¿QUÈ ES LA MEDIUMNIDAD?

Discusiones generales sobre fenómenos paranormales: profecías, escépticos, relatos personales, series y películas, etc.

Moderador: alegsa

Responder
Odin
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1637
Registrado: Mar Abr 20, 2010 8:26 am
Ubicación: Con los pies en el suelo

Mensaje por Odin » Dom Mar 18, 2012 7:08 pm

:roll:
El tiempo dara o quitara razones

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1185
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Mensaje por Roberso » Dom Mar 25, 2012 7:23 am

EL CULTO A LOS ESPÌRITUS

Habìamos quedado en que Los hechos paranormales, y los hechos mediùmnicos, son tan antiguos como la humanidad, y que no aparecieron junto con el Espiritismo ni después del Espiritismo.
¡Claro! Antes del Espiritismo no eran conocidos como hechos mediùmnicos, ni los mèdiums como tales.
Los fenómenos empezaron a conocerse con un nombre, una clasificaciòn y una explicación del mecanismo de cada uno de ellos, a partir de la publicación del LIBRO DE LOS MÈDIUMS que es un tratado mediùmnico, sòlo mediùmnico y que nada tiene que ver con el Espiritismo. Que quede bien claro: EL LIBRO DE LOS MÈDIUMS es un tratado sobre mediumnidad y NO ES DOCTRINA ESPIRITISTA como algunos equivocados creen, y lo que es màs doloroso, muchos de estos equivocados son, o dicen ser espiritistas.

El hecho que este libro sea de la autorìa de Allan Kardec, no lo convierte en doctrina espiritista. El ùnico libro que contiene la doctrina espiritista es EL LIBRO DE LOS ESPÌRITUS.

A mediados del siglo pasado, Los mismos fenómenos que se habìan clasificado en EL LIBRO DE LOSMÊDIUMS, fueron reclasificados por la Parapsicologìa, y al mismo tiempo los ponìa como fenómenos anìmicos no producidos por entidades espirituales. Hasta el momento, la Parapsicologìa no ha probado que todos los fenómenos mediùmnicos y rebautizados por la Parapsicologìa como Fenòmenos Paranormales, son producidos por los mismos paranormales y no por espìritus.

Entonces: Siendo los fenómenos tan antiguos como la humanidad, el culto a los espìritus tambièn ha existido desde comienzos de la humanidad. En algunos puntos del globo, no se les llamaba espìritus sino dioses por la antigua, y equivocadamente tambièn, creencia de que toda entidad espiritual era superior al hombre encarnado. Eso hizo tambièn que los que hoy son conocidos como mèdiums o paranormales, llamados o conocidos antiguamente como videntes, profetas, oráculos, etc., empezaran a tener la misma veneraciòn o culto que se les profesaba a las entidades espirituales.

Han pasado los años, las dècadas, los siglos y los milenios. Con el paso del tiempo se llegò a conocer sobre el espacio universal y sobre las inteligencias incorpòreas que lo pueblan. Se conociò que el espacio o mundo espiritual, no es otra cosa que el espejo de lo que es nuestro mundo. Se descubriò que asì como en nuestro planeta, la calidad de las entidades espirituales es tan igual a la del planeta Tierra: ¡Imperfecta!

Pero,este conocimiento, ¿terminò con el culto o veneraciòn de los espìritus? ¡No señor!
Por muy buenas personas que hayan sido los que desencarnaron y que en su vida hayan hecho por el bien de la humanidad tanto con las ciencias, con las artes y con las enseñanzas espirituales, siguen siendo imperfectos como los de este plano y nadie tiene por què venerarlos hayan hecho lo que hayan hecho mientras tuvieron encarnados y se crea que lo siguen haciendo desde el espacio.

Dios, y esto lo deben saber todos los espiritistas es el ùnico ser sujeto a adoración. Ya se ha dicho antes, que si este es el principio de adoración de la doctrina espiritista, entonces el Espiritismo NO TIENE NI RECONOCE DIOSES PEQUEÑOS, que puedan ser objetos de culto, de veneraciòn y hasta de adoración.

Pero averguenza decirlo, aùn en nuestros dias se continùa con esta pràctica, la del culto a los espìritus, a la cual se ha sumado tambien la del culto a los mèdiums.

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1185
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Mensaje por Roberso » Dom Abr 01, 2012 10:43 am

LOS ESPÎRITUS DEL CASTILLO DE SAN CARLOS I

San Carlos, es en la actualidad un minùsculo pueblo situado en una penìnsula del Golfo de Venezuela, justo a la entrada del Lago de Maracaibo. Allì todavía se conserva ahora, como atracción turìstica pero data de la colonia. Originalmente era un fuerte construìdo para impedir la entrada de piratas, ya que Maracaibo y algunas otras poblaciones del Lago de Maracaibo eran muy apetecidas por los piratas, y de hecho sufrieron algunos ataques por parte de los filibusteros que hacìan de las suyas en el Caribe.

En una visita que hice a la ciudad de Maracaibo en el año 1.978, un grupo de inquietos jóvenes espiritistas de la ciudad me hablaron sobre una visita de investigación psìquica que pensaban hacer al castillo de San Carlos, que en ese tiempo le estaban haciendo reparaciones.
Me invitaron para que les acompañara y gustoso aceptè. En el grupo de mèdiums que iban, estaban algunas mèdiums con las que ya habìa trabajado dìas antes en algunas sesiones mediùnicas en un Centro de la ciudad de Maracaibo.
Noten que dije SESIONES MEDIÙMNICAS porque hay algunos jumentos que equivocadamente dicen “sesiones espiritistas”. ¡No! Por mucho que participen espiritistas en ellas, las sesiones son mediùmnicas porque el espiritismo es doctrina y no fenomenologìa. ¿Seguimos? ¡Sigamos!

Salimos un dìa Sàbado al atardecer de Maracaibo hacia la población San Rafael de Mara, a unos 45 kilòmetros de Maracaibo, y allì tomamos una lancha que nos llevò al castillo en unos 15 minutos. Llegamos cuando empezaba a obscurecer y nos instalamos en una terraza del castillo que daba frente al mar.
Habìamos llevado sillas plegables y algunos fiambres. Nos sentamos y empezamos a hablar sobre el castillo. Era un dìa ideal porque ya no habrìan trabajadores de la reparaciòn hasta al dìa lunes en la mañana, y los habitantes del pequeño poblado de San Carlos estaban metidos en sus casas. Todo el castillo era nuestro y antes de obscureciera totalmente recorrimos sus dos pisos para enterarnos de sus facilidades de contrucciòn.

Era un gran patio central con grandes palmeras sembradas en el medio, a una distancia de unos tres metros entre una y otra. Desde el patio central se observaba la construcciòn interior, de dos pisos como dije, y tanto el piso de abajo como el superior lo formaban una caminerìa que a la vez era balcòn, dos metros hacia adentro, toda la construcciòn era de calabozos que en el momento no tenìan puertas, porque las puertas de hierro nuevas no habìan sido aùn instaladas.

Del otro lado del patio habìa una construcciòn de una sola planta que en sus tiempos debiò ser el cuartel del personal. Sobre esa construcciòn era que estaba la terraza en la que nos habìamos instalado.

Me enteraron de que el castillooriginalmente, y durante la colonia fue un fuerte defensivo. Que después de la colonia fue abandonado y empezó a deteriorarse. A principio del siglo 20, un tirano que tuvo Venezuela de dictador, lo mandò a restaurar pero modificàndolo para convertirlo en càrcel para mandar a podrirse en ella a sus enemigos polìticos. Cuando muriò el dictador que fue Juan Vicente Gòmez, fue abandonado nuevamente y empezó a deteriorarse. Por eso era que le estaban haciendo los trabajos de restauración para convertirlo en atracción turìstica.

A pesar que no habìa luz elèctrica y no habìamos llevado nada para iluminarlos, salvo una pequeña linterna de llavero que habìa llevado uno de los del grupo, era noche de luna, asì que no tuvimos obscuridad total, salvo dentro de los calabozos en cuyo interior apenas podìamos vernos unos a otros.

