COMENTARIOS SOBRE EL ANTIGUO TESTAMENTO

Religiones, espiritualidad, la vida después de la muerte, reencarnación, creencias, agnosticismo, filosofía, etc.
Avatar de Usuario
alegsa
Administrador
Mensajes: 1469
Registrado: Mar Sep 11, 2007 6:01 pm
Ubicación: Santa Fe (Argentina)
Contactar:
Argentina

Re: COMENTARIOS SOBRE EL ANTIGUO TESTAMENTO

Mensaje por alegsa » Dom Mar 09, 2014 5:48 pm

Invitado escribió:Estimados lectores:

Quiero comunicarles que el sistema no me està aceptando màs escritos porque, por lo que pude entender del inglès, estoy en una lista negra.

Gracias por haberme honrado con su lectura durante pude subir mis escritos.
Por favor, envíame a contacto ARROBA alegsa.com.ar, el mensaje de error que te está dando para que pueda ayudarte.

Invitado

Re: COMENTARIOS SOBRE EL ANTIGUO TESTAMENTO

Mensaje por Invitado » Lun Mar 10, 2014 11:55 am

Gracias Alegsa. Voy a subir de nuevo el tema para copiarlo y publicarlo.

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1601
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Re: COMENTARIOS SOBRE EL ANTIGUO TESTAMENTO

Mensaje por Roberso » Lun Mar 10, 2014 12:22 pm

Este escrito, el ùltimo que aparece anunciado acà, fue subido el 02 de Marzo del 2014. El dìa que lo subì verifiquè su publicaciòn pero despuès desapareciò del sistema.

EL CANTAR DE LOS CANTARES

Sobre este libro, dice en sus comentarios de la Biblia de Casiodoro de Reina, el reverendo C.I.Scofield:
“La interpretación secundaria y màs amplia es la que descubre aquì a Cristo, el Hijo de Dios, con su esposa celestial, la Iglesia.”

Tambièn añade en otro comentario:
“Es de lo màs consolador pensar que estos tiernos pensamientos de Cristo son dedicados a su esposa, (la Iglesia), en su estado de imperfección.”
“El libro de Salomòn, sin embargo, son tiernos pensamientos de Cristo.”

¿Què dicen los comentarios de la Biblia de Nàcar y Colunga sobre El cantar de los Cantares? Leamos:
“En este bellìsimo drama lìrico dialogado se cantan los amores conyugales, que son tipos del amor de Dios a Israel.”

Pero, ¿es esa la misma opinión del pueblo de Israel sobre este libro? ¿Lo toman como el amor de Dios a Israel?

En la Biblia de Serafìn de Ausejo, se dice sobre El Cantar de los Cantares:
“Todo el libro es una continuada metàfora en la que Dios es el esposo y el pueblo de Israel la esposa.”
En otra parte dice:
“La tradición cristiana, a la luz del Nuevo Testamento, encuentra en el Cantar las relaciones entre el Mesìas y su reino, entre Cristo y su Iglesia.”
Este mismo autor, insiste y dice:
“La aplicación del Cantar a las relaciones de amor existentes entre Cristo y su Iglesia parece que brota de la entraña misma del libro.”

Dicen Los Testigos de Jehovà sobre Salomòn y este libro:
“Jehovà Dios lo inspirò para que compusiera esta canciòn para el provecho de los lectores.” (Toda escritura es inspirada por Dios y provechosa. Pagina 115, Ediciòn de 1.999).

Vamos a ir tras estos conceptos: “Descubrimiento de Cristo, el Hijo de Dios, con su esposa celestial, la Iglesia.” “El tipo de amor de Dios a Israel.” “Las relaciones de amor existentes entre Cristo y su Iglesia que parece que brota de la entraña misma del libro.” “La inspiración de Dios para el provecho de los lectores.” ¡Busquemos, pues!

“Oh, si èl me besara con besos de su boca.”

“El rey me ha introducido en sus habitaciones privadas; me alegrerè en ti y alabarè tu amor màs que los banquetes regios. ¡Cuàn delicioso es amarte!”

“Mi amado es para mì un manojito de mirra, que reposa entre mis pechos.”

“Su izquierda està debajo de mi cabeza, y su derecha me abraza.”

“A yegua de los carros de Faraòn te he comparado, amiga mìa.”

“Mi amado es semejante al corzo, o al cervatillo. Helo aquì, està tras nuestra pared, mirando por las ventanas, atizbando por las celosías.”

“Mi amado es una bolsita de mirra que descansa sobre mi pecho.”

“Oh paloma mìa, en los retiros del peñasco. En el lugar oculto del camino escarpado, muèstrame tu forma, dèjame oir tu voz, pues tu voz es placentera y tu forma es grata a la vista.”

“Intrudùjome en la pieza que tiene el vino, y enarbolò contra mì la bandeja de su amor.”

“Por las noches busquè en mi lecho al que ama mi alma.”

“Cuando a pocos pasos me encontrè al que adora mi alma, asìle, y no lo soltarè hasta haberle hecho entrar en la casa de mi madre, en la habitación de la que me dio la vida.”

“He aquí que tu eres hermosa, amiga mìa; tus ojos entre tus guedejas como de paloma; tus cabellos como manadas de cabras que se recuperan en las laderas de Galaad.”

Tus labios como hilos de grana, y tu habla hermosa; tus mejillas, como cachos de granada detràs de tu velo. Tu cuello como la torre de David, edificada para armerìa; mil escudos estàn colgados de ella, todos escudos de valientes. Tus dos pechos, como gemelos de gacelas, que se apacientan entre lirios. Hasta el caer del dìa y el declinar de las sombras, subirè al monte de la misma y al callado del incienso. Toda tù eres hermosa, amiga mìa, y en ti no hay mancha.”

“¡Cuàn hermosas son tus expresiones de cariño, oh hermana mìa, novia mìa!”

“Tus labios siguen goteando miel de panal, oh novia. Leche y miel hay debajo de tu lengua, y la fragancia de tus prendas de vestir es como la fragancia del Lìbano.”

“Venga mi amada a su huerto, y coma de su dulce fruta.”

“Los contornos de tus muslos son como joyas, obra de mano de excelente maestro. Tu ombligo como una taza redonda que no le falta bebida. Tu vientre como montòn de trigo cercado de lirios. Tus dos pechos como gemelos de gacelas.”

“Què hermosa eres, y cuàn suave, oh amor deleitoso.”

“Esta estatura es semejante a la palmera, y tus pechos a racimos de dàtiles. He dicho yo: Subirè a la palmera para poder asirme de sus racimos. Sean tus pechos racimos para mì. El perfume de tu aliento es como el de las manzanas. Tu palabra es vino generoso a mi paladar, que se desliza suavemente entre labios y dientes.”

“¡Oh, si tù fueras como un hermano mìo que mamò los pechos de mi madre! Entonces, hallàndote fuera te besarìa, y no me menospreciarìan. Yo te llevarìa, te meterìa en casa de mi madre, tù me enseñarìas, y yo te harìa beber vino adobado del mosto de mis granadas. Su izquierda està debajo de mi cabeza, y su derecha me abrace.”

¿Hacen falta comentarios?

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1601
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Re: COMENTARIOS SOBRE EL ANTIGUO TESTAMENTO

Mensaje por Roberso » Lun Mar 10, 2014 12:24 pm

SABIDURÎA

Otro libro no reconocido por los judìos y que es atribuìdo a Salomòn, a pesar que es imposible que èl lo haya escrito. Se presume que el autor fue un judìo que viviò en Alejandrìa durante el dominio griego de Judea.
Es muy probable que el autor, admirador de Salomòn porque lo consideraba sabio, quiso sacar provecho de esa “sabidurìa” que se le atribuìa a Salomòn, dejando deliberadamente que se le atribuyera al rey esta autorìa. Pero por lo que se lee, el autor fue poco sabio como lo fue Salomò tambièn.

En Sab.1:12 y 13, dice: “No provoquéis la muerte con los extravìos de vuestra vida, ni os atraigàis la ruina con las obras de vuestras manos; que Dios no hizo la muerte, ni se goza de la pèrdida de los vivientes.”
Con la primera parte no hay objeciones; pero con la segunda sì. La muerte existe asì uno no la quiera; por lo tanto, no es un invento del hombre, aunque estamos de acuerdo en que Dios no hizo la muerte. ¡Eso sì! Dios estableciò una ley universal para que toda materia del universo tuviese un ciclo de vida. El final de ese ciclo lo llamamos muerte, pero el autor de Sabidurìa no demuestra conocimientos, ya que parece no haber observado que en oportunidades tempranas unas, y tardìas en otras; asì como el hombre, llos vegetales y los animales tambièn mueren. Terminan su ciclo de vida. Si bien, y en eso estamos de acuerdo, el hombre puede acelerar ese final por “provocarlo con los extravìos de su vida”. Los hay quienes no lo provocan, y sin embargo su ciclo puede terminar màs temprano que el de otros.
Tampoco eso es sabidurìa: No haberse dado cuenta que un ser que no provoca la muerte con los extravìos de su vida, puede morir antes que uno que sì lo està provocando. Puede morir tempranamente por accidente o por enfermedad no provocada por sì mismo.
Tampoco quiere decir que estas muertes tempranas por accidentes o por enfermedades las haya provocado Dios.
¡Para nada! Obedecen a la Ley de Causas y Efectos que no es tema para ventilar en este espefìfico comentario, ni ha sido la intenciòn del autor de Sabidurìa referirse a esta ley que la desconocìa a juzgar por lo que escribe.

