LA REENCARNACIÒN

Religiones, espiritualidad, la vida después de la muerte, reencarnación, creencias, agnosticismo, filosofía, etc.
Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1523
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Mensaje por Roberso » Sab Nov 19, 2011 1:27 am

RÀFAGAS DE MEMORIA EXTRACEREBRAL

¿ Cuàntas veces no hemos dicho?: Tengo la impresiòn de que ya he estado aquì. ¡No sè! Pero parece que esta conversación ya la habìa tenido antes. ¿Dònde habìa olido ese aroma antes? Y cosas por el estilo. Hace memoria, pero nunca estuvo antes donde cree que estuvo antes. Nunca antes habìa tenido la conversación que cree que la habìa tenido antes.
Nunca antes habìa olido ese aroma que cree que habìa olido antes. ¡Bueno! Por lo menos en esta vida, no.

Estas sensaciones son las que podrìamos catalogar como ráfagas de memoria extracerebral. No las habìamos tenido en esta vida, y sin embrago creemos que las tuvimos.
El conocido yogui indio Ramacharaca, en su libro GNANI YOGA, definiò estas sensaciones como pruebas de reencarnación, diciendo lo siguiente:

“¿Quièn no ha experimentado la conciencia de haber sentido algo antes……de haber pensado en ello en algùn momento del confuso pasado? ¿Quièn no ha presenciado nuevas escenas que parecen viejas, muy viejas? ¿Quièn no ha conocido a personas cuya presencia despertò memorias de un pasado arrinconado en los neblinosos tiempos pretèritos? ¿Quièn no se ha sentido por momentos sobrecogido con la conciencia de una poderosa “vejez” del alma? ¿Quièn no ha oìdo una mùsica, a menudo composiciones absolutamente nuevas, que por alguna razòn despiertan recuerdos de acordes similares, escenas, lugares, rostros, voces, tierras, relaciones y acontecimientos, que suenan tenuamente en las cuerdas de la memoria mientras las brisas de la armonìa flotan en el espacio? ¿Quièn no ha observado una antigua pintura o estatua con la sensación de haberla visto antes? ¿Quièn no ha vivido acontecimientos que conllevaban la certeza de ser meramente la repetición de algùn oscuro acontecer de vidas vividas largo tiempo atràs?”

Estas cosas nos suceden a menudo, nos intrigan, pero nunca nos preocupamos por saber por què nos suceden, por què esos recuerdos, por què esas sensaciones.

Los turistas no reencarnacionistas, ¿nunca han estado en una ciudad a donde van por “primera vez”, y les dà la impresiòn que no es tal “primera vez”? ¿Que la ciudad le es conocida a pesar que no la conocìa? ¡A mì me ha sucedido! Son varias las ciudades en la que he estado “por primera vez”, y nunca habìa estado en ellas, por lo menos en esta vida. Esas sensaciones de conocer algo que no conocìa, ha acercado a mucha gente, (yo entre ellas), a interesarse por conocer sobre la reencarnación.
Algunos diràn. ¡Bueno! Con el Internet, es fácil tener esa sensación ya que se pudo haber visto esas ciudades en la computadora. Pero resulta que esas sensaciones yo las tuve cuando no existìan las computadoras, y menos el Internet.

He estado en museos famosos de grandes ciudades, y he tenido la misma sensación: Ya habìa visitado el museo antes. Igual me ha sucedido viajando en tren por la campiña de algunos paìses. Los espìritus que reencarnamos en este planeta imperfecto, por muy imperfectos que seamos, somos espìritus viejos, como los denomina el yogui Ramacharaca.
Por eso, no es de extrañasr que de repente conozcamos gente, que sin haberlas conocido antes, tengamos la sensación que sì.

Somos insensibles, o poco curiosos, indiferentes ante estas sensaciones cuando nos asombran de momento, sòlo en el momento que las tenemos, y allì quedaron, sòlo como una cosa rara. ¿Còmo vamos a creer que estuvimos donde nos da la impresiòn de que ya hemos estado, si nunca estuvimos allì?

Asì es como mandamos a la tumba de la indiferencia, o de la casualidad a esas ráfagas de memoria extracerebral.

¡Que en paz descanse!

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1523
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Mensaje por Roberso » Dom Nov 27, 2011 2:25 am

POSIBLES CAUSAS DE KARMA O EXPIACIONES

En una oportunidad, después de dar una charla en las que acostumbraba a que al final de la misma, los asistentes me hicieran preguntas para que quedara bien claro lo que se habìa tratado, hablaba sobtre la Ley de Causas y Efectos, y una asistente me preguntò: ¿la raza negra es una raza kàrmica?
Sin pensarlo dos veces, le respondì: ¡Para nada! Sòlo es una raza. Si un blanco considera a un negro inferior sòlo por el color que tiene, es por baja calidad espiritual, nada màs. Y como este es un planeta de seres imperfectos, y unos màs imperfectos que otros, no es de extrañar que muchos, demasiados seres de este planeta considere a los negros inferiores sòlo por eso: Por ser negros.