Volvimos a sentarnos en la terraza a descansar. En medio de la conversación, una de las videntes me dijo: Profesor Roberso, (no sè por què, pero asì me llamaban en el grupo), estoy viendo a una entidad que està escondida detràs de ese muro. De cuando en cuando saca la cabeza para mirar, y al ver que lo estoy observando se vuelve a esconder.
Le dije a la mèdium psicofònica: Prepàrate que vamos a recibirlo. Le dije a la vidente: Cuando vuelva a asomar la cabeza, llàmalo con la mano. Lo hizo un par de veces y rièndose me dijo. Lo llamo y lo que hace es esconderse como avergonzado y tìmido.
Le dije: Hazle un llamado telèpàtico. Que venga a nuestro lado que queremos hablar con èl.
Se està acercando, dijo, poco a poco està viniendo. Pero después de que dijo esto cayò en trance porque ademàs de vidente tambièn era psicofònica. Le habìa dicho a otra psicofònica que se preparara a recibirlo y terminò recibièndolo la vidente psicofònica.

Despuès de unos segundos, escuche que la entidad, (a travès de la mèdium), dijo: ¿Què quieres? Le preguntè: ¿Vives acà? ¡Bueno!, me contestò: Si vivir es estar preso, sì, vivo aquì. Al decirme que estaba preso, inmediatamente intuì que habìa muerto pero estaba turbado, creyendo que aùn tenìa vida fìsica, y le seguì la corriente.
¿Desde cuando estàs preso?
Me metieron acà hace poco.
¿En què año?
En este año, en 1.928.
¿Te ha sucedido algo raro últimamente? ¿Has estado enfermo?
No. Lo que estoy es muy deprimido y con ganas de matarme. Los guardias son unos desgraciados. Nos tratan como animales. Nos castigan, dàndonos con el plan de los machetes por cualquier tonterìa, o porque no les caemos bien. Eso yo no lo puedo soportar.
El otro dìa tratè de materme pero sin èxito.
¿Quie hiciste?
Me colgué de ese arbol que està allà, atrás de ese muro, pero no sè lo que pasò, debe haberse roto la soga que me habìa robado porque de repente, después que me habìa colgado, me dì cuenta que estaba tirado en el piso. No estaba muerto.
¿Notaste algo raro?
Si. Cuando mirè al àrbol vi a uno guindado de la cuerda que tambièn se habìa ahorcado. Debiò ser después de mi intento porque cuando yo tratè, vine solo.

¡Bueno! El espìritu llevaba turbado 50 años, ya que esa visita al castillo la hicimos en 1.978.
Poco a poco, para que no se traumara, lo fuimos enterando de su estado actual y de todo el tiempo que habìa estado en el sitio, junto al àrbol en el que se ahorcò, creyendo que todavìa tenìa vida fìsica.

Nos contò que después que se colgó y “se le rompiò la soga”, se escondiò porque viò venir a los guardias que descolgaron entre maldiciones al que se habìa ahorcado “después de èl.”
Que “después de un rato de eso”, viò como todo el personal y los presos abandonaban el castillo. Que èl se quedò solo ”durante un rato” y que ahora estaban unos hombres trabajando en el castillo. Que los guardias no habìan regresado.

Finalmente reconociò que estaba desencarnado, y agradecido se despidiò.

Seguiremos contando sobre esta visita al castillo San Carlos la pròxima semana.

Pròximo escrito en este mismo tema: LOS ESPÎRITUS DEL CASTILLO DE SAN CARLOS II

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1185
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Mensaje por Roberso » Lun Abr 16, 2012 5:33 am

LOS ESPÌRITUS DEL CASTILLO DE SAN CARLOS II

¡Bien! ¿Continuamos?

Despuès de esta experiencia, recogimos las sillas de playa y decidimos instalarnos en uno de los que fue calabozo del castillo. Al atravesar el patio central para ir a la edificación de los calabozos, el patio estaba iluminado por la luz de la luna, pero cuando nos metimos al calabozo, este estaba como boca de lobo. Como dije, sòlo uno de los del equipo habìa llevado una minùscula linterna de llavero.
Abrimos y acomodamos las sillas y nos sentamos. Tambièn habìamos llevado una grabadora de cassettes a pila, la activamos, la pusimos en el piso, y esperamos.

Estàbamos en absoluto silencio y de la parte de afuera del calabozo no venìa ningùn ruido. De pronto, la mèdium psicofònica empezó a hablar. Habìa recibido a una entidad.
¡Buenas noches!, le dije. Seràn buenas para ti, me contestò. Acà todo es malo para nosotros.
¿Què haces en el castillo?, preguntè. Preso polìtico me dijo. Al recibir esta respuesta intuì que la entidad todavía estaba turbada y se creìa con vida fìsica.
Ahora, èl fue el que preguntò: ¿Què hacen en mi calabozo? Hemos venido a inspeccionar el estado de las prisiones le dije. ¡Bueno!, respondiò. Ya se habràn dado cuenta de que son una porquerìa.
Me acordè que por reparaciones los calabozos estaban sin las puertas/rejas y le preguntè: ¿Por què no has huìdo si tu calabozo no tiene rejas? ¡Ni loco!, me respondiò. Seguramente es una trampa que nos ponen para aplicarnos la ley de fuga. Salimos del calabozo y ¡pum!, nos matan.

Tratè ahora de hacerle ver que ya no estaba en el mundo de los vivos, y le preguntè: ¿Te ha sucedido algo últimamente? ¿Has estado enfermo? Sì me dijo.
Me diò un ataque de paludismo y estuve bastante malo. Menos mal que no morì porque muchos reclusos han muerto por causa del paludismo.
¡Bueno! De ese dato nos agarramos para hacer la labor de sacarlo de su turbación.

Como después de un cuarto de hora de diàlogo, por fin aceptò que habìa desencarnado, pero en medio de la conversación, cuando tratàbamos de hacerle ver que habìa muerto fìsicamente, nos llamò locos y de todo, porque èl juraba que estaba vivo fìsicamente.

De ese calabozo pasamos a otros dos, y en cada uno de ellos nos encontramos con “un prisionero espiritual” Uno habìa muerto a culatazos por no acatar una orden de los guardias, y el otro habìa sido envenenado porque descubriò al jefe de los guardias haciendo el amor con la esposa de uno de los reclusos en un dìa de visita, y para que no hablara lo mandò a anvenenar.
¡Por supuesto! Ninguna de las dos entidades aceptaba que habìan muerto fìsicamente.

Cuando salimos del calabozo, devolvimos el cassette para escuchar los diàlogos que habìamos tenido con las entidades, y ¡oh sorpresa! Nos encontramos con sonidos grabados que no habìamos escuchado durante estuvimos en los calabozos: Ruido de goznes que rechinaban como abriendo una reja, y los calabozos estaban sin rejas. Latidos de corazón. Ruidos de cadenas como arrastràndose por el piso cuando se camina con grilletes. Quejidos, como si alguien tuviera un gran dolor.

Hasta ese momento sòlo se habìan recibido a entidades que estuvieron en el castillo en su segunda etapa, como prisiòn polìtica.
Cuando salimos del ùltimo calabozo, la mèdium psicofònica y vidente, cayò en trance en el pasillo y se manifestò el espìritu de una mujer. Nos extrañò mucho eso. ¿Què hacìa el espìritu de una que fue mujer en el castillo?
Habìa sido, aunque turbada ella seguìa creyendo que era, una gallega, (de Galicia por supuesto), y habìa sido traìda desde España para oficiar de cocinera en el castillo cuando este era una fortificaciòn española de defensa.
La causa de su muerte habìa sido un derrumbe en la cocina provocado por los piratas que trataban de entrar al Lago de Maracaibo para asaltar las ciudades. Hubo gran intercambio de cañonazos y la pobre gallega muriò sepultada en los escombros de la cocina, aunque ella decìa que se habìa salvado.

Lo mismo. A convencerla de que no tenìa vida fìsica. A ella fue màs fácil porque nos ayudò la apariencia de nuestras ropas que para ella eran una novedad. Tambièn el hecho de que tenìa como 300 años de turbada. Allì, en la que fue su cocina.
Tambièn nos contò de todos los cambios que habìa observado que se le hicieron al castillo después del abandono, para convertirlo en prisiòn polìtica, y la refacciòn que se habìa empezado para convertirlo en atracción turìstica.