Tratando sobre el ùltimo fin de los justos, los ìmpìos dicen, según Sab.5:13: “Asì tambièn nosotros en naciendo morimos; sin dar muestra alguna de nuestra virtud, nos extinguimos en nuestra maldad.”
Nadie nace impìo y nadie nace justo. Todos nacemos inocentes e ignorantes. Si Dios mandara al mundo gente que es impìa desde su nacimiento; ¿no serìa tremendamente injusto al castigarlos después de muertos como se dice en Sab. 3:10?: “Pero los impìos, conforme a sus pensamientos, tendràn su castigo.”
Y si Dios manda al mundo gente justa desde su nacimiento, ¿no serìa tremendamente ilògico premiarlos como se dice en Sab.3:1?: “Las almas de los justos estàn en manos de Dios y el tormento no los alcanzarà.”
No hay sabidurìa en estos conceptos.

Pròximo escrito en este mismo tema: SABIDURÌA II

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1601
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Re: COMENTARIOS SOBRE EL ANTIGUO TESTAMENTO

Mensaje por Roberso » Lun Mar 10, 2014 12:29 pm

Què misterio Alegsa. Subì sin problemas el escrito ELCANTAR DE LOS CANTARES que subì el 02 de Marzo y que dasapareciò despuès de publicado, y SABIDURÌA que lo tratè de subir el 09 de Marzo y no me lo aceptaba el sistema dicièndome que no lo hacìa porque estaba en una lista negra, (black list).

¡Bueno! Parece que se solucionò el problema.

Agradecido por tu interès.

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1601
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Re: COMENTARIOS SOBRE EL ANTIGUO TESTAMENTO

Mensaje por Roberso » Dom Mar 16, 2014 9:52 am

SABIDURÌA II

Continuamos con las observaciones hechas a SABIDURÌA:

En Sab. 7: 7 y 8, Salomòn, el presunto autor, cuenta sobre su “sabidurìa”, y dice: “Por eso orè y me fue dada la prudencia. Invoquè al Señor y vino sobre mì el espìritu de la sabidurìa. Y la preferì a los cetros y a los tronos, y en comparación con ella tuve en nada la riqueza.”
Solamente un escritor fanàtico de Salomòn pudo haber escrito esa mentira.
Salomòn no dio muestras de sabidurìa, ni en la acepción del conocimiento profundo de ciencias, letras y artes, y mucho menos en la acepción de una conducta prudente en la vida. Y como en los libros bìblicos la conducta prudente en la vida se la asocia con el temor a Dios, eso es lo que se considera buen comportamiento.
Al momento de morir David, el padre de Salomòn, le dice, según 1Reyes 2:3:” Guarda los mandamientos de Jehovà tu Dios, andando en sus caminos y observando sus estatutos y mandamientos, sus decretos y sus testimonios, de la manera que està escrito en la ley de Moisès….”

Empezò Salomòn su reinado como un monarca comùn y corriente: Con una carnicerìa. Ademàs, falla en los estatutos de Jehovà al tomar una extranjera como esposa..
Arriba se dice que Salomòn dijo: “En comparación con ella. (con la sabidurìa en la acepción de conducta recta), tuve en nada la riqueza.”
Esto està en franca contradicción con lo que se dice en 1Reyes: 9: 10 al 28; y en 1Reyes 10:14 al 29. Tambièn en 2Crònicas: 8: 1 al 18; y en 2Crònicas:9: 13 al 28.

Ademàs de su esposa extranjera, (contrario a sus leyes), se prodigò con otras mujeres extranjeras. Con las moabitas, las amonitas, las edomitas, las sidonitas y las heteas, contraviniendo asì los estatutos de Jehova, su dios.
Tambièn adorò a otros dioses fuera del suyo. Construyò lugares altos para adoración y sacrificios, tambièn contraviniendo los estatutos de su dios. ¿Es eso sabidurìa?
Pero lo grave del asunto sobre la supuesta sabidurìa de Salomòn en sus dos ecepciones es que la “sabidurìa” que èl presuntamente poseìa, era un regalo de su dios.
Dice en 1Reyes 3:12, que cuando Jehovà se le aparece en sueños a Salomòn, y èste le solicita sabidurìa, Jehovà le dice: “He aquì lo he hecho conforme a tus palabras; he aquì que te he dado corazón sabio y entendido, Tanto que no ha habido antes de ti otro como tù.”
En 1Reyes 4:29, dice: “Y Dios dio a Salomòn sabidurìa y prudencia muy grandes, y anchura de corazón como la arena que està a la orilla del mar.”

Refirièndose a la sabidurìa, se dice en este libro, atribuyèndoselo a Salomòn, en Sab.7:25; “ Porque es un hàlito del poder divino y una emanación pura de la gloria de Dios omnipotente, por lo cual nada manchado hay en ella.”
Tanto, si el autor se refiere a la acepción del conocimiento profundo en ciencias, letras y artes, o en la acepción de la conducta prudente en la vida y todos sus aspectos, està equivocado.
La sabidurìa no es una emanación de Dios. La emanación o efluvio, es la emisiòn de partículas sutilìsimas. Eso quiere decir que según el concepto del autor del libro Sabidurìa, somos dioses porque tenemos partículas de El, y nada màs alejado de la realidad.
La sabidurìa en sus dos acepciones no es un hàlito ni una emanación de Dios. Es el logro de nuestra inteligencia y de nuestra dedicaciòn al trabajo de aprender para lograr la sabidurìa. Dios nos da a travès de sus leyes evolutivas universales la materia prima que es la inteligencia para lograr, o para elaborar nuestra sabidurìa.
Dios nos hace el favor de darnos la inteligencia, y nosotros nos hacemos el favor de cultivarla, de desarrollarla, de volverla sabidurìa.
¡Todos! Absolutamente todos tenemos la inteligencia pero no todos trabajamos por lograr nuestra sabidurìa. Eso es trabajo nuestro y no “un regalito” como el que se pretende que Dios le hizo a Salomòn “dàndole” la sabidurìa que se le atribuye a este rey, y que no demostrò durante su vida.

Como ya se ha dicho, e insistimos, no hay pruebas de esa sabidurìa atribuìda a Salomòn sino algunos versìculos del Antiguo Testamento en donde se dice que Salomòn fue un sabio y que reyes venìan de todas partes a escuchar su sabidurìa.

Enfocando otro aspecto del tema; se toma la conducta prudente en la vida como sabidurìa, cuando en realidad es ètica, o lo que es lo mismo: Moralidad.
¿Què es la prudencia? Es discernimiento, buen juicio y moderaciòn.Teològicamente hablando, es discernir y distinguir lo que es bueno o malo, para seguirlo o huir de ello.
Esto quiere decir que la prudencia es ètica, es moralidad, pero jamàs sabidurìa. Una persona puede ser sabia e inmoral, o ser ignorante y moral en sumo grado; eso, sin negar que un sabio tambièn puede ser una persona altamente moral.
Esto quiere decir que el individuo con su inteligencia puede desarrollar y descollar en la faceta intelectual antes que en la moral; y en poquìsimos casos desarrollar las dos al mismo tiempo; y en menos casos todavía, desarrolla màs la faceta moral que la intelectual. Cuando se ha llegado al clìmax en estos dos aspectos, entonces el individuo se ha realizado.

Y aùn existe otro aspecto del tema. La sabidurìa es relativa. ¿Quièn està calificado en este mundo para decir que un hombre es sabio? La sabidurìa en una materia o en una ciencia es solamente eso. Saber mucho sobre una materia o una ciencia. Pero, el concepto universal de sabidurìa es saberlo todo de todo. Guiàndonos por ese concepto no ha habido hombre sabio en nuestro planeta.
Han habidos moralistas màs o menos destacados, ha habido genios que han billado en las ciencias, o en las letras, o en las artes, y……¡nada màs!
No ha existido un ser en nuestro planeta que lo haya sabido todo de todo como para catalogarlo de sabio. El concepto universal de sabidurìa, repetimos, es saberlo todo de todo y a la vez ser perfecto moral.

Pròximo escrito en este mismo tema: SABIDURÌA III

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1601
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Re: COMENTARIOS SOBRE EL ANTIGUO TESTAMENTO

Mensaje por Roberso » Dom Mar 16, 2014 10:22 am

Para Alegsa:

De nuevo tuve dificultad en subir ayer mi escrito semanal sobre este tema. Esto es lo que me saliò para no aceptarlo:

Su IP 186.167.242.154 ha sido bloqueada porque está en la lista negra. Para más detalles por favor lea http://www.spamhaus.org/query/bl?ip=186.167.242.154.

Hoy intentè de nuevo y me lo aceptò. ¿A què se debe eso Alegsa?

Saludos.