Pero, a pesar que la raza negra no es kàrmica, se puede convertir en kàrmica en algunas oportunidades. ¡Veamos!

Si un blanco, no sòlo contento de pensar que los negros son inferiores, y èl es superior a ellos por ser blanco, sino que lleva su pensamiento a los extremos y se convierte en ofensor de los negros; en perseguidor de los negros; en agresor de los negros; y hasta asesino de negros, sòlo por eso, por ser negros; con seguridad va a suceder que en su pròxima reencarnación venga como negro. ¿Sàbe lo que sentirà un espìritu que fue racista, y que aùn conserva esa imperfección en sì, saber que la ùnica forma de compensar las ofensas, persecuciones, agresiones y hasta muertes de negros es reencarnando como negro?
¿Y que cuando reencarne tendrà que sentir en carne propia todo lo que le hizo a los negros por su imperfección racista, y ademàs extremista, por otros racistas como èl lo fue?

En casos como ese, a pesar que la raza negra no es kàrmica, sì que puede convertirse en kàrmica.

En otra oportunidad me preguntaron lo mismo sobre los homosexuales. ¡Veamos!

La homosexualidad, no es orgànica natural, salvo en algunos casos de karma como veremos.
Una persona puede degenerar en homosexual por diferentes motivos. He conocido casos en que los padres, “buscando el varòn”, se les fue “la mano”, por no decir otra cosa en la bùsqueda, y al fin lo pudieron conseguir en el quinto intento. En la actualidad, con la situación econòmica mundial, para hacer esta gracia, la de tener cinco hijos sòlo por buscar un varòn, lo podrìan hacer gente rica y no gente de clase media que se considere responsable. ¡Pero bueno! Que cada quien administre sus òrganos sexuales como mejor le parezca.

Nace el niño y las cuatro hermanitas que nacieron antes, lo tratan como muñeco de ellas. El trato contìnuo con ellas podrìa ir, (digo sòlo podrìa), feminizando al niño a tal punto de que el niño empiece a comportarse c omo una mujercita hasta en sus gustos sexuales. Esas cosas aunque pueden suceder, no necesariamente pueden considerarse como una homosexualidad kàrmica.

¡Ahora! Si con esa criatura empiezan a ensañarse, ofenderla, perseguirla, y hasta agredirla por parte de ciertas personas, esa homosexualidad sì que podrìa volverse kàrmica y el reencarnante venir como homosexual, no por misiòn ni nada parecido sino por karma, por Ley de Causas y Efectos.

Pero esa persona que reencarne con ese karma, no es que va venir a un hogar donde haya màs mujeres que hombres y el niño se torne femenil en sus gustos, y hasta en los gustos sexuales. Ni que vaya a caer en la homosexualidad porque fue corrompido por los amigos, y a èl terminò gustàndole la cosa.
En casos kàrmicos una persona puede nacer con trastornos glandulares, trastornos orgànicos que vuelven su homosexualidad orgànica y no por asimilación ni corrupción.
¡Por supuesto! Cuando se dan estos casos kàrmicos, los que seràn padres del reencarnante homosexual, tendràn que estar encadenados de alguna manera con el karma del que serà su hijo homosexual.

En la homosexualidad no hay que confundir la corrupción con lo kàrmico. Si bien el homosexual no debe ser perseguido por esa ANORMALIDAD, tanpoco se tiene que fomentar la homosexualidad con leyes que fomenten la corrupción como permitiendo matrimonios homosexuales y otras hierbas.

¡Aclaro! No estoy en contra de los homosexuales, pero tampoco estoy a favor de que se fomente de alguna manera esta anormalidad.

Hay muchas preguntas que se hace la gente sobre posibles causas de karma o expiaciòn, que poco a poco vamos a ir escribiendo sobre ellas.

escorpio
Colaborador Estrella
Colaborador Estrella
Mensajes: 456
Registrado: Mié Feb 16, 2011 8:03 pm

Mensaje por escorpio » Dom Nov 27, 2011 8:06 pm

En alguna ocasión he leído que la homoxesualidad y transexualidad viene dada debido a que el espíritu reencarna en un cuerpo de sexo distinto al que tuvo en la vida anterior y todavía recuerda gustos y tendencias de lo que fue antes de reencarnar.

Saludos

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1523
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Mensaje por Roberso » Lun Nov 28, 2011 9:25 am

Hola escoprpio:

Tambièn es una de las probabilidades, aunque en estos casos se manifiesta màs un afeminamiento que una homosexualidad.

Saludos.