Pròximo escrito en este mismo tema: LOS ESPÌRITUS DEL CASTILLO DE SAN CARLOS III

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1185
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Mensaje por Roberso » Lun Abr 16, 2012 5:34 am

LOS ESPÌRITUS DEL CASTILLO DE SAN CARLOS III

Despuès de que sacamos de su turbación a Feliberta, el nombre que nos dijo habìa tenido antes de desencarnar, decidimos terminar con las investigaciones. Eran las 04 horas y el que traerìa el bote a motor para llevarnos al pròximo pueblo nos buscarìa a las 06 horas.
Nos quedamos en el balcòn del pasillo del segundo piso de la dependencia de los calabozos, comentando las incidencias del trabajo hecho.

Frente a esa dependencia, después del patio central como ya se dijo, estaba la dependencia de un solo piso con una terraza. En medio de los comentarios, nos llamò la atención unos pasos que sentimos venìan de la terraza del frente. Era como si un soldado se desplazara desde un extremo al otro de la terraza, diera la vuelta y marchara al otro extremo. Asì, una y otra vez como si estuviera cumpliendo una guardia.

Los dos videntes que habìa en el grupo no observaron nada. Asì empezaron las especulaciones de los del grupo. Ya sabìamos que no todos los espìritus pueden ser vistos por los videntes, y èstos, (los videntes), por el hecho se serlo, no pueden ver a todas las entidades espirituales asì estèn cerca de sus narices.
Era tan real la marcha que escuchamos, que la mayorìa coincidìa en que probablemente era una entidad desencarnada que se creìa con vida fìsica y seguìa en su tarea de guardia.
Pusimos el grabador. Devolvimos la cinta, y sì, se habìa grabado el sonido de la marcha.

En las especulaciones sobre la marcha que todos escuchàbamos, nos dieron las 05 horas, allì, en el balcòn. Faltaba una hora para que viniera el bote a buscarnos. Nos preguntamos: ¿Y si el ruido de la marcha viene de la parte de abajo y lo captamos como si viniese de la terraza? Bajamos, y nada. Pero ahora cambiò la cosa porque si bien el sonido no venìa de la parte baja en donde habìamos estado, ya no lo captàbamos de la terraza. Ahora parecìa que la marcha venìa desde el patio central.

Nos fuimos al centro del patio, y descubrimos el sonido “de la marcha”. Alguno de los obreros de la reparaciòn, habìa dejado una plomada. Clavada en una de las palmeras y colgando de un cordòn, habìa una placa metàlica. Aunque pesada la placa, no lo suficiente como para que el fuerte viento que soplaba en el patio central no la moviera. Nos agrupamos frente a la plomada y miramos y escuchamos de cerca “el efecto marcha”.

Al soplar el viento, la placa se iba moviendo desde el centro, a un lado de la palmera pero dando golpecitos en ella. Al llegar en donde ya no era efectivo el viento para moverla, volvìa, golpe tras golpe al centro de la palmera, Y asì una y otra vez.

Todos nos reìmos de ver el tiempo que habìamos dedicado para descubrir “el fenòmeno” de la marcha. Al mismo tiempo nos sentimos satisfechos, ya que a pesar de que todos creìamos en los fenómenos mediùmnicos, en ningùn momento cedimos en el empeño de descubrir su origen. Es lo que todo investigador psìquico debe hacer: Investigar, experimentar, y no creer ciegamente en algo que nos parezca que es, pero que no lo es.

A las 06 horas, llegò el bote que nos llevò a la pròxima población, y luego por carretera a Maracaibo.

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1185
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Mensaje por Roberso » Dom Abr 22, 2012 11:45 am

¿LA MEDIUMNIDAD ES MISIÒN Y EL MÈDIUM UN MISIONERO?:

¡No señor! Y perdonen los mèdiums que han creìdo eso porque aunque no lo crean, hay mèdiums que se consideran fuera de lote por el hecho de tener una mediumnidad.
Como dije al principio, cada mèdium encarnado tiene su estado evolutivo, y ese estado evolutivo nada tiene que ver con el hecho de ser mèdium.
A travès de los años de experimentación psìquica, he tratado con mèdiums profesionales, pero tambièn con mèdiums oficiosos. La diferencia entre el mèdium profesional, digamos, el mèdium abogado, el mèdium ingeniero, el mèdium peridista, etc., y el mèdium carpintero, el mèdium mùsico, el mèdium oficinista, etc., en cuanto a sus producciones mediùmnicas, no fueron de unos màs y de otros menos.
¡Eso sì! Si habìa diferencia en cuanto a calidad del diàlogo y de la escritura, y eso debido a las capacidades intelectuales de cada mèdium. No hay que olvidar que los espìritus se comunican a travès de los mèdiums sòlo con afinidad cultural y moral.

En cuanto a la afinidad moral, tambièn observè que muchos mèdiums con oficios, en ocasiones producían comunicaciones de màs altura moral que algunos de los profesionales. Ellos, los profesionales, tenìan màs cultura que los oficiosos y recibìan como dije, mejores comunicaciones en cuanto a diàlogo y escritura. Pero muchos de estos mèdiums con profesiòn, no recibìan comunicaciones de altura, edificantes moralmente porque entre los mèdiums oficiosos habìan algunos de mejor calidad humana, y por lo tanto espiritual, que algunos mèdiums con profesiones.

De esta observación se desprende que mèdium puede ser un profesional, un oficioso, un letrado , un iletrado, un ignorante, un analfabeto, uno de buena calidad humana, otro de mala calidad humana, y hasta desgraciados en cuanto a conducta y procederes.

Por lo tanto, sàquense de la cabeza los mèdiums, de que por el hecho de serlos, ya eso denota superioridad espiritual.

LOS MÈDIUMS QUE SE CREEN SUPERIORES:

Si la persona que le aflora una mediumnidad, cree que la tiene por “regalo de Dios”, o porque es un “misionero”, lo màs seguro, porque sucede frecuentemente, es que vaya a ser pasto de los espìritus halagadores, (obsesores fascinadores), que se aprovechan de esa creencia del mèdium y le aseguren que eso es asì; que ha sido elegido para que a travès de èl, sòlo se comuniquen espìritus superiores, o como tambièn los llaman algunos, “espìritus de luz”, (¿?), o como tambièn los llaman otros, “los maestros”, etc.

Si el mèdium es honesto consigo mismo, èl deberìa saber cuàl es su estado evolutivo como para comerse estos cuentos. Los espìritus que se comunican a travès de cierto mèdium es porque tienen afinidad cultural y afinidad espiritual con el mèdium.
En cuanto a cultura y moral, nosotros sabemos lo que somos y no lo que digan los espìritus fascinadores.

Hace años conocì en Tampico, Mèxico a una mèdium que decìa que a travès de ella se comunicaba Dios. La señora siempre andaba acompañada de un sèquito de creyentes y habìa que ver lo mistificada que estaba la mèdium. Pero esa mistificaciòn no le habìa borrado su origen, ni su estado cultural, ni su estado espiritual. Era sòlo mistificaciòn. Estàbamos un grupo de espiritistas de Mèxico, de Venezuela, de Argentina y de Brasil, hablando sobre las incidencias de una conferencia que habìa dictado un miembro de los espiritistas brasileros, cuando se acercò la señora y su sèquito, a invitarnos a su Centro ya que Dios nos habìa mandado a invitar.
No aceptamos, por los compromisos ya hechos que tenìamos pero le encargamos que nos disculpara “con Dios”.
En eso llegò el conferencista brasilero y le hablamos sobre “la invitaciòn de Dios”. El conferenciasta, que era vidente, nos dijo: Mientras daba la conferencia, vi a un espìritu al lado de ella, pero era un espìritu comùn y corriente, sin ninguna luminosidad siquiera que denotara algùn progreso espiritual. Tambièn observè el aura espiritual de la señora, y no le vì nada especial. Algunas personas que la acompañaban, les vì el aura espiritual con màs exteriorizaciòn, con màs luminosidad, y de color màs claro que el de la mèdium.
¿Ya ven? La mistificaciòn de un mèdium es sòlo porque èl se crea superior por ser mèdium, o porque las entidades se lo han hecho creer para tener un “micròfono” disponible.