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1601
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Re: COMENTARIOS SOBRE EL ANTIGUO TESTAMENTO

Mensaje por Roberso » Sab Mar 22, 2014 1:30 pm

SABIDURÌA III

Seguimos con las observaciones hechas a SABIDURÌA:

En Sab.7:28, dice: ”Que Dios a nadie ama sino al que mora con la sabidurìa.”
Si en el libro que analizamos se dijo equivocadamente que la sabidurìa era un hàlito de Dios, y si como acabamos de leer, “Dios a nadie ama sino al que mora con la sabidurìa. se nos està diciendo que Dios crea a seres para amarlos y a otros para odiarlos.
Si Dios satura, según esta creencia con su hàlito de su sabidurìa y su pureza, volvièndolos dioses, y Dios ama sòlo a los que les dio su hàlito de sabidurìa, ¡Dios se està amando a sì mismo! ¿No es esa la imperfección del narcisismo? Entonces, ¿Dios no es perfecto?
No sòlo se insinùa que es narcisita sino que no ama a su hijos que no son sabios, a los mediocres intelectuales y morales, a pesar que El los hizo asì.
Pero como en nuestro planeta no existe la sabidurìa, o sea la perfecciòn espiritual, ¿quiere decir que Dios no ama a los seres de este planeta?

Dice en Sab. 8:19 y 20: “Era yo un niño de buen ingenio que recibiò en suerte un alma buena. Porque era bueno vine a un cuerpo sin mancilla.”
Estos versìculos son una aseveración de que Dios hace almas buenas y almas malas. ¿No recibimos todos el mismo hàlito de Dios, según la Biblia. ¿Què quiere decir el autor con eso de que: “Recibiò por suerte un alma buena”?
Quiere decir que la bondad no es un logro de cada ser, y que le maldad no es un fracaso de cada ser sino que son atributos con los que venimos por una especie de suerte, de donaciòn o preferencia divina? Si eso es asì, entonces. ¿por què se habla de castigo para los malos y de premiaciòn a los buenos si se viene con un alma buena o con un alma mala?
Tambièn se dice en los versìculos que analizamos: “Porque era bueno vine a un cuerpo sin mancilla.”
Esta palabra, (mancilla), significa mancha, deshonra. Esa tambièn es una tremenda equivocación. La mancilla o deshonra no es del cuerpo sino del alma, del ente que anima al cuerpo. El cuerpo no es ni bueno ni malo, es el vehìculo del alma con el que se manifiesta el alma. El cuerpo no tiene vida sin alma. Es en el alma donde residen todas las virtudes o negatividades del ser. La honra es la estima y el respeto logrados por las virtudes del ser; y la deshonra es la desestima lograda por nuestros actos por faltar a las leyes, a la moral y a las buenas costumbres. El cuerpo no es el bueno ni es el malo. Es el alma la buena o la mala, pero no porque viene buena o mala.
Si consideramos como mancilla los problemas corporales tales como taras, defectos fìsicos y enfermedades incurables; esto tampoco es causa para que el poseedor de un cuerpo imperfecto tenga un alma mala. ¿No nos hemos cansado acaso de ver gentes con un cuerpo sano y un alma mala? Asì tambièn, ¿no nos hemos cansado de ver a personas con deformidades fìsicas y con enfermedades incurables que son poseedores de una excelente calidad humana, o sea, con un alma buena?

Se dice en Sab.9:15: “Pues el cuerpo corruptible agrava el alma, y la morada terrestre oprime la mente pensativa….”
Tambièn aquì hay una tremenda equivocación. El cuerpo corruptible, tomàndolo en el sentido de que con la muerte se desorganiza y se pudre, ya que esto es lo que significarìa “el cuerpo corruptible”, no agrava el alma. ¡Al contrario! Es el alma la que agrava el cuerpo corruptible. Los vicios que agravan el cuerpo, son manifestaciones del alma a travès del cuerpo ya que el alma es la que comanda el cuerpo y no es el cuerpo el que comanda el alma como se insinùa en este libro.
Es el alma la que a travès de sus imperfecciones, no sòlo agrava el cuerpo sino que lo puede matar lentamente a travès de sus imperfecciones, irresponsabilidades y flaquezas, causando accidentes que hasta pueden terminar en el fin de la vida fìsica.
Tampoco la morada terrestre oprime la mente pensativa. ¿Què es la mente pensativa? ¡El alma! Y el alma no es influenciada para bien o para mal por la morada terrestre. El alma manifiesta tendencias o malas debidas al estado de evoluciuòn espiritual de cada ser. La morada terrestre es una escuela del alma para su aprendizaje, en oficios, profesiones, ciencias, letras y artes. Una escuela para su perfecciòn moral.

En Sab. 10:1, dice: “La sabidurìa guardò al que fue por Dios formado, al primer padre del mundo, y ella le sacò de su pecado y diòle potestad para gobernar todas las cosas.”
Es extraño que el autor, siendo judìo, no conzca sus escrituras. ¿Còmo le atribuye sabidurìa a Adàn si esta le fue negada? Si después de que comiò el fruto del àrbol de la ciencia del bien y del mal, la ùnica demostración de sabidurìa que diò según Gènesis 3:/, fue: “Entonces fueron abiertos los ojos de ambos y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higueras, y se hicieron delantales.”
¿Es eso sabidurìa? ¡No! Porque la sabidurìa no es el fruto de ningùn àrbol, ni es un regalo de Dios, se la pidan o no. La sabidurìa es el logro de cada ser por su propio esfuerzo.
¿Cuàl fue la “sabidurìa” de Adàn? ¿Acusar a su mujer de que ella le habìa dado de comer del àrbol de la ciencia del bien y del mal? ¿Llamar Eva a su mujer? ¿Engendrar hijos e hijas? ¿Vivir 930 años? No hay rastros de la sabidurìa de Adàn en el Antiguo Testamento.
Tambièn dice el autor de este libro que esta sabidurìa de Adàn le sacò de su pecado. Si la “sabidurìa” de Adàn hizo que esta terminada con “su pecado”, ¿por què nos siguen endilgando el “pecado original”? Si la “sabidurìa” de Adàn lo salvò de su pecado, ¿còmo se explica entonces que su dios condenò a Eva a parir con dolor a sus hijos? ¿Còmo es que por culpa de èl la tierra fue maldita por su dios? ¿Còmo es que su dios le mandò a comer el pan con el sudor de su rostro? ¿Còmo es que los condenò a morir a èl y a sus descendientes? ¿Còmo es que fue expulsado del huerto del Edèn? Si todo esto le sucediò por “su pecado”, entonces, ¿dònde està la “sabidurìa “ que sacò y salvò a Adàn de su “pecado”?

Segùn este libro, Caìn tambièn tuvo la sabidurìa, ya que se dice en Pr. 10:3: “Por haberse apartado de ella, (de la sabidurìa), en su còlera el injusto se perdiò por su furor fratricida.”
¿Còmo puede atribuìrsele sabidurìa a un hombre colèrico, injusto y fratricida? Cuando se logra la sabidurìa, esta no se pierde jamàs. Eso serìa involución, y la involución no tiene cabida en el Universo.
Luego, en Sab.10: 4, de dice: “Por causa de èl, (de Caìn), la tierra fue inundada.” Este autor se equivoca nuevamente ya que el diluvio no vino por Caìn sino por ciertas “travesuras” de los hijos de Dios.
Al decirse en Sab. 10:4: “Cuando por causa de èl, (de Caìn), la tierra fue inundada, de nuevo la salvò la sabidurìa, salvando al justo en un leño despreciable.”
Aquì se refiere al “justo” Noè salvado en el arca. ¿Còmo puede tildarse a Noè de justo y con sabidurìa?
Un hombre que maldice y condena a la esclavitud a un nieto, sòlo porque el padre de èste, (Cam, el hijo de Noè), vio a su padre desnudo en un estado lamentable de borrachera. ¿Es ese ser justo y sabio? ¡Por Dios¡

Pròximo escrito en este mismo tema: SABIDURÌA IV

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1601
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Re: COMENTARIOS SOBRE EL ANTIGUO TESTAMENTO

Mensaje por Roberso » Sab Mar 29, 2014 5:38 pm

SABIDURÌA IV

Finalizamos entonces con las observaciones hechas al libro SABIDURÌA:

En Sab.10: 6 y 9, leemos: “Ella, (la sabidurìa), salvò de las ruinas del impìo al justo en su huida del fuego que descendìa sobre Pentàpolis, (Sodoma, Gomorra, Zeboìm, Admà y Zoar). Pero la sabidurìa librò de las penas a los que la servìan.”
Aquì, el autor se està refiriendo a “sabio y justo” Lot. El mismo que por “su sabidurìa” fue salvado de la destrucción de Sodoma y Gomorra. Pero en su sabidurìa y su justicia, Lot tuvo relaciones incestuosas con sus hijas por el pretexto bìblico que se narra en Gènesis 19:31.

En Sab.11:25, refirièndose a Dios, dice: “Pues amas todo cuanto existe Y NADA ABORRECES DE LO QUE HAS HECHO, pues si tù hubieras odiado alguna cosa, no la habrìas formado.”
¡Insistimos! El autor de este libro, no conoce bien el Antiguo Testamento.
En Gènesis 1:10, dice: “Y llamò Dios a los seco Tierra, y a la reuniòn de las aguas llamò Mares. Y VIO DIOS QUE ERA BUENO.”

Cuando Dios pone a producir en la tierra, la hierba verde, hierba que dè semilla, àrbol de fruto que dè fruto, dice en Gènesis 1:12: “Y VIO DIOS QUE ERA BUENO.”

Cuando Dios dijo; Produzcan las aguas seres vivientes y aves que vuelen sobre la tierra, dice en Gènesis 1:21: “Y VIO DIOS QUE ERA BUENO.”

Y después de crear al hobre, en Gènesis 1:21, dice: “Y vio Dios que todo lo que habìa hecho, Y HE AQUÌ QUE ERA BUENO EN GRAN MANERA.

