristo.
¿Olvidò Pablo que fue el propio Jesùs el que revelò a los apòstoles sus enseñanzas, y que fueron los apòstoles que lidiaron con èl y estaban al tanto de sus palabras, actos y prodigios?
Según lo que dice Pablo, nos encontramos ante un Evangelio enseñado por Jesùs y un Evangelio “revelado” por Jesùs.
Esto pone a las iglesis judeocristianas fundadas por Pablo, no como iglesias de Cristo sino como iglesias de Pablo.
A tal punto. Que dice en Gàlatas 1: 8:
“Mas si aun nosotros, o un àngel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que hemos anunciado, sea atatema.”

O sea que, Pablo declara anatema las enseñanzas de los discìpulos de Jesùs y entra en franca discordia con ellos y con el Evangelio que predican.
Esto invalida los Evangelios supuestamente escritos por los discìpulos de Jesùs.

Dice Pablo en Gàlatas 1: 18 y 19:
“Y volvì de nuevo a Damasco. Despuès pasados tres años, subì a Jerusalèn para ver a Pedro, y permanecì con èl quince dìas; pero no vi a ningùn otro de los apòstoles, sino a Jacobo el hermano del Señor.”
Si Pablo, al decir apòstoles se refiere a discìpulos de Jesùs, està equivocado al darle ese tìtulo, ni siquiera de discìpulo a Jacobo, hermano de Jesùs. Es bien sabido que los hermanos de Jesùs nunca lo acompañaron como sus discìpulos.
Los dos Jacobo que fueron sus discìpulos, eran Jacobo el hijo de Zebedeo y hermano de Juan; y Jacobo, el hijo de Alfeo.

Dice tambièn Pablo en Gàlatas 2: 6:
“Pero de los que tenìan reputaciòn de ser algo (lo que hayan sido en otro tiempo nada me importa; Dios no hace acepción de personas), a mì, pues, los de reputaciòn nada nuevo me comunicaron.”
¡Ah! Nada como estos “santos varones”.

Gàlatas 2: 11 al 14:
“Pero cuando Pedro vino a Antioquia, LE RESISTÌ CARA A CARA porqu ERA DE CONDENAR.
Pues antes de que viniesen algunos de parte de Jacobo, comìa con los paganos, pero después que vinieron, se retraìa y se apartaba, porque tenìa miedo de los circuncisos.
Y en su simulación participaban tambièn los otros judìos, de tal manera que aun Bernabè FUE TAMBIÈN ARRASTRADO POR LA HIPOCRESÌA DE ELLOS.
Pero cuando vi que no andaban rectamente conforme a la verdad del evangelio, dije a Pedro delante de todos: Si tù, siendo judìo, vives con los paganos y no como judìo, ¿por què obligas a los paganos a judaizarse?

Repito: ¡Ah! Nada como estos “santos varones”. En pugna por repartirse parcelas judeocristianas.
¡Nada como la espiritualidad de estos “santos varones” y de sus “diferentes Evangelios! ¿?

En sus celos, Pablo arremete contra Pedro, el primer papa para los judeocristianos catòlicos, y ademàs, sucesor de Jesùs para los mismos. Critica el hecho que Pedro come con los paganos o gentiles. ¿No sabe Pablo que tambièn Jesus comiò con pecadores y fue criticado tambièn por eso por parte de los ecribas y fariseos? Lean: Mateo 11: 19; Mateo 9: 10 al 13; Marcos 2: 15 al 17; y Lucas 5: 30 al 32.
Se pupone que debìa saberlo ya que según èl, (Pablo), “su Evangelio” habìa sido revelado a èl por Jesùs mismo.

En defensa de Pedro, y esto no quiere decir que sea santo de mi devociòn; se trata de que Pedro habìa aprendido a alternar con pecadores porque lo habìa aprendido de Jesùs. Criticar esa actitud de Pedro, demuestra que Pablo era un fanàtico, o un celoso, o un ambicioso que no querìa perder parcelas judeocristianas que estaban produciendo jugosas “ofrendas”.
Aparentemente, Pedro tambièn flaqueaba por ambiciòn ya que queria quitarle La parcela a Pablo.
¡Ah! Estos “santos varones.”

La pasiòn de los celos, indigna de un “santo varòn” a quien Jesùs mismo habìa revelado el Evangelio que èl predicaba, se manifiesta en lo que dice según Gàlatas 4: 13 y 14:
“Pues vosotros sabèis que a causa de una enfermedad del cuerpo os anunciè el evangelio al principio; y no me despreciasteis ni desechasteis por la prueba que tenìa en mi cuerpo, antes bien ME RECIBISTEIS COMO UN ANGEL DE DIOS, COMO A CRISTO JESÙS.”

