TALLER DE LITERATURA

Título: La muerte dos veces (Página 1)

Secciones
Principal
Cuentos Cortos
Poesías
Ensayos
Autores
Colaborar
Foro Literatura
Contáctenos

¿Le gustó este texto?
1- Excelente
2- Muy bueno
3- Bueno
4- Regular
5- Malo

Foro de literatura
Si quiere leer más poesías, ensayos y cuentos cortos, ingrese al Foro Literario

Tipo: Cuento - Género: Historia - Fue Leído: 63075 veces - Puntaje: 4.25675 puntos4.25675 puntos4.25675 puntos4.25675 puntos4.25675 puntos

Autor: Leandro Moreno - Pais: Argentina - Ciudad: La Plata
  Anuncios


Para ellos dos, tarde o temprano, encontrar la muerte en ese lugar sería un hecho ineludible. La mañana del día número once de combate los despertó con el estruendo de una bala de mortero que estalló a escasos metros. A eso le siguió una ráfaga de metralla de grueso calibre, y el sonido del motor de los panzer, que se alineaban para empezar la contraofensiva. Las cosas habían permanecido en calma por dos horas durante la noche.

Dirk y Carl estaban incómodos en la estrecha trinchera de la primer línea de combate. El calor era sofocante tanto de día como de noche y el olor rancio de sus pieles se confundía con el vaho a pólvora, muerte y putrefacción, que provenía del terreno abierto. En otra ocasión, una vez cesado el fuego, ellos y los otros hubieran salido a recoger los cuerpos dispersos, pero en ese momento eran consientes de que si se salían del pozo no volverían con vida.
Ambos, con diecinueve años a cuesta, habían pelado en diferentes frentes, cada uno con un clima, un terreno y una modalidad de hostigamiento diferente. Frente a sus ojos vieron pasar los cadáveres de muchos de sus amigos como cuerpos mutilados de la manera más absurda e inimaginable. Muchas veces habían tenido miedo y habían sentido el gélido aliento de la muerte soplándole sobre sus nucas, pero estos diez días de combate consecutivo estaban siendo los peores. Con seguridad, pensaban, no saldrían vivos de ésta.

Dirk asomó la cabeza un tanto y vio a unos doscientos metros a tres hombres de uniforme verde y cascos de visera curva. Sin duda se habían adelantado a su batallón, o estaban perdidos. No lo sabía con certeza. Uno de ellos se había enganchado en el primer cerco de alambre de protección y luchaba desesperado por salir. Los otros dos procuraban ayudarlo, pero la balacera hostil les impedía hacer demasiado. Dirk apoyó el fusil sobre su hombro, apuntó con descuido y disparó. Increíblemente la bala le dio a uno de lleno en el cuello, de eso estuvo seguro porque pudo ver un chorro de sangre brotando de la herida. No pasó un minuto cuando los otros fueron literalmente despedazados por las esquirlas de un mortero, que explotó a menos de un metro del alambrado.

Pronto comenzaron a oírse los cañonazos de la artillería inglesa y, entonces, prácticamente no hubo rincón del territorio alemán que no fuera tocado por las bombas. Desde la fosa Dirk y Carl oía los gemidos agónicos de sus compañeros, que empezaron a confundirse con los propios gritos de terror y con los estrepitosos estallidos cercanos. El suelo temblaba y la arena del desierto, que de tanto ajetreo había formado una densa nube en el aire, comenzaba a caer sobre sus cuerpos.

Ante la desesperación un oficial superior tocó su silbato y la mayoría de los soldados de la compañía comenzaron a avanzar. Dirk y Carl comprendieron la ineptitud y lo peligroso de la orden, por eso simplemente se miraron cómplices a los ojos y se resguardaron aún más dentro de la trinchera.

Vieron pasar a muchos de los suyos en carrera desesperada, con gritos de espanto y con lágrimas en la cara. Era tal la confusión reinante que algunos corrieron por la franja de terreno en la que ellos mismos habían instalado minas días atrás. Otros eran descuartizados por las balas mientras intentaban socorrer a algún herido, y otros, como si nada, abandonaban sus armas en el medio del desierto y se quedaban parados para recibir cuanto antes la descarga de la artillería enemiga.