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1523
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Mensaje por Roberso » Dom Dic 04, 2011 5:57 am

OTRAS CAUSAS DE KARMA O EXPIACIONES

Cuàntas veces nos hemos preguntado al mirar a niños con discapacidad intelectual: ¡Por què Dios? ¿Por què ese “castigo” a tan buenos padres como son los que tienen un hijo con ese problema? ¿Y por què esa injusticia con un ser humano que viene a vivir?
¡Claro! Los reencarnacionistas, sòlo vemos el problema, y al verlo sabemos que se trata de una expiación del que vino con ese problema; la aplicación de la Ley de Causas y Efectos. Dios nada tiene que ver con esas aparentes injusticias, ya que estàn bien justificados los padecimientos por esa y cualquier otra que observemos. Sus leyes se aplican a todos; eso es justicia divina.

Pero el que cree que tenemos una sola vida, no se explica còmo suceden estas cosas y siempre lo toman como injusticia divina, especialmente los de la familia que padece un problema de estos con un hijo o una hija.

¡Veamos! En una oportunidad llegò a la Sociedad de Estudios Psìquicos que yo presidìa, una joven señora, y me hablò de un hermano que tenìa el cual actuaba como un niño y ella sospechaba que era una obsesiòn espiritual. Cuando me lo enfocò de esa manera, que su hermano actuaba como niño, pensè que se trataba de un ser normal. A los dìas me llevò al hermano. Era un joven de unos 16 años, pero al verlo me dì cuenta que el joven era un retardado mental.
Pero ese joven es asì de nacimiento, le dije. Sì, me contestò la dama, pero me han dicho que en esta sociedad lo pueden volver a la normalidad.
¡No querida!, le dije: Acà no hacemos imposibles. Vos me planteaste el caso como un problema de obsesiòn espiritual y no lo es. Los espìritus nada tienen que ver con el problema del joven que es de nacimiento.
Cuando uno regenta una sociedad de este tipo, la gente cree que uno puede hacer imposibles. Mi propia vieja que padecìa artritis deformante desde los 25 años, cuando la visitaba, me decìa: Hijo, ¿en esa sociedad no me pueden curar la artritis? No vieja, le decìa: Allà no hacemos curaciones, es sòlo una Sociedad de Estudios Psìquicos.

Cuando la dama de la que hablo se marchò con el hermano con retardo mental, esa noche que era de investigación, se manifestò un espìritu que dijo: El joven que trajeron esta mañana, en su vida anterior fue un abogado brillante. Brillante pero inescrupuloso y usò su inteligencia para despojar a cuanto incauto solicitaba sus servicios profesionales. Se enriqueciò, no por el fruto de sus honorarios sino por el fruto de los despojos que hizo a muchos de sus clientes.
Toda su familia disfrutò de la riqueza mal habida, y al hacerlo, y a sabiendas de la forma en la que èl obtenìa sus riquezas, automáticamente se convertìan en còmplices del inescrupuloso pariente.

Esa fue su expiación o karma. Naciò con retardo mental. Usò su inteligencia para despojar al pròjimo, y ahora venìa con sus manifestaciones inteligentes limitadas a la imperfección de su cuerpo. El espìritu no es el retardado. Precisamente el sufrimiento de èl es el de que su inteligencia no se puede manifestar eficientemente a travès de una tara corporal. El, todo el tiempo està conciente de su impedimento, y por eso sufre, aunque su familia no lo capte.

¿Y los padres? ¿Por què tuvieron un hijo asì? Si no estuvieran encadenados a esa expiación no la tendrìan. Los padres de ahora, bien pueden ser dos de los parientes que tuvo en la vida pasada y los que màs beneficios obtuvieron del mal uso de la inteligencia del brillante abogado.

¿Otro caso? ¡Otro caso! Hace años, estaba visitando a un mèdico que fue compañero de la secundaria. Al terminar, seguimos estudios distintos, y por supuesto, tuvimos profesiones diferentes.
En medio de la conversación recibiò la visita de una bella joven. Al verla no la reconocì porque cuando era niña no era como para mirarla dos veces. No lo podìa creer cuando me dijo que era fulana, su hermana menor. ¡Còmo habìa cambiado! Para mejorar, claro. Estaba lindìsima. Andaba en los preparativos de su matrimonio, asì que la visita a su hermano fue corta. Nos despedimos.

Unos dìas después me enterè por los diarios de algo que me conmoviò. A la joven la llevaron de emergencia a una clìnica por un ataque de apendicitis. Al anestesiarla para la operación, habìan equivocado el cilindro y al ponerle la mascarilla, respirò el gas y quedò en estado vegetativo. ¡Què dolor el de la familia! ¡Què dolor el del joven novio!
La clìnica reconociò el error y en compensación se comprometiò a tenerla bajo su cuidado hasta el momento de su muerte.