Gàlatas 4: 18: “ Bueno es mostrar celo en lo bueno siempre, y no solamente cuando estoy presente con vosotros.”

El celo, tal como lo està manifestando Pablo, no es nada bueno; es apasionado, y la pasiòn
Indica baja calidad humana, o sea, ausencia de espiritualidad.

Pròximo escrito en este mismo tema: EPÌSTOLA A LOS EFESIOS.

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1601
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Mensaje por Roberso » Dom Ago 12, 2012 1:56 am

EPÌSTOLA A LOS EFESIOS

Esta epìstola es una serie de normas de buena conducta sugeridas a los judeocristianos de Efeso.
En esta epìstola Pablo no se glorifica, no pregona sus sufrimientos por la prèdica, y no pide contribuciones. Para variar èl es el que da….buenos consejos.

En su salutaciòn a los efesios, es la ùnica parte en la que pierde la humildad; ninguna humildad a la que nos tiene acostumbrados, al decir, según Efesios 1: 3 y 4:
“Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendiciòn espiritual en los lugares celestiales en Cristo, según nos escogiò en èl ANTES DE LA FUNDACIÒN DEL MUNDO, para que fuèsemos santos y sin mancha delante de èl, en amor habièndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad.”

Ya por esta salutaciòn, es fácil deducir que Pablo habìa caìdo en la mistificaciòn. Las relaciones con los espìritus, santos y no santos, hace que las personas caigan en esta etapa de mistificaciòn que sòlo es consecuencia de estados da fascinación por el engaño de ciertos espìritus hacia los afectados.
Estas entidades hacen que las personas a quienes fascinan y por lo tanto mistifican, hacièndoles creer quienes fueron y quienes son; su calidad humana, y que estàn predestinados por Dios para grandezas espirituales.

No hay que desconocer que Pablo fue un propagador del Evangelio, de “su evangelio”, según lo manifiesta en Gàlatas; el evangelio “que le fue revelado” por Jesùs mismo.
Ya observamos en Pablo, por las epístolas anteriores a esta, a un humano creyente en Jesùs y propagador de sus enseñanzas espirituales, pero un ser imperfecto dado a la envidia, a los celos, al antagonismo con los discìpulos de Jesùs, nada humilde, demanda trato especial por parte de los demàs, vive de las ofrendas de las congregaciones judeocristianas, y se alaba hasta decir basta.

A pesar de todas estas imperfecciones sumadas a las de antes de ser judeocristiano, dice en su salutaciòn que dios “lo escogiò” antes de la fundaciòn del mundo para ser “santo” y sin mancha.
¡Por Dios! Segùn Pablo, Jesus es hijo de Dios, y èl, Pablo, al igual que Jesùs fue creado antes del Gènesis. Su mistificaciòn, consecuencia de la fascinación de la que es objeto, no le hace ver las imperfecciones de su pasado y del presente, ya que antes de ser judeocristiano fue perseguidor y asesino de judeocristianos. ¿Para eso “lo escogiò” Dios antes de nacer? Y todavía màs….¿antes de que Dios fundara el mundo? ¿Predestinado a estas negatividades “por elecciòn de Dios”?

Sigue Pablo, en su fascinación, alabàndose èl mismo al decir en Efesios 1: 8, que Dios:
“Que hizo sobreabundar en nosotros en sabidurìa e inteligencia.”
En inteligencia para manejar el judeocristianismo a su favor, estamos de acuerdo. ¿En sabidurìa? ¡Imposible! No hay sabio fanàtico. ¡Ademàs! En sus escritos afloran muchas ignorancias.

Efesios 1: 11: “En èl asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propòsito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad.” ¿?

Pero luego de declararse “hijo de Dios” por creación directa desde antes de la fundaciòn del mundo. Palabras nada humildes; quiere aparentar humildad, y dice en Efesios 3: 8;
“A mì que soy menos que el màs pequeño de todos los santos me fue dada esta gracia de anunciar entre los paganos el evangelio.”

Al escribir esta epìstola, Pablo estaba preso en Roma, hecho que se deduce por lo que dice en algunos versìculos.

Pròximo escrito en este mismo tema: EPÌSTOLA A LOS FILIPENSES.

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1601
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Mensaje por Roberso » Dom Ago 19, 2012 1:57 am

EPÌSTOLA A LOS FILIPENSES

Esta epìstola tambièn fue escrita por Pablo estando prisionero en Roma.

Bàsicamente, èl la dirige a los filipenses manifestàndoles su consuelo ante las adversidades de la prisiòn, y hasta de su posible muerte; y la resume al decir en Filipenses 1: 20:
“Conforme a mi anhelo y esperanza de que en nada serè avergonzado; antes bien con toda confianza, como siempre, ahora tambièn serà magnificado Cristo en mi cuerpo, o por vida, o por muerte.”