¡Hay que decirlo tambièn! Pero sirve para que nadie que cree que tiene mediumnidad es por superioridad espiritual.
Hay mèdiums ignorantes y hasta analfabetos. Mèdiums que son de los estados màs atrasados de una población. Mèdiums que a pesar de que reciben a espìritus tan atrasados que cuando se manifiestan lo primero que hacen es pedir caña y tabaco. ¡Y los complacen!
Pero para estos mèdiums y sus seguidores, esos son espìritus superiores. ¿Por què? Porque esa “superioridad” la calibran bajo la medida de su propio estado espiritual, que deja mucho que desear por cierto.
Enre estos, tambièn hay que incluir a los que utilizan su mediumnidad para la brujerìa, y para el curanderismo.

¡Y Ahora! Viendo estas cosas, ¿se puede considerar una mediumnidad como “regalo de Dios”, o como “una misiòn” el tenerla?

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1185
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Mensaje por Roberso » Dom Abr 29, 2012 1:15 pm

MENSAJES ESCRITOS POR ESPÌRITUS QUE FUERON ANALFABETOS

Se ha dicho con anterioridad que al morir el cuerpo y el espìritu llegar a su habitat, siempre conserva durante un perìodo que varìa entre entidad y entidad de acuerdo a su estado evolutivo, lo que se conoce como turbaciòn espiritual, que no es otra cosa que ignorar que se ha muerto fìsicamente, y por lo tanto, el espìritu se niega a aceptar su nuevo estado.

Si el desencarnado fue analfabeto en su ùltima existencia pudo haber sido por:
1.- Estado evolutivo.
2.- Prueba.
3.- Expiaciòn.

Si se tratò por los puntos 2 y 3, esa entidad pudo haber tenido conocimientos en sus vidas previas a la ùltima, y todos esos conocimientos quedaron en el inconciente por el fenòmeno conocido como olvido prenatal.
Pasada la turbación inicial, y una vez que el espìritu està conciente de que es una entidad espiritual desencarnada, logra, recupera su memoria universal, y ese espìritu que fue analfabeto en su ùltima existencia fìsica por prueba y/o expiación, resulta que espiritualmente no lo es. Tiene conocimientos.

Se han recibido por escritura mediùmnica, (psicografìa), algunos mensajes, ¡bueno!, conatos de mensajes de parte de espìritus que aùn siguen turbados en el espacio y que fueron analfabetos en su ùltima vida fìsica, y que por turbación estàn acondicionados a ello.

El Psicògrafo, (mèdium escribiente), durante una sesiòn, y según el mecanismo del mèdium, puede ser inconciente, semiconciente e inconciente. El semiconsciente generalmente pierde la sensibilidad de su brazo que usa para escribir aunque se ha dado el caso que el insensible ha sido su brazo contrario, y eso coincidìa con el hecho de que la entidad en vida fìsica habìa sido zurda.
El mèdium psicògrafo conciente puede que tambièn pierda el control de su brazo por insensibilidad, pero la mayorìa de ellos no. La captación del mensaje que escribe es por telepatìa, o tambièn conocido el fenòmeno como intuición.

El espìritu turbado y analfabeto al tratar de escribir, lo que hace son garabatos o cosas como las que hacen los niños cuando estàn aprendiendo a escribir. Letra m corrida, asi: mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm. Tambièn letra u corrida, asì: uuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu, Letras o corridas:ooooooooooooooooo.
Rayas oblicuas: ///////////////////////////. ¡En fin! Pero ninguna palabra.

Pero en ocasiones se han recibido mensajes de este tipo: mmmmm/////////ooooooo/////////uuuuuuuuu Marìa mmmmmmmm/////////////////oooooooooo//////////uuuuuuuuu obedece mmmmmmm//////////////////ooooooooo mamà mmmmmmmmuuuuuuuuoooooooooo.

Puede ser el espìritu de un padre o de un abuelo que fue analfabeto y que observando la conducta de su hija o de su nieta con su señora madre, le pide que la obedezca.
Pero, ¿còmo pudò sin saber escribir poner entre garabatos y garabatos el corto pero claro mensaje: Marìa obedece mamà?
En este caso es lo màs seguro y aceptable que el, o la mèdium psicògrafo saliò en auxilio de la entidad; y captando lo que el espìritu querìa decir, y era importante, captò por telepatìa la angustia de la entidad, e intercalò entre los garabatos la intenciòn del mensaje del espìritu, pero esas palabras no fueron escritas por la entidad sino por el, o la facultada.

En una oportunidad, durante una sesiòn, una mèdium escribiente conciente, recibiò un mensaje de la entidad X dirigido a una familiar que se encontraba presente en la sesiòn.
Ella, incrèdula dijo: Esto debe ser un fraude porque mi pariente X no sabìa leer ni escribir.
Se le explicò que siendo la mèdium conciente, no era el espìritu el que intervenìa su brazo sino que el espìritu le decìa telepáticamente a la mèdium a quien escribir, y lo que debìa escribir.
La persona quedò satisfecha con la explicación porque el mensaje recibido tenìa sentido y obedecìa a ciertos problemas familiares.

Si esto hubiese sucedido con una mèdium inconciente, o con una semiconsciente que perdìa el control de su brazo de escribir, cabìa la posibilidad de que el espìritu que fue analfabeto en su ùltima vida, hubiera perdido la turbaciòn y recobrado su memoria universal y en ella ya no existìa el analfabetismo.
Pero en estos casos, que pueden suceder, hay que ser muy analìticos tanto el director de la sesiòn como la persona a quien se dirigiò el mensaje, no vaya a ser una burla o un fraude de parte de alguna entidad “traviesa”-

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1185
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Mensaje por Roberso » Dom May 06, 2012 4:10 am

LA HORA DE LOS ESPÌRITUS

La creencia popular es de que los espìritus empiezan a manifestarse a la medianoche. No sè basàndose en què, pero es asì. Fantasmas, almas que penan, recièn muertos y/o moribundos “recogiendo sus pasos”, (¿?), apariciones, poltergeist, etc. ¿Hasta què punto eso es verdad? ¡Veamos!

INFLUENCIA DEL MAL TIEMPO:

La primera vez que yo estuve en un Centro al que me llevò un amigo porque yo nunca habìa presenciado una sesiòn, ya eran las 21 horas pasadas y a esa hora se suponìa que empezara la sesiòn. El ùnico mèdium que tenìa ese Centro era un joven de unos 25 años cuya facultad era la de psicofonìa. De directora de sesiones fungìa una dama cincuentona que se paseaba nerviosa por una sala en donde se hacìan las sesiones. Cuando los asistentes preguntaron: ¿A què hora empezamos?, la “directora” respondiò: Hay que esperar porque està nublado y con este tiempo NO BAJAN LOS ESPÌRITUS.

¡Pamplinas! Con el tiempo y a punta de experimentaciones me dì cuenta de que el tiempo en nada influye para las comunicaciones con el màs allà. Para probar eso, hice sesiones en las 4 estaciones. Hice sesiones con el tiempo bien nublado. Con lluvias cerradas y a pleno Sol.
Durante el dìa, a cualquier hora. Hasta en el medio dìa con un Sol que pelaba. Nunca tuve problemas con eso del buen tiempo o mal tiempo, ni con la hora tampoco.

¡Otra cosa! ¿Què es eso de que “no bajan los espìritus”? Ellos no bajan de ninguna parte, estàn entre nosotros, al lado de nosotros. Van y vienen. Asì es que ellos no “bajan” de ninguna parte. Estàn en el mismo espacio universal que nosotros; lo que sucede es que no los vemos. ¡Bueno! Los que no somos videntes.

SESIONES NOCTURNAS:

Generalmente las sesiones MEDIÙMNICAS en los Centros se hacen en la noche. Eso obedece a un sòlo motivo. En un Centro serio, en donde lo que anima es la experimentación, los componentes del equipo de sesiones, son gente que no vive de la mediumnidad sino que tienen sus profesiones y oficios, por lo tanto, para la actividad mediùmnica disponen de la noche, pero con los mismos equipos yo dirigì sesiones en Domingos y dìas festivos en cualquier lugar y a cualquier hora.

Este horario nocturno tambièn se aplica a la actividad de Desarrollo de Mèdiums, y tambièn por el mismo motivo: Ocupaciòn diurna de los mèdiums en desarrollo por sus trabajos, y otros por sus estudios, ya que hay muchos jóvenes en esta actividad.

