LA FELICIDAD NO SE COMPRA

Ensayos, opiniones y debate general sobre todo tipo de temas que merezclan reflexiones...

Moderador: alegsa

Responder
Francisco de Sales
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 855
Registrado: Dom May 06, 2012 11:37 am

LA FELICIDAD NO SE COMPRA

Mensaje por Francisco de Sales » Sab Sep 05, 2020 3:07 am

LA FELICIDAD NO SE COMPRA


En mi opinión, quien se empeña en creer que la felicidad o el bienestar están en la posesión de las cosas, y se sacrifica y se esfuerza solamente por poseerlas, se equivoca y con ello pierde una gran cantidad de tiempo, de la irrecuperable e irrepetible vida, que podría dedicar a otros menesteres mejores y más provechosos.

La riqueza verdadera es el disfrute de las cosas y no su posesión. Esta es una realidad incuestionable.

Algunos tienen posesiones encerradas en una caja fuerte y no las disfrutan. O tienen ropa metida en un cajón o colgada en su armario, pero no la usan. O se compran cosas sólo por poder presumir ante los otros de que las tienen. Un poco absurdo, pero es así.

¿De qué me sirve tener más de ochocientos libros o más de 5.000 CD’s si no los leo y no los escucho? Esto me lo pregunté hace unos días. Tengo casi cien libros que no los he leído todavía y he calculado que si escucho cada día uno de los CD’s que tengo necesitaré catorce años para escucharlos todos. Hoy estoy convencido de que nunca voy a escuchar algunos de los CD’s que compré y también es posible que no llegue a leer esos libros pendientes.

Me he dado cuenta de esto tarde. Pero me he dado cuenta… y eso es importante.

No es necesario poseer nada más allá de lo que realmente se necesita o se utiliza. El resto son caprichos del ego. Si no se disfruta algo… ¿para qué se quiere?

El sol no es de nadie pero todos lo pueden disfrutar; el cielo o el mar no son posesión exclusiva de alguien pero todos los pueden disfrutar; la risa es gratis y todos la podemos usar, pero si la tienes y no la usas… ¿de qué te sirve?

Lo dice muy bien José Mujica: “No compras con monedas sino con tiempo de vida”. El tiempo que se dedica a trabajar para pagar ciertas compras innecesarias se podría dedicar a VIVIR.

Atesoramos cosas y más adelante las mismas cosas son un estorbo. Sería bueno que aprendiésemos a usar más y mejor las cosas de las que disponemos en este momento.

Conviene vigilar qué hay detrás de cada compra que no sea del todo imprescindible. En demasiadas ocasiones lo que pretendemos es sobornarnos con la adquisición de cosas materiales y cubrimos las carencias reales con este incentivo.

Nuestro ego se siente reconfortado cuando ve que posee cosas. Eso le hace sentirse importante.

A menudo compramos con la idea de que el objeto comprado nos va a aportar una felicidad que no somos capaces de darnos nosotros mismos y pedimos a lo ajeno y externo que nos aporte lo que ya poseemos en el interior. Está bien que le pidamos a las cosas que nos den placer, disfrute, distracción, pero no les pidamos felicidad. Nos cuesta entender la diferencia entre la felicidad real y el resto de sus sinónimos que confundimos equivocadamente.

Nos auto-engañamos creyendo que bienestar o fortuna o goce o triunfo o risas o placer son lo mismo que felicidad… y no es así. Y es bueno disfrutar de todo eso, pero sin olvidar que lo que nos proporcionan son estados que se parecen a la felicidad pero que son efímeros mientras que la felicidad es permanente. Si uno es feliz lo es hasta en los peores momentos, incluso aunque el rostro no lo muestre.

Las cosas que tenemos sólo nos aportarán todo lo que nos pueden aportar cuando las usamos. Hasta entonces, son solamente trofeos en una estantería que no hemos ganado nosotros sino nuestra economía.

Nos tenemos a nosotros mismos y no siempre lo apreciamos. Somos dueños de nosotros y no lo valoramos bien. También somos –en grandísima medida- dueños de nuestro presente. Tenemos a nuestro alcance muchísimas cosas de las que no se pueden comprar pero que nos pueden contactar con nuestra felicidad interna. Sólo es necesario estar receptivo, darse cuenta y disfrutarlas.

Y tomar conciencia de esto puede permitirnos cambiar toda nuestra vida.

La pregunta final que resume lo anterior es interesante: ¿Disfruto de todo lo que está a mi alcance? Y me refiero a TODO.

Te dejo con tus reflexiones…

Francisco de Sales


Si desea recibir a diario las últimas publicaciones, suscríbase aquí:
http://buscandome.es/index.php?page=59

Si le ha gustado este artículo ayúdeme a difundirlo compartiéndolo.

(Más artículos en http://buscandome.es/index.php?action=forum)
Francisco de Sales, es el creador de la web www.buscandome.es, para personas interesadas en la psicología, la espiritualidad, la vida mejorable, el Autoconocimiento y el Crecimiento Personal

Responder