Pero, aùn en la prisiòn, Pablo sigue envenenado a pesar que “Cristo serà magnificado en èl, como dice arriba; y ese envenenamiento se debe a que, a pesar que èl està en prisiòn, otros continúan predicando el Evangelio.
Dice en Filipenses 1: 14 al 17:
“Y la mayorìa de los hermanos, cobrando ànimo en el Señor con mis prisiones, se atreven mucho màs a hablar la palabra sin temor.
Algunos, a la verdad, predican a Cristo POR ENVIDIA Y CONTIENDA; pero otros de buena voluntad.
Los unos anuncian a Cristo POR CONTIENDA, no sinceramente, pensando añadir aflicción a mis prisiones, pero los otros por amor sabiendo que estoy puesto para la defensa del evangelio.”

Parece, deduciendo por el contenido de estos versìculos, que para Pablo no es tan importante que se predique el evangelio sino predicarlo èl; “su evangelio”, como lo ha manifestado en anteriores epístolas.
Y este, “su evangelio” se reduce a un extremado amor por Jesùs desde el momento en que se le apareciò en el camino a Damasco lo cual es discutible por lo siguiente:
1.- En la “aparición de Jesùs”, tal como èl la describiò, no viò silueta alguna porque la luz era tan resplandeciente que le causò una ceguera temporal. Aùn si hubiese visto una silueta, una figura humana, ¿còmo sabìa que era Jesùs si èl nunca le conociò?
2.- Si bien dice que oyò su voz, ¿còmo identificò que era Jesùs por la voz, si Pablo nunca escuchò hablar a Jesùs?

Pero admitiendo como cierto este hecho paranormal; a partir de ese momento, su prèdica de Cristo fue la obsesiòn de su vida. Pero a eso se reduce “su evangelio”: A predicar a Jesùs como hijo de Dios; a predicar su resurrección; y la resurrección espiritual de todos los que aceptaran la resurrección de Jesùs.

En “su evangelio” se contradice pues pone como vehìculo de salvaciòn solamente la fe, (creencia irrazonada), en Jesùs. Sin embargo, a pesar que lo hace muy poco porque està màs ocupado en la organización y en la expansiòn de la feligresìa judeocristiana, da consejos moralizadores, pero, ¿para què los da si la salvaciòn, según èl, se obtiene sòlo por la fe en Jesùs?

Finalmente, la epìstola tambièn tiene por objeto el agradecimiento a la ayuda econòmica recibida.
Este agradecimiento lo manifiesta en Filipenses 4: 10 al 19 del que extraeremos algunos fragmentos:
“En gran manera me gocè en el Señor de que AL FIN HABÈIS REVIVIDO VUESTRO CUIDADO EN MÌ”
“No lo digo porque tenga escasez.”
“Sè vivir humildemente y sè tener abundancia.”
“Asì para tener abundancia como para padecer necesidad.”

En las citas precedentes se nos muestra a un Pablo conforme en la abundancia y en la necesidad. ¿quièn no està conforme con la abundancia? Es indiferente a la dàdiva. Si viene viene, y si no tambièn. Pero en las citas que siguen, parece que nos es indiferente a ellas, y les da gran importancia, según Filipenses 4: 10 al 19 tambièn:

“Sin embargo, bien hicisteis en participar conmigo en mi tribulaciòn.”
“Al principio de la predicación del evangelio, cuando partì de Macedonia. NINGUNA IGLESIA PARTICIPÒ CONMIGO EN RAZÒN DE DAR Y RECIBIR, sino vosotros solos; pues aun en Tesalònica me enviasteis UNA Y OTRA VEZ PARA MIS NECESIDADES.”

Para rematar, pone la dàdiva recibida por èl, como fruto espiritual que obtendrán los dadivosos con èl, cuando dice:
“No es que busque dàdivas sino que busco fruto que abunde en nuestra cuenta.”

Eso no se lo creyó ni èl mismo. ¡En fin!

Pròximo escrito en este mismo tema: EPÌSTOLA A LOS COLOSENSES y PRIMERA EPÌSTOLA A LOS TESALONICENSES.

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1601
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Mensaje por Roberso » Dom Ago 26, 2012 1:37 am

EPÌSTOLA A LOS COLOSENSES

Como en todas sus epístolas, observamos que Pablo tambièn predica “su Evangelio” por escrito. Y “su Evangelio” consiste en la exaltaciòn de Cristo y en la exaltaciòn de Pablo.

Hablando de la iglesia, en Colosenses 1: 25, dice:
“De la cual fui hecho ministro, SEGÙN LA ADMINISTRACIÒN DE DIOS QUE ME FUE DADA para con vosotros.” ¿?