ESPÌRITUS DE MEDIA NOCHE:

¿Por què ciertos fenómenos, especialmente los de poltergeist, generalmente, y dirìa que muy generalmente se dan en la noche; y la mayorìa de ellos empiezan a la medianoche?

Los espìritus que producen los fenómenos del poltergeist son espìritus atrasados, bromistas unos, vengativos otros, pero ignorantes. Si ellos creyeron en vida que eso de que las manifestaciones fìsicas se daban a la media noche, siguen con esa creencia y por eso las hacen a la medianoche.
Igual se aplica no sòlo a los fenómenos de poltergeist sino tambièn a las apariciones.

En los antros de brujerìa en donde el dueño sea un mèdium pero que dedique, o combine su mediumnidad para estas actividades de atraso social, como allì el brujo cobra, y bien cobrado, por sus “trabajos” o “deshacer trabajos”, tambièn los espíritus atrasados que colaboran con el brujo en sus brujerías, estàn disponibles las 24 horas del dìa, sin problemas de mal tiempo o de limitaciones por la hora.

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1185
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Mensaje por Roberso » Dom May 13, 2012 2:38 am

ESPÌRITUS MENTIROSOS + MÈDIUMS INGÈNUOS = OBSESIÒN POR FASCINACIÒN

El error de la mayorìa de los mèdiums, especialmente de los mèdiums ignorantes, de escasa o ninguna instrucción, es la de creer que todos los espìritus, por el hecho de serlo estàn a un nivel superior de evoluciòn espiritual que los encarnados. Por eso, no es raro que cualquier espìritu de falsa instrucción que se exprese mejor que el mèdium que lo recibe, se convierta, o lo hagan mejor dicho, el espìritu mentor de ese mèdium y de todos los que los rodean. Producièndose asì una fascinación colectiva.

Algunos llaman mentor espiritual a este tipo de espìritus que se convierten en amos y señores de los mèdiums y sus acòlitos. Tambièn se da por llamarlos: Espìritus de luz; tambièn maestros espirituales; tambièn espiritus superiores.
Si los mèdiums estudiaran Espiritismo, sabrìan que las comunicaciones de los espìritus a travès de los mèdiums se da por afinidades, tanto culturales como morales. ¿Còmo pretender que un espìritu “superior”, y al decir esto, se supone que la entidad que se comunica, si no lo es, estè muy cerca de la perfecciòn espiritual, vaya a estar dando comunicaciones a travès de un mèdium ignorante o sub capacitado, e imperfecto en cuanto a moral se refiere?

Supòngase que un literato de reconocida trayectoria moral tenga que dar una conferencia pùblica y que justo ese dìa amanezca afònico. ¿Va èl a elegir al barrendero para que lo supla en la conferencia? ¡Para nada! Si la conferencia ya no se puede posponer, seguro que èl le pedirìa a un amigo con sus mismas condiciones intelectuales y morales para que trate el tema que èl iba a tratar. Asì de sencillo.

El problema con estos espìritus mentirosos, de falsa instrucción que usurpan personalidades si dicen yo soy fulano de tal, ellos no pueden presentarnos su identificación como un viviente para corroborar si es quien dice ser. ¿Què nos queda entonces? El sentido comùn. El análisis profundo de todo lo que dice el espìritu. Y para hacer ese análisis se necesita de una persona culta que pueda detectar las fallas en las que incurre la entidad. Un director de sesiones.

Por eso es que en los Centros espiritistas serios en donde predomine el estudio y la experimentación es difícil que un espìritu engañador se salga con la suya. No es que no lo intenten, pero para eso hay personas preparadas que inmediatamente detectan la intenciòn de fascinar por parte de estas entidades.

En los Centro familiares, o que giren alrededor del mèdium, generalmente son gente de escasa cultura, y nada de conocimientos del Espiritismo. Sòlo son mèdiums.

En un viaje que hice a cierta ciudad del norte de Mèxico, visitè a unos espiritistas que habìa conocido en la capital mexicana con ocasiòn de un congreso espiritista.
Conversando con el mèdium que a la vez era dueño del Centro y de un joven sobrino que fungìa de director de sesiones porque el mèdium era inconciente, me conversaban que una vez, un conductor de un taxi de su propiedad tenìa problemas con su vehìculo y que fue al Centro de ellos para “consultarles” a los espìritus cuàl era el problema del taxi.

¡Imagìnense! Iba al Centro en lugar de ir a un taller mecànico. Pero ese no fue tanto el problema sino que aceptaron el caso para “consultarlo a los espìritus”.
Ningùn Centro serio debe aceptar consultas sobre salud, dinero, amor, o de cualquier otro tipo. En los Centro espiritistas serios no debe hacerse eso porque ya lo dije: En un Centro formal donde se estudia y experimenta se sabe que los espìritus no lo saben todo. Que si se vuelve al Centro un “centro de consultas”, quienes se prestan a esto son entidades espirituales que dejan mucho que desear en cuanto a evoluciòn espiritual-

¡Bueno! Me siguió contando el joven sobrino del mèdium, que cuando su tìo cayò en trance y el “espìritu superior” que era el protector de su Centro se manifestò, èl le expuso el caso del taxista. Que le dijera que era lo que sucedìa con su taxi que se la pasaba con problemas.

¿Saben lo que respondiò ese “espìritu superior”? Que el motor del taxi tenìa un espìritu adentro que le estaba causando el problema. Que el taxi estaba obsesado. ¡Por Dios! Yo los escuchaba y no lo podìa creer.
Que tenìa que llevar el taxi al Centro mediùmnico, digo esto porque me resisto a llamarlo Centro espiritista, para desobsesarlo y “sacarle” al espìritu que tenìa dentro del motor.

Y lo màs desconcertante es que ellos creìan que esto era asì efectivamente. En estos casos uno escucha estas barbaridades pero se exime de decirle a los fascinados que eso no es asì, que eso no sucedìa, que la obsesiòn es de desencarnado hacia encarnado, porque se supònìa que como espiritistas eso ya deberìan saberlo. ¡Ademàs! Si uno se los dice, en cuanto yo hubiese salido de ese “Centro”, el “espìritu superior” que los asesoraba les iba a decir que yo estaba equivocado, y se lo iban a creer.
Si les decìa que ese “espìritu superior” no sabìa de lo que estaba hablando, al salir yo, les iba a decir que no me hicieran caso, que lo habìa dicho por envidia al ver que estaban asesorados por una entidad, (el mismo), de superioridad espiritual. ¡En fin!

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1185
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Mensaje por Roberso » Sab May 19, 2012 7:38 pm

FRAUDE DE UN ESPÌRITU

Este que voy a narrar es sòlo un caso, uno sòlo de los innumerables fraudes que cometen los espìritus, y del que generalmente salen victoriosos si la credulidad del mèdium y sus seguidores dicen amèn a todo lo que dicen los espìritus; especialmente quienes dicen ser.

Hace años, recibi la visita inesperada, sin anunciar de una señora que se identificò como mèdium psicofònica y que procedìa de Colombia. En ese tiempo yo dirigìa una sociedad de estudios psìquicos, pero por las festividades de Diciembre, acostumbraba a suspender las actividades desde el 16 de Diciembre hasta el 7 de Enero.
No sè, y nunca me lo dijo, la señora vino con la direcciòn de mi casa, y allì la atendì. Me expuso que ella estaba recibiendo a Jesùs y que èste le habìa dicho que se trasladara a Argentina y que me pidiera que la llevara a los diarios y a la televisión, para que acà supieran que èl se estaba comunicando y que tenìa un mensaje para la humanidad.

Le dije: Un momento. Eso no es asì de sencillo. Yo no puedo ir de buenas a primeras a los diarios y a la televisión para presentarte a ti y al espìritu que recibes. ¡Jesùs! Dijo orgullosa.
Como quieras, le dije. Pero si yo voy y te presento, soy yo el que va a cargar con toda la responsabilidad; y no solamente eso, sino que como director de un Centro de Investigaciones Psìquicas, voy a comprometer a la Sociedad que tiene personerìa jurìdica y todo.
¿Comprometer en què sentido?, preguntò. En el sentido de que si el espìritu no es quien dice ser, el ridìculo lo voy a hacer yo, y tambièn voy a dejar en ridìculo a la sociedad.
Pero, fue el propio Jesùs que me dijo que viniera hasta acà, y que contactara con usted.
Sì, lo sè, ya me lo habìas dicho, pero en la institución que presido no hacemos las cosas asì. No por el hecho de que una entidad diga hagan esto asì y lo van a hacer tal dìa. ¡No! Acà, nos aseguramos primero de que la entidad sea quien dice ser. ¡El lo dice! Si, pero eso no es suficiente para mì, le contestè.