Ya tenìa 20 años en ese estado vegetativo. Ya ni se hablaba del caso. Una noche, durante una sesiòn experimental, se manifestò una entidad que me dijo: Roberso, soy fulana. Cuando se identificò, pensè que habìa finalmente desencarnado y que yo no me habìa enterado.
Antes de que le dijera algo al vidente que tenìa a mi lado, èl me dijo al oìdo: Està viva. Le estoy viendo el cordòn espiritual. Ella lo confirmò cuando dijo: No estoy muerta. Se me ha permitido esta comunicación para que sepan que aunque en estado vegetativo, me doy cuenta de todo lo que acontece a mi alrededor. Mi espìritu no està en estado vegetativo.

He sufrido mucho. Al principio, fuera de mi cuerpo gritaba desesperada: ¡No estoy muerta! ¡No estoy muerta! Tenìa miedo de que me creyeran muerta y me fueran a enterrar viva. Se me quitò esa angustia, cuando pasaron los dìas y me seguían atendiendo, como a una paciente màs de la clìnica.
Nos hablò de la constancia de su madre, que desde el momento en que tuvo el percance, nunca faltò un dìa a la clìnica. Viene temprano en la mañana y se marcha al anochecer. Ella me habla. Me cuenta cosas como si yo la escuchara y atendiera todo lo que me dice. Y no sè si tendrà la seguridad de ello, pero yo le escucho, le entiendo y me interesa todo lo que me cuenta.

Mi tranquilidad, continuaba la joven en estado vegetativo, la logrè totalmente el dìa que se me apareciò una persona muy iluminada y me preguntò: ¿Quieres saber la causa de tu problema? Yo hasta ese momento como una catòlica practicante, jamàs se me habìa ocurrido pensar en reencarnación. Al principio, sòlo decìa: ¡Dios! ¡Dios! ¿Por qué me has hecho esto? ¿Por què a mì?
La entidad espiritual, me consolò mucho y finalmente cuando yo estaba lista, me mostrò con imàgenes la causa de mi efecto.
¡No lo podìa creer! El que yo hubiera actuado de esa manera y que hubiese hecho lo que hice. Cuando me enterè de ello, lo ùnico que dije fue: Perdòname Dios mìo por haberte creìdo injusto. ¡Todo lo que estoy padeciendo me lo merezco!

Ella nunca nos dijo, ni nosotros al ver que no lo hacìa, le preguntamos nada. Debiò ser muy grave y la joven no quiso pasar vergüenza, y eso lo comprendemos bien.
Fue la ùnica vez que se comunicò con nosotros. Dos años después muriò. La madre la sobreviviò y siempre me digo: Si la medre hubiese muerto antes que ella, còmo habrìa padecido ese espìritu, màs de la que ya padecìa.

Por supuesto, aunque en la oportunidad que la joven dialogò con nosotros no me dijo el encadenamiento de su madre a la expiación de la hija, la madre tambièn estaba expiando.
Las dos estaban encadenadas a ese sufrimiento.

Seguiremos escribiendo sobre otros casos.

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1523
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Mensaje por Roberso » Dom Dic 11, 2011 4:11 pm

NO TODO PADECIMIENTO ES EXPIATORIO

¡Asì es! Muchas personas que aceptan la reencarnación, y que por lo tanto aceptan la Ley de Causas y efectos, piensan que todos los sufrimientos de los humanos son expiatorios, y eso,…. ¡no es asì!
Quizàs se deben a imperfecciones espirituales que se manifiestan pero no por causalidades sino por eso: Por imperfección espiritual.

Si un espìritu reencarna y lo hace con el buen propòsito de safarse del vicio de la bebida que tuvo en su anterior existencia, viene con la intenciòn de corregirlo, propòsito en el que puede fallar o salir airoso por su bienestar espiritual.
En su vida anterior era aficionado a la bebida, Naciò en un hogar modelo. Tuvo buena educación, se culturizò hasta el profesionalismo, pero, como en la vida anterior habìa sido un bebedor, no de calle, no un borrachito que andaba zigzaguendo por la acera haciendo el ridìculo. ¡No! El era un bebedor de casa. En su casa se encordelaba todas las noches de todos los dìas, de todas las semanas, de todos los meses, de todos los años. Ustedes conocen a muchos como èl.
Son buenos Hijos, buenos esposos, buenos padres, buenos amigos, pero tambièn buenos bebedores, aunque caseros.