Cuando creò a los animales, y entre ellos a la serpiente, dijo: “Y VIO DIOS QUE ERA BUENO.”

Al decirse en Sab.11:25: “Pues si hubiera odiado alguna cosa no la habrìa formado.” ¡Veamos!
Segùn Gènesis 2: 4, le dice a la serpiente: “maldita seràs entre todas las bestias y entre todos los animales del campo…..”

En Gènesis 3:17, dice: “Y maldita serà la tierra por tu causa.”

En Gènesis 6:6, dice: “Y se arrepintió Jehovà de haber hecho hombre en la tierra.”
En Gènesis 6:7, dice Jehovà: “Raerè de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo, PUES ME ARREPIENTO DE HABERLOS HECHO.”

Luego, antes del diluvio le dice a Noè, según Gènesis 6:13: “He decidido el fin de todo ser, porque la tierra està llena de violencia a causa de ellos, y he aquì que yo los destruirè con la tierra.”

Por todo lo visto, hay inconsistencia entre todo lo que dijo y lo que hizo Dios, y lo que se dice en Sab.11.25.
Pero el versìculo 11:25 discrepa con lo que se dice en ese mismo libro en Sab. 12:3: “ Y porque aborrecías a los antiguos habitantes de tu tierra santa, (los cananeos), “
¿De dònde salieron los cananeos? Eran descendientes de Adàn, de Noè y de Cam hijo de Noè, y tanto Noè como Cam fueron salvados del diluvio.

Tambièn en Sab. 12:11, refirièndose al pueblo cananeo, dice: “Que era semilla maldita desde su origen……”Aquì, el autor de sabidurìa està maldiciendo a Canaàn, y està maldiciendo la primera semilla de la que, según la Biblia, vienen todos: Adàn.
¿Es justo el nombre de Sabidurìa para este libro?

Pròximo escrito en este mismo tema: ECLESIASTÈS O ECLESIÀSTICO

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1601
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Re: COMENTARIOS SOBRE EL ANTIGUO TESTAMENTO

Mensaje por Roberso » Sab Abr 05, 2014 7:09 pm

ECLESIASTÈS O ECLESIÀSTICO

Este es otro libro que no forma parte del cànon judìo y que apareciò por primera vez en La Vulgata. Tambièn en este libro como en otros llamados “sapienciales” se toma el concepto de sabidurìa como un temor reverencial a Dios, lo cual no coincide con el concepto de sabidurìa en todos los idiomas.

Se dice en Ecl. 1:3: “La altura de los cielos, la anchura de la tierra, la profundidad del abismo y la sabidurìa, ¿quièn podrà explorarlos?
En este concepto, no hay sabidurìa ya que es pura ignorancia. Se toma a la tierra como plana, (concepto general de esa època), con un techo firme llamado cielo, y por el lado de abajo un abismo.
La sabidurìa de nuestros tiempos nos dice, porque asì es, que donde antes se creìa que habìa un techo, no lo hay. Tanto arriba como abajo y a los lados de nuestro planeta, todo lo que hay es espacio universal.
La “sabidurìa” de los tiempos del escritor del Eclesiàstico estaba en pañales, ¿què digo?, ni siquiera eso, estaba desnuda comparàndola con la sabidurìa de nuestros tiempos, tanto en su faceta de conocimiento profundo en ciencias, letras y artes, como en la faceta de conducta prudente.
Sobre esta ùltima acepción, porque el hombre, en la actualidad tiene màs conocimientos, y esos conocimientos le han dado màs discernimiento a travès de la intuición sobre sobre los atributos de la divinidad que nos ponen en un punto de sabidurìa como para no temerle sino amarle, porque comprendemos su obra universal y nos conocemos mejor a nosotros mismos.
Todo lo que da como inexplicable esta cita del Eclesiàstico, ha sido y se sigue gradualmente explorando, con excepciòn de Dios pero de quien hemos llegado a tener un relativo conocimiento como para comprenderlo mejor y como para no ridiculizarlo como han hecho los escritores bìblicos.

Para estar bien claros sobre el concepto de Dios que se tenìa antiguamente, basta leer lo que se dice en ECL. 1:8: “Sòlo uno es el sabio y EL GRANDEMENTE TERRIBLE, que se sienta sobre su trono.” ¡Por Dios!

¿Puede meditar el corazón? La meditaciòn es una manifestaciòn inteligente, y la inteligencia del hombre està en el alma, no en el corazón, ni en el hìgado, ni en los riñones, etc. Estos son òrganos que cumplen una funciòn organizada pero mecànica. Sin embargo, en Ecl. 3:31, dice: “El corazón del discreto medita sentencias….”

El autor del Eclesiàstico cae en una contradicción consigo mismo porque dice en Ecl. 4:32: “No tengas acepción por la persona del poderoso.”
Pero unos versìculos antes, en Ecl. 4:7, habìa dicho: “Humilla tu cabeza al potentado.”

El Eclesiàstico està lleno de buenos consejos para un mejor vivir, que ayudan, o deberìan ayudar en las relaciones familiares, y de amistad, y de negocios, etc. Sobre todo en un lavado de cerebro en contra del pecado. No pecar es la consigna.
Pero, ¿de què valen los buenos consejos allì expuestos, y las recomendaciones de no pecar, sin el pecado según el Antiguo Testamento puede ser expiado; y según el judeocristianismo puede ser “perdonado”?
Existe en el Antiguo Testamento todo un còdigo sobre sacrificios por pecados; y según el judeocristianismo pueden ser “absueltos” por una confesiòn.

En Ecl. 7:34, dice sobre el sacerdote: “Y dale la porciòn que te està mandada: LAS PRIMICIAS Y LA OFRENDA POR EL PECADO.”
Esto quiere decir que no importa pecar, no importa el portarse mal, no importa la edificación de la calidad humana, y no importa obtener “la sabidurìa” en su acepción de llevar una conducta ejemplar. ¿para què entonces tantas recomendaciones sobre la sabidurìa, tanta insistencia en no pecar y tantos buenos consejos para mejorar nuestra calidad humana, si el perdòn por el pecado se puede comprar?
Para el Dios del Universo, el ùnico y el soberanamente justo, el que pecò faltò y tiene que expiar, pero no sacrificando, (crueldad animal), ni rezando hipócritamente. Eso es una licencia para volver a pecar. ¿O acaso la ley de los hombres es màs sabia que la ley divina? ¿No tenemos leyes que castigan inexorablementa al delincuente? Si no se hiciera de esta manera, y para expiar la falta por la que se juzga a un delincuente se “sacrificaran” animales para el juez para expiar esos delitos, ¿no reincidirìa el delincuente asì como reinciden los pecadores?
Si las leyes del hombre se establecieron, la expiación de la càrcel para pagar las faltas a la sociedad, o sea, para pagarlas, el hombre estarìa demostrando màs inteligencia que un dios que prohibe ciertas faltas con amenaza de condena, y luego las perdona por el sacrificio de un borrego inmolado, o por una oraciòn de arrepentimiento, eso serìa alcahueterìa y hasta corrupción porque se està vendiendo el perdòn; y ya sabemos que el Dios del Universo no es alcahuete y mucho menos corrupto.

El autor del Eclesiàstico, con toda seguridad fue un sacerdote, ya que en Ecl. 7: 33 al 35, dice: “Teme al Señor y honra al sacerdote. Y DALE LA PORCIÒN QUE TE ESTÀ MANDADA LAS PRIMICIAS Y LA OFRENDA POR EL PECADO. LA ESPALDA RESERVADA, (del animal sacrificado), EL SACRIFICIO EXPIATORIO Y LAS PRIMICIAS CONSAGRADAS.”
Sin màs comentario. Esto es vender el perdòn. Y debiò ser un sacerdote levita de la tendencia aarònida porque cuando habla de Moisès en el Capìtulo 45, apenas le dedica 6 versìculos a Moisès; pero a Aaròn le dedica 21 versìculos en los que lo magnifica exageradamente.
De Moisès, dice en Ecl. 45:1: “Amado de Dios y de los hombres, Moisès cuya memoria vive en bendiciòn, le hizo en la gloria semejante a los santos….”
Pero de Aaròn dice en Ecl. 45: 7: “Elevò a Aaròn hacièndole santo, SEMEJANTE A SÌ…..”
Luego, en Ecl. 45: 20: “ Entre todos los vivientes le escogiò el Señor para presentarle las ofrendas, los perfumes y el buen olor para memoria y hacer la expiación de su pueblo.”
Sobre Moisès, dice en Ecl.45: 3: “Le dio preceptos para su pueblo y le dio a ver su gloria.”
Pero màs importancia le da a Aaròn, ya que dice en Ecl. 45:21: “Y le dio sus preceptos Y PODER PARA DECIDIR SOBRE LA LEY Y EL DERECHO….”
Para que no quede duda sobre la tendencia aarònida de este levita autor del Eclesiastico, dice en Ecl. 50:26: “Y mantenga, (Jehovà), firme el pacto con Fines, (hijo de Eleazar, hijo de Aaròn), Que no sea roto el pacto con èl, (Nùmeros 25: 6 al 13), ni con su descendencia por los dìas del cielo.”