A estas alturas de la conversación ya captè que la mèdium, quizàs por influencia de la entidad, estaba medio molesta porque creyó que en cuanto me dijera lo que me dijo yo iba a salir corriendo a los diarios y a la televisión.

¿Y entonces, que vamos a hacer?, ptreguntò. Le dije que estabamos con las actividades suspendidas hasta el 7 de Enero y que yo tenìa que hacer contacto telefònico con el equipo de mèdiums con el que trabajaba para ver si estaban disponibles. La mèdium ya se habìa instalado en un Hotel antes de ir a mi casa, asì es que le dije que fuera a descansar y que regresara al siguiente dìa a las 10 horas. Se retirò, y empecé a hacer contacto telefònico con los integrantes de mi equipo de mèdiums.

Apenas pude congregar a dos mèdiums sicofònicas, a un escribiente y a mi mejor vidente que fueron citados a las once horas al local donde funcionaba la Sociedad. La mèdium estuvo en mi casa a las diez horas, y de allì, en taxi nos fuimos al local que quedaba en el centro. Ya todos los citados estaban esperàndome afuera a que abriera el local. Vinieron las presentaciones y què sè yo, mientras quitaba los candados del portòn del local. Entramos, encendimos las luces y nos sentamos a conversar, y lo hice para que la mèdium cogiera confianza y no se sintiera incòmoda ante un grupo de extraños, y sobre todo, de extraños que iban a certificar o no la veracidad de su contacto espiritual.

Durante media hora hablamos de todo. De Colombia, de Argentina. De los dos climas. De actividades espiritistas y de actividades mediùmnicas. La mèdium colombiana no pertenecìa a ninguna institución espiritista de Colombia. Su actividad mediùmnica fue espontánea y empezó en el entorno familiar al que se sumaron algunos vecinos, y entre todos formaron un verdadero culto en torno a la entidad que se manifestaba, y que decìa ser Jesùs. Le mèdium era semi conciente. Ese mecanismo de psicofonìa semi conciente, permite al, o a la mèdium darse cuenta de todo lo que habla la entidad a travès de ella.

¡Bien! Paramos la conversación y nos preparamos para la sesiòn de investigación. Pasados un par de minutos de nuestra concentración, la mèdium se puso de pie y la entidad empezó a hablar y al mismo tiempo, accionando las manos, decìa: En verdad, en verdad os digo que benditos sois. Recibid, pues, mis bendiciones. Hacìa con la manos el acto de bendecir. Yo tenìa al vidente a mi lado y una vez que cesaron las bendiciones por parte de la entidad, el vidente me dijo al oìdo: Roberso, ese no es Jesùs. Es un hombre de nuestra època por el corte de cabello. Usa bigote, pero no barba. Tiene el aspecto de tuberculoso por lo demacrado que se ve. Cuando abre la boca para hablar, claramente se le nota la falta de cuatro dientes delanteros superiores.

¡Eso bastò para mì! Mientras el esìritu seguìa bendiciendo con voz y con manos, le dije: ¡Basta ya, y sièntese! ¿No le da vergüenza haber engañado a esta pobre mujer? ¿No le da làstima haberla hecho gastar toda la plata que ha gastado en venir hasta acà, y la que tiene que gastar para regresar a su casa? ¿No le averguenza haberla engañado de esa manera, hacièndole creer que usted es Jesùs?

Por fin, después de esto, el espìritu tomò la palabra y dijo: ¡Ellos tienen la culpa! ¿Quiènes ellos?, le preguntè. La mèdium y su familia. La primera vez que yo me comuniquè me preguntaron mi nombre y les dije: ¡Jesùs! Y lo dije porque ese es mi nombre: Jesùs Rodrìguez. Pero en cuanto les dije Jesùs, empezaron con reverencias y a llamarme maestro, mesìas y todas esas cosas. A mì lo que me causò fue risa el que me confundieran con Cristo, pero decidì seguirles la corriente.

¡Si! Yo la hice venir hasta acà, porque ya me habìa acostumbrado a ser Jesùs, y no Jesùs Rodrìguez. Nunca pensè que alguien iba a poder verme porque yo no sè de estas cosas, pero, la verdad no me importa lo que ha gastado, total ellos fueron los que me endiosaron, asì es que: ¡Quièn los manda! Y el espìritu hizo mutis.

Cuando nos dimos cuenta, la mèdium estaba llorando amargamente. Como se dijo, ella era psicofònica semi conciente y se diò cuenta de todo lo que habìa sucedido. Y…..¡vuelta a casa! Esta vez, con la maleta, ademàs de ropa, con la decepciòn sufrida.

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1185
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Mensaje por Roberso » Dom May 27, 2012 1:06 am

UN CASO DE INVISIBILIDAD

La invisibilidad, dentro de la fenomenologìa mediùmnica, està considerada como un fenòmeno de efectos fìsicos. Si bien los fenómenos de efectos fìsicos en la actualidad son escasos, salvo los fenómenos de poltergeist que no se dan a doce por “chirola”, la invisibilidad, dentro de la fenomenologìa de efectos fìsicos es extremadamente escasa.

El señor Pedro, ya desencarnado, era mecànico de automóviles; un señor serio, muy formal y por lo tanto, cumplidor de sus compromisos. Ya en los 50 años de su vida empezó a experimentar algo que èl considerò como un comienzo del Alzheimer.
Era muy ordenado, y como trabajaba sòlo, se las ingeniaba para no tener que levantarse a cada rato para buscar una herramienta a su banco de trabajo.

Sabiendo el trabajo que le iba a hacer al coche de turno, ponìa todas las herramientas que iba a necesitar, en fila, por orden de medidas, al lado del coche. De esa manera, al necesitar una llave, y estando acostado en la camilla rodante de mecànico, volteaba la cabeza, estiraba la mano y seleccionaba la llave que iba a utilizar.

Asì fue año tras año, desde muy joven que empezó su oficio. Era casado y tenìa dos hijos varones que por esa època cursaban la secundaria.

Un dìa, que mecánicamente volteò para ubicar en la fila la llave de 9/16”, (sòlo la menciono como ejemplo), viò con sorpresa que donde deberìa estar la llave, el espacio estaba vacìo.
Con toda la seguridad de que la habìa puesto junto con las otras llaves que necesitarìa, tanteò en el piso y nada. Moviò la camilla y nada.
Malhumorado y pensando nada bueno de sì mismo por el olvido, se puso de piè, caminò al banco de trabajo a buscar la llave y tampoco estaba en el sitio de debìa estar. Revoloteò todas las herramientas y nada.
Pensando en el lugar en el que la habrìa puesto, volteò al piso en donde estaban las llaves, ¡y allì estaba! Volviò, tomò la llave y prosiguió con su trabajo.
Esto mismo se repitió dìa tras dìa con diferentes herramientas, hasta que empezó a preocuparse. Hablò con su esposa, a quien no habìa mencionado nada de lo que le estaba sucediendo. Ella se preocupò tambièn y le dijo que se hiciera examinar la vista, que podìa ser que eso estuviera sucediendo.

Don Pedro fuè e examinarse la vista y el oftalmòlogo le dijo: Don Pedro, usted tiene su vista mejor que la mìa que soy 20 años màs joven que usted.
Volviò con las nuevas a hablar con su esposa y le mostrò su preocupación al decirle: ¡Querida!, si no es asunto de la vista, probablemente he empezado a padecer del Alzheimer.

Con esa preocupación continuò con su trabajo, pero siempre con el mismo problema, no veìa la herramienta que buscaba en su sitio, se paraba, la iba a buscar y cuando miraba de nuevo, la herramienta estaba en donde èl la habìa puesto pero que extrañamente habìa visto que no estaba allì.