Preguntaràn: Si asì fue en su vida pasada, èl necesariamente tuvo que traer una expiación. Un padecimiento. Asì fue. Se comprometiò con la Ley de Causas y Efectos en su vida pasada. ¿Còmo? Su aficiòn a la bebida, asì haya sido una aficiòn “casera”, no mejorò su calidad espiritual y se quedò estancado porque faltò a la Ley de Conservaciòn ya que no conservò el cuerpo, vehìculo para su progreso espiritual. Cada reencarnante es responsable de ese vehìculo de progreso para el espìritu, que llaman cuerpo humano. Su expiación quizàs menos años de vida en su ciclo actual porque con su vicio del pasado le quitò años de vida a su cuerpo. Pero menos años de vida normal, no por causa de una cirrosis por el vicio actual.
¡Claro! La cirrosis le acorta la vida, pero ese acortamiento, se sumarà al acortamiento de la vida pasada, ya que al morir por causa de la enfermedad, lo hizo antes de que se cumpliera su ciclo de vida actual, asì haya venido recortado. Eso quiere decir que si quedò debiendo diez años del pasado y ahora suma diez años màs, quizàs en la pròxima vida reencarne y pierda la vida a los 20 años. ¡Eso sì es expiación!

¡Sigamos con la vida actual! Como quedò estancado en su progreso, repite para promoverse espiritualmente, pero al iniciar los estudios secundarios, cae en la tentaciòn de la bebida para “agradar” a sus amigos y compañeros de estudio. En otras palabras: Para hecerse “popular”. ¡Bueno! Ya no pudo safarse de eso, pero èl no querìa hacer el ridìculo andando borracho por las calles. ¡Sì! Eso es autoestima, que es una manifestaciòn espiritual, pero que queda anulada por la irresponsabilidad, que tambièn es una manifestaciòn espiritual, de no cuidar su cuerpo fìsico, y la bebida lo daña.

Como èl es un borracho consuetudinario pero casero, el beber en nuestra casa o en un Bar, no marca diferencia alguna en el daño que le causamos a nuestro cuerpo.
De nuevo: Dìa tras dìa, semana tras semana, etc., etc., saturando de alcohol su organismo le hace merecedor de una cirrosis hepàtica. Por causa de la bebida termina con el hìgado vuelo un cacho y con los problemas corporales que esto representa.

Ese buen hombre, buen hijo, buen esposo, buen padre, buen amigo, buen vecino, por muy “espiritual” que nos haya parecido por esas buenas cualidades, sòlo termina siendo “espirituoso”. Es el cuerpo humano el que padece de la “espirituosidad” del ser, y el buscar la semi conciencia con la bebida, o la pèrdida de las inhibiciones, es materialismo, y no se puede ser espiritual y materialista. Por lo menos en estos casos es màs de materialista, proporcionar “el placer”, (¿?), de una borrachera en casa o en el Bar. Y si es diaria, mucho màs.

¡Ahora! ¿Este espìritu reencarnò con el propòsito de ser un borracho consuetudinario asì lo haya sido en su vida anterior? ¡Para nada! Nadie reencarna con un despropòsito.
Este espìritu reencarnò con la expiación de terminar con una cirrosis hepàtica? ¡Para nada!
La cirrosis sòlo fuè una consecuencia de una imperfección espiritual manifiestada en esta vida.
Como ven, nadie puede catalogar el sufrimiento por causa de una cirrosis hepàtica, como una expiaciòn, en este caso. ¡No señor! Repito: Sòlo fue una consecuencia de una imperfección espiritual.
Y asì, podrìamos citar muchos ejemplos sobre padecimientos logrados acà, por causas nada espirituales, ni que fueron expiaciones por algo del pasado.

escorpio
Colaborador Estrella
Colaborador Estrella
Mensajes: 456
Registrado: Mié Feb 16, 2011 8:03 pm

Mensaje por escorpio » Dom Dic 11, 2011 8:21 pm

¡Hola Roberso!

Yo pensaba que una persona que no había superado una adicción en su vida, tenía que volver a enfrentarse a esa misma "prueba" en la siguiente vida y así sucesivamente hasta superar esa adicción.
Entonces,¿nunca funciona así?.

Saludos

Mr. Pedro

Mensaje por Mr. Pedro » Vie Dic 16, 2011 1:29 am

Hola a todos,

He estado leyendo este hilo de conversación desde ayer, y definitivamente siento que he agregado un poco de conocimiento a mi ser.

Hace 4 semanas mi hijo menor de cuatro años se cayó de una ventana de un primer piso, se golpeó la cabeza y estuvo tres días hospitalizado inconsciente hasta que fue declarada su muerte cerebral. Decir que estoy en shock sería subestimar mi condición. Me siento como muerto en vida, que sensación tan inconmensurable. Analizo y pienso en el accidente, y no le encuentro sentido, fue tan surreal. Parece como un error en una grabación de una película.

Visité a dos médiums recientemente que se comunican con espíritus maestros de luz con la técnica del péndulo. Uno me dijo que su muerte estaba programada, que era su misión. (Asumo que seria lo que Uds. llaman expiación de nosotros encadenados en familia). El otro médium me dijo claramente que su muerte no había sido programada. Que se truncó su misión y que estaba listo para rencarnar de nuevo como un hijo nuestro cuando estuviésemos preparados. Yo pregunté que cómo era eso posible, ¿una muerte no programada? ¿Cómo sucede eso? ¿Por qué? Me respondieron que los guerreros de luz (como mi hijo) son objeto de ataques constantemente, y que accidentes así pasan a veces.