Tambièn da en esta epìstola consejos moralizadores a los judeocristianos; los mismos consejos moralizadores que se siguen dando a los judeocristianos veinte siglos después; y observando la calidad espiritual de los judeocristianos de hoy, parece que los mismos consejos moralizadores se seguirán dando por los siglos de los siglos, y sin resultado.

PRIMERA EPÌSTOLA A LOS TESALONICENSES

En esta epìstola, Pablo se extiende en el tema de la segunda venida de Cristo, ademàs de los clàsicos consejos para que no se desvìen del camino del bien.

Siempre con el miedo a que se le extravìe la feligresìa, temor que pone de manifiesto la inseguridad de Pablo en cuanto a la manera de predicar “su Evangelio”, recurre al espionaje, pues, dice en 1Tesalonicenses 3: 5:
“Por lo cual tambièn yo, no pudiendo soportar màs, enviè para informarme de vuestra fe, no sea que os hubiese tentado el tentador, y que nuestro trabajo resultase vano.”

Pero Pablo, pone la segunda venida de Cristo como inminente; y aquì, en esta profecìa, fallò. Tan inminente es para èl, y asì la anuncia, la segunda venida de Jesùs, que dice en 1Tesalonicenses 4: 14 al 18:
“Porque si creemos que Jesùs muriò y resucitò, asì tambièn traerà Dios con Jesùs a los que durmieròn en èl.
Por lo cual os decimos esto EN PALABRA DEL SEÑOR, (aquì empeña la palabra de Jesùs en que asì sucederà): que nosotros que vivimos, QUE HABREMOS QUEDADO HASTA LA VENIDA DEL SEÑOR, (se incluye èl), no precederemos a los que durmieron.
Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcàngel, y con trompeta de Dios, descenderà del cielo; y los muertos en Cristo resucitaràn primero.
Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, SEREMOS ARREBATADOS, justamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y asì estaremos siempre con el Señor.
Por lo tanto, alentaos los unos con los otros con estas palabras.”

¡Pobre Pablo! Muriò con la desilusiòn de no ver la segunda espectacular llegada de Jesùs y el correspondiente “arrebato”, como se lo estaba pronosticando a los Tesalonicenses, que tambièn se quedaron esperando con los rulos hechos. ¡Gajes de la profecìas y de los profetas!

Advierte que ese dìa: “Vendrà como ladròn en la noche”, y que estèn preparados, que no estèn en tinieblas para cuando llegue el momento.
Lamentablemente Pablo quedò, y pasò a la historia religiosa como un falso profeta. Estas cosas siempre les sucede a aquellos que hacen caso, obedecen y se dejan mandar y cuentear por los espìritus, “santos” y no santos, y Pablo tenìa ese vicio; la consulta a los espìritus y las mentiras de èstos a quienes los consultan. Y la consulta a los muertos estaba prohibida en la ley de Moisès.

Pròximo escrito en este mismo tema: SEGUNDA EPÌSTOLA A LOS TESALONICENSES.

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1601
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Mensaje por Roberso » Dom Sep 02, 2012 5:38 am

SEGUNDA EPÌSTOLA A LOS TESALONICENSES

Esta segunda epìstola a los de Tesalònica, es màs o menos el contenido de la primera: La segunda venida de Cristo y consejos para bien proceder.

En cuanto a la segunda venida de Cristo, hay variantes en cuanto al tiempo y la forma en que vendrà Jesùs, con respecto a la primera epìstola.
En la primera la pone como inminente porque se cuenta a sì mismo entre los vivos el dìa de la anunciada venida, pero en su 2 Tesalinicenses 2: 2, dice:
“Que no os dejèis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os turbèis, ni por espìritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra en el sentido de que el dìa del Señor està cerca.”

¿Què quiere decir Pablo con eso de: “Ni por carta como si fuera nuestra? ¿Qué la Primera Epìstola a los Tesalonicences no la escribiò èl? ¿Què hace entonces en el Nuevo Testamento esa epìstola?
¿Que èl, Pablo, se haya excedido en entusiasmo al anunciar LA LLEGADA INMINENTE de Jesùs mientras todavía estaban vivos èl y los tesalinicenses, y que en la segunda epìstola quiera enmendar ese error profètico y hacer creer que la primera epìstola no la escribiò èl?
Eso es una falta de humildad de Pablo, no disculparse por una falsa profecìa. ¡Claro! Al hacerlo hubiese quedado como un falso profeta. Pero, volvemos a preguntar: ¿Què hace la primera epìstola a los tesalonicenses en el Nuevo Testamento, si Pablo insinùa que no la escribiò èl?