Unos meses màs, y comentando esto con un matrimonio vecino que los fue a visitar, la señora visitante le dijo: Don Pedro, ¿por què no va a la Sociedad de Investigaciones Psìquicas? Si usted estuviera padeciendo de Alzheimer ese padecimiento lo tendrìa que manifestar en diferentes actividades y no sòlo la de su oficio.
¡No!, le dijo don Pedro. Yo no creo en esas pavadas. Despuès que se marchò la visita, la esposa le dijo: Andà nomàs. Ve a ver que te dicen. No perdès nada con hacerlo.

Don Pedro se animò y fue a la Sociedad de Investigaciones Psìquicas. Le expuso su caso al director el cual se interesò mucho y lo citò para la siguiente reuniòn de experimentación. Don Pedro fue, lo ubicaron en la mesa de trabajo, frente al director de la sesiòn que tenìa a su lado a los integrantes de su equipo de mèdiums.

Don Pedro contaba después, que cuando apagaron la làmpara principal del salòn y sòlo dejaron una luz tenue, èl sintió mucho sueño y se quedò dormido.
El director le dijo que èl habìa estirado la mano hasta el centro de la mesa en donde habìa hojas de papel y làpiz. Que tomò una hoja y un làpiz y se puso a escribir.
Cuando despertò Don Pedro, viò la hoja de papel frente a sì, que vio tambièn algo escrito en ella, y abochornado por haberse quedado dormido mirò al director. Este le dijo: Lea lo que dice la hoja. El la leyò y viò que decìa: Pedro, no te sientas mal. Lo que te estaba sucediendo era sòlo para llamarte la atención porque eres un mèdium latente y necesitas desarrollar tus facultades mediùmnicas.
El director le dijo: Eso lo escribiò usted. Pero esta no es mi letra, respondiò Ademàs, yo me quedè dormido. Yo no he escrito nada.

¡Bueno! Lo cierto es que con el fenòmeno de la invisibilidad, a Don Pedro se le estaba llamando la atención para que buscara ayuda psìquica idònea para que lo encausaran en las facultades latentes que tenìa y que estaban a punto de aflorarle.

Don Pedro resultò ser un excelente psicògrafo y vidente. Siguiò con su oficio de mecànico sin volver a experimentar la invisibilidad de sus herramientas. ¡Ademàs!, ya en pleno uso de sus facultades de vidente y escribiente, fue de gran ayuda en el equipo de mèdiums de la institución hasta su desencarnaciòn.

Pròximo escrito en este mismo tema: OTRO CASO DE INVISIBILIDAD.

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1185
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Mensaje por Roberso » Dom Jun 03, 2012 3:53 am

OTRO CASO DE INVISIBILIDAD

En la Sociedad de Investigaciones Psìquicas, en el tiempo que yo la presidì, tenìamos un asiduo asistente que vivìa en un barrio marginal de Buenos Aires conocido como Ciudad Tablitas. Por èl nos enteramos del caso que vamos a narrar y que confirmamos después con la persona que sufriò momentáneamente cuando se dio este fenòmeno con uno de sus menores hijos.

La señora Marìa vivìa en una casita de ese barrio. Era una inmigrante boliviana que tabla a tabla, junto a su esposo, levantò la humilde vivienda que constaba de un solo ambiente en el que se desarrollaban todas las actividades del pequeño hogar formado por la pareja de inmigrantes bolivianos; èl trabajaba como auxiliar de albañilerìa y la esposa en oficios de su hogar que incluìa el cuidado de sus dos menores hijos los cuales aùn no asistìan, por su edad, a la escuela.

En ese solo ambiente de su pequeña casa, se cocinaba, se comìa y se dormìa, cada cosa de esas, hechas en un rincòn de la casita destinados pera esos fines.
Afuera de la casa, en un pequeño patio estaba la letrina y un espacio para lavar la ropa y tenderla.

Un dìa, la señora le dijo al hijo mayorcito de seis años: Cuida a tu hermanito que voy a la tienda a comprar algunas cosas para el almuerzo y la cena. Los dos niños estaban jugando sentados en el piso.

Saliò la señora Marìa y puso un candado en la aldaba de la puerta que era la ùnica entrada y salida de la casita. Y se fuè nomàs a la tienda. Demorò casi una hora entre las compras y una y otra “cotorreada” con un par de vecinas con las que se encontrò.
LLegò a la casita. Abriò el candado. Entrò y encontrò al mayorcito sentado en el piso jugando, tal como lo habìa dejado. Mirò a todos lados y le preguntò: ¿Y tu hermanito? Le dijo: Estaba jugando conmigo, me dijo que tenìa sueño y creo que se acostò a dormir.
Dentro de la casa sòlo tenìan dos camas, una para el matrimonio, y otra donde dormían los dos niños.
Volteò al rincòn en donde estaban las camas y las viò vacìas. Despuès mirò a todos los lados y dijo: ¿Dònde està? Mirò en todos los rincones del ambiente interior y nada. Mirò debajo de las camas. Mirò dentro del ropero. Era imposible que estuviera escondido y tambièn era imposible que hubiese salido de la casa ya que la ùnica salida y entrada era la puerta ya que la casa era una caja de madera , sin ventanas, sòlo la puerta y esta la habìa dejado con candado.

El hijo mayor empezó a llorar porque su madre le reclamaba que dònde estaba el hermano y èl repetìa lo mismo: Me dijo que tenìa sueño y yo creì que se iba a acostar en la cama.
Viendo que la criatura habìa desaparecido, tomò al ñiño mayor de la mano, salieron de la casa y pusieron el candado para ir a la estaciòn de policìa màs cercana.

La señora hizo la denuncia toda alarmada. Preguntas van, respuestas van, y finalmente el que tomò la denuncia le dijo a un policìa que fuera con la señora hasta la casa para tratar de deducir por dònde habìa salido el niño.
En el camino, Toda desesperada y llorosa, la señora Marìa siguió alertando al policìa sobre la ùltima vez que el mayorcito habìa visto a su hermano. Cuando se levantò del piso y le dijo a su hermano que tenìa sueño.

Llegaron a la casita. Abriò el candado de la puerta y entraron, y ¡oh sorpresa! Encontraron al desaparecido durmiendo en una de las camas. La madfre se abalanzò desesperada sobre èl que se despertò todo asombrado ya que no sabìa lo que habìa sucedido.
La madre le preguntò: Querido, ¿dònde estabas? El niño en su lengua mocha le dido: “dumendo”.
La señora Marìa, en su felicidad, casi no oyò “el cafè” que le diò el policìa cuando regresaba a la Comisarìa, dicièndole borracha, irresponsable y de distraer las funciones de un agente de policìa.

Todos los vecinos se enteraron del caso, entre ellos el asiduo asistente a la Sociedad, quien le recomendò que la visitara para exponer su caso y se investigara,
¡Sì! La señora fue y se investigò su caso. La señora nos decìa: Yo vì las dos camas y estaban vacìas. ¡Yo no estoy loca¡ Claro que le dijimos y le explicamos que todo el tiempo estuvo su hijo durmiendo en la cama y que todo se habìa dado por el fenòmeno fìsico de la invisibilidad.

Se hizo una sesiòn para investigar sobre el caso y supimos que al contrario del caso narrado anteriormente, de Don Pedro el mecànico, que la invisibilidad de sus herramientas las provocaba una entidad seria para llamarle la atención sobre su mediumnidad latente; en el caso de la señora Marìa, habìa sido una entidad traviesa que quiso reirse a costillas del susto y sufrimiento momentàneo de una madre que no encuentra a su hijo donde lo dejò.

¡Asì es! En el espacio hay de todo.

Giomar

Re: ¿QUÈ ES LA MEDIUMNIDAD?

Mensaje por Giomar » Jue Jun 07, 2012 6:33 am

Hola
ESte foro esta desde hace mucho tiempo, y provablemente nadie lea lo que yo escribo, pero bueno sin embargo les comentare, desde pequeña he visto espiritus y me asustaba mucho, y lloraba y no queria dormir sola, pero en mi familia no estaban tal vez bien informados acerca de esto, y nadie me prestaba atención, a medida que iba creciendo las experiencias se incrementaban, al punto que pense que me iba a enloquecer, o que ya estaba loca, mas o menos a los 14 años no solo los veia si no que tambien los podia escuchar, en ese entonces comence a orarle a Dios para que me quitara eso, no lo queria tener, las experiencias con el tiempo mermaron al punto que no volvi a ver, escuchar ni sentir nada. Ahora tengo 33 años y me comenze a interesar el hacer meditacion, comence a praticar el Reiki, y soy facilitadora de la sanacion reconectiva, y con todo esto han vuelto las visiones, la verdad eso me aterroriza aunque he hablado con un amiga y me dice que no tengo porque estar asi que es un don de Dios, y si fue asi Dios me perdone pero yo no lo quiero tener, a mi eso me austa mucho, no se como controlarlo, estoy desesperada. :(
Gracias por leerme.