¿Que opinión tienen Uds.? ¿Quién ataca a los guerreros de luz? ¿Es posible una rencarnación casi inmediata?

Muchas gracias de antemano.

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1523
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Mensaje por Roberso » Vie Dic 16, 2011 10:09 am

Para escorpio:

Asì funciona, y asì lo hago ver en el ùltimo escrito.

Saludos.

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1523
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Mensaje por Roberso » Vie Dic 16, 2011 10:37 am

Para Mr. Pedro:

No todas las personas a quienes se les consulta sobre estos casos, saben exctamente por què causa fueron. ¡Fìjate! Consultaste a dos y tuviste dos opiniones diferentes.

Misiòn y expiaciòn en cuanto al proòsito que trae un espìritu al reencarnar, son dos cosas diferentes.

Misiòn: Es un propòsito edificante que trae el espìritu que nunca es para provecho personal sino para provecho colectivo. Estas misiones son por encargo y no por iniciativa del reencarnante, Si un espìritu viene con una misiòn, es porque es un espìritu muy progresado, y que repito, trae un propòsito edificante para la humanidad tanto material como espiritual.
¿Misioneros? Te voy a nombrar algunos: Pasteur, Flemming, los esposos Curie, ellos vinieron con misiones para beneficio material.
Buda, Jesùs, que vinieron con misiones espirituales.
Moisès, San Martìn, Gandhi, que vinieron con misiones libertadoras que pueden considerarse como misiones materiales y a la vez espirituales.
¡Por supuesto! No sòlo los que he nombrado han venido con misiones a nuestro planeta.

Expiaciòn: En el lenguaje espiritual, sufrimiento que padecerà el reencarnante como consecuencia de su endeudamiento con la Ley de Causas y Efectos por actos negativos en su vida anterior, o anteriores.

Cuando alguien nace con una expiaciòn, no sòlo èl serà el sufriente. Tambièn su entorno sufrirà por su sufrimiento. Esto es lo que se conoce como encadenamiento d una expiaciòn. Los que sufren por el sufrimiento del que expìa, estàn encadenados por algùn motivo indirectamente a lo que fuè causa de la expiaciòn. Pero bien puede decirse asì: Todo el entorno, uno directamente y los demàs indirectamente estàn expiando, y eso porque uno directamente y otros indirectamente, participaron en la falta que originò la expiaciòn.

Resumiendo: Nadie nace con "la misiòn" de expiar, sino con el proòsito de expiar una falta.

Sobre lo que te dijo esa persona, que la muerte del infante no estaba programada, perdona pero se equivoca. El hecho de que haya sido una muerte infantil, tambièn obedece a un programa. Por ejemplo:
Si el infante actual, truncò de alguna manera su ciclo de vida anterior ya sea por suicidio, o por suicidio lento, (vicios que le quitaron años de vida fìsica programada), o por imprudencia, èl tendrà que compensar esos años de vida que adeuda del ciclo anterior, y es por eso que vemos con dolor sin poder entenderlo, muchas muertes infantiles.

Siento mucho lo que te sucediò.

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1523
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Mensaje por Roberso » Vie Dic 16, 2011 2:23 pm

Para Mr. Pedro:

Se me olvidò comentar algo.
No sè què quiere decir la persona que te dijo que la vida de tu hijo fue truncada porque era un guerrero de luz. Por guerrero de luz entiendo que se refiere a un espìritu superior. No te dejes engañar. Los espìritus superiores no reencarnan en este planeta, para llevar vidas comunes y corrientes. Este es un planeta de espìritus imperfectos, unos màs, otros menos, pero imperfectos. Los que nos han parecido grandes espìritus es solamente porque los estamos calibrando con nuestra imperfecciòn.

Ninguna vida de un reencarnante, guerrero de luz o no, puede ser truncada por algùn otro espìritu por muy atrasado que pueda ser.

Tampoco nadie te puede decir que tu hijo tendrà una reencarnaciòn inmediata. No hay un plazo fijo entre muerte y reencarnaciòn. Tienen que pasar por un perìodo de turbaciòn que durarà de acuerdo a la calidad espiritual del que acaba de morir. Despuès de eso tienen que pasar por un perìodo de erraticidad en el que programan su nueva vida.

Si hay probabilidades de que tu hijo vuelva a reencarnar en tu mismo entorno familiar, quizàs no como hijo nuevamente, pero puede ser que como nieto, o algùn otro parentesco. Es probable, pero nadie te lo podrìa asegurar. Todo va a depender del propio reencarnante.

escorpio
Colaborador Estrella
Colaborador Estrella
Mensajes: 456
Registrado: Mié Feb 16, 2011 8:03 pm

Mensaje por escorpio » Sab Dic 17, 2011 2:51 pm

¡Holal Mr. Pedro!