Seguramente el espìritu que le dijo que eso sucederìa le dio una fecha, y por eso en la primera epìstola dice que el hecho es inminente. Seguramente, al ver la burla del espìritu porque la profecìa no se cumpliò, se avergonzó, pero lejos de decir que habìa sido engañado, quiere aparentar que la primera epìstola no era de èl.

La manera en que vendrà Jesùs tambièn es diferente en esta segunda epìstola con relaciòn a la primera.
Antes habìa dicho que Jesùs: “Con voz de arcàngel y con trompeta de Dios, descenderà del cielo.”
Tambièn habìa dicho en 1Tesalonicenses 1: 7 y 8:
“Cuando se manifieste el Señor Jesùs desde el cielo con los àngeles de su poder, EN LLAMA DE FUEGO.”

En esta epìstola, Jesùs no desciende sino que se manifestarà desde el cielo. Tambièn, en ludar de arcàngel y trompeta de Dios, se manifestarà sòlo con àngeles y llamas de fuego.
Tambièn dice que antes de la venida de Jesùs, tiene que venir la apostasìa y se manifieste el hombre de pecado. El inicuo que se sienta en el templo de Dios como Dios, hacièndose pasar por Dios. Que este inicuo vendrà por obra de Satanàs.

Despuès de esta epìstola, ¿cuàntos inicuos han pasado por el mundo y Jesùs sigue haciendo mutis?

Pròximo escrito en este mismo tema: PRIMERA EPÌSTOLA A TIMOTEO.

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1601
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Mensaje por Roberso » Dom Sep 09, 2012 3:05 am

PRIMERA EPÌSTOLA A TIMOTEO

En esta epìstola, luego de presentarse como era su costumbre, como mandado por Dios y por Jesùs, Pablo le dice a Timoteo , segùn 1Timoteo 1: 3 y 4:
“Como te roguè que te quedases en Efeso, cuando fui a Macedonia, para que mandases a algunos que no enseñen diferente doctrina; ni presten atención a FÀBULAS Y GENEALOGÌAS interminables, que acarrean disputas màs bien que edificación de Dios que es por fe, asì te encargo ahora.”

¿Què quiere decir Pablo con: “Que no enseñen diferente doctrina.”? ¿El Evangelio no es sòlo uno?
Aparentemente èl se està refiriendo como doctrina, a las dos genealogías de Jesùs que seguramente estaban circulando entre los judeocristianos. Una presentada por un discìpulo de Jesùs: Mateo. La otra por un discìpulo de Pablo: Lucas.
Seguramente, la que conocían los judeocristianos paulistas era la genealogìa de Jesùs de Lucas.
Quizàs, en su prèdica en Efeso, los discìpulos de Jesùs presentaron la genealogìa de Jesùs de Mateo, compañero y discìpulo de Jesùs. Esta genealogìa difiere de la de Lucas, discìpulo de Pablo. Eso es extraño porque aunque diferentes, las dos fueron hechas con la finalidad de presentar a Jesùs como el mesìas.

Pablo siempre se muestra inseguro en cuanto a los resultados de su prèdica, y esta es otra oportunidad en la que demuestra esa inseguridad. Por eso es que pide que no hagan caso a “fàbulas y genealogías interminables.”
Al referirse a “fabulas”, seguramente se refiere a hechos sobre la vida de Jesùs que por razones de discipulado conocían mejor los apòstoles; y por razones de no haber andado con Jesùs, Pablo y su discìpulo Lucas desconocían; o que Pablo no consideraba dignas de crèdito, ya que Fàbula significa ficciòn.
Aparentemente, “los espìritus de Dios” a quienes consultaba, les hacìan estas observaciones. ¿O fue “el espìritu santo? Porque según los “comentaristas bìblicos”, todo escrito de la Biblia y todo escritor bìblico estaban inspirados por el “espìritu santo.”

Esto era lo que ponìa a Pablo y a “sus discìpulos” en desventaja con respecto a los discìpulos de Jesùs; y eso era lo que llenaba de celos a Pablo y lo ponìa en pugna con ellos y su prèdica del Evangelio, ya que temìa que conociendo màs los discìpulos de Jesùs sobre su vida y sus hechos, èl, Pablo, perdiera su liderazgo de evangelizador en donde lo habìa conquistado.

Pero la verdad es una. Ni la genealogìa de Mateo, ni la genealogìa de Lucas, discrepantes entre sì, son verdaderas.
En su entusiasmo por hacer de Jesùs el mesìas, elaboraron esas genealogías, no ellos sino algunos “interventores” de los Evangelios, haciendo a Jesùs descendiente de la casa de David de Judea, cuando Jesùs fue galileo. Extranjero para los judìos, un gentil como llamaban los judìos a los extranjeros y paganos, y aludiendo a paganos los que no profesaban la religión judìa.