Se intensificó el fuego encarnizado de los cañones ingleses. El refugio de Dirk y Carl no iba a aguantar mucho más. Las bombas estallaban a no más de veinte metros. Era seguro: una explosión iba a ser dar la estocada final a sus vidas y ellos no podían hacer nada para evitarlo. Se oyó un estruendo cercano, el más cercano de todos, y antes de que se pudieran recuperar de la conmoción causada por el impacto, el torso de un cuerpo cayó como plomo sobre ellos. No había nada que hacer. Todo era espanto por donde se lo mire.

Creyeron estar en el preludio de sus muertes. Aparecieron ante ellos las figuras de sus padres, las de sus hermanos, la de ellos mismos en los tiempos de la infancia. Entonces se abrazaron y rompieron en llanto. Los silbidos de la tormenta de acero coronaban el agónico ritual. Morirían abrazados, llorando juntos, rezándole a Dios y jurándole que, de sobrevivir, ambos se convertirían en monjes y volverían a ese mismo lugar cuando cumplieran treinta años, para visitar las tumbas de sus compañeros y en muestra de agradecimiento al poder divino. En fin, era la evocación enfermiza e inconsciente a una fuerza superior de quienes ya se sabían indefectiblemente muertos.

Por último, detrás del tableteo de las metrallas y los estruendos de la artillería, pudieron percibir el rumor de los bombarderos enemigos que se acercaban. Temblando como una hoja Carl se abrazó aún más fuerte a Dirk y lanzó agudo y desgarrado gemido. Cerraron los ojos esperando lo humanamente inexorable.

A finales del verano del 42, tras doce días de intensa lucha, los alemanes sufrieron una aplastante derrota en manos del ejército inglés, en la batalla de "El alamein", a cien kilómetros de Alejandría. En tres meses el general Montgomery, comandante en jefe del VIII ejército, hizo retroceder a las tropas de Rommel mil quinientas millas, a través de los restos del imperio italiano hasta llegar a Túnez, causándole pérdidas que se elevaban a los 75.000 hombres, 1000 cañones y 500 tanques.



¿Quiere ser parte de un grupo divertido, que discute de poesía, cuentos y literatura en general?
Ingrese al Foro y sorpréndase


No hay página anterior--Página 1--Página 2 --

Comentarios
DALIANIS - URUMITA (América)
ESTA SUPER, ME ENKANTO APENAS COMENCÉ A LEERLO DIJE QUE ESTABA ESPECTACULAR

Pilar - Corrientes (Argentina)
A mi me gusto, se sale de lo comun. Es algo confuso pero la idea esta muy buena. Al final se entiende, pero capas podrias mejorar la narracion porque hay partes en las que medio te perdes... Un saludo

belen - zarate (Argentina)
la verdad esta muy bueno todo la verdad me gustoo!!! muy bueno

Fati - Paysandu (Uruguay)
Estubo buen n agan kaso lo ke digan bes.

cosita_rgueez☻ - mazatlan sinaloa (México)
no0 le entendi a la segunda parte pero si a donde dice la mañana del cuarto diaa... para:marita hola‼ donde dice eso trata de que tenian varios dias ahi pero el la mañana del cuarto dia que estubieron ahi...............pasa tu msn anotalo en comentariooss

roxana - mochis (México)
esta bueno0 este cuento0 no0 le agass caso0 a lo0 que te escriben cosas que ni al caxo0 ps... son unos completos envidio0so0ss co0moo0 a ello0oss nno0 see leess o0currio0 algo0 tan magnifiicoo estann hablando00 tontoss ...¢

talisha - aguadilla (Puerto Rico)
no le agas caso a estos nerdos el cuento me parecio super genial se lo lei a mis amigas y tambien le gustaron eres un gran escritor

juan - guadalajara (México)
osea son historias cortas no de 7 siglos heeeeeeeeeeeeeeeeeeeee

ANA MARIA - BOGOTA (América)
YO NECESITO ES UN CUENTO CORTO MUCHAS GRACIAS

marita - Lima (Perú)
bueno yo soy una niña de 8 años y no entiendo un poco la historia cuando empiesa a decir la mañana del cuarto día...

Agregar Comentario
Escribirle al autor


Foros sobre Literatura

Todos los derechos reservados © 1998 - 2018 - ALEGSA - Santa Fe, Argentina.
Políticas del sitio web - Contacto - Publicidad