Siento muchísimo lo de tu hijo, y espero que puedas llevarlo de la mejor manera posible.
No puedo añadir nada nuevo a lo que Roberso te explica. Yo solo me dedico a leer todo lo que encuentro sobre el espíritismo pero nunca he tenido ningún tipo de contacto con mediums, ni con el mundo espiritual.
Solo puedo decirte que lo que leí en una ocasión es que cuando un niño muere, es siempre en beneficio de la evolución espiritual de los padres.
En alguna ocasión ese espíritu es muy evolucionado y acepta el sacrificio de reencarnar y morir para ayudar a esos padres.
Nunca leí nada parecido a lo que te dijo la segunda medium.

Te recomendaría que leyeras el libro de Raymond Moody, "Vida después de la vida" que trata de personas que han tenido una experiencia cercana a la muerte y su encuentro con la luz. A mi me pareció reconfortante.

Saludos.

Mr. Pedro

Mensaje por Mr. Pedro » Sab Dic 17, 2011 4:48 pm

Roberso/Escorpio:

Muchas gracias por sus comentarios, recomendaciones y empatía.

Hoy se cumple un mes exacto del accidente. Sigo en estado de negación, y mentalizado en poder aliviar mi sufrimiento si logro entender aunque sea un poco la voluntad de Dios.

En principio, dentro de mi dolor, me esperanzo en la posibilidad de volver a tenerlo en una pronta reencarnación como un nuevo hijo (Dada la relativa juventud física de mi esposa y mía). Estoy consciente que, aunque sí es una posibilidad, dependería de si tiene sentido o no para su evolución espiritual volver a la tierra y a nuestro seno familiar (más allá de simple misericordia por nosotros y nuestro sufrimiento) El consenso de los médiums ha sido que los maestros indican que él es un ser que irradia mucha luz y muy misericordioso. Así que toma fuerza la teoría de su sacrificio en pro de la evolución de nosotros sus padres en su reciente encarnación. Me aferro a la fé de poder entender la lección de todo esto.

Roberso: Hasta ahora los mensajes a través de los médiums han sido (según entiendo) de maestros de luz. ¿Sería muy temprano tratar de intencionar al espíritu de mi hijo y hacerle algunas preguntas a él directamente? Según tu experiencia ¿Qué tipo de preguntas obtendrían mayor fidelidad en la traducción de respuestas por parte de los médiums? (abiertas, cerradas, con detalles íntimos de familia, filosóficas, etc)

Escorpio: Ya anoté el libro en mi lista. Gracias!

Un cordial saludo.

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1523
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Mensaje por Roberso » Sab Dic 17, 2011 7:25 pm

Para Mr. Pedro:

Es muy pronto para pretender tener una comunicaciòn con un desencarnante. Y tambièn tengo que decir que no a todos los espìritus le dan o tienen la facilidad de comunicarse con los vivientes.

Es mejor dejar eso a que se dè espontàneamente antes que buscarla. Hay muchos espìritus atrasados que usurpan personalidades para engañar a los encarnados que buscan comunicaciòn con los seres queridos que se fueron.

En mi post: ¿QUÈ ES LA MEDIUMNIDAD? He escrito sobre la veracidad de los comunicantes y sus comunicaciones en estos dos escritos:

TELEFONEMA A LOS MUERTOS, final de la pàgina 3, y
LA CONSULTA A LOS MUERTOS, comienzo de la pàgina 4.

Saludos.

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1523
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Mensaje por Roberso » Dom Dic 18, 2011 6:41 am

GRADOS DE CULPA

Hay faltas o imperfecciones del ser humano que no tienen el mismo grado de culpabilidad, y por lo tanto de expiación, debido a los conceptos que tenga el ser sobre el bien y el mal, y esto, debido tambièn a su falta de cultura.

Dejarè a la opinión de ustedes algunos casos de culpabilidad para que los cataloguen según su juicio. ¿Son tan culpables los unos como los otros? Pero, juzgàndolos espiritualmente y no hacièndolo como si fueran jueces de tribunales de cualquier localidad, de cualquier paìs.

Empezarè con un ejemplo:
Una vez se presentò a la Sociedad que yo presidìa, una gallega, y cuando digo gallega quiero decir de Galicia, porque en muchos paìses de Amèrica se refieren a los españoles llamàndolos gallegos. ¿Aclarado? ¡Aclarado!
Era una gallega de oro, cuando se presentò en la sociedad tenìa unos cincuenta años y oficiaba de portera en un edificio de propiedad horizontal. A juzgar por su manera de hablar y de escribir, no creo que haya tenido màs de tercer grado de primaria.