Para apoyar su genealogìa, Mateo lo hace nacer en UNA CASA en Belèn de Judea. Pero el mismo Mateo, cuando Jesùs vuelve a Nazaret, dice en Mateo 13: 54:
“Y venido A SU TIERRA, les enseñaba.”
Nazaret estaba en Galilea según los Evangelios. Y para confirmar esto, estando Jesùs en Nazaret, tambièn Mateo le hace decir según Mateo 13: 57:
“No hay profeta sin honra, SINO EN SU PROPIA TIERRA Y EN SU CASA.”
O sea, que según Mateo, Jesùs era de Belèn de Judea y de Nazaret de Galilea. Habìa nacido en los dos sitios.

Para apoyar su genealogìa, Lucas lo hace nacer EN UN PESEBRE en Belèn de Judea. Pero el mismo Lucas, en Lucas 2: 39, dice:
“Volvieron a Galilea, A SU CIUDAD DE NAZARET.”
Esto refirièndose al retorno de Jerusalèn después de haber sido circuncidado Jesùs.

Luego, Lucas confirma esto en Lucas 23: 6 y 7, cuando dice:
“Entonces Pilato, oyendo decir galileo, preguntò si el hombre era galileo. Y al saber que era de la jurisdicción de herodes, le remitiò a Herodes.”

O sea que tambièn Lucas al igual que Mateo, dice que Jesùs era de Belèn de Judea y de Nazaret de Galilea. Habìa nacido en los dos sitios.
Estas incoincidencias, no son precisamente un monumento a la “inspiración de Dios; ni a la del “espìritu santo”.

Pero tambièn, en esta Primera Epìstola a Timoteo, Pablo desbarata algunos mitos con respecto a Dios, cuando dice en 1Timoteo 1: 17:
“Por lo tanto, al Rey de los siglos, inmortal, indivisible, AL UNICO y sabio Dios, sea honor y gloria por los siglos de los siglos. Amèn.”

Aquì, aproximadamente en el año 60 DC, desbarata antes de entrar en vigencia, el dogma de la Trinidad impuesto en el año 381 DC en el concilio de Constantinopla convocado por el sanguinario emperador Teodosio I. ¿Quièn tiene màs autoridad religiosa entre los judeocristianos, ¿Pablo o Teodosio I el sanguinario emperador romano?

Al decir Pablo: “AL UNICO y sabio Dios.”; para Pablo no hay màs Dios que el propio Dios: EL UNICO.
El siempre se refirió a Jesùs como hijo de Dios, pero no como Dios mismo. Aquì lo dejò bien claro.

Pablo insiste en este punto cuando dice en 1Timoteo 2: 5:
“Porque hay UN SOLO DIOS, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo HOMBRE.”
Màs claro no pudo haberlo puesto. El HOMBRE llamado Jesùs, es mediador nuestro ante EL UNICO DIOS. No hay consubstancialidad entre ellos. Hay una clara separaciòn entre Dios y Jesùs.

Pròximo escrito en este mismo tema: PRIMERA EPÌSTOLA A TIMOTEO II

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1601
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Mensaje por Roberso » Dom Sep 16, 2012 1:32 am

PRIMERA EPÌSTOLA A TIMOTEO II

PABLO Y LA MUJER:

Pablo, como buen semita judìo, y ahora judeocristiano, era demasiado machista. La mujer para èl era cero. Su funciòn era la procreación y las labores de casa. Ni su obsesivo amor a Jesùs le hicieron cambiar en este sentido. En varias de sus epístolas pone de manifiesto este antifeminismo que lo caracterizaba. En 1Corintios 7: 1, se muestra anti mujer cuando dice:
“En cuanto a las cosas que me escribisteis, bueno le serìa al hombre NO TOCAR MUJER.”

Tambièn en 1Corintios 11: 4 al 8, dice:
“Todo varòn que ora o profetiza, (que los espìritus se comuniquen a travès de èl), con la cabeza cubierta, afrenta su cabeza.
Pero toda mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta, afrenta su cabeza; porque lo mismo es que si se hubiese rapado.
Porque si la mujer no se cubre, que se corte tambièn el cabello; y si le es vergonzoso a la mujer cortarse el cabello o raparse QUE SE CUBRA, (la cabeza). ¿?
Porque el varòn no debe cubrirse la cabeza, pues EL ES IMAGEN Y GLORIA DE DIOS, pero la mujer ES GLORIA DE VARÒN.
Porque el varòn no procede de la mujer, sino la mujer del varòn.”

