Morir sin soledad

Publicá aquí tus cuentos cortos de terror, suspenso, amor, ciencia ficción, realismo mágico... Los mejores serán elegidos para entrar en la sección de Literatura

Moderador: alegsa

Responder
Tynus Summer
Mensajes: 3
Registrado: Vie Abr 18, 2008 11:44 am
Ubicación: Argentina

Morir sin soledad

Mensaje por Tynus Summer » Lun Abr 21, 2008 7:15 am

La imagen de un día feliz, la historia de un recuerdo enmarcado en una simple hoja de fotografía sostenida por los dedos de ambas manos, una polaroid que lo llevaba a un tiempo casi lejano, cuando la soledad no era mas que una simple palabra, y que ahora es un hecho irrevocable.

Los pajaros revoloteaban por los pinos iluminados por un radiante y caluroso Sol que invitaba a refrescarse en las tenues aguas frias de una inmensa piscina plagada de niños, jóvenes y adultos.

El cielo, tan celeste como los ojos de su amada hija, era perfecto, sin rastros de nubes que entorpezcan los rayos solares, una magnifica inmensidad adorada por todos los seres y envidiada por otros planetas.

Entre el tumulto se hallaba él, admirando al amor de su vida, contemplando tanto su presente como su lo recordaria en el futuro, salvo las lágrimas. Que son solo obras de un futuro inesperado.

Se encontraba en paz, disfrutando de su dia libre, cuidando de su pequeña hija en su primer dia de campo luego de años de una caótica ciudad, sentado sobre su reposera en posición estratégica, en medio de ambos amores, como para atento a toda modificación de la realidad, lastima esos minutos, como puede cambiar la vida en tan pocos minutos…

Su niña se hallaba feliz dando divertidas idas y vueltas en la hamaca cerca del quincho publico en donde los asados eran los actores principales, su mujer, entre las caricias del agua que refrescaban hasta el alma de su marido, protegiéndola desde muy cerca, auque no halla servido para mucho.

Ella lo amaba trambién, lastima que era una mujer de muy poca palabra, actuaba bien entre la multitud, entre familiares y amigos, pero cuando la obscuridad reinaba su presente tambien se ennegrecia por sus actos, traicion pura, en todo sentido. A ella si que le merecia el futuro que le deparaba su destino.

Tranquilidad era el rey de la tarde, hasta que su pobre niña resfaló de la hamaca y cayo con sus pequeñas rodillas al suelo, lastimada, un poco ensangrentada y entre llantos acuio a su padre, y este acudío a la ayuda de su botiquín.

No se encontraba, hasta el cielo se preocupó y lleno de nubes su inmensidad, y la inmensidad de todos. No titubeó en tomar su auto e ir al pueblo en busca de gasast agua oxigenada, como no era nada grave dejó a su niñe en manos de su esposa, que no saludo y nunca mas volvería a saludarla. Al igual que a su peqiueña.

Ruidos lejanos se acer5caban mientras encendia el motor, las nubes procuraban tener tranquiladad pero era invadida por los enojos de la madre naturaleza que a los pocos metros los invadió con un torbellino que dio a conocer el cielo y la gravedad a todas los objetos, hojas y jugetes dispersados por doquier.

Penso que lo mejor seia volver rápido, no tardo mucho, solo quince minutos, tan solo quince minutos que sobraron para la lluvia, las piedras heladas, los truenos y el viento mas fuerte jamas visto por el destruyeran todo a su paso, hicieron navegar por los aires a todo lo que se cruzaba, destruía hasta lo indestructible, y mataba a lo inmortal

Llego casi a destino, casi.. porque no era necesario acercarse mas para darse cuenta del desastre, con su tristeza invadienfdo su alma, su dentadura mordiendo al enojo y corazón pidieno clkemencia, obsrvaba que parte de su vida decidio refugiarce en los debiles quinchos que nunca resistieron a la fuerza de la naturaleza.

Como su corazon, que nunca resistio vivir sin su mitad y decidio morir frente a los recuerdos inmortales de imagen plasmada en una simple foto polaroid.
Solo espero que les guste y lo disfruten.

Responder