El espejo

Publicá aquí tus cuentos cortos de terror, suspenso, amor, ciencia ficción, realismo mágico... Los mejores serán elegidos para entrar en la sección de Literatura

Moderador: alegsa

Responder
Daniel Balinotti
Mensajes: 2
Registrado: Jue May 08, 2008 12:09 pm

El espejo

Mensaje por Daniel Balinotti » Jue May 08, 2008 12:13 pm

El espejo solo refleja lo que nosotros queremos, y nada más.
Daniel



Que elemento tan simple y tan concreto es un espejo. En él nos miramos, nos observamos, nos hablamos, nos reflejamos... cuantas cosas más ¿no?.
Miren para mí el espejo había sido un dispositivo mas de la casa sin mayor importancia, hasta que un día lo oí hablarme.
Un 9 de julio (día de la independencia) otra mujer se había ido para nunca mas volver. Con ella se fueron proyectos, vivencias, futuro y pasado. Ese día lo recuerdo a medias, tenía tanto dolor en el corazón, en el cuerpo que algunas cosas ni me acuerdo... pero ya paso. Pase dos jornadas terribles, y termine en el hospital; taquicardia, dijo el doctor. Me indico que tomara un par de píldoras de un tranquilizante. Dormí dos días. Cuando logre despertarme me pare frente al espejo del baño, pero bien enfrente, y ahí vi a un tipo parecido a mí que me decía: - ¡Che loco!, Esto no te puede estar pasando a vos. Vamos adelante boludo la vida no se termino. Ese día tire las pastillas a la basura, y aquí estoy tratando de vivir.
Para ella la vida no había sido fácil desde que amanecen los días. Muchas penas, muchas soledades, demasiados varones hermanos, poco tiempo de madre. No fue fácil, para nada. Se miraba al espejo y se veía flaca, sin pechos (no muy grandes). Se miraba y solo se conformaba con esos ojos espectaculares que Dios le había dado,..... y bueno y también una rostro hermoso, pero... para ella no era suficiente.
Se miraba, y soñaba ser bailarina. Pero no era posible.
Se miraba de nuevo, y se veía como a una gran gimnasta olímpica. Pero tampoco era posible. Entonces se dedico a trabajar, también estudio algo. Un día se miro, y pensó que tenia que ser esposa, amante, madre, cocinera, trabajadora, planchadora, fregona, etc., etc., etc. Entonces agarro a ese novio de siempre, el amor rutinario y que siempre estaba, y se vio en el espejo como a una señora.
Es bueno aclarar que el elegido pertenece a esa clase de personas que no suelen verse muy seguido en un espejo, ni ellos se pueden ver bien. Y el tiempo paso. Y volvió a mirarse en el espejo, y estaba sola. Bueno tan sola no, tenia a una mujercita a su lado tan sola como ella. Y así comenzó otra cuestión.
De vez en cuando se asomaba al espejo, de a poco, pos sí acaso, no quería ver lo que se reflejaba en ese tan sincero elemento de mostrar. Algunas tardes grises se paraba enfrente a esa ventana con reflejo, y soñaba con abrazos, con amistades, con un compañero, con pasión, y aunque era poco se sentía viva. Pero cuando abandonaba a ese adminículo volvía a la realidad, y se ocultaba, se encerraba, se rodeaba de personas grises y solas como las tardes de invierno.
Siempre que aparecía un candidato interesado en esta linda mujer, ésta llegaba a su casa, iba hasta el espejo, se miraba, y se preguntaba -¿Qué me vieron?. Veían lo de adentro y lo de afuera también. Pero volvía a la consejera idéntica de ella, y volvía reflotar algo que había escuchado desde niña: “No es posible, no se puede”

Un sábado de noche vio pasar a esa mujercita que muchas veces se había reflejado a su lado hecha toda una mujer, y... ya no la volvió a ver junto a ella en el espejo.
Por un periodo largo evito verse reflejada en ese “maldito instrumento de la realidad”, no quería verse reflejada en nada. Evitaba vidrieras, espejos retrovisores, charcos de agua, ventanas... y por supuesto pasar cerca de su propio espejo.
Tomo coraje, se presento frente a la ventana que refleja, y no vio nada, ¿estaré muerta? Pensó. Froto sus hermosos ojos, y poco a poco fue apareciendo. Por Dios que imagen, se veía a una mujer cansada, vieja, sin belleza alguna que con un hilo de voz le decía: “Ya no es posible, ya no se puede... Flaca ya es tarde”.


FIN

Responder