¿Què tal? Esta, por supuesto, no es una enseñanza de Jesùs. Es una enseñanza del machista Pablo; por lo tanto, no se la puede catalogar de “cristiana”.
Y para rematar, agrega en 1Corintios 11: 16:
“Con todo eso, si alguno quiere ser contencioso, nosotros no tenemos tal costumbre, ni las iglesias de Dios.”
O sea, que se tiene que hacer asì porque Pablo lo dice,,,,¡y punto!

En 1 Corintios 14: 34 y 35, vuelve a la carga contra la mujer, y dice:
“Vuestras mujeres CALLEN EN LAS CONGREGACIONES, porque no les es permitido
hablar , sino que estàn sujetas, como tambièn la ley lo dice.
Y si quieren aprender algo, pregunten en casa a sus maridos; PORQUE ES INDECOROSO QUE UNA MUJER HABLE EN LA CONGREGACIÒN:”

Lo dicho. Pablo era un judeocristiano fanàtico de Jesùs, pero elejado de algunas enseñanzas de Jesùs. A esta prohibición me remito.

En 1Timoteo 2: 8 y 9, dice:
“Quiero, pues, que los hombres oren en todo lugar, levantando manos santas, sin ira ni contienda.
Asimismo que las mujeres se atavìen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinados ostentosos, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos.”
Esto, sòlo a la mujer. Al hombre no les pone limitaciones.

Y en 1Timoteo 2: 11 al 15, dice:
“La mujer aporenda en silencio, con toda sujeción.
Porque NO PERMITO a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio.
Porque Adàn fue formado primero, después Eva; y Adàn no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurriò en transgresiòn.
Pero se salvarà engendrando hijos, si permaneciere en fe, amor y satisfacción, con modestia.”

¡Muy conveniente! Para eso fue que se creò el mito de la tentaciòn en el Gènesis. Para justificar el trato inferior que le dan los semitas y los adeptos judeocristianos a la mujer.
Aquì justifica al hombre, pero en Romanos 5:12, dice:
“Por tanto, como el pecado entrò al mundo POR UN HOMBRE y por el pecado la muerte, asì la muerte pasò a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.”

Està equivocado Pablo. Con esto, no solamente contradice lo que dijo en 1Timoteo 2: 14, sino que como judìo contradice lo dicho por el mismo dios de los judìos según Deuteronomio 24: 16:
“Los padres no moriràn por los hijos, ni los hijos por los padres; CADA UNO MORIRÀ POR SU PECADO.”

Tambièn dice el propio Jehovà en Ezequiel 18: 20:
“El alma que pecare, esa morirà; EL HIJO NO LLEVARÀ EL PECADO DEL PADRE, ni el padre llevarà el pecado del hijo.”

Esto desbarata el mito de la muerte de Jesùs “para redimir” nuestros pecados. Cada cual se debe de responsabilizar por sus propios pecados.

Pròximo escrito en este mismo tema PRIMERA EPÌSTOLA A TIMOTEO III

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1601
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Mensaje por Roberso » Dom Sep 23, 2012 1:50 am

PRIMERA EPÌSTOLA A TIMOTEO III

PABLO Y EL CELIBATO:

En los comentarios hechos a la Primera Epìstola a los Corintios, (1Corintios 7: 1), y en estos comentarios a la Primera Epìstola a Timoteo, en donde se indica que Pablo era anti mujer, y lo deja bien establecido, aunque haciendo la salvedad que si el hombre no puede prescindir del sexo, bueno es que se case y que lleve una actividad sexual sòlo con su esposa, y èsta, sòlo con su esposo.

Pero en cuanto a los administradores del judeocristianismo, Pablo es bien especìfico en cuanto a la vida pùblica de ellos.
Dice en 1Timoteo 3: 1 al 5:
“Palabra fiel. Si alguno anhela el episcopado, buena obra desea.
Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, MARIDO DE UNA SOLA MUJER, sobrio prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar; no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro; que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad, (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿còmo cuidarà de la iglesia de Dios?)”.

Sigue diciendo en 1Timoteo 3: 8 al 12:
“Los diàconos asimismo deben ser honestos, sin doblez, no dados a mucho vino, no codiciosos de ganancias deshonestas; que guarden el ministerio de la fe con limpia conciencia.
Y èstos tambièn sean sometidos a prueba primero, y entonces ejerzan el diaconado, si son irreprensibles.
Las mujeres asimismo sean honestas, no calumniadoras, sino sobrias, fieles en todo.
Los diàconos sean maridos de una sola mujer, y que gobiernen bien sus hijos y sus casas.”

Què decepciòn se llevarìa Pablo si hoy pasase revista. Seguro que su decepciòn originarìa una “Epìstola al Vaticano”.

Pròximo escrito en este mismo tema: SEGUNDA EPÌSTOLA A TIMOTEO.