Se tomò en serio los estudios de Espiritismo y llegò a ser una de mis mejores alumnas. No era, ni nunca fue mèdium; sòlo espiritista.
Un dìa, me dijo: Roberso, quiero hablar contigo. Fuimos a una oficina y empezó a llorar amargamente. Me dijo: Desde que empecé a estudiar el Espiritismo, vivo sumamente atormentada por algo que hice y recièn ahora es que me doy cuenta por el Espiritismo lo grave que fuè.

Me dijo que habìa nacido en una aldea de Galicia y que desde joven tuvo que emigrar a Barcelosna para poder ayudar económicamente a sus padres. Empezò a trabajar como criada en la residencia de una familia muy rica quienes debido a su eficiencia en el trabajo le tomaron mucho cariño.
Pero, habìa un señorito en la casa. Como ella era muy bonita, el señorito empezó a enamorarla, y ella sucumbiò ante el joven. Hicieron el amor y saliò embarazada. Cuando se lo contò al joven, tan joven como ella, sòlo atinò a decir: No puedes tener ese hijo. Eso la decepcionò mucho, pero tambièn pensò en la vergüenza que causarìa a sus padres de ella en una època en que una madre soltera era repudiada por su misma familia.

Hablò con otra criada del vecindario y ella, que habìa pasado por lo mismo pero con diferente señorito, le recomendò un sitio en donde podìan hacerle abortar. ¡Y lo hizo! En ese momento no pensò que eso era malo sino que era bueno para ella, para su familia, y hasta para el joven de la casa y la familia de èste.

Pasò algùn tiempo, y como ella estaba enamorada hasta los talones del joven, èste volvió a la carga, y la historia se repitió. Dos embarazos, dos abortos, dos respiradas de tranquilidad para el joven de la casa, y dos tranquilidades de ella porque su familia no se avergònzarìa.

Despuès de esto, y viendo que no era posible seguir en esa casa y hasta decepcionada del señorito, estuvo trabajando en otras casas hasta que decidiò emigrar a la Argentina. Todo era normal en su vida. Me dijo que jamàs se habìa acordado, y menos preocupado por esos dos abortos, pero ahora se habìan vuelto un tormento. ¡Què terrible expiación me espera Roberso! Trunquè dos vidas, asì es que no podrè reencarnar dos veces porque me impedirá el nacimiento alguna irresponsable como yo que hice eso..

La tranquilicè dicièndole: Cuando tù cometiste ese acto, no tenìas ni la menor idea del endeudamiento con la Ley de Causas y Efectos que eso significaba. No tenìas ni la màs remota idea de lo que era reencarnación, y tampoco expiación.
En ese momento, màs que en tu propia vergüenza, pensaste en la vergüenza de tus viejos. Hasta pensaste en salvar al señorito ante sus padres. Y hasta a ellos ante su entorno familiar y ante su cìrculo de amigos. Ser abuelos del hijo o hija de una criada.

Te lo voy a poner asì, le dije: Si eso lo hicieras hoy o mañana, ya siendo espiritista, y sabiendo las consecuencias que un acto como ese tendrìa para tì, las consecuencias las tendrìas.
Cometiste este acto, negativo sì, pero no sabìas como lo sabes hoy, què consecuencias te traerìa. No te digo que no vas a tener que expiar esa falta, pero estoy seguro que la Ley va a considerar el grado de culpa que tuvo una muchacha iletrada, sin conocimientos espirituales, y màs que preocupada por ella, estaba preocupada por la vergüenza de sus padres, que si cometieras hoy la misma falta con ,los conocimientos que tienes. Desconozco la expiación que tendràs, pero asumo que si la Ley es justa, tu grado de responsabilidad no es como si la falta la cometieras hoy.

¡Ahora, veamos!

Si un aborigen, que obedece màs a sus instintos que a su razòn porque aùn se encuentra cerca de la animalidad, mata a otro aborigen porque le robò un tomate de su siembra. ¿Seria tan responsable como el hacendado con mucha cultura que mata a una persona por robarle un tomate de su finca?

Si el mismo aborigen, matara a otro, primero porque es su enemigo, y segundo porque acabando con el enemigo, le puede cortar la cabeza, reducirla al tamaño de un puño, (tzantza), para venderla a un turista, y compra algo que necesita. ¿Serìa tan responsable del hacendado culto que mata èl, o manda a matar a otro hacendado que es su enemigo? ¿Que no le corta la cabeza, pero ademàs de su enemistad, sabìa que le podìa comprar la propiedad a la viuda por no saber còmo administar esa hacienda. Y se aprovecha compràndola a precio de gallina flaca? ¿Y con toda la intenciòn cuando lo hizo?

Asì se podrìan citar muchos casos, por muchos motivos y con actores con diferentes grados de cultura. Francamente, yo opino que la culpabilidad sobre el mismo acto serìa relativa al grado de cultura de cada cual, que marca tambièn un grado espiritual superior entre uno y otro actor.

Responder