Nuestra madrugada

Ensayos, opiniones y debate general sobre todo tipo de temas que merezclan reflexiones...

Moderador: alegsa

Responder
De_La_Rosa
Mensajes: 23
Registrado: Lun Mar 22, 2010 9:00 pm

Nuestra madrugada

Mensaje por De_La_Rosa » Sab Abr 17, 2010 7:41 am

Aquella madrugada, la reina de la noche se encontraba a tus pies. Perdidos en la oscuridad de una habitación iluminada por el parpadeo de un televisor. Mientras cientos de gotas golpeaban el cristal y truenos hacían temblar las ventanas. Allí, confundidos con la oscuridad nos encontrábamos tu y yo, tumbados en aquel cómodo sofá. Tú sobre mi pecho, jugando con los botones de mi camisa, mientras yo, peinaba tu pelo con las yemas de mis dedos. Te miro. Empiezo a bajar por tus oídos, paseo por tu mejilla y me acerco lentamente a tus labios, manantial de besos donde podría perderme. Un escalofrío recorre mi cuerpo. Tus suaves manos atraviesan mi camisa y juegan con mi pecho. Me besas. Te beso. Mi lengua no halla fronteras en tu cuerpo, bajo desde tus labios al cuello, lo recorro con mi lengua. Inclinas la cabeza, te gusta. Me quitas la camisa, te la quito. Mis manos acarician tu espalda y bajan hacia tus nalgas. Mi lengua sigue bajando por el cuello, me abro camino entre tus pechos, los beso, los recorro suavemente y me detengo en tus pezones. Tu piel se eriza, mis manos lo notan. Y sigo investigando aquel cuerpo perfecto en la oscuridad. La tenue luz descubre en cada parpadeo dos cuerpos bañados en oro, dos cuerpos que guiados por la Lujuria forman uno. Tus manos me tiran del pelo, mordisqueas mis orejas, noto tu profunda respiración. Susurros que solo tú y yo podemos descifrar. Te levanto, tus piernas se entrelazan en mi cintura. Te apoyo en la mesa. Vaivenes apasionados. Oleaje de gemidos. Te muerdes los labios, me miras. No pares me dices. Me abrazas. No pares ahora me repites. La respiración se acelera. Los latidos del corazón se coordinan y marcan el tic tac de una bomba que está a punto de estallar. La cuenta atrás empieza. Una carrera por los senderos de la pasión y la lujuria. No pares. No vayas a parar. Aprietas las piernas, cierras los ojos. Me arañas la espalda, tus pies se encogen. ¡Ahh! Y un enorme gemido desgarra tu garganta penetrando en lo más profundo de mis oídos.





("La reina de la noche estaba a tus pies" Ella estrenaba esa noche una Luna tatuada en el tobillo. Creo que no viene de más remarcarlo para que se sepa el significado completo) Espero que lo disfruteis.

Responder