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1601
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Mensaje por Roberso » Dom Sep 30, 2012 2:49 am

SEGUNDA EPÌSTOLA A TIMOTEO

Esta epìstola que està llena de buenos consejos a Timoteo, tiene pocas cosas para comentar.
Una de ellas està en 2Timoteo 2: 8, donde dice:
“Acuèrdate de Jesucristo del linaje de David resucitado de los muertos conforme a MI EVANGELIO.”

Nuevamente Pablo hace menciòn a SU EVANGELIO. Ya hemos visto en comentarios anteriores que Jesùs, siendo galileo, no pudo ser del linaje de David. ¿Este es SU EVANGELIO? ¿Hacerlo aparecer como el mesìas? En los Evangelios de Mateo, Marcos, Lucas y Juan tambièn se le da a Jesùs, trato de mesìas; no sòlo en “SU EVANGELIO”.

Tambièn Pablo se contradice en esta segunda epìstola a Timoteo, ya que en la primera le dice que no crea en genealogías que andaban circulando por allì; y resulta que esas genealogías eran las que daban a Jesùs como descendiente de David. Y tambièn le dice a Tito lo mismo en la siguiente epìstola.¿?

En 2Timoteo 3: 16, dice:
“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y ùtil para enseñar, para argûir, para corregir, para instruir en justicia.”

Sobre esto, ya hemos visto que en donde hay tantos errores, incongruencias y tantas contradicciones no puede haber inspiración divina. Si hubiese tal “inspiración de Dios”, la escritura serìa PERFECTA, asì como lo es el creador, el Dios del Universo, ya que de algo perfecto no pueden salir imperfecciones.

Pròximo escrito en este mismo tema: EPÌSTOLA A TITO

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1601
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Mensaje por Roberso » Dom Oct 07, 2012 2:19 am

EPÌSTOLA A TITO

En esta epìstola, Pablo repite, dàndoselos a Tito, algunos buenos consejos dados a Timoteo. Insiste que el obispo debe ser irreprensible en todos los aspectos de su vida.

Tambièn insiste con Tito:
“Pero evita las cuestiones necias, Y GENEALOGÌAS, y contenciones, y discusiones acerca de la ley; porque son vanas y sin provecho, (Tito 3: 9).”

Antes le habìa dicho en Tito 1: 4:
“No atendiendo a fàbulas judaicas, ni a mandamientos de hombres que se apartan de la verdad.”

¿Cuàl es la verdad para Pablo? Aparentemente, sòlo lo que èl dice. Primero dice que no atiendan a FÀBULAS JUDÌAS. Los judìos se regìan por las escrituras; y Pablo como judìo romano tambièn.. Siempre hace menciòn a la ley y a las escrituras; pero parece que asì como se refiere a sus enseñanzas como SU EVANGELIO; tambièn las enseñanzas de las escrituras eran SUS ESCRITURAS?

El Evangelio es uno. La Escritura es una. Tal parece, por lo que escribe, que Pablo tenìa una versiòn propia de las dos.

Pròximo escrito en este mismo tema: EPÌSTOLA A FILEMÒN

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1601
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Re: COMENTARIOS SOBRE EL NUEVO TESTAMENTO

Mensaje por Roberso » Dom Oct 14, 2012 2:20 am

EPÌSTOLA A FILEMÒN

Esta es la ùltima de las epístolas de Pablo que registra el Nuevo Testamento. Es una carta de recomendación para que Filemòn, le diera otra oportunidad a Onèsimo, que habìa sido esclavo de Filemòn, a quien le robò y escapò a Roma en donde se hizo judeocristiano.

Todavìa, después de la mala acciòn que cometiò con Filemòn, le dice Pablo a èste, que lo reciba, ya no como esclavo sino como algo màs. Que lo reciba como si fuera Pablo mismo. Claramente le dice que le pide “favor por favor”

¡Ah! Estos “santos varones judeocristianos. Reclamando a cambio de favores hechos, el pago por esos favores, por otros favores.
¿Y la enseñanza de Jesùs de que; “No sepa tu mano izquieda lo que da tu mano derecha”?
De nuevo: ¡Ah! Nada como estos “santos varones” judeocristianos.

Y otra cosa màs: ¿Judeocristianos teniendo esclavos? ¿Jesùs tuvo esclavos?
Si bien nunca Jesùs se pronunciò en contra de la esclavitud, no hay menciòn en los Evangelios que haya tenido esclavos.

Y por esta epìstola, deducimos un claro prejuicio para los esclavos. Tratarlos como esclavos si no son judeocriostianos, Pero darles un trato preferencial, o por lo menos no prejuicioso si se convierten al judeocristianismo; como en el caso de Onèsimo, que se ventila en esta postrer epìstola de Pablo.

Pròximo escrito en este mismo tema: HEBREOS

Responder