El autor defiende la supremacìa, sobre todo del sumo sacerdocio de los levitas aarònidas por este motivo: En tiempos de David, uno de sus dos sumos sacerdotes fue Abiatar que pertenecìa a los sacerdotes musitas de Silò. Como Abiatar cometiò el desliz de apoyar para rey a Adonìas, tambièn hijo de David, fue expulsado del sumo sacerdocio por Salomòn, una vez que èste fue ungido rey por el sacerdote levita aarònida Sadoc, a quien nombrò Salomòn sumo sacerdote.
Pero, ¿què diferencia hay entre los sacerdotes levitas musitas y levitas aarònidas si ambos son levitas? Los musitas tenìan a Moisès como màximo lider de Israel, y los aarònidas a Aaròn. Los musitas de Silò no hacìan sacrificios fuera del templo, en cambio los aarònidas si los hacìan, y esto por supuesto los favorecìa económicamente.
En tiempos del rey Josìas, ya los musitas habìan recuperado el sumo sacerdocio que ahora estaba en manos de Jilquìas de los sacerdotes de Anatot, sitio al que fue desterrado por Salomòn el sumo sacerdote Abiatar. De allì parte el recordatorio y la sùplica del autor del Eclesiàstico que hace en Ecl. 50:26: “Que no sea roto el pacto con èl, (con Fines, hijo de Eleazar, hijo de Aaròn), ni con su descendencia por los siglos de los siglos.”

Ya los sacerdotes levitas aarònidas habìan recuperado el sumo sacerdocio en tiempos en que el escritor redactò el Eclesiàstico, (se dice que en el año 180 AC), sumo sacerdocio que lo ejerciò Simòn hijo de Onìas a quien el autor le dedica todo el capìtulo 50 del Eclesiàstico.
Si a Aaròn le dio una importancia mayor que la que le diò a Moisès, la apologìa que hace sobre Aaròn quedò corta en comparación con la que le hace al sumo sacerdote Simòn.

Pròximo escrito en este mismo tema: ECLESIASTÈS O ECLESIÀSTICO II

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1601
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Re: COMENTARIOS SOBRE EL ANTIGUO TESTAMENTO

Mensaje por Roberso » Sab Abr 12, 2014 6:12 pm

ECLESIASTÈS O ECLESIÀSTICO II

LOS HIJOS MALQUERIDOS:

Este libro que fue elegido como canònico por la iglesia catòlica, èsta siempre ha estado opuesta al control de la natalidad, pero tiene un comentario que favorece al control de la natalidad.
Dice en Ecl. 16: 1 al 5: “No desees tener muchos hijos inútiles, ni te complazcas en hijos impìos. Por muchos que tengas no te alegres de ellos si no tienen temor al Señor. No confìes en la vida de ellos ni tengas confianza en su destino. PORQUE MÀS VALE UNO QUE MIL. Y màs morir sin hijos que tenerlos impìos. PORQUE POR UNO SOLO SENSATO PROSPERA UNA CIUDAD, Y UNA TRIBU DE INICUOS LA DEVASTA.”
Muchos catòlicos podrìan decir en defensa de la prohibición del control de la natalidad, que el autor se refiere a no tenet hijos inútiles, impìos, insensatos e inicuos. Pero, ¿còmo saber antes de nacer si los hijos seràn inútiles, impìos, insensatos e inicuos? Cuando se tienen hijos, por muy útiles, por muy sensatos y muy piadosos que estos sean, ¿no nos cansamos de ver buenos padres con estas caracterìsticas que tienen hijos que no parecieran ser hijos de esos padres, y tampoco criados por ellos?
La excelente calidad humana de unos padres que tienen hijos con una calidad humana que deja mucho que desear es un encadenamiento por Ley de Causas y Efectos que no es tema para tratarlo aquì y sobre el cual hay literatura de sobra.
El comentario del autor del Eclesiàstico parece màs una disculpa pùblica quizàs por no haber tenido hijos, y no encontrò una mejor forma para justificarlo.
Si asì fue, entonces el autor estaba conciente de la imposibilidad de saber que clase de hijos podrìa tener, y por la observación directa sobre otras familias con padres buenos e hijos malos, decidiò no correr ese albur, y ejerciò su libre derecho y libre albedrìo de controlar la natalidad de su hogar, no teniendo hijos.
Y parece que fue asì ya que habìa dicho: “Porque màs vale uno, (un hijo), que mil. Y màs MORIR SIN HIJOS que tenerlos impìos.” Es imposible saber que ese uno no sadrà impìo.
Esa es la ùnica forma de que no salgan buenos o malos. ¡No tenerlos! Aunque esa no deja de ser una acciòn mezquina que no denota nada de sabiduìa. Ni tantos, pero tampoco ninguno. Los suficientes como para poderlos alimetar, vestir y educar eficientemente.

UNA MENTIRA SOBRE DIOS:

Como el autor del Eclesiastès se refiere al dios bìblico y no al Dios del Universo, analizaremos una falsedad que figura en Ecl. 17:6, en donde refirièndose al hombre, se dice: “Llenòle de ciencia e inteligencia y le dio a conocer el bien y el mal.”
¡Eso no es verdad! Segùn la Biblia, digo. Y parece que el autor no hablara del dios bìblico o demuestra un desconocimiento absoluto del Gènesis. Fue la serpiente la que llenò de ciencia e inteligencia al hombre, y le dio a conocer el bien y el mal.

Segùn Gènesis 2:16 y 17, Jehovà le dijo a Adàn: “De todo àrbol del huerto podràs comer; MAS DEL ÀRBOL DE LA CIENCIA DEL BIEN Y DEL MAL NO COMERÀS, porque el dìa que comieres ciertamente moriràs.”
Con esta prohibición, ¿còmo puede decir el autor que Dios llenò de ciencia e inteligencia al hombre? ¡Al contrario! Lo estaba condenando a la ignorancia.
Luego, en Gènesis 3: 1 al 5, la serpiente le dice a Eva: “¿Conque Dios os ha dicho: No comàis de todo àrbol del huerto? Y la mujer respondiò a la serpiente: Del fruto de los àrboles del huerto podemos comer; Pero del fruto del àrbol que està en medio del huerto dijo Dios: NO COMERÈIS DE EL, NI LE TOCARÈIS, PARA QUE NO MURÀIS. Entonces la serpiente dijo a la mujer: No morirèis sino que sabe Dios que el dìa que comàis de èl, seràn abiertos vuestros ojos y serèis como Dios, sabiendo el bien y el mal.”
¿Entonces? ¿Quièn le dio a conocer al hombre el bien y el mal? ¿Jehovà que se lo prohibiò, o la serpiente que los alentò a hacerlo?
¡Por supuesto! Eso de un àrbol de la ciencia del bien y del mal, de un fruto prohibido, de una serpiente astuta, sirve como cuento para infantes; pero de eso se trata, de analizar esas infantilidades, incongruencias y contradicciones de la Biblia, y esta es una màs de ellas.
El Gènesis dice que el hombre tuvo el conocimiento de la ciencia, del bien y del mal gracias a la serpiente; no gracias a Dios como se dice en el Eclesiastès.

ENGENDROS INCOINCIDENTES:

Se dice en Ecl. 22:3: “Es deshonra del padre haber engendrado un hijo indisciplinado; pero si es una hija, nace en menoscabo suyo.” O sea, nace para arruinar la fama del padre.
Un padre podrà avergonzarse de los problemas morales de sus hijos pero no tiene por què sentirse deshonrado ni menoscabado por eso, salvo que los hijos, por una mediocre o mala educación obtenida de sus padres, tengan estas manifestaciones negativas.
Volvemos a un punto tratado con anterioridad: Los padres no engendran hijos inmorales. Los nacientes ya traen esos problemas, y esto està bien explicado en la reencarnaciòn, pero como la reencarnación no es tema para tratarlo aquì, dejemos que el lector interesado busque literatura sobre la reencarnaciòn.

Existe en la actualidad, una teorìa que los genes transmitidos al ser que està gestando, van “saturados” del carácter y calidad humana de los que seràn sus padres. Si eso fuera cierto no observaríamos tantas diferencias en la individualidad de padres e hijos. Tampoco tantas desafinidades entre hermanos. Si esta teorìa fuera cierta, entonces las negatividades de los hijos obedecerían a negatividades de sus padres. Pero, ¿còmo explica esta teorìa el hecho que padres ejemplares tengan hijos nada ejemplares a pesar de haber sido criados con todas las ejemplaridades de sus progenitores? Las ùnicas diferencias explicables entre los caracteres de los hijos con respecto a las de los padres, y sostenemos lo dicho con anterioridad, es que cada ser viene a este mundo con su individualidad, con su personalidad hecha., y esta es una explicación que da la reencarnación. Cada ser trae su individualidad, y parte de ella es el libre albedrìo.

Por eso, los padres sì podrìan sentirse avergonzados de las negatividades de sus hijos, pero jamàs deshonrados y menoscabados cono dice el autor del Eclesiastès. Salvo que esas negatividades sean consecuencia de un abandono, o dejadez, o indiferencia durante la crianza y educación de sus hijos. Entonces, sì que estàn en problemas los padres. No sòlo tienen derecho a sentirse deshonrados y menoscabados sino que estàn en problemas con el Creador por no atender sus responsabilidades de padres.
Cuando tenemos hijos, somos responsables directos ante Dios por la educación de ellos. Y si hemos faltado en eso, ¡cuidado!; pero si no ha sido por culpa nuestra, ¡tranquilos!.
En la misma Biblia dice: “No pagaràn los hijos por los pecados de los padres ni èstos por los pecados de los hijos.”
Pero insistimos, siempre y cuando esas faltas de los hijos no sean por no haberlos sabido criar, porque si son negativos como consecuencia de una mala crianza, sì que pagaràn los padres esa irresponsabilidad paterna.

Pròximo escrito en este mismo tema: ECLESIASTÈS O ECLASIÀSTICO III.

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1601
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Re: COMENTARIOS SOBRE EL ANTIGUO TESTAMENTO

Mensaje por Roberso » Sab Abr 19, 2014 4:41 pm

ECLESIASTÈS O ECLESIÀSTICO III

EL TRATO A LOS ESCLAVOS:

Siempre hemos criticado la pràctica de la esclavitud, y si leemos la Biblia, nos choca sobremanera leer en ella la pràctica de la esclavitud como cosa corriente, y ante la indiferencia del dios bìblico.
Lejos de prohibir en su ley esa discriminación para con los tambièn sus hijos, el dios bìblico establece preceptos para el trato con los esclavos.

El autor del Eclesiastès por supuesto, no escapa a esta tendencia y este “santo varòn” que nos conmina a no pecar y que nos da tanto buenos consejos para ser buenitos, nos dice en Ecl. 33:25: “El forraje, el palo y la carga para el asno; el pan, el castigo y el trabajo para el esclavo.
¿Hay diferencia en este trato para con el animal y para con el esclavo? ¡Sì la hay! Sòlo cambia el forraje por el pan.

Tambièn nos habla de ese “dulce trato” para con el esclavo en Ecl. 33:26 al 30: “Haz trabajar a tu esclavo y tendrà descanso, dale mano suelta y buscarà la libertad. Como el yugo y las coyundas hacen doblar el cuello, ASÌ AL ESCLAVO MALÈVOLO LAS TORTURAS Y LOS TORMENTOS; hazle trabajar para que no estè ocioso. Que la ociosidad enseña muchas maldades. Importa el trabajo conveniente, Y SI NO OBEDECIERE, MÈTELE EN EL CEPO.”

Pero después de estas “edificantes” recomendaciones sobre la forma de tratar a los esclavos, dice muy hipócritamente el autor en Ecl. 33:31:” Si tienes un esclavo, tràtale como a ti mismo.” ¿No es esto una contradicción con lo dicho anteriormente? No preguntamos si el autor habrìa puesto a sus hijos, (si los hubiera tenido), en el cepo por una desobediencia; o si le hubiese aplicado las torturas y tormentos por una mala actitud; o si lo habìan hecho con èl los padres del autor.

Al legislar sobre la esclavitud, Jehovà estaba aceptando la esclavitud, y tampoco Jesùs combatiò la esclavitud. Al abolirse la esclavitud, ¿no demostraron los humanos que la abolieron màs calidad espiritual y màs sentimiento igualitarista que Jehovà y Jesùs?

LA VENERACIÒN A LOS MUERTOS:

Uno de los mejores consejos contenidos en este libro es el concerniente a los muertos. Sobre èstos, el judeocristianismo ha conservado pràcticas paganas. No olvidemos que el catolicismo es una religión “judeocristianopagana”.
Es judìa porque tuvo que tomar para sì el Antiguo Testamento para porder presentar a Jesùs como el mesìas, a pesar que los judìos no lo aceptaron asì.
Es cristiana porque se basa en los Evangelios que narran sòlo tres años de la vida de Jesùs.
Pero es cristiana imperfecta porque sobre cosas dichas y hechas por Jesùs ha establecido una serie de ritos y sacramentos, basados en “interpretaciones” de aquello.
Jesùs, el que en el sermòn del monte, según Mateo 5: 17, dijo: “No he venido para destruir, (abrogar), la ley o los profetas; NO HE VENIDO PARA DESTRUIR SINO PARA CUMPLIR.”
Esa declaraciòn hace a Jesùs de religión judìa y mal pudo un judìo “establecer” sacramentos, y menos desconocer al dios de su ley.
Es pagana porque se fundiò con el paganismo romano que practicaba el politeìsmo. Consecuencia de ese politeìsmo fue la conversión de Jesùs como a Dios mismo en el Concilio de Nicea en el año 325 DC; concilio que fue convocado y dirigido por un pagano; el emperador Constantino que se nos hace creer que se habìa convertido al cristianismo. Serìa, pero no en el momento que declarò dios a Jesùs ya que èl pertenecìa al culto de Mitra, una religión de Persia.
Ese mismo paganismo romano tenìa dioses para muchas de las actividades como:
Venus: Diosa del amor.
Baco: Dios del vino y del desenfreno.
Ceres: Diosa de lo que crecìa.
Lar: Dios del hogar, etc., etc.
Luego, en el catolicismo, estas funciones fueron transferidas a los “santos y santas” continuando asì con la tradición politeìsta pagana:
Santa Cecilia: Patrona de los mùsicos.
San Pancracio: Petròn de los luchadores.
San Isidro: Patròn de los agricultores, etc., etc.
Eso con la ¿gran ventaja? del catolicismo de poseer mayor cantidad de dioses, (santos y santas o dioses pequeños), ganàndole asì a su raìz pagana.

Una de las caracterìsticas del paganismo era la del culto a los muertos. En algunas èpocas incluso, para referirse a los muertos se empleaban la palabra dioses. Asì es que de su raìz pagana deriva el culto a los muertos que ha generado una serie de industrias y de negocios muy lucrativos, empezando por el de “los oficios”.
Este culto a los muertos no està contemplado en la raìz judìa del catolicismo, y està bien especificado en Ecl. 22:11: “No llores demasiado por un muerto, pues ha logrado el reposo.”

Tambièn, en Ecl. 38: 20 al 24, dice: “Pasados los funerales debe cesar la tristeza, pues el dolor trae mal al corazón. No te acuerdes ya màs de èl, alèjale de la memoria y piensa en lo por venir. No olvides que no hay retorno, que al muerto no le aprovecha y a ti te daña. Piensa en su destino, pues el suyo serà el tuyo; el suyo ayer, mañana el tuyo. Con el descanso del muerto descanse tambièn su memoria, y consuèlate de èl al salir su espìritu.”

Si estas recomendaciones son bìblicas, ¿para què la fastuosidad y la pompa. El mejor de los monumentos no va a mejorar la calidad espiritual del muerto en comparación con el que tiene una humilde làpida, pero una gran calidad espiritual. Tampoco una gran cantidad de flores. Tampoco las excesivas manifestaciones externas que el la mayorìa de las veces se hacen màs por el què diràn que por sinceridad.
Tampoco sirven los rezos, ni los oficios para buscar el favor de Dios para con el muerto.. Esto no mejora su calidad espiritual que asì como dejò este mundo, llegarà al màs allà, y por su desempeño en esta vida es que serà juzgado. No por lo que se le haga después de muerto, con la intervención de ministros, sacramentos y oficios para “su salvaciòn”.

Pero aùn hay otra cosa que observar. En Ecl. 38: 22, dice: “No olvides que no hay retorno…..” De la muerte se entiende. Con esto, el dogma de la resurrección de los muertos queda mal parado.

SOBRE LOS MENDIGOS:

Para el que mendiga por vago, o por avaro, o por facilista, o por vicioso, o por aprovechar la buena fe del donador, o sea, la mendicidad fraudulenta, no justificada, la mendicidad deberìa ser deshonrosa.
Pero no es deshonrosa para el anciano que pide, el desvalido y el impedido que no tenga familiares que le proporcione lo que necesita, o sea, el insolvente y el indigente.
¿Còmo es posible que en “un libro santo”, un “santo varòn” diga en Ecl. 40: 13, lo siguiente?
“Hijo, no lleves vida de mendigo, MEJOR ES MORIR QUE MENDIGAR.”
¡Increìble! Quiere decir que cuando caigamos en la indigencia y nadie nos pueda socorrer económicamente, ¿tenemos que suicidarnos antes que mendigar? Esto, fácilmente lo podrìan tomar ciertos “escuadrones de la muerte” como licencia para acabar con los medigos. ¡Por Dios!

Pròximo escrito en este mismo tema: ECLESIASTÈS O ECLESIÀSTICO IV

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1601
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Re: COMENTARIOS SOBRE EL ANTIGUO TESTAMENTO

Mensaje por Roberso » Sab Abr 19, 2014 4:44 pm

ECLESIASTÈS O ECLESIÀSTICO III

EL TRATO A LOS ESCLAVOS:

Siempre hemos criticado la pràctica de la esclavitud, y si leemos la Biblia, nos choca sobremanera leer en ella la pràctica de la esclavitud como cosa corriente, y ante la indiferencia del dios bìblico.
Lejos de prohibir en su ley esa discriminación para con los tambièn sus hijos, el dios bìblico establece preceptos para el trato con los esclavos.

El autor del Eclesiastès por supuesto, no escapa a esta tendencia y este “santo varòn” que nos conmina a no pecar y que nos da tanto buenos consejos para ser buenitos, nos dice en Ecl. 33:25: “El forraje, el palo y la carga para el asno; el pan, el castigo y el trabajo para el esclavo.
¿Hay diferencia en este trato para con el animal y para con el esclavo? ¡Sì la hay! Sòlo cambia el forraje por el pan.

Tambièn nos habla de ese “dulce trato” para con el esclavo en Ecl. 33:26 al 30: “Haz trabajar a tu esclavo y tendrà descanso, dale mano suelta y buscarà la libertad. Como el yugo y las coyundas hacen doblar el cuello, ASÌ AL ESCLAVO MALÈVOLO LAS TORTURAS Y LOS TORMENTOS; hazle trabajar para que no estè ocioso. Que la ociosidad enseña muchas maldades. Importa el trabajo conveniente, Y SI NO OBEDECIERE, MÈTELE EN EL CEPO.”

Pero después de estas “edificantes” recomendaciones sobre la forma de tratar a los esclavos, dice muy hipócritamente el autor en Ecl. 33:31:” Si tienes un esclavo, tràtale como a ti mismo.” ¿No es esto una contradicción con lo dicho anteriormente? No preguntamos si el autor habrìa puesto a sus hijos, (si los hubiera tenido), en el cepo por una desobediencia; o si le hubiese aplicado las torturas y tormentos por una mala actitud; o si lo habìan hecho con èl los padres del autor.

Al legislar sobre la esclavitud, Jehovà estaba aceptando la esclavitud, y tampoco Jesùs combatiò la esclavitud. Al abolirse la esclavitud, ¿no demostraron los humanos que la abolieron màs calidad espiritual y màs sentimiento igualitarista que Jehovà y Jesùs?

LA VENERACIÒN A LOS MUERTOS:

Uno de los mejores consejos contenidos en este libro es el concerniente a los muertos. Sobre èstos, el judeocristianismo ha conservado pràcticas paganas. No olvidemos que el catolicismo es una religión “judeocristianopagana”.
Es judìa porque tuvo que tomar para sì el Antiguo Testamento para porder presentar a Jesùs como el mesìas, a pesar que los judìos no lo aceptaron asì.
Es cristiana porque se basa en los Evangelios que narran sòlo tres años de la vida de Jesùs.
Pero es cristiana imperfecta porque sobre cosas dichas y hechas por Jesùs ha establecido una serie de ritos y sacramentos, basados en “interpretaciones” de aquello.
Jesùs, el que en el sermòn del monte, según Mateo 5: 17, dijo: “No he venido para destruir, (abrogar), la ley o los profetas; NO HE VENIDO PARA DESTRUIR SINO PARA CUMPLIR.”
Esa declaraciòn hace a Jesùs de religión judìa y mal pudo un judìo “establecer” sacramentos, y menos desconocer al dios de su ley.
Es pagana porque se fundiò con el paganismo romano que practicaba el politeìsmo. Consecuencia de ese politeìsmo fue la conversión de Jesùs como a Dios mismo en el Concilio de Nicea en el año 325 DC; concilio que fue convocado y dirigido por un pagano; el emperador Constantino que se nos hace creer que se habìa convertido al cristianismo. Serìa, pero no en el momento que declarò dios a Jesùs ya que èl pertenecìa al culto de Mitra, una religión de Persia.
Ese mismo paganismo romano tenìa dioses para muchas de las actividades como:
Venus: Diosa del amor.
Baco: Dios del vino y del desenfreno.
Ceres: Diosa de lo que crecìa.
Lar: Dios del hogar, etc., etc.
Luego, en el catolicismo, estas funciones fueron transferidas a los “santos y santas” continuando asì con la tradición politeìsta pagana:
Santa Cecilia: Patrona de los mùsicos.
San Pancracio: Petròn de los luchadores.
San Isidro: Patròn de los agricultores, etc., etc.
Eso con la ¿gran ventaja? del catolicismo de poseer mayor cantidad de dioses, (santos y santas o dioses pequeños), ganàndole asì a su raìz pagana.

Una de las caracterìsticas del paganismo era la del culto a los muertos. En algunas èpocas incluso, para referirse a los muertos se empleaban la palabra dioses. Asì es que de su raìz pagana deriva el culto a los muertos que ha generado una serie de industrias y de negocios muy lucrativos, empezando por el de “los oficios”.
Este culto a los muertos no està contemplado en la raìz judìa del catolicismo, y està bien especificado en Ecl. 22:11: “No llores demasiado por un muerto, pues ha logrado el reposo.”

Tambièn, en Ecl. 38: 20 al 24, dice: “Pasados los funerales debe cesar la tristeza, pues el dolor trae mal al corazón. No te acuerdes ya màs de èl, alèjale de la memoria y piensa en lo por venir. No olvides que no hay retorno, que al muerto no le aprovecha y a ti te daña. Piensa en su destino, pues el suyo serà el tuyo; el suyo ayer, mañana el tuyo. Con el descanso del muerto descanse tambièn su memoria, y consuèlate de èl al salir su espìritu.”

Si estas recomendaciones son bìblicas, ¿para què la fastuosidad y la pompa. El mejor de los monumentos no va a mejorar la calidad espiritual del muerto en comparación con el que tiene una humilde làpida, pero una gran calidad espiritual. Tampoco una gran cantidad de flores. Tampoco las excesivas manifestaciones externas que el la mayorìa de las veces se hacen màs por el què diràn que por sinceridad.
Tampoco sirven los rezos, ni los oficios para buscar el favor de Dios para con el muerto.. Esto no mejora su calidad espiritual que asì como dejò este mundo, llegarà al màs allà, y por su desempeño en esta vida es que serà juzgado. No por lo que se le haga después de muerto, con la intervención de ministros, sacramentos y oficios para “su salvaciòn”.

Pero aùn hay otra cosa que observar. En Ecl. 38: 22, dice: “No olvides que no hay retorno…..” De la muerte se entiende. Con esto, el dogma de la resurrección de los muertos queda mal parado.

SOBRE LOS MENDIGOS:

Para el que mendiga por vago, o por avaro, o por facilista, o por vicioso, o por aprovechar la buena fe del donador, o sea, la mendicidad fraudulenta, no justificada, la mendicidad deberìa ser deshonrosa.
Pero no es deshonrosa para el anciano que pide, el desvalido y el impedido que no tenga familiares que le proporcione lo que necesita, o sea, el insolvente y el indigente.
¿Còmo es posible que en “un libro santo”, un “santo varòn” diga en Ecl. 40: 13, lo siguiente?
“Hijo, no lleves vida de mendigo, MEJOR ES MORIR QUE MENDIGAR.”
¡Increìble! Quiere decir que cuando caigamos en la indigencia y nadie nos pueda socorrer económicamente, ¿tenemos que suicidarnos antes que mendigar? Esto, fácilmente lo podrìan tomar ciertos “escuadrones de la muerte” como licencia para acabar con los medigos. ¡Por Dios!

Pròximo escrito en este mismo tema: ECLESIASTÈS O ECLESIÀSTICO IV

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1601
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Re: COMENTARIOS SOBRE EL ANTIGUO TESTAMENTO

Mensaje por Roberso » Sab Abr 26, 2014 4:32 pm

ECLESIASTÈS O ECLESIÀSTICO IV

Finalizamos aquì los comentarios sobre el libro ECLESIASTÈS O ECLESIÀSTICO:

SOBRE LA METEOROLOGÌA:

Haciendo turismo, cierta vez visitè una cueva. El grupo de turistas veìan las esculturas hechas por la filtración que caìa sobre piedras calizas dàndoles formas muy parecidas a animales y personas; y ademàs la formación de estalactitas y estalagmitas. Uno de los turistas le preguntò a un compañero de grupo: ¿Còmo es que se forman estas figuras? El preguntado, màs ignorante que el preguntador, le respondiò sin vacilar: ¿Quièn va a ser? ¡Dios por supuesto!

En otra ocasiòn, conversando con un campesino, comentàbamos sobre un temblor habido dìas antes, y me dijo: Ultimamente nuestro señor Jesucristo ha estado provocando muchos temblores. Le expliquè al campesino còmo era que se producìan los templores y su respuesta fue: No puede ser asì. El cura me dijo que era Dios el que movìa la tierra produciendo los temblores. Y Añadiò: ¡Què fuerza que tiene nuestro señor Jesucristo!

Pero, esta es gente ignorante, iletrada. Lo inaceptable es que en un libro que se llama “santo”, “sagrado” y hasta “la palabra de Dios” figuren cosas como las arriba mencionadas.
Si bien Dios estableciò las leyes que rigen el Universo, Èl no està provocando tormentas, ni cataclismos ni fenómenos audiovisuales que estàn bien explicados por la ciencia.

Por eso, es difícil creer que en la Biblia, en Ecl. 43: 13, hablando del arco iris dice: “Con su cìrculo de gloria abarca el cielo, LO TENDIERON LAS MANOS DEL ALTÌSIMO.”

¿Què dice sobre los rayos? Segùn Ecl. 43: 14: “EL PODER DE DIOS DIRIGE EL RAYO, y hace volar sus saetas justicieras.”
Segùn esto, Dios es un depredador cuando el rayo alcanza un àrbol y lo quema; o alcanza a un animal, o a un humano y los mata. ¡Por Dios!

Al referirse a las nubes, dice en Ecl. 43: 15 y 16: “Para este fin, (Dios), abre el almacèn de sus tesoros y hace volar como aves las nubes. Con su poder las condensa y desmenuza las piedrezuelas del granizo.”
Estos dos versìculos, ni remotamente se podrìan catalogar como “sabidurìa”, pero sì cuenta con todos los votos para catalogarlos de ignorancia.

¿Y sobre el viento? Dice en Ecl. 43: 17 y 43: 22: “Ante su vista, (la vista de Dios), se conmueven los montes, y por su voluntad sopla el viento del sur.”
“Hace soplar el viento frìo del norte, y EL HIELO SE CONGELA sobre las aguas….” Segùn esta ùltima barbaridad, no es que se congela la superficie de las aguas pasando de estado lìquido a estado sòlido, o sea, hielo. ¡No señor! Lo que dice es que el Hielo se congelò. ¡Por Dios!

Dios, según el autor del Eclesiastès, permanece muy ocupado produciendo fenómenos atmosfèricos. Segùn Ecl.43: 18: “La voz de su trueno somete a dolores de parto a la tierra…..” (¿?)
Ecl. 43: 19: Como pàjaros en bandadas derrama la nieve, que se abate como langostas.”

A pesar que no tiene nada que ver con los fenómenos atmosfèricos, citaresmos algo que se dice sobre el Sol en Ecl.43: 5: “Grande es el Señor, que le hizo, pues CON SU PALABRA REGULA SU CURSO.”
Y sobre la luna y las estrellas, dice en Ecl. 43: 11: “Por la palabra del Santo, (de Dios), guardan su ordenanza y no se cansan de hacer la centinela.”

¡Por supuesto! Las personas que tienen a la Biblia como un libro divino, asì como creen firmemente que el hombre fue hecho del polvo de la tierra, tambièn creen todas estas barbaridades que hemos analizado sobre los fenómenos atmosfèricos. El que escribio sobre estas “ocupaciones divinas”, dice en Ecl. 51, 18, 22 y 23: “Siendo yo joven, antes de andar vagando, busquè sinceramente la sabidurìa en mi oraciòn. Y hallè para mì mucha instrucción e hice en ella progresos. Glorifiquè al que me dio sabidurìa.”
Creemos que debiò buscar un poco màs antes de escribir estas sandeces, o quedarse vagando.

EL ODIO A OTROS PUEBLOS:

Dice en Ecl. 50: 27 y 28: “Dos pueblos que son odiosos y un tercero que ni siquiera es pueblo: Los que moran en la montaña de Seir, los filisteos y el pueblo necio que habita en Siquem.”
Los que moraban en las montañas de Seir son los de la actual Jordania. Los que habitaban en Siquem desde los tiempos de la disidencia de Israel hasta la diàspora, fueron los samaritanos.
La observación la hacemos porque es indigna esta expresión de odio por parte de un “santo varòn” que dice que encontrò la sabidurìa. Pero màs indigno es aùn que esto figure en un libro llamado “santo”, “sagrado” y “la palabra de Dios”.

Despuès de haber escrito esta expresión de odio, muy hipócritamente, refirièndose a la doctrina “sabia y santa” consignada en el Eclesiastès, dice en Ecl. 50: 30: “Dichoso el hombre que a estas cosas se aplica, pues quien las pone en su corazón se harà sabio.”
¿Tambièn el odio a otros pueblos hay que ponerlo en el corazón para hacernos sabios?
¡Por Dios!

La ùnica razòn para que un sacerdote levita aarònida escriba sobre su odio a los samaritanos es por diferencias religiosas. Ellos, (los samaritanos), tenìan su propio templo y sòlo respetaban el Pentateuco. Por eso pasaron a ser para los de Judea sòlo herejes. Tanto los judìos como los samaritanos tenìan el mismo origen pero su diferencia era sòlo religiosa. Eran los protestantes de aquella època.
Concluyendo: El odio por racismo o por diferencias religiosas, o por cualesquiera otras manifestaciones, no es para nada un signo de “sabidurìa”.

Pròximo escrito en este mismo tema: ISAÌAS

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1601
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Re: COMENTARIOS SOBRE EL ANTIGUO TESTAMENTO

Mensaje por Roberso » Sab May 03, 2014 4:21 pm

ISAÌAS

Isaìas està considerado como el profeta por excelencia y su libro es reconocido como “una visiòn clara de la gracia divina”. Entre sus profecias, se cree que figuran algunas en que anuncia la venida del mesìas. Este no llegò nunca para los judìos, aunque en ocasiones parece indicar que según Isaìas, el mesìas pudo ser Salomòn, Ciro de Persia y Judas Macabeo, a quienes daba esa posibilifdad. Para los judeocristianos, Jesùs es el mesìas. Como para los judìos el mesìas no ha llegado aùn, sin solidarizarnos con la posibilidad que presentan a Jesùs como el mesìas, y sòlo para efectos del desarrollo de nuestras observaciones y comentarios sobre este libro, lo vamos a hacer, repito, sin solidarizarnos, bajo la creencia judeocristiana de que Jesùs fue el mesìas.

ISAÌAS Y ELMESÌAS:

Isa. 7: 14, se toma como una profecìa sobre el nacimiento de Jesùs al decir: “Por lo tanto, el Señor mismo os darà señal: He aquì que la virgen concebirà, y darà a luz un hijo, y llamarà su nombre Emanuel.”
Los comentaristas bìblicos dicen que esta es una profecìa sobre Jesùs y remiten al lector a Mateo 1: 23, donde dice que cuando el àngel le anuncia en sueños a Josè que tendrà un hijo a pesar que no habìa tenido relaciones con su esposa, (¿?):
“Todo esto aconteciò para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta cuando dijo: He aquì, una virgen concebirà y darà a luz un hijo, y llamaràs su nombre Emanuel.”
Esto, dice Mateo que lo profetizò Isaìas; pero en Mateo 1: 21, el àngel le habìa dicho a Josè:
“Y darà a luz un hijo, y llamaràs su nombre JESÙS, porque èl salvarà a su pueblo de sus pecados.” El nombre de Jesùs no concuerda con el de Emanuel dado por el “Señor” a Isaìas.
Jesùs y Emanuel son dos nombres diferentes. Emanuel significa: Dios con nosotros. Jesùs es la forma griega del nombre JEHOSHUA que significa Salvador.

Lucas difiere de Mateo cuando dice que el àngel no se le presentò en sueños a Josè sino que se le presentò a Marìa, no en sueños sino en vigilia. Sòlo en una cosa coinciden Mateo y Lucas: En el nombre. Dice en Lucas 1: 31:
“Y ahora, concebiràs en tu vientre, y daràs a luz un hijo, y llamaràs su nombre JESÙS.”
¿Concebiràs en tu vientre? ¿En dònde màs? En esa època no existìa la concepción in vitro.

En su profecìa, Isaìas insiste que el niño anunciado por Jehovà se llamarà Emanuel. Asì lo leemos en Isa. 8: 8: “Y extendiendo sus alas, llenarà la anchura de tu tierra, oh Emanuel.”
Aquì queda bien claro que Jesùs y Emanuel no corresponden a la misma profecìa. ¿Quièn tiene màs autoridad? ¿Jehovà que dice que se le llame Emanuel o un àngel que dice que le llamen Jesùs?

Sobre Emanuel, dice en Isa. 7: 14 al 16, que Jehovà le anuncia a Acaz, rey de Israel: “Por lo tanto, el Señor mismo os darà señal: He aquì que una virgen concebirà y darà a luz un hijo, y llamaràs su nombre EMANUEL. Comerà mantequilla y miel, hasta que sepa desechar lo malo y escoger lo bueno. Porque antes que el niño sepa desechar lo malo y escoger lo bueno, la tierra de los dos reyes que tù temes serà abandonada.”
Al hacer esta profecìa a Acaz, rey de Judà, y decir Jehovà: La tierra de los dos reyes que tù temes, no hay duda que se està refiriendo al reino de Israel que en esa època se habìa aliado con el reino de Siria.
Los dos reyes, Rezin de Siria y Peka de Israel llegaron hasta Jerusalèn y sitiaron la ciudad y a su rey Acaz, pero no pudieron tomarla.
Acaz temìa tanto a estos dos reyes que pidió ayuda al rey de Asiria: Tiglat-pileser para que peleara contra los reinos de Siria e Israel. Dice en 2Reyes 16: 7 y 8:
“Entonces Acaz enviò embajadores a Tiglat-pileser rey de Asiria, diciendo: Yo soy tu siervo y tu hijo; sube y defièndeme de mano del rey de Siria y de mano del rey de israel, que se han levantado contra mì. Y tomando Acaz la plata y el oro que se hallò en la casa de Jehovà, y en los tesoros de la casa real, enviò al rey de Asiria un presente.”

Esos eran los dos reyes a quienes temìa Acaz, y tanto el reino de Siria como el de Israel fueron ocupados por los Asirios quienes los llevaron en cautiverio en el año 722 AC.
Si cuando esto sucediò según la profecìa del mesìas, èste, el Emanuel anunciado, todavía no tenìa uso de razòn para desechar lo malo y escoger lo bueno en la època del cautiverio de Israel. La profesìa de Isaìas, nada tiene que ver con Jesùs.

Hay otra equivocación en Isa. 7: 8, cuando Jehovà, le dice a Isaìas: “Porque la cabeza de Siria es Damasco, y la cabeza de Damasco, Rezin; Y DENTRO DE SESENTA Y CINCO AÑOS Efraìn serà quebrantada hasta dejar de ser pueblo.
Esto se lo dijo Jehovà a Isaìas en tiempos del rey Acaz. Tomemos el primer año del reinado de Acaz como posibilidad de la profecìa sobre Efraìn, (Judà), o sea, el año 722 AC. Entonces
Fueron tan solo once años y no los 65 que anunciò Jehovà.

Pròximo escrito en este mismo tema: ISAÌAS II

Responder