ARREPENTIRSE DE LOS ERRORES YA ES SUFICIENTE CASTIGO

Religiones, espiritualidad, la vida después de la muerte, reencarnación, creencias, agnosticismo, filosofía, etc.
Responder
Francisco de Sales
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 853
Registrado: Dom May 06, 2012 11:37 am

ARREPENTIRSE DE LOS ERRORES YA ES SUFICIENTE CASTIGO

Mensaje por Francisco de Sales » Sab May 08, 2021 2:01 am

ARREPENTIRSE DE LOS ERRORES YA ES SUFICIENTE CASTIGO


En mi opinión, todo ese lastre que es la cadena de reproches que siguen al descubrimiento de un error cometido, más la habitual retahíla de críticas consiguientes, más el derivado arrepentimiento, más el habitual auto-castigo en cualquiera de los posibles denigrantes modos que apliquemos habitualmente, pueden y deben ser eliminados y sustituidos por algo tan elemental e imprescindible como es… darse cuenta REALMENTE.

Así de eficaz y sencillo: darse cuenta.

En la comprensión de lo que uno haya hecho que esté en desacuerdo con su voluntad de ser, ya va implícita la expiación.

En esa rabia-dolor-pena-enfado que sigue al darse cuenta ya está todo implícito: el descubrimiento, la comprensión, la frustración, el arrepentimiento, el propósito de no querer que se vuelva a repetir, la lección aprendida, la firme voluntad de cambio… ya está todo visto, ya hay una decisión que se intentará mantener.

No es necesario insistir en la parte auto-flagelante, no es necesario llegar a odiarse-menospreciarse-despreciarse, ni llega a la desazón triste, ni insultarse-agredirse-odiarse en ningún modo o intensidad.

Repetirse “soy tonto” no beneficia sino que se convierte en perjudicial porque es una afirmación-confirmación que le estamos enviando a nuestro inconsciente, que se lo creerá sin poner objeciones afectando con ello directamente a nuestra Autoestima y reforzando ese autoconcepto de que somos torpes-inútiles-tontos-tontos-tontos. Repetirse “soy un inútil”, “no valgo”, “no voy a aprender nunca”, “todo lo hago mal” consigue el mismo efecto contraproducente.

Uno se equivoca en una decisión y, siempre que no se haya hecho con la intención consciente de perjudicar o ser perjudicado, por el hecho de darse cuenta y arrepentirse, queda disculpado el efecto, porque no hay consciencia ni voluntad de perjudicar o ser perjudicado.

No es necesaria la auto-flagelación, no es necesario dejar de hablarse y mirarse con una cara enojada, no es necesaria la confrontación personal, no es necesario el auto-desprecio, la auto-difamación… sí se necesita la comprensión sin juicio, El Amor Propio, la buena voluntad, la presencia de la Autoestima, la sonrisa de disculpa y la reconciliación incondicional. Sí se necesita recoger entre los abrazos al Ser que aún está un poco aturdido por el malestar de lo que hizo y descubrió que no estaba bien.

Es en esos momentos desolados cuando más se necesita uno a sí mismo, íntegro y sin prejuicios, incondicionalmente y sin reproches, y será bueno tener escrito y ensayado un protocolo para el consuelo en estos casos por los que todos hemos pasado… y seguiremos pasando.

¿Cómo te vas a tratar la próxima vez que te equivoques, que hagas algo mal, que no salgan las cosas a tu gusto, que se te rompa un sueño?

Te dejo con tus reflexiones…

Francisco de Sales

Si le ha gustado este artículo ayúdeme a difundirlo compartiéndolo. Gracias.
Francisco de Sales, es el creador de la web www.buscandome.es, para personas interesadas en la psicología, la espiritualidad, la vida mejorable, el Autoconocimiento y el Crecimiento Personal

Responder