Realidades desiguales

Publicá aquí tus cuentos cortos de terror, suspenso, amor, ciencia ficción, realismo mágico... Los mejores serán elegidos para entrar en la sección de Literatura

Moderador: alegsa

Responder
Perla Azul
Mensajes: 1
Registrado: Dom Jun 15, 2008 3:42 pm
Ubicación: The Netherland's

Realidades desiguales

Mensaje por Perla Azul » Dom Jun 15, 2008 6:38 pm

LA DISCAPACIDAD Y EL HUMOR

Navegando sin ton ni son por la web, y buscando otro tipo de asuntos, hace unos días me topé con un cuento que tiene como protagonista a una persona con discapacidad. En nuestro el ámbito social de nuestro país, desgraciadamente y por el problema de la hipocresía que nos caracteriza, el asunto de la Discapacidad está rodeado de un halo de solemnidad que hace difícil conectar el humor a cualquier cosa relacionada con personas con algún tipo de déficit. Quien se atreva a hacerlo, sin duda será calificado con usuario de humor negro. Sin embargo, quienes tenemos discapacidad generalmente tomamos al humor como una circunstancia que nos llena de alegría y tiene muy poca importancia si nos toma como objeto, siempre y cuando la intención sea de buen tipo, y no como un instrumento de descalificación de la persona. Frecuentemente, somos nosotros mismos quienes empleamos el humor acerca de nuestra condición, por el mero hecho de restarle dramatismo.En este link,http://revistaliterariaazularte.blogspot.com/ encontré un cuento que, además de la importancia literaria que puede ostentar, me pareció de interés publicar en este Blog porque está orientado en el mismo sentido de la sinceridad de hablar de la realidad sin el cepo de hacer silencio acerca de aspectos que, por un tonto prejuicio, algunos creen que omitiéndolo están contribuyendo a hacer la realidad de las personas con discpacidad algo menos oneroso:
http://realidadesdesiguales.blogspot.com


--------------------------------------------------------------------------------------


La historia del "rengo" Santana y del finado Benítez
Por Arturo Figari
[email protected]

Santana era un emigrante de las Islas Canarias, era inválido y se trasladaba en una silla de ruedas que funcionaba con una manivela que tenia del lado derecho. Benítez lo llamaba "el rengo", no se si por piedad o por ironía.


Santana y Benítez eran amigos, si se puede decir. Benítez tenía fama de suicida frustrado. Lo había intentado un par de veces y ese era el tema de las charlas que día a día trocaba por algún café.


Un día, al terminar su discurso, Santana le dijo que si verdaderamente quería suicidarse, el como amigo podía ayudarlo y acto seguido, le propuso a Benítez ir hasta el Palacio Salvo, subir hasta el mirador y de allí tirarse al vació.


Benítez acepto, y como una comparsa de lunáticos, salio toda la barra del Sorocabana detrás del "rengo" y su silla de ruedas para ser testigos presénciales de la ultima voluntad de Benítez.


Cuando llegamos al Palacio Salvo, sin perder tiempo y bastante exaltado Santana dijo: "¡Benítez!, no es momento para despedidas protocolares, haz lo que hace tiempo tenias que haber hecho. Esosi, espera la señal que con mi pañuelo te voy a hacer desde abajo, y luego te tiras. No vaya a ser que caigas sobre algún inocente".


Benítez se despidió con una mueca gardeliana para aparecer diez minutos mas tarde asomándose por la cornisa del mirador.


En cuanto lo vio, Santana agito sus dos brazos como un endemoniado con un pañuelo blanco en una de sus manos y en la otra un pan, mientras que a viva voz de cuello gritaba: "¡Salta hijo de p..., salta ya, joder!"


Pero no salto, por el contrario, bajo enojado y la emprendió contra "el rengo" reprochándole el sentido tan torcido de la amistad que tenia. Tan enojado estaba Benítez que le dio por empujar con todas sus fuerzas a Santana en su silla de ruedas por la bajada, y allá fue el canario tratando infructuosamente de atrapar la manivela para frenar el bólido, que fue a dar a la esquina contra unas cajas de cartón, mientras que toda la barra entre gritos de auxilio y risas de maniáticos trataban de socorrerlo.


Pocos meses después, falleció Benítez, no por suicidio sino por un accidente de transito. Desde entonces, fue tema de tertulia en el Sorocabana la contada una y mil veces historia del "rengo" Santana y del finado Benítez.


La crisis económica y los acontecimientos políticos a finales de los '60 y principios de los '70, la represión del régimen pachequista, las constantes "razzias" y "batidas" de la policía y la emigración de la juventud hacia otros países, barrieron los últimos vestigios de las pintorescas "barras" de aquel querido Montevideo.

Rótterdam 24 de julio 2007

Publié par [email protected] à l'adresse 18:40



Gracias Arturo Figari por tu autorización para la publicación de tu cuento.

Responder