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1185
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Mensaje por Roberso » Jue Jun 07, 2012 12:15 pm

¡Hola Giomar!

La mediumnidad no es ningùn don de Dios ni nada extraordinario, en tu caso es que la videncia que tuviste te està re aflorando. Un vidente lo ùnico que hace es ver màs alla de lo que el comùn capta con la vista. Es un asunto orgànico y nada màs. Lamentablemente a mucha gente le gusta enredar a Dios en contidianidades, y en este caso facultades que tienen su explicaciòn.

Nadie puede cerrar una mediumnidad sino el propio mèdium que no quiere tenerla. Si lo hiciste antes, lo puedes hacer ahora. Pero si te ha vuelto, no es asunto de desesperarse ni asustarse por eso. Insiste en no querer ver màs allà de lo normal, fuertemente insiste.
Quizàs no lo logres de la noche a la mañana, pero el hecho de no quererla harà que sòlo veas lo que ve la mayorìa de la gente.

Tampoco creas, (por si acaso alguien te lo dice), que porque no quieras tener una facultad, por eso te va a venir un castigo o algunas calamidades personales o familiares. ¡Mentira! No te sugestiones a eso.

Saludos.

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1185
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Mensaje por Roberso » Dom Jun 10, 2012 1:56 am

LOS MÈDIUMS VISTOS POR ELLOS MISMOS

Una de las primeras cosas que debe comprender una persona a quien le aflora cualquier tipo de mediumnidad, es que esa facultad no es un regalo de Dios, como muchos pretenden.
Tampoco esa mediumnidad los convierte en misioneros. Un misionero que reencarna en nuestro imperfecto planeta, (en cuanto al estado espiritual de sus habitantes), no quiere decir que porque traiga cierta misiòn cultural, medicinal o espiritual, eso quiere decir que es un espìritu perfecto. Si estuviera en la categorìa de perfecto no reencarnarìa en nuestro imperfecto planeta.
Los misisoneros que conocemos, mejor dicho, que todos conocen, algunos los consideran perfectos porque los estàn mirando con la lupa de su imperfección. Màs evolucionados que nosotros, se entiende, pero la diferencia entre màs evolucionados que nosotros y espìritus perfectos es enorme.

Lo mismo sucede con los espìritus que se comunican a travès de los mèdiums. La imperfección espiritual de los mèdiums y de las de sus seguidores y acòlitos, hace que por un par de cosas bonitas que digan estos espìritus en cuanto a moral y buenas costumbres, inmediatamente sean considerados como espìritus superiores.

Lo màs peligroso de la mediumnidad es caer en esa falta de humildad del mèdium, y eso por creer que por ser mèdium està fuera del lote. Muchos quizàs no lo creyeron asì al principio, pero cayeron bajo la influencia de espìritus fascinadores que con cuento y medio hacen que la mayorìa de ellos caigan en un misticismo ridìculo.

Pablo, (Saulo de Tarso), cuando en las primitivas iglesias judeocristianas se hacìan reuniones profèticas, (sesiones mediùmnicas), les recomendaba a las iglesias que tenìan estas actividades, según 1Corintios 14: 32: “ Y los espìritus de los profetas, (mèdiums), estàn sujetos a los profetas.”
Aquì Pablo, que no fue espiritista porque el Espiritismo se originò como doctrina filosòfica el 18 de Abril de 1.857, al hacer esa recomendación, les està diciendo a los profetas o mèdiums que tienen que analizar las comunicaciones que dan los espìritus por su medio.
Ya se sabe que la mayorìa de los mèdiums parlantes son inconcientes y no se dan cuenta de lo que han dicho las entidades hasta después que salen del trance y los enteran.
Pero si este es el caso, (y lo es la mayorìa de las veces), siempre tiene que haber en donde se den comunicaciones, una persona preparada como para analizar bien el mensaje que dejan las entidades y no dejarse deslumbrar por un par de palabras bonitas.

Tambièn el apóstol Juan en su 1Juan 4: 1, les dice a los que hacìan este tipo de reuniones que en esa època se les decìa “profèticas”, y en la actualidad mediùmnicas, lo siguiente:
“Amados NO CREÀIS a todo espìritu. Sino PROBAD los espìritus si son de Dios.”
Al decir: Si son de Dios, quiere decir si son espìritus buenos.
Juan fue màs especìfico que Pablo, y màs explicativo en este punto. No sòlo le recomienda al mèdium que pruebe al espìritu sino que les dice a todos: PROBAD A LOS ESPÌRITUS. ¿Por què? Porque Juan sabìa que habìan espìritus mentirosos y fascinadores, por eso le recomienda a los que hacìan estas reuniones profètica o mediùmnicas: NO CREÀIS A TODO ESPÌRITU.

Estos espìritus mentirosos y fascinadoes son los que envuelven al mèdium en un manto de misticismo al hacerles creer que por tener una mediumnidad ya estàn espiritualmente por encima del comùn de la gente.

En los años de experimentador, he leìdo y escuchado a estos mèdiums mistificados y fascinados, cosas como las siguientes:

“Esta VIRTUD mediùmnica de la que soy poseedor.”

“Le doy gracias al Padre Universal y a mis Protectores por esta mediumnidad.”

“Los maestros que enseñan por mi mediumnidad.”

“Los espìritus de luz que me favorecen con sus comunicaciones.”

Y muchas otras cosas por el estilo.

Por fortuna, nunca tuve en mis equipos de mèdiums a fascinados espirituales. ¿Por què? Porque ellos estaban concientes, (porque se los habìa preparado), que la mediumnidad es algo que tienen pocas personas con relaciòn a otras, pero es algo natural en esa persona que tiene la facultad o las facultades. Sirve de puente entre el màs allà y el “màs acà”. Saben que el màs allà sòlo es un reflejo que nuestro plano de vivientes. Ningùn espìritu mejora por el hecho de desencarnar. La mejora o evoluciòn espiritual se va obteniendo gradualmente a travès de las vidas sucesivas.
Por lo tanto, es mentirse el creer que todo espìritu que se comunique a travès de un mèdium, necesariamente tiene que ser “un maestro” o un “espìritu de luz” o un “espìritu superior”. ¿Què es eso?

Culturalmente hablando: Yo nunca conocì a Albert Einstein, y es de mi època. Tampoco he conocido a ningùn premio Nòbel de literatura o de cualquier otra rama del saber o de ciencias, que han sido de mi època.

Espiritualmente hablando: Yo nunca conocì a Mahatma Gandhi, y es de mi època. Tampoco conocì a la madre Teresa, y es de mi època.

¿Què podrìa hacerme pensar que de repente, dirigiendo una sesiòn, un espìritu tomara uno de estos nombres para dejar una comunicación que no resistìa el análisis de un imperfecto cultural, (yo), y de un imperfecto espiritual, (tambièn yo)?

¿Y què podrìa hacerme pensar que algunos de mis mèdiums que eran tan imperfectos culturales como yo, y tan imperfectos espirituales como yo, una entidad espiritual de las arriba nombradas, iba a dejar una comunicación a travès de un, o una mèdium con un indice cultural y espiritual màs bajo que el de esos espìritus?

Creer que eso pudiera suceder es engañarse. Lo primero que se aprende es que las entidades que se comunican a travès de un mèdium, lo hacen por afinidad cultural y espiritual con el mèdium.

Me siento orgulloso de que ninguno de mis mèdiums tuvo ese “berretìn”, de creer que por su medio se iban a comunicar entidades superiores.
¡Ahora! La entidad comunicante puede decir que tiene la identidad que anuncia, pero como no le podemos pedir la identidad o un pasaporte para probarlo, lo que nos queda es lo lògico que se debe hacer en estos casos, no caer en el deslumbramiento por el nombre que anuncia la entidad, sino por el lògico y necesario analisis que se haga de todo lo que dice.

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados