SENBRANDO Y RECOGIENDO

Religiones, espiritualidad, la vida después de la muerte, reencarnación, creencias, agnosticismo, filosofía, etc.
Responder
Periespiritu
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 875
Registrado: Mié Sep 03, 2008 1:33 pm

SENBRANDO Y RECOGIENDO

Mensaje por Periespiritu » Mié May 01, 2013 7:13 pm

Estimados lectores:

Cuando yo vivía en la Tierra, había nacido en San Pablo, y mi ocupación era la de agrimensor, lo que me permitía viajar por el interior del Brasil. En mis frecuentes viajes pude observar el dramatismo de ciertas vidas humanas. Aunque conocía la doctrina espírita, me agradaba incursionar en las enseñanzas esotéricas, teosóficas y rosacruces, que me ampliaban los conocimientos sobre los procesos reencarnatorios, y la disciplina de la Ley del Karma, sobre el espíritu encarnado mientras tanto, tenía ciertos inconvenientes para interpretar algunas de las tragedias, que yo había presenciado y que para mi no encajaban dentro de las normas de la Justicia Divina.

Cuando desencarné, en el Espacio, me dedique a las actividades del mundo espiritual y me preocupe de conocer el origen kármico, de algunos de esos casos tan tristes. Consulté a los directores de la metrópolis en donde resido (1) y solicité permiso para estudiar los casos. Una vez investigados éstos, tenía especial interés de reagruparlos y conocer a mis hermanos de la Tierra.

Atendiendo la sugerencia de mis superiores, trate de evitar la individualización y reconocimiento de los personajes que hacen parte de esta obra. Cambié los lugares, fechas circunstancias y pormenores de los hechos descriptos, dado que sus familiares aún se encuentran encarnados en la Tierra. También es cierto, que algunos lectores podrán asociar asuntos y coincidencias de estos cuentos, encontrando semejanza con algunas personas de su conocimiento. Sin embargo, mi interés, fue evitar esa identificación, pues aún me suenan en los oídos. Las recomendaciones de mi preceptor espiritual, cuando me advertía: “Atanagildo, no olvides que los muertos bien intencionados no deben dificultar la vida de los vivos, deja eso para los obsesores”.

Tampoco intenté hacer ficción con estos cuentos reencarnatorios ni los dramaticé para merecer elogio de los lectores. Traté de de describir lo más fielmente posible, las cosas como sucedieron. Para extraer el material necesario, tuve que acercarme a ciertas comunidades espirituales situadas en las regiones asiáticas, europeas y sudamericanas. En ellas encontré el origen de algunas de las causas que dieron comienzo a esas vidas tan deplorables. Además, debo agradecer especialmente al espíritu de J. T. (2) conocido escritor brasileño, que me ayudó a componer el mecanismo de los cuentos, enseñándome a sintetizar las acciones y los hechos, en afinidad con el género literario.

Por otra parte debo aclarar, que yo no fui escritor en la tierra, ni publiqué trabajo literario alguno. Ni siquiera llegué a componer las poesías que formaban parte de mi estudio secundario. En mi profesión de topógrafo, aprovechaba el tiempo libre para estudiar obras espíritas, teosóficas, esotéricas, rosacruces y yogas, dominado por la avidez de saber, antes de crear. Por eso, no pretendía hacer literatura, sino, informar a mis hermanos encarnados sobre los hechos y consecuencias que producen las torturas, a los seres desencarnados, en la vida más allá de la tumba. Me despreocupé totalmente de las formas y estilos que resaltaron a Flaubert, Víctor Hugo. Machado de Asís, Maupassant y otros de prestigio, que lograban explicar a gusto, todos los hechos. El lector debe apreciar, en este sencillo texto, al mensajero, cuya finalidad es informar, o al artista, que conmueve a través de su expresión. La función principal de los “cuentos reencarnatorios” es de ser útil en lo espiritual, aclarando dramas, tragedias, vicisitudes y dolores, tan común a la vida de los lectores.

Me esforcé para daros una visión panorámica sobre las diversas causas kármicas, generados por la “Ley de Retorno”, en la vida del ser inmortal. Cantidades de problemas trágicos, frustraciones, escándalos, ingratitudes y las más variadas situaciones existen en medio de las familias humanas, que tienen mucha analogía con los hechos narrados en estos cuentos reencarnatorios. Mi intención no fue consagrarme en la literatura mediúmnica, solo me preocupaba la satisfacción íntima e impersonal de advertir, sugerir o confortar a los lectores, para que de vuelta a su patria espiritual, lo hagan en forma pacífica, agradable y consciente, en vez de sufrir las torturas y angustias, que soportaron los imprevisores personajes de “Sembrando y Cosechando”.

Evidentemente, el médium que utilicé, aún está adherido a las convenciones del mundo material, y es muy probable que se ocupe de ajustar los vocablos impactantes para mejorar la sencillez de mis pensamientos. También es justo, que así suceda en lo tocante a la sintaxis y grandilocuencia de la trama de estos cuentos, pero, confío en su buena intuición proverbial como dejo librado a su criterio, el no resaltar la realidad de los hechos, por la forma engañadora del estilo.

Ojala, los relatos verídicos que conforman el texto de la presente obra, puedan proporcionar nuevas oportunidades, discernimientos y confort espiritual a los lectores, compensando el modesto esfuerzo realizado, para todos aquellos que trabajaron impersonalmente. (3).

ATANAGILDO
Curativa, 30 de Enero de 1965.

NOTA (1) Metrópolis del “Gran Corazón”, comunidad espiritual situada sobre algunas poblaciones del Brasil. Véase las obras, “La Vida Más Allá de la Sepultura y “La Sobrevivencia del Espíritu”, de Atanagildo y Ramatís.

NOTA (2) El médium no está autorizado para decir quién es el espíritu del escritor J.T. y si realmente se creyera estar en lo cierto, será por pura coincidencia, pues las iniciales de su nombre, se refiere a una de sus creaciones literarias en Brasil.

NOTA (3). N. de Atanagildo: Disculpe el lector, si en esta obra encuentra muchas llamadas al pie de las páginas, unas mías y otras del médium, cuya finalidad es esclarecer al máximo a fin de facilitar la enseñanza. Es oportuna esta llamada para reiterar el pensamiento que expuse en otras oportunidades, donde dejo bien expresado, que mi dedicación en ésta y otras obras realizadas, obedecen a la inspiración de los sublimes hermanos mayores, que moran en esferas elevadas, pero que se preocupan muchísimo por la evolución de la humanidad.


3

Periespiritu
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 875
Registrado: Mié Sep 03, 2008 1:33 pm

Re: SENBRANDO Y RECOGIENDO

Mensaje por Periespiritu » Jue May 02, 2013 2:41 pm

ALGUNAS PALABRAS

Estimados lectores

Paz y Amor

No nos corresponde abusar del precioso tiempo del lector para comentar el contenido benéfico de esta obra, pues el hermano Atanagildo ya es bastante conocido a través de sus coparticipaciones con nosotros, (1) cuando divulgó ciertos acontecimientos de este lado”. Investigador incansable y espíritu trabajador, sinceramente interesado en auxiliar y buscar soluciones a las dificultades espirituales de los hermanos, encarnados, se propuso transmitir a través del médium una obra amena, agradable y al mismo tiempo instructiva, tratando de atraer a los lectores por medio de la trama sugestiva, a fin de inculcarles la valiosa advertencia espiritual sobre los fenómenos, sus consecuencias dolorosas y reacciones comunes a los seres humanos.

“Sembrando y Cosechando” es una obra que presenta una serie de cuentos esquematizados en hechos reales, cuyos protagonistas vivieron esa secuencia de acontecimientos, y que aún, todavía, la mayoría lucha afanosamente para alcanzar su angelización.

Ya es tiempo que los hombres se integren en la frecuencia vibratoria de la realidad inmortal, evitando existencias perjudiciales, puesto que más tarde debe desencarnar en medio de los sufrimientos inimaginables, afectando la contextura del periespíritu en los panoramas atemorizantes del bajo astral. Es enorme la cantidad de almas enloquecidas, atribuladas y destrozadas moralmente por haberse alejado de las cosa espirituales, ingresando diariamente al mundo oculto, después de haber vivido una existencia epicúrea, hedonista e inescrupulosa. En el plano carnal muchos bromean y ríen de los tontos que investigan el origen de sí mismos, pero es impresionante verlos, más tarde, en medio de las sombras tristes y amenazadoras, de las regiones purgatoriales.

Es por eso, que encontramos muy oportuna la obra “Sembrando y Cosechando”, de Atanagildo, cuyos relatos identifican decenas de situaciones inconvenientes y peligrosas, que deben padecer los espíritus después de desencarnados. El autor describe acontecimientos trágicos sucedidos en el mundo material, para demostrar después, las condiciones que presentan esos personajes una vez desligados del organismo físico, conforme al rendimiento espiritual benéfico o maléfico según hayan sido sus actividades materiales. Finalmente completa su trabajo de advertencia, al buscar los orígenes kármicos de los dramas, que se generaron en los procesos justos del “sembrar y recoger”.

No es una obra de estilo rebuscado, ni se valoriza por su aspecto impactante, pero si, es un manual didáctico, un compendio de informaciones y hasta un libro de consultas. Son condiciones dolorosas, expiativas, atribuladas y tan comunes a nuestras vidas carnales, o que bien pueden suceder en la trama de los destinos futuros, delineados por nuestros superiores. Los lectores encontrarán motivos para comprobar ciertos hechos, casi similares, y muy relacionados con sus propias vidas, de donde se pueden discernir la conducta, reacciones o solución más favorable para su caso espiritual.

También es conveniente considerar, la gran diferencia que existe entre los objetivos visados por la literatura mediúmnica, con la forma convencional de escribir de vuestro mundo. Las entidades desencarnadas, en general delante de sus “Maestros de Evolución” asumen el compromiso de transferir para la tierra, únicamente advertencias, esclarecimientos o revelaciones inusitadas, sin preocuparse por el estilo. Sólo desean la claridad, la realidad de los hechos, como la sencillez y utilidad inmediata, sin preocuparse por el perfeccionamiento de la forma o realce de la fluencia verbal. Son obras didácticas, con cierto tono de frialdad, parecido a la tónica científica, y exceptuados de hechos prosaicos.

“Sembrando y Cosechando” no es una obra de ficción para ejercitar la emotividad, humana; por encima de todo, es un compendio escolar, que contiene enseñanzas y revelaciones de la vida más allá de la carne, donde el espíritu debe enfrentar problemas inmensurables, complejos, ni siquiera parecidos a los que suceden en el mundo material. Nosotros, desde aquí operamos en la matriz de las formas, a través de las leyes sutilísimas de la vida inmortal, por eso, sabemos distinguir lo que es más apropiado para la evolución de la criatura humana. Felizmente, ella, poco a poco, asume la responsabilidad directa de sus actos y va comprendiendo las enseñanzas sensatas y lógicas del Espiritismo y aprende a desligarse del infantilismo de las leyendas bíblicas del Catolicismo y de las pruebas de fe del Protestantismo.

Va entendiendo conscientemente, que más allá de la devoción religiosa, y del amor al prójimo, le resta el deber y el compromiso íntimo de ampliar su conciencia espiritual por el trabajo, estudio y amor, suplantando la creencia y la adoración, Jamás puede confiar con la salvación o conversión a última hora, bajo la protección del apresurado sacerdote, pues el Paraíso no es concesión de ningún credo religiosos.

Finalizando, Atanagildo deja entrever en la médula de sus cuentos, que la esperanza y la felicidad, espiritual, es el tema fundamental de la vida que promueve al hombre. ¡Todos pueden sufrir, errar o desanimarse, pero jamás, alguien dejará de ser feliz!.
Curatiba, Diciembre 30 de 1965.
RAMATÍS.

Nota (1) Atanagildo dictó con Ramatís las obras “La Vida Más Allá de la Sepultura” y la “Sobrevivencia del Espíritu”, ediciones en castellano, editadas por la Editorial Kier S.A.


PREFACIO

Mi apreciado amigo Hercilio:

No puedo encontrar motivo más agradable, al tener que escribir el prefacio de esta obra. En la Tierra, una vez que otra, acepté prevaciar alguna cosa en los tratos de cultura para el “bicho, llamado hombre”. Pero, teniendo que prevaciar cosas de muertos, jamás hubiera imaginado eso, en la masa cenicienta de la calavera. Llegando al más allá y después de acomodar las valijas en la estación sideral, pasé a examinar con más detención al ciudadano terrícola, que de un pestañear desintegra el átomo para luego fundir a millares de colegas en Hiroshima, y por otro lado, es capaz de secar el depósito lacrimógeno ante el melodrama, de tener que sacar una paloma aprisionada en la parte superior de un elevado edificio.

Ud. Me pregunta, si el hombre evolucionó. Antiguamente vivía en las cavernas de piedra, hoy reside en elegantes cuadros de cemento; antes en la era paleolítica tomaba por los cabellos a la mujer del vecino y la arrastraba en medio de la cerca de espinas y estacas; hoy, hace la misma cosa, usando un elegante coche “cola de pescado” (1). Mataba a mazazos limpios, de frente y gritando; en el siglo XX ataca a traición empuñando la pistola automática y de tiro silencioso. Otrora hacía morir al delincuente en la cuerda tensa, accionada por la fuerza brutal del mismo hombre, después de habérsele juzgado sencillamente, ahora lo amarran a la lúgubre silla eléctrica recurriendo al invento de Edison, para tostar al infeliz en la creencia de sanear la sociedad y a su vez cumplimentar con la sádica asistencia. Antes se mataba por emoción o ignorancia: hoy una banda de togados, manifestando tener cultura de rango jurídico, liquida al desgraciado, fría y calculadamente entre un sándwich de queso y jamón y una copa de agua mineral.

La bellaquería humana, aún es la más seria competición a la artimaña del zorro, cobardía de la hiena o la traición mortal de la serpiente. Se matan millones de seres de todas las razas y credos, y después culpan a sus dioses. Aquí Jehová, feroz y racista, sanciona inmoralidades sy crueldades bíblicas. Allí, Mahoma defiende a Alá pregonando la tolerancia en la masacre sangrienta de los infieles, acullá, Brahma protege la casta sacerdotal y la aristocracia hindú, pero arroja a los parias, como montones de basura. El Dios de los Católicos patrocina la “Noche de San Bartolomé”, apuñalando a los hugonotes herejes, o patrocina la quema de los judíos y moros en las hogueras de la Inquisición, diversión macabra, concedida a los padres por el piadoso rey Felipe II un sacrispanta digno de ser ajusticiado… Uds. Dirán, ¿Sólo los católicos hicieron eso? ¡No! Los protestantes, a su vez, asesinaron herejes y hechiceros en las tierras del Nuevo Mundo, con él santificado interés de limpiar el suelo y hacerlos candidatos al Paraíso Además, Miguel Servet fue quemado por Calvino en Basilea.

¿Decís si evolucionó el hombre? Mataba ferozmente bajo las hordas feroces de Tamerln, Gengis Kan, Atila, Aníbal, julio César o Napoleón, abriendo cráneos enemigos a costa de machetazos, más tarde espingardeaban a los niños, mujeres y viejos indefensos, cargando la pólvora por la boca de los trabucos, hoy vistoso ornamentos de museos. Sin duda, el hombre avanzó considerablemente en lo tocante a la exigencia sanitaria para matar, como lo hizo la horda hitleriana quemando a centenares de judíos en los hornos de los campos de concentración de Dachau, Belsen, Auschwitz o Buchenwald. Me parece que el “bicho hombre” no evolucionó pero si debe haber perdido los pelos debido a alguna “dermatosis” (2) imprevista, entrando atropelladamente en la civilización. ¡Entró de contrabando sin la debida promoción o autorización de los guardias fronterizos”.

Pero, ¿Qué estoy diciendo en este prefacio, caro Hercilio? ¿Qué puedo agregar, a todo lo dicho por Ramatís y atanagildo? En la tierra, a veces, escribía asuntos que yo deseaba que fueran moralizadores, mas luego, me salía materia abrasiva que terminaba quemando a los sensitivos de las letras! Embravecía a los admirados por el mundo, cuando les subestimaba las condecoraciones medallas y pergaminos. En mis quijotadas arreciaba contra los supuestos holgazanes y me burlaba ante la sorpresa que causaba. Mas es tiempo de parar con mi atrevimiento de “fallecido”, sin llegar a abusar de la condición privilegiada del héroe de Wells, (3) pellizcando impunemente la piel de los “vivos”, Al final, la muerte corpórea es el simple reajuste para la vida inmortal, mostrándonos los errores, cometidos en la carne. Talento, galones, medallas de oro y plata, diplomas de papel apergaminados y anillos reluciendo en el dedo académico son elementos usados en el mundo, que da vida a la vanidad del hombre, a quien la parca un buen día se entromete y termina con la broma. El más allá, es la lluvia que limpia los “residuos” de las ilusiones humanas, despojando al ciudadano del polvo del mundo, que junta en su trayectoria ilusoria a través del cuerpo carnal.

¡No voy a demorar mucho, apreciado lector! Lea la obra del buen Atanagildo y Ud. Percibirá en la serie de relatos extraídos de la vida de los protagonistas, los dolores, luchas, vicisitudes, dramas, tragedias, frustraciones o hechos, cosa muy común en todas las existencias humanas. Son acontecimientos que nosotros ya vivimos, o que tendremos que vivirlos en las próximas encarnaciones. En la tierra, muchas veces reís de la sobrevivencia del espíritu, a pesar de haber traducido algunas obras sobre el tema, pero más tarde, el asombro me alcanzó el alma y cayó sobre mi, en tal forma, que no lograba explicarme, pero definitivamente fue grande mi alegría, cuando comprendí que estaba vivo! ¿Cuántas cosas por hacer, cuántas cosas para comenzar, y evidentemente, por corregir? Muchos de aquellos valientes, que hacían coro conmigo, riendo a mandíbula abierta ante la simple mención de que fuéramos a sobrevivir a la forma de nervios, huesos y músculos, hoy andan por ahí (en el astral) a los gemidos, asutados y huyendo hasta de su propia sombra!

Por otra parte, Atanagildo fijó el rumbo seguro de esos protagonistas, pues sus vidas hacen algo de nuestras vidas. En verdad, todos nosotros tenemos algo de esa obstinación del citado Clementino en “ser rico”, de la lubricidad instintiva de Claudionor, del orgullo herido de Romualdo; de los temores intuitivos de Salustio; de la resignación mórbida de Matías, de la generosidad de Verónica; de la ferocidad de Sesostris; del fatalismo desesperado de Leonardo o de la avaricia de Cardoso. ¿Y los presentimientos de Rosalino, la simplicidad de Gumercino, la tragedia de Fabiano, la frustración de cRistina o la tara psíquica de Marilda y Sonia?

¡Se siembra cactus, y se cosecha espinas! El fértil terreno de la carne da de todo, allí se recogen los buenos y los malos frutos. Y, en eso, Atanagildo fue preciso, pues la gente que presentó en sus relatos, recoge lo bueno o lo peor, pero después explicó las razones de porqué a Fulano el tocó llorar al encontrarse con la alforja bastante pesada, o a Menguano lo bien que le fue, en base a la buena siembra que otrora había realizado.

¿Qué podemos decir, de lo expuesto por Atanagildo? Fuera de los relatos sobre “Los Ángeles Rebeldes”, que incita al interés y perspicacia de los lectores por las revelaciones ocultas demarcadas entre líneas, los demás cuentos explican de por sí la naturaleza de las infelicidades humanas. Yo quedo por aquí y devuelvo la “pluma viva” que Atanagildo me prestó en la persona del apreciado Maes, prometiendo volver, cuando Dios lo permita, pero sin “pellizcar” a los caros hermanos!

Curatiba, 1º de Enero de 1966


NOTA (1) En el tiempo que J. T. vivía en la Tierra estaba de moda el “Cadillac”, cola de pez.
NOTA (2) Dermatosis, designación genérica de las enfermedades de la piel.

NONA (3) El autor alude al personaje de H. G. Wlls, de la obra, “El Hombre invisible”.

7

Periespiritu
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 875
Registrado: Mié Sep 03, 2008 1:33 pm

Re: SENBRANDO Y RECOGIENDO

Mensaje por Periespiritu » Mié May 22, 2013 7:27 pm

EL QUIEBRA HUESOS


¡Pablo! ¡Llama a la ambulancia! ¡Ligero, hombre! Matías está quebrado, allá abajo!.

Los operarios descendían apresurados de los andamios por la improvisada y tosca escalera de madera; los más ágiles escogieron las sogas. Sobre los trozos de madera y tablas de pino, yacía un hombre de bruces, inmóvil, gimiendo, sin que nadie se animase a tocarlo, pues ni bien intentaban tocarlo, los gritos eran desgarradores. Veinte minutos después se oyó el ruido estridente de la sirena de la ambulancia que corría alocadamente por las calles, de San Pablo para llegar al lugar del hecho. Llegó y el médico después de una prolija revisión del accidentado constató varias y dolorosas fracturas óseas.

¡No se lo que pasa con ese hombre! Decía el Sr. Joaquín, cuando prestaba declaración ante la compañía de Seguros. Era la séptima vez que Matías se accidentaba en nuestra firma, durante once años de servicio. Hasta parece mandinga, pues siempre se rompe los huesos. Y en una exclamación desconsolada, manifestó ¡Creo, que ya es tiempo para que se jubile!

Matías no podía quedar cesante sin el consentimiento del “Sindicato de Construcciones Civiles”, pues era un empleado regular, con más de diez años de trabajo, aunque había sufrido varios accidentes de consideración, que lo habían recluido durante semanas enteras en los hospitales. En algunos casos, los médicos ajustaron los huesos en forma deficiente, y el infeliz, tenía que ser fracturado nuevamente para volver sus huesos a la posición normal. Le habían puesto el nombre de “quiebra huesos”, y la cantidad de radiografías que él poseía, eran más que suficiente para constatar una de las más tristes historias del sufrimiento humano.

Veinte días después de ese último accidente. Matías obtenía el alta del hospital y se presentaba nuevamente para tomar servicio. El capataz lo miró con cara de desconfianza y algo desconsolado.

¡Hombre de Dios! ¿Por qué no se jubila de una buena vez? ¿Qué adelanta trabajar en ese estado, si vive más tiempo en el hospital, que en el trabajo?

¿Qué voy hacer Dios Joaquín? Tengo mujer y cinco hijos, Lo que me da la Caja de jubilación no alcanza para comer, por eso, no podemos pensar en el futuro. Se encogió de hombros, con aire entristecido:

Puede que sea mi destino, no digo que no; pero si Dios quiere que sea así, ¿qué voy hacer? ¡Un día de esos se termina, aunque sea con la muerte!

¡Vamos, hombre! Rebatió Joaquín, el capataz ¡No se haga ilusiones, que hasta ese extremo no llega la cosa! Joaquín, a pesar de ser enérgico y rústico, era un alma simple y laboriosa, a pesar de tener que enfrentarse con tipos ordinarios en su función de capataz. Se quitó el sombrero y se pasó la mano por los cabellos, en un gesto significativo, rápidamente y con decisión, dio un ligero empujón a Matías, como queriendo disimular su buena intención;

¡Camine, hombre! Desde hoy en adelante Ud. Quedará de servicio en la garita, apuntando a los empleados y controlando los camiones de carga, Y, demostrándose satisfecho, exclamó, sin maldad: ¡De esta vez, creo que Ud. del suelo no pasa!

Matías asumió la nueva tarea, totalmente abatido, y parecía oír una voz intima que le predecía constantemente un nuevo fatalismo, con nuevos dolores y quebraduras de huesos Ya comenzaba a ceder ante la mala suerte y el cansancio de cada dia, sin tiendo miedo al futuro. Sin embargo ninguna criatura humana reaccionaba tan favorablemente ante las quebraduras de los huesos. El organismo de Matías parecía tener apuro para reconstituir sus huesos, a tal punto, que algunas veces parecía corregir los dictámenes médicos y acertaba en su conformación anatómica. En fracturas que debía alcanzar varios meses para repararlas, le bastaban algunas semanas, para rehacerlas. Los médicos del instituto, sorprendidos, examinaban con mucho cuidado la parte ósea recuperada, alarmado ante el tiempo invertido por la naturaleza, en donde las suturas eran coherentes y la cura asombrosa. Y, por lo tanto, el resultado siempre era el mismo. ¡”Apto para el servicio”!.

Hacia mucho tiempo que matías soñaba con la jubilación por invalidez, y más tarde se ayudaría con pequeños servicios para alcanzar la atención de su familia. Pero, siempre la dominaba un complejo; en aquella existencia desgraciada, debía caminar por las calles desviando sus pasos de las cáscaras de bananas o del asfalto húmedo. Le costaba mucho cruzar las calles de tráfico intenso. No subía escaleras, en fin, no se arriesgaba para nada. Inútilmente intentaba liberarse de su mal genio, a veces, sarcástico, que parecía reírse, prediciéndole en lo íntimo de su alma, la ruta dolorosa es donde debería poner a prueba hasta su último hueso. Gracias al Sr. Joaquín, estaba protegido; trabajaría en el suelo, como apuntador y portero de la empresa, lejos de los andamios traicioneros, de las cuerdas débiles y de los escalones podridos, que se destruían bajo su paso.

¡Yo encuentro que desde el suelo no pasa! Había dicho el Sr, Joaquín en forma consoladora.

Su infancia había sido muy azarosa, la vieja María Turquesa se había cansado de arreglarle los huesos de los brazos y de las piernas, y, cierta vez, tuvo que tratarle la quijada, que se había fracturado al caerse de un muro.

¡Matías exclamó el Sr. Joaquín abra la puerta del fondo, el camión va a entrar por allí! ¡Apúrate, hombre! Era el tercer mes que servía como apuntador de los operarios y fisicalizador de las cagas para el armado de la construcción. Se sentía muy bien, había engordado cinco kilos con aquel trabajo. Tomó el manojo de llaves y se encaminó hacia el fondo del terreno. Abrió las puertas y calzó cada una de las pesadas hojas, hizo señal al chofer y le indico el camino para que introdujera el pesado camión cargado de hierros, cemento y casi una tonelada de caños galvanizados para la red de agua. El pesado vehículo roncó fuerte y el chofer pisó firme el acelerador, para vencer el declive del camino y poder girar rápido hacia el lugar de la descarga, cuyo terreno cedía fácilmente. De inmediato se escucho un fuerte estampido y los neumáticos delanteros reventaron, el golpe violento de la dirección lo obligo a deslizarse peligrosamente; cuando el motor paró, recién entonces oyeron los dolorosos gemidos de Matías, que se encontraba tirado en medio de un gran charco de sangre, junto al primero de los pilares. El conjunto de caños galvanizados, que sobresalía del camión, alcanzó a Matías en la curva de la entrada y lo arrojó a más de diez metros de distancia, como si hubiera sido proyectado por una catapulta.

Cuando los compañeros del infeliz llegaron. Estaba agonizando, con los últimos estertores, pues esa vez, además de haberse roto los huesos, tenía destrozadas las vísceras. Un hilo sanguinolento partía de los labios entreabiertos y se oía la respiración entrecortada de la agonía. Joaquín, el capataz, llegó agitado y al ver al pobre, Matías en esa condición no daba crédito al cuadro que tenía delante. Pero, ya era tarde, Matías expiraba allí mismo, y sus compañeros se miraban sorprendidos e intrigados por ese destino implacable, cruel y vengativo, que lo había eliminado en el fatal accidente.

¡Ocho quebraduras de huesos! ¡Santo Dios! ¡Jamás vi una cosa así! ¡Eso, hasta parece cosa de Mandinga! Exclamó Joaquín pasándose la mano por la cabeza al verse frustrado en sus buenas intenciones.

Mientras manos piadosas levantaban su cuerpo para conducirlo a su hogar para el velatorio, del otro lado de la vida, su espíritu también era ayudado por almas bondadosas, amparándolo amorosamente. Un sueño pesado lo entorpeció, alcanzándole todo su periespíritu, dándole una expresión de paz y serenidad. Momentos después, los espíritus benefactores se apartaron respetuosamente, ante la presencia de una entidad venerable, de cabellos blancos y rostro tierno. Lleno de luz, que se curvó sobre el cuerpo periespiritual de Matías. Rápidamente hizo un ademán de despedida a los presentes, llevando a su preciosa carga en raudo vuelo hacia alguna morada feliz.

Tiempo después el espíritu de Matías, el “quiebra huesos”, despertó bastante sorprendido en un ambiente sereno y confortable, todo iluminado por una suave luz color topacio, con reflejos rosados. Sentíase eufórico y reconfortado en sus fuerzas vitales. Naturalmente, pensaba, debía encontrarse en un moderno hospital, bajo los cuidados de médicos renombrados, pues tal era la sensación de salud y bienestar que sentía. Trató de moverse con mucho cuidado, recelando de los dolores habituales, mas le extraño la liviandad del cuerpo y la falta de dolores. Sorprendido, se vio libre, sin ataduras o moldes de yeso, que tanto lo incomodaba después de cada accidente.

Al darse vuelta en la cama, se sorprendió al ver a un anciano de cabellos blancos y fisonomía estética, que con gestos de bondad lo calmó;

¡Matías; tranquilízate, tu conformación en la vida carnal te liberó de las culpas del pasado! Y, ante el asombro de Matías, prosiguió el anciano bondadoso.

De ahora en adelante, cuando vuelvas a la materia, tendrás menos peso y más aprendizaje espiritual en tu rectificación kármica. Ahora está en armonía con la Ley que transgrediste en el pasado, pues viviste resignadamente el programa crucial de tu rectificación espiritual. Los huesos de tu cuerpo físico se quebraban bajo el determinismo de la Ley, pero tu alma se fortaleció en la prueba redentora.

Matías arreglaba los huesos bajo el influjo magnético que salía de las manos del venerable Mentor; su memoria se iba aclarando y su mente le presentaba cuadros muy nítidos. Acontecimientos extraños pero que él presentía que los había vivido en otros lugares, se iban proyectando, a semejanza de la proyección de las películas cinematográficas. Confuso, pero consciente, se vio transfigurado en otro hombre, era un robusto español tostado por el sol, arbitrario, de mal genio, agresivo, cruel y vengativo. Algunos hombres del mismo temperamento lo rodeaban con respeto y temor, mientras él transmitía instrucciones severas. Se llamaba Manuel Gonzáles el contrabandista, y tenía el hábito perverso de vengarse de los contrarios. Sus andanzas y bandidajes los ejercía en las fronteras de España y Portugal, y su placer era ajusticiar a sus enemigos, arrojándolos desde los altos peñascos, gozando al verlos despedazarse contra las rocas agudas, quebrándoles todos los huesos!.

Entonces Matías volvió los ojos humedecidos hacia su Mentor generoso, y reconociéndolo en su indumentaria espiritual, le agradeció, como lo hace el niño después de haber cometido alguna imprudencia. Una dulce paz le invadió el corazón, mientras de su ser se desvanecía el remordimiento que hacía muchos años vibraba pesadamente en lo íntimo de su alma. Inclinó la cabeza levemente, murmurando en un tono venturoso y de incontenido alivio: ¡Gracias, Dios mío!

10

Periespiritu
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 875
Registrado: Mié Sep 03, 2008 1:33 pm

Re: SENBRANDO Y RECOGIENDO

Mensaje por Periespiritu » Vie May 24, 2013 2:19 pm

¡NO SE LEVANTA!

Juan Bautista y Margarita se encontraban muy alegres junto a la pila de bautismo en la iglesia de San Antonio. El padre Marino, español de porte del gado y huesudo, arengaba en latín ininteligible, mientras esparcía agua bendita a Hortensia, la primera hija del matrimonio. Los patrones de Juan Bautistas. Don Marcos y Doña Merenciana, su esposa, dueños del almacén “Arco Iris”, hacían las honras de padrinos. La fiesta del bautiszo fue simple y pródiga en dulces, saladitos, refrescos y cervezas, terminado casi de madrugada, después de muchas danzas rítmicas ejecutadas por el acordeón de Germano.

Hortensia era morenita, de cabellos negros y ojos castaños Era muy viva a los cinco meses. Los padres eran pobres y el advenimiento de la primera hija, aunque significaba un acontecimiento auspicioso, aumentaba las preocupaciones al tener mayores gastos en el hogar. Infelizmente, cuando había pasado un año del nacimiento de Hortensia, su padre comenzó a sentirse mal, febril y con dolores en el bajo vientre. A pesar de utilizar cuantas hierbas conocían y que eran recetadas por las comadres de la vecindad, el médico tuvo que ser llamado urgentemente. Pero, ya era tarde, pues Juan Bautista cuando era transportado hacia el hospital, falleció de peritonitis. Margarita, además de viuda, quedo grávida sin jubilación ni seguro de vida alguno ante la imprudencia del esposo, pues no preveía el futuro para la familia.

Transcurridos cuatro meses de la muerte de Juan Bautista, nacía Guiomar, otra niña morena, bien de salud y que significaba nuevos gastos. Margarita decididamente enfrento la situación y se puso a lavar, planchar y zurcir ropa para poder criar a las hijas. Por suerte, gozaban de buena salud, pero a medida que crecían, era fácil observar el temperamento y el carácter de ambas. Guiomar, era tranquila y afable pero tenía un espíritu calculador, mezquino, exigía recompensa por el mínimo de los favores prestados a cualquiera. Hortencia, aunque era más pródiga, era irascible y orgullosa.

Margarita pedaleaba la máquina de coser todo el día y muchas veces hasta de madrugada, a fin de obtener el mínimo sustento para la familia. Infelizmente la mala alimentación, el trabajo excesivo y fatigoso, copárosle la resistencia orgánica y la tuberculosis le afectó los dos pulmones. Ni llegó a sufrir los momentos más crueles de dicha enfermedad. Murió a los pocos días, justificando totalmente los dichos de los vecinos; ¡”Margarita estaba al pie de la sepultura; la tuberculosis sólo le dio un empujón!”.

Hortencia tenía quince años, cuando quedaron solitas en el mundo, obligadas a tomar toda clase de empleos para poder sobrevivir. Eran dos infelices huérfanas entregadas a su propia suerte, en medio de un mundo agresivo y malo.

Cierta mañana, Hortencia se levantó mal, pues alguna cosa extraña le corría por los huesos, a la altura de la columna vertebral, en donde una fuerza extraña parecía inclinarle el cuerpo hacia delante. Asustada y afligida, semanas después percibió que los brazos le colgaban demasiado hacia delante, contrariando su forma habitual. Lentamente se iba modificando su aspecto. Transcurrió algún tiempo y ya comenzaba a moverse con un balanceo grotesco, con los brazos y las manos colgando, semejante a la oscilación de los péndulos de los relojes. Su rostro, amarillento, era de trazos duros y antipáticos. La cabeza angulosa, cubierta por una cabellera apretada y totalmente descuidada, dábale aspecto antihigiénico.

Ese aspecto asqueroso le hacía la vida más difícil. Le negaban trabajo y los conocidos, trataban de evitar el encuentro. En las fiestas de la iglesia local, era despreciada y terminaba acurrucándose por las cercanías, mas era obstinada y su mirar duro no escondía su agresividad. Guiomar, de cuerpo bien formado, con cierto aire de voluptuosidad, paseaba del brazo con las compañeras, como suelen hacer las jóvenes casamenteras. Hortecia, mientras tanto, veía la imposibilidad de formar un hogar que le brindara seguridad en el futuro.

La extraña enfermedad avanzaba rápida y cruel. Cuando Hortencia fue examinada por un especialista de la Capital, el diagnóstico fue brutal y desconsolador Hipertrofia de la columna vertebral con deformaciones irreversibles. Mientras tanto, se iba curvando de a poco hacia el suelo. Los brazos, hacia delante, le daban un aspecto ridículo; algunos meses después tocaba el suelo con las puntas de los dedos, acongojando a los piadosos y daba repulsión en los menos insensibles.

Guiomar quedó desconcertada con la desgracia insuperable de la hermana y deploraba el cargo generoso que le causaba el aspecto de su hermana, pues su hermosura y donaire, la llenaba de sueños. Pero, terminó por hacerse indiferente ante la desgracia de Hortencia, y su alma primaria e inescrupulosa sentía cierta satisfacción mórbida, al verla caminar tambaleante, oscilando sus caderas y rodillas, tocando el suelo con los dedos sucios y las uñas ennegrecidas.

Hortencia al cumplir los veinticinco años, su fisonomía siniestra, causaba repulsión y asco. La cabeza era un mapa geográfico, con mil arrugas, por el esfuerzo que debía hacer para mirar hacía adelante sin poder levantar la cabeza. El movimiento espasmódico y antinatural era motivo de escarnio para los niños juguetones e inconscientes, que le pusieron el mote de “reloj de pared”. La infeliz maltrecha, algunas veces había pensado en el suicidio, pero el espíritu aún bastante egocéntrico, apegado a la vida física, le daba fuerzas para continuar en aquel cuerpo deformado. Confiaba en el milagro de una cura imprevista, le vibraba en el alma la esperanza de encontrar algún mago poderoso, que fuera capaz de librarla de esa enfermedad tan repulsiva. Ese pensamiento la animaba y echaba a andar por las calles, doliendo reconocer que era una caricatura humana. Cierta vez, se sintió afectada en lo más íntimo de su ser, cuando alguien manifestó la estupidez de que Dios al intentar “hacer las criaturas a su imagen, producía monstruos”.

Guiomar, enojada, le ponía la comida en el plato y Hortencia se alimentaba como un perro, hambriento, engullendo los alimentos en tal forma, que sacudía su maltrecho cuerpo cuando debía destrozar un pedazo de carne entre los dientes y sus huesudas y rígidas manos, que no se doblaban a pesar del esfuerzo. Cuando se lavaba introducía el rostro en la palangana de agua y después se refregaba la cara hasta los hombros. El baño de cuerpo entero, sólo era posible con la ayuda de Guiomar, o de cualquier alma caritativa. Infelizmente, Guiomar, espíritu irresponsable y ocioso, cada día se desviaba más de la ruta de mujer honrada, a cambio de dinero fácil. Algunas veces regresaba a su casa con signos de embriaguez, siendo censurada por Hotencia, la que fue abofeteada en forma desconsiderada, llena de odio y exclamando bajo los efectos del alcohol:

¡Eres una bruja!... ¡Bruja! ¡Me has de pagar todo lo que me haces! Al día siguiente, ya sobrio, sentía remordimientos por haber golpeado a una impedida, y poníase a llorar, mientras que la infeliz hermana, curtida por tan humillante destino, le suplicaba con gesto de dolor:

¡Guiomar! ¡Llévame de esta aldea miserable! ¡Llévame a la Capital, y allí puedes abandonarme! Y después de moverse bamboleante por el cuarto, envuelta en trapos, hortencia se anidaba en ese lugar inmundo, con lágrimas ardientes en los ojos, que ya habían perdido el brillo por el intenso sufrimiento.

Guiomar consiguió juntar algún dinero y resolvió librarse de la hermana, atendiendo a sus súplicas. En una madrugada fría, partieron en una carroza, llevando el permiso del juez a fin de pernoctar durante una semana, en el albergue nocturno. Al atardecer llegaron a la Capital y rumbearon hacia el albergue, donde encontraron una sopa nutritiva, reposo y el baño refrescante. A la mañana siguiente, muy temprano, salieron a la calle con Hortencia, lo que resulto denigrante, llegando a notar los rostros de repulsión de algunos transeúntes. Los ojos fríos y duros demostraban su rebelión interna, que completaba con sus gestos bruscos y agresivos. Era un ser disonante e indeseable para la ciudad, mientras tanto, Guiomar cada vez se rebelaba más de ser el cicerone de una criatura teratológica. Irritada y cruel, comenzó a hostigar a Hortencia, haciéndola responsable de la conducta de su vida libertina e inútil.

Días después, un acontecimiento inesperado transfiguró a Guiomar, brillándole los ojos de codicia y avidez, ante tal descubrimiento no había pasado una hora, que Hortencia se había recostado sobre la pared de una finca arruinada, fatigada de sus andanzas entonces decenas de personas condolidas de aquella criatura informe, le dejaban dinero sobre la falda, ropas y cosas de cierto valor. Era un acontecimiento inédito para el lugar pobre donde vivían. Allí, ambas apenas conseguían adquirir los medios para alimentarse, pues en los últimos días aceptaban ropas y ayuda de los conocidos más generosos. Por la noche, Guiomar contó lo recaudado y quedó perturbada. Se encontraba ante una fuente muy productiva de renta y con la posibilidad de recoger dinero fácilmente únicamente con la tarea de cuidar a su hermana deformada.

Al principio, la trató a Hortencia con fingida ternura y afabilidad, velando por su salud y bienestar, transcurridos unos pocos días, su espíritu mercenario y calculador pasó a explotar todas las circunstancias favorables, en base al estado calamitoso de su hermana, Habiendo observado que la mejoría temporaria de Hortencia le reducía los ingresos materiales, Guiomar le comenzó a negar los mínimos recursos, respecto a la higiene y bienestar, cuidando adrede de darle un aspecto deplorable grotesco y trágico. Llevaba a Hortencia a los lugares de mayor afluencia de público. La levantaba de madrugada y la hacía caminar por las calles en busca de los primeros transeúntes, y a alta hora de la noche, la obligaba a quedarse en los puntos estratégicos para mejorar la cosecha de sus intereses Obsesionada por la mórbida especulación sobre la deformación de la hermana. Guiomar algunas veces transportaba a Hortencia en automóvil, de un lugar a otro, a fin de llegar a tiempo a las fiestas de la iglesia o a la salida de los cinematógrafos. La llevaba casi a la rastra delante de los templos repletos de fieles, o le apuraba sus vacilantes pasos para que alcanzara la trajinada estación del ferrocarril.

Hortencia ya tenía treinta años y estaba horrenda. El cráneo alargado sus cabellos erizados, el rostro amarillento y a largado, formaban un esbozo humano mal acabado, como si hubiera sido esculpido por la mano de un grosero artista. Además había perdido la mayoría de los dientes, y los que aún le quedaban eran puntiagudos, acentuándole el aspecto enmalezco.

Algunas personas de corazón magnánimo le compraron un carrito de ruedas, fácilmente movido con las manos. Guiomar se puso furiosa con esa providencia caritativa, que le reducía gran parte de las limosnas; y cierta noche oscura, cuando Hortencia dormía, puso el carrito en la vía del tren, destruyéndole el medio práctico de su movilidad, porque atentaba contra el cuadro miserable que ella intencionadamente quería que su hermana ofreciera ante la gente misericordiosa. Desde ese momento comenzó a vigilar a Hortencia, como el felino vigila a su presa impidiéndole todo contacto con otras personas. Evitaba que la visitaran las asociaciones benéficas y sólo le permitía el derecho de pedir una limosna, por el amor de Dios. Toda la contextura espiritual primaria de Guiomar se fue manifestando ante el estado progresivo de la hermana. Golpeaba a Hortencia, cuando la recaudación del día había sido mala, censurándole la ineficacia demostrada en el saber pedir, y la dejaba intencionalmente sin comida hasta que consiguiera corregirse en el aprendizaje impuesto. Ensayaba todas las posibilidades de corrección para la enseñanza, comprobando que el hambre era lo único que mejoraba la lección impartida a su hermana.

Un bien día, cierta organización espírita, condolida por la situación de Hortencia, promovió una suscripción entre sus asociados y consiguió el dinero suficiente para internarla en una institución hospitalaria adecuada a su enfermedad. Entregaron cierta e importante cantidad de dinero a Guiomar para que le comprase ropa y elementos necesarios a su hermana, pero, para sorpresa de todos, Guiomar desapareció con el dinero, dejando a su hermana en la más extrema de las miserias. Tiempo después, se supo toda la verdad: Guiomar había retirado de la Caja de Ahorro una abundante suma de dinero y se marcho hacia un lugar ignorado en compañía de un conocido hombre de vida nocturna de esa Capital.

Pasaron los años y un día Hortencia desapareció de la institución en donde había sido recogida. Tiempo después, en el Vilario de Taperibá, era uno de esos días calurosos y sofocantes, que hasta los pájaros se refugiaban en los árboles, pues el calor, parecia no dar alivio. En medio del pasto amarillento, salpicado por la tierra rojiza, había un camino que se bifurcaba de la ruta principal. Más allá, en el riacho, bajo un puente, algunas mujeres lavaban ropas en sus tablas, después de refregarlas con abundante jabón. Algunas de ellas fumaban cigarros de paja, esparciendo por el aire el olor acre, característico de los mestizos o viejos negros, otras conversaban animadamente y reían, acompañándose con gestos, propios del mujerío que habitualmente cumplen con esa tarea. Entretenidas en sus trabajos, y como ninguna poesía de “facultad de videncia” (1) no percibían la insólita escena que transcurría, justamente sobre el puente del cual se protegían del cáustico sol. Allí, sin preocuparse del tórrido calor, se encontraban tres hombres de vestidos translúcidos, envueltos por una luminosidad suave, color lila zafirino. Las lavanderas jamás podrían oírles el diálogo mantenido, puesto que eran espíritus con un trabajo importante a realizar en aquella zona.

¡Creo que estamos bien orientados! Exclamó el más viejo de los tres, un señor de aspecto agradable, tipo latino, que vestía túnica de seda blanca como los antiguos griegos, que caía armoniosamente un poco más debajo de la cintura. Señalando hacia el atajo sinuoso, entre los arbustos, anoto: ¡Nuestra cliente debe agonizar en esa dirección!, Y sonrió, con cierto aire travieso, pero cordial al mencionar la palabra “cliente”

Los otros dos compañeros vestían de blanco, parecían enfermeros. Cada uno aseguraba un pequeño y plateado aparato que relucía bajo el color verde pálido que emanaba de sus propias auras. Enseguida se pusieron a caminar, lentamente, hasta alcanzar el camino estrecho. Después de algunos minutos de caminar en un cordial entretenimiento espiritual. Llegaron frente a una cabaña arruinada, que sólo por milagro se mantenía en pie. Fueron recibidos por una mujer de mediana edad, envuelta en un halo parduzco y sin claridad definida, cuya fisonomía se iluminó al ver llegar a los espíritus.

¡Gracias a Dios! Dijo, poniéndose la mano sobre el pecho y señalando con la otra hacia el interior de la cabaña Está sufriendo horriblemente señalando con la otra hacia el interior de la cabaña. Está sufriendo horriblemente y no puedo liberarla sin ayuda desencarnatoria. Por eso. Les ruego me disculpen por mis insistentes súplicas.

Los tres espíritus penetraron y no pudieron ocultar el choque vibratorio desagradable que los alcanzó, por causa de los fluidos densos, mortificantes y la gran cantidad de miasmas, gérmenes y bacilos psíquicos, activados por el desarrollo de su vida inferior. En un costado, echada sobre un montón de trapos y paja infestada, Hortencia, la mujer simiesca y repulsiva, se revolvía en tormentosa agonía con los ojos desorbitados y fijos en el destrozado techo de la cabaña. No tenía semejanza a ser humano alguno, parecía una caricatura esculpida en el tronco de un árbol carcomido. El espíritu más viejo se curvó hacia ella, en un gesto de profunda conmiseración y al mismo tiempo la observación, como el técnico que busca alguna falla en la pieza valiosa. Enseguida aclaró.

Realmente, el cordón umbilical se rompió y la chacra laríngea está debilitándose por la evasión del éter físico, lo que se comprueba por la pérdida de la voz al intentar hablar. Ya fue superada la fase instintiva, y ahora nuestro trabajo se concentra en la región mental, en donde queda vestigio de la última onda de vida carnal!.

Los dos jóvenes se postraron al lado de Hortencia y conforme a las instrucciones de su mentor, movían sus aparatos en complicados procesos, los que despedían colores de un anaranjado brillante y algunas veces se matizaba con un plateado luminoso. Después de un lapso de tiempo, se podía ver perfectamente el doble astral de Hortencia, proyectado unos quince centímetros por encima de su cuerpo físico, pero todavía ligado a un cordón plateado (2) que resplandecía como un hilo eléctrico incandescente. Algunos minutos después, el espíritu director tomo un estuche castaño claro, de donde sacó una especie de tijera de podar árboles, la que conectó a una caja que pendía de la cintura de uno de los jóvenes compañeros, algo parecido a un transformador terreno. Rápidamente partieron de la referida tijera millares de chispas serpenteantes color azul acerado y al cortar el cordón, una parte quedó colgando de la región bulbar del periespíritu de Hortencia, de donde emanaba por la balanceante punta el “tonus vital”, en cantidades intermitentes. El venerable espíritu volviose hacia Hortencia que a partir de ese instante se encontraba amparada por otro espíritu desencarnado, de aspecto modesto y humilde ç, y dirigiéndose a otras dos entidades espirituales que habían sido convocadas para ese momento, agregó.

Hermanos Margarita y Juan Bautista, les entregó el espíritu de Hortencia, que fue su hija en la Tierra en la última existencia, y dejo a cargo de vosotros la asistencia que ella pueda necesitar. Deseo para toda una comprensible vivencia espiritual y un eficiente programa redentor para el futuro.

Retornaron por el mismo camino sinuoso, mientras el mentor comentaba: ¡El problema Kármico en la tierra aún es complicado y muy tormentoso! Sin embargo, cuando el espíritu acepta espontáneamente la prueba redentora y la cumple con resignación, conformidad y estoicismo, es natural que se le ayude a eliminar los últimos grillos de la carne. ¡Hortencia, la hermana que atendimos, a pesar del orgullo y ferocidad manifestada en su pasado, aceptó y cumplió resignadamente la prueba trágica y dolorosa, Hermano Demócrito preguntó uno de los jóvenes espíritus ¿Cuál fue la causa que generó un destino material tan horrible para esa hermana?

La simpática entidad, después de un momento de abstracción, explicó. Hortencia hace un siglo fue doña Francelina, esposa de un acaudalado hacendado paulista. Mujer cruel y tiránica, que administraba personalmente los bienes del marido, el cual consumía su vida y fortuna en el bullicio París, sustentando a una vanidosa y fútil amante. Doña Francelina no había nacido para mujer de hogar, pues si hubiera sido hombre, sería el peor de los tiranos. Era un espíritu de comportamiento masculino, resoluto y despótico, vigilaba tiránicamente la vida y movimientos de los esclavos. Sabía extraer al máximo el provecho que ellos rendían. Esclavo que enfermaba o caía agotado, era vendido sin clemencia alguna a otros hacendados menos privilegiados. No vacilaba en separar a los hijos de sus padres. No disimulaba su dureza cuando encontraba algún esclavo en falta grave, el que inmediatamente era separado de sus familiares.

Demócrito hizo una pausa, como si estuviera coordinando recuerdos: La venganza más cruel y sádica de Doña Francelina, consistía en obligar a las esclavas o esclavos en faltas a quedar en posición simiesca todo el día, con las manos apoyadas en el suelo, permitiéndole únicamente que se alimentaran con la boca, como hacen los perros. Ante cualquier gesto o intención de burlar el castigo y librarse de la posición incómoda y dolorosa, lo mandaba azotar, Y, mientras los verdugos castigaba las espaldas de los infelices cautivos, ella gritaba, en un tono varonil y con aire de soberana: ¡No se levanta!. ¡No se levanta!..

Iban llegando al puente de cemento, cuando Demócrito dijo, Bajo la ley donde la “siembra es libre, pero la cosecha obligatoria”, Doña Francelina retorno a la tierra, en la localidad de Teperiba, viviendo la figura de la infeliz Hortencia y en las condiciones dramáticas que Uds. Ya pudieron comprobar, modelando durante años su deformidad insuperable y su posición simiesca, la misma configuración que en el pasado le imponía cruelmente a sus infelices esclavos. Considerando que el “amor une” y el “odio imanta” a las almas entre sí, nació junto a Hortencia, su hermana Guiomar, la esclava más pérfida de la hacienda, por la cual doña Francelina se vengaba de los esclavos. El esposo bohemio, irresponsable y su amante pariente, también se aliaron a la prueba de Hortencia en la carne, viviendo en las figuras de Juan Bautista y Margarita, sus padres, a quienes hace unos momentos le entregamos a su hija.

Mientras los dos espíritus jóvenes reflexionaban sobre la trama kármica que reajusta a las entidades en falta para buscar la felicidad perdida, Demócrito, en un gesto de sincera ternura, apuntó: ¡Que sean muy felices, pero, en base a su graduación primaria en lo espiritual, todavía necesitan de muchos siglos para alcanzar la ventura angelical.

Nota (1) Videncia, facultad propia de los médiums, personas que pueden observar a los espíritus desencarnados en su propia dimensión o mundo espiritual. Véase el libro de A. Kardec “El Libro de los Espíritus”,

Nota (2) Ciado en la Biblia, Eclesiastés 12-6. El último cordón periespiritual que ha de ser cortado después de la desencarnación.



16

Periespiritu
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 875
Registrado: Mié Sep 03, 2008 1:33 pm

Re: SENBRANDO Y RECOGIENDO

Mensaje por Periespiritu » Vie Sep 19, 2014 6:48 pm

LA CARCEL DE CARNE


Allá por el año 1923, fui invitado para ir a Curitiba, para efectuar un levantamiento topográfico en los terrenos del Gobierno del Estado de la Capital Paulista, donde nací y viví, me agradó bastante la “tranquila ciudad”, llamada así a causa de sus habitantes tranquilos y afables. Después del almuerzo en el “Hotel Grande” situado en la calle XV de Noviembre, invité a mi socio Hamilcar para recorrer algunos lugares públicos, a fin de conocer mejor la ciudad.

Nos encontrábamos en la puerta del “Café Brasil” (1) tomando un cafetito muy gustoso, servido en mesas sobre la vereda, cuando de pronto percibí, casi a mis pies, una criatura de aspecto repulsivo, que en sus movimientos ofidios, se arrastraba, unas veces apoyando los codos y las rodillas que le servían de apoyo para arrastrarse, estaban protegidos por trozos de cuero. Cuando se movía lo hacía en forma oscilante a veces, levantaba la mitad del cuerpo, como la foca cuando juega con la bola, para dejarse caer nuevamente sobre el suelo, dando impresiones distintas entre los transeúntes, pues daba asco y compasión. Los más compasivos le metían en los bolsillos del saco, monedas de diversos valores. El los miraba inexpresivamente, cansado e indiferente ante esa situación inevitable. No se mostraba agradecido ante las limosnas abundantes ni tampoco se le notaba resentimiento contra aquellos que no lo ayudaban y que más bien lo injuriaban.

Gracias a mis estudios esotéricos y a las conclusiones filosóficas espíritas podía identificar en aquella criatura infeliz, a un espíritu endeudado y sometido a la rectificación kármica para poder resarcirse de un pasado tenebroso. Mi cerebro trabajaba ardorosamente, condolido por esa desgracia.

“¿Qué hizo esa alma en el pasado, para generar un destino tan trágico?”. Lo miré detenidamente, y en ese instante se volvió hacia mí; entonces percibí porqué las personas más optimistas o insensibles, se estremecen y hacen gestos de desagrado cuando ese ser les pasa cerca. Su oído derecho era una llaga cruel, cuyos bordes todavía presentaban las señas indefectibles de una corrosión impiadosa. A veces, en un gesto mecánico, sacudía la cabeza, intentando espantar las moscas que zumbaba a su alrededor. Ante ese cuadro tan infeliz me volví hacia Hamilcar para preguntarle:

¿Qué motivos tendrá esa criatura para enfrentar un destino tan cruel? Un oficial médico de la Policía militar que se encontraba en la mesa, al lado nuestro, nos informó gentilmente:

Esa criatura apareció hace unas dos semanas; llegó en un tren de carga desde el sur. Nació en Uruguay y muy pronto fue abandonado al azar, criándose a costas de limosnas y de los favores públicos. Arrastrase de un lado a otro, hacia el día que Dios ponga fin a su existencia tan complicada.

Nos ofreció un cigarro “liberty”, que agradecimos por no fumar, y el médico militar concluyó solicito:

Me contaron que el desventurado, hace dos o tres años, dormía en el suelo de un laboratorio de una farmacia, en Porto Alegre, cuando al darse cuenta en un espasmo, golpeó con violencia en el soporte inferior de la estantería que sostenía una apreciable cantidad de frascos de drogas. Para su desgracia, se volcó y cayó la tapa de un frasco que contenía ácido nítrico, cayéndole sobre la oreja derecha. Dando una fuerte pitada a su cigarro, el oficial médico agregó en su lenguaje impersonal y curtido por la profesión: Dicen que los gritos del infeliz alarmaron a toda la vecindad; eran como los berridos de un animal sacrificado en el matadero. Después de esa tragedia y a pesar de los tratamientos más eficaces, solo puede dormir a costa de anestésicos y soporíferos en altas dosis. Las limosnas, según él mismo nos dice, no alcanzan para cubrirle los gastos que aquellos le ocasionan.

La llaga del oído parecía resistir a cualquier remedio y ya le había alcanzado la parte interna del oído. En aquella época la medicina aún no gozaba de beneficiosos bactericidas y antibióticos, pues semejantes infecciones eran tratadas a base de yodo, árnica, nitrato de plata o pomadas tradicionales.

Jamás pude olvidar la configuración tétrica e impresionante de aquel hombre arrastrándose por el suelo al igual que un gusano humano, agotando sus energías para solo poder alcanzar unos palmos de terreno, en su calvario terreno y estigmatizado por el infortunio. No me condolía al examinarlo atentamente, sino, que trataba de ver la forma posible de ayudarlo en su desgracia, tal como lo haría el clínico al tratarle su mal. Comprobé la atrofia de sus brazos, que estaban extrañamente pegados a su cuerpo hasta los codos, y las piernas, las manejaba juntas en un solo movimiento, como si estuviesen atadas. En su extraordinario esfuerzo para empujar el cuerpo hacia delante, me hacía recordar a los mineros cuando deben arrastrarse por los túneles, o a los chicos cuando intentan pasar por debajo de las cercas o portones. ¡No había duchas, allí se encontraba una criatura realmente “amarrada” por los cordones implacables de los nervios y músculos atrofiados!.

Cuando yo desencarne (2) y me reajusté en el más allá, e ingresen las actividades de ayuda de la metrópolis “El Gran Corazón”, tuve deseos de conocer algunos destinos trágicos, o ciertas catástrofes que angustian terriblemente a los encarnados. Luego recordé al “encarcelado vivo” que tanto me había impresionado en mi viaje a Curatiba. A través del “Departamento Sideral de Fichas Kármicas”, perteneciente a mi metrópolis, llegué a saber que dicha entidad había encarnado en Uruguay, pero, era un espíritu regresado de las colinas espirituales situadas en el astral de España. Unido a las credenciales que los superiores me habían otorgado, tuve acceso a los “registros Karmicos” o “anotaciones etéricas” de los procesos kármicos, de la colonia espiritual conocida por “La Mansión del Valle”.

Aunque yo era psicómetra, es decir, con la facultad de leer en el Eter algunos acontecimientos sucedidos en el pasado, solicité al Mentor responsable, me hiciera el favor de proyectar por cierto aparato sin analogía en la Tierra algunos de los hechos que habían generado la existencia tan cruel de ese ser que yo había conocido en Curitiba, como un verdadero “atado en vida”. Un técnico sideral puso en movimiento el aparato, que era proyector y receptor en el astral, el que inmediatamente comenzó a diseñar en la tela lechosa la configuración de una ciudad que más tarde reconocí como Barcelona, allá por el siglo XVI, en la época de Felipe II. En seguida la escena se esfumó y Barcelona desapareció en la tela blanquecina, surgiendo en cambio los contornos de un vasto depósito, cuyo techo los sustentaban una serie de arcos de piedras ennegrecidos. En base a las proyecciones nítidas del mundo astralito, se logra verificar los menores detalles, como ser los colores del lugar, los sonidos, temperatura y olores. Por eso, al enfocar aquel depósito construido en forma de arcadas, sentí una sensación desagradable, como si fuera a humedad y olores repugnantes de sangre, mezclados al olor penetrante que hace el humo del azufre. Oía la remoción de hierros y alguien que se movía en el suelo de piedras pulidas. Rápidamente, el aparato enfocó en el campo etérico la figura de un hombre alto, parecía un moro, vestía calzones de algodón ordinario y tenía el dorso totalmente desnudo. Los cabellos eran cortos y espesos y le cubría parte de la cabeza, su aspecto era siniestro y agresivo. Era un tipo de matarife robusto, piernas cortas y “bíceps” aterradores; sudaba abundantemente e introducía algunos hierros en dos hornillos de material refractario, donde calentaba azufre y plomo sobre una llama avivada por un fuelle.

Después, el proyector presentó junto al traspié del brasero, a un hombre atado desde el cuello hasta los codos, cuyos pies también estaban atados fuertemente por una cuerda de cuero cr5udo. Sus ojos manifestaban un sufrimiento indescriptible. De los costados de la boca fluía una baba sanguinolenta. Los dedos de las manos estaban destrozados, sangrándole abundantemente a causa de las heridas que le había producido el azufre hirviendo. Sus cabellos debieron emblanquecer rápidamente, puesto que todavía era joven y su barba en punta, repartida al medio, bien hecho y muy bien tratado, era casi negra. Toda véz que saltaba alguna chispa del brasero y alcanzaba al verdugo, bramaba de rabia, y a cambio de compensación, tomaba algunas gotas de plomo y azufre del caldero y la arrojaba a los pies del infeliz maniatado, haciéndolo sacudir en una crisis de estremecimientos convulsivos y gemidos aterradores.

La escena desgarradora se fue corriendo lentamente, y reconocí los peldaños de una escalera de piedra, la que daba acceso al depósito. Tal como sucede en el cinematógrafo terreno, el aparato proyector fue subiendo la escalera, y subitamente aparecieron dos botas color manteca de cuero finisimo, magníficamente trabajadas por un eximio artesano. Gradualmente se delineó en la pantalla la figura imponente de un hombre robusto especie de hidalgo de la corte de Felipe II, delante del cual, el matarife se inclino servil y atento. Alto y fuerte, el hidalgo se movía en una pose estudiada, como si su preocupación fuera de no decepcionar al público, en un gesto voluptuoso y mórbido, retiró los guantes de cuero blanco y sacudió los puños de encajes. Vestía un chaleco verde sobre la blusa blanca. El traje se completaba con un pantalón de terciopelo, color avellana, sujetado por las botas flexibles, por encima de las rodillas Sobre la cabeza usaba un gorro de terciopelo, azul marino, que le caía en delicados dobleces, bordados con hilos de seda, formándole volutas plateadas. Los cabellos negros y ondulados le caían sobre los hombros su cara era casi redonda, pero la quijada terminaba en punta. La nariz, por más que la quisiera disimular, tenía la curvatura peculiar de esos seres que tienen malos instintos, como el ave de rapiña, cuando va en busca del despojos humano. A pesar de sus estudiados movimientos y de la observación constante para no causar una impresión desagradable, aquel hidalgo de la corte de Felipe II tenía estampada en la figura, el estigma de la traicionera serpiente o la avidez felina en busca del bien ajeno.

Descendió los escalones de piedra, Sus ojos relampaguearon al dar con el hombre maniatado a sus pies. Comenzó a dar vueltas a su derredor, como buscando el punto débil para herirlo. Sin esconder el odio que sentía en esos momentos, se dio vuelta hacía el verdugo y le preguntó. ¿Confesó? Nada, ¡Excelencia! Respondió el torturador haciendo una inclinación:

Se molestó muchísimo el hidalgo. La cara maquillada por la fina crema a la moda de la hidalguía española, se sonrojo y sus ojos se congestionaron, las manos se crisparon bajo los encajes finísimos, en un movimiento de incontenida furia interior. Se podía percibir el alma de instintos viles disfrazada superficialmente por los retoques protectores de la civilización. Aquel pobre hombre, sufriendo a sus pies, debía ser un objetivo de sus ambiciones o un estorbo para sus pasiones desenfrenadas.

¡Vamos! ¡Confiesa, miserable! ¿Dónde escondiste a Consuelo? Exclamó sin poder contener la furia de sus nervios irritados.

Ante el silencio y la indiferencia de la víctima, exclamó en tono perverso y amenazador: No adelantas callando ¡revolveré toda España y he de encontrarla! ¡Habla, si todavía quieres ver la luz del sol!

El hombre iba perdiendo la compostura, la aparatosidad demostrada y comenzaba a surgir la fiera. Los movimientos que antes eran tan medidos, ahora se transformaban en impulso, cual ariete amenazador, Irritado ante la actitud estoica del adversario, parecía buscar en su imaginación, las torturas más terribles para vencerlo. Finalmente, hizo una señal al hombre de sus servicios, el que tomó un crisol pequeño y se acercó al infeliz prisionero, que se estremeció de pavor, al percibir el plomo hirviendo. El temor de la víctima pareció animar a su verdugo, volviendo a decirle: ¡Vamos Lorenzo! ¡Cuéntame, donde se encuentra Consuelo y quedarás en libertad, de lo contrario, mejor sería que no hubieses nacido!

En un gesto increible lleno de desesperación, como si hubiera terminado el terrible sufrimiento. Lorenzo levantó la cabeza y le escupió sus botas finísimas, que se encontraban casi tocando su cabeza. El hidalgo perdió la serenidad y en un acceso de cólera incontrolable, comenzó a patearle salvajemente la cabeza, haciéndole sangrar en diversas partes, Rápidamente, como si estuviera arrepentido al querer eliminar a Lorenzo, dejó de patearlo y mirando al verdugo le dijo en tono irritado: ¡No lo mates! ¡Quiero que se pudra en vida! El verdugo, con meticuloso cuidado, dejó caer un hilo de plomo líquido en el orificio de la oreja de la víctima, la que se transformó en un grito agudo y prolongado, hasta que se agotó vitalmente, cayendo desmayado por el terrible dolor. Después de algún tiempo, el hidalgo se agachó y escuchó el corazón de su victima, el que batía ruidosamente. Llévatelo para donde tú sabes! ¡Ponle la mordaza!

El bruto amordazó a Lorenzo, lo levanto del suelo y salió por una puerta disimulada en el muro, la que conducía a la parte alta de la ladera. Después de algún tiempo de agotadores caminata con el fardo vivo a cuestas, lo dejó totalmente maniatado en medio de la maleza, en un lugar yerto e inhóspito.

Después de las escenas terroríficas que presencié y que su cedieron en Barcelona, en el siglo XVI, la pantalla cambió de color, haciéndose más cremosa. Sorprendido, volví a ver al infeliz pordiosero de Curitiba, que yo denominara “atado en vida”. Era la copia fiel de aquella persona que fuera pisoteada y torturada por el plomo derretido en el macabro depósito. Percibiendo la trama rectificadora del Karma en ese ser, pregunté al espíritu que manejaba el proyector de los registros kármicos en el Éter de la “mansión del Valle”:

Naturalmente es el verdugo que transita por las calles de Curatiba en aquella terrible cárcel de carne, ¿No es verdad? Realmente, hermano Atanagildo, ese hermano nuestro que se arrastra por las calles de su patria terrena maniatado por los músculos atrofiados, victima de la prueba del ácido nítrico en el oído, es el que animó en Barcelona, el cuerpo de Don Ramón Avelleda y Guadalquivir, es decir, el responsable de los cuerpos encontrados en los campos de Barcelona, en deplorable estado, después de ser cruelmente torturados. Era el modo cruel que utilizaba para eliminar a sus competidores políticos rivales amorosos, judíos o protestantes, y más tarde les quitaba la fortuna bajo el beneplácito de la Inquisición del Santo Oficio. Y, haciendo un gesto al técnico sideral, el venerable mentor de linaje español, manifestó:

Enfoque, en el Éter, el término de la vida carnal de Don Ramón Guadalquivir, cuando él decidió rescatar sus culpas pretéritas, después de cuatrocientos años de sufrimientos y rebeliones en el mundo astral.

La tela cremosa se iluminó nuevamente, y percibió un camino de tierra, en una noche pluviosa, bajo las claridades de los relámpagos. En medio del citado camino avanzaba una carroza típica del sur de Paraná y en el asiento delantero iba el cochero y dos hombres más, totalmente mojados y en avanzado estado de embriaguez, pasándose una botella de boca en boca. Entonces pude distinguir tirado en el fondo del vehículo al “amarrado en vida”, que conocí arrastrándose por las calles de Curitiba, probablemente conducido a la ciudad próxima por favor de aquellos individuos. En una excelente toma de cámara, como las conocidas en cinematografía, pude verle la horrenda llaga, que ya le había afectado la oreja y parte de los músculos del cuello, Súbitamente, debido a una violenta sacudida de la carroza, el infeliz fue arrojado a un costado, y de sus bolsillos cayeron varias monedas, que brillaban a la luz de los relámpagos. Aquello fue una tentación irresistible para despojarlo de todos sus bienes. Todo fue rápido e implacable, se abalanzaron sobre él y le quitaron cuanto tenía en su poder. Después, entrebromas y palabras soeces, lo arrojaron fuera de la carroza, cayendo en medio de un basurero, dentro de una zona infectada, irrespirable, con lodo y olores repugnantes. Era un lugar castigado por la intensa lluvia y totalmente solitario. El deforme, se retorcía entre gritos y exclamaciones, decidido a terminar esa vida tan cruel. Sangraba abundantemente por manos y pies en una crisis histérica incontrolable, pues se arrojaba contra los árboles o se enterraba en el lodo fétido en su alocada carrera, a fin de terminar de una buena vez. Sin anestésicos ni comprimidos para reducir sus dolores. Don Ramón Avellada y Guadalquivir, hidalgo de la corte de Felipe II, en España, en el siglo XVI, arregló sus cuentas con la Ley del Karma, Reprodujo, en esa noche tormentosa, la misma y cualitativa especie de muerte con que él acostumbraba a sentenciar a sus contrarios o competidores.


21

Periespiritu
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 875
Registrado: Mié Sep 03, 2008 1:33 pm

Re: SENBRANDO Y RECOGIENDO

Mensaje por Periespiritu » Sab Oct 11, 2014 6:26 pm

políticos rivales amorosos, judíos o protestantes, y más tarde les quitaba la fortuna bajo el beneplácito de la Inquisición del Santo Oficio. Y, haciendo un gesto al técnico sideral, el venerable mentor de linaje español, manifestó:

Enfoque, en el Éter, el término de la vida carnal de Don Ramón Guadalquivir, cuando él decidió rescatar sus culpas pretéritas, después de cuatrocientos años de sufrimientos y rebeliones en el mundo astral.

La tela cremosa se iluminó nuevamente, y percibió un camino de tierra, en una noche pluviosa, bajo las claridades de los relámpagos. En medio del citado camino avanzaba una carroza típica del sur de Paraná y en el asiento delantero iba el cochero y dos hombres más, totalmente mojados y en avanzado estado de embriaguez, pasándose una botella de boca en boca. Entonces pude distinguir tirado en el fondo del vehículo al “amarrado en vida”, que conocí arrastrándose por las calles de Curitiba, probablemente conducido a la ciudad próxima por favor de aquellos individuos. En una excelente toma de cámara, como las conocidas en cinematografía, pude verle la horrenda llaga, que ya le había afectado la oreja y parte de los músculos del cuello, Súbitamente, debido a una violenta sacudida de la carroza, el infeliz fue arrojado a un costado, y de sus bolsillos cayeron varias monedas, que brillaban a la luz de los relámpagos. Aquello fue una tentación irresistible para despojarlo de todos sus bienes. Todo fue rápido e implacable, se abalanzaron sobre él y le quitaron cuanto tenía en su poder. Después, entrebromas y palabras soeces, lo arrojaron fuera de la carroza, cayendo en medio de un basurero, dentro de una zona infectada, irrespirable, con lodo y olores repugnantes. Era un lugar castigado por la intensa lluvia y totalmente solitario. El deforme, se retorcía entre gritos y exclamaciones, decidido a terminar esa vida tan cruel. Sangraba abundantemente por manos y pies en una crisis histérica incontrolable, pues se arrojaba contra los árboles o se enterraba en el lodo fétido en su alocada carrera, a fin de terminar de una buena vez. Sin anestésicos ni comprimidos para reducir sus dolores. Don Ramón Avellada y Guadalquivir, hidalgo de la corte de Felipe II, en España, en el siglo XVI, arregló sus cuentas con la Ley del Karma, Reprodujo, en esa noche tormentosa, la misma y cualitativa especie de muerte con que él acostumbraba a sentenciar a sus contrarios o competidores.


LA MINA

Salustio Malinari, pensativo, aseguraba con sus manos la linterna, pues cuando la movía, las patas de la mesa y la cafetera, comenzaban un extraño bailoteo de figuras sombreadas, sobre las tablas amarillentas de la cocina. María, la esposa, le alcanzó la manta de lana, pues fuera de la casa corría un viento muy frío. Faltaban apenas veinte minutos para relevar al turno de la tarde, en la compañía “Plunbum S.A.” mina de plomo de los franceses, próxima a la casa de Salustio.

En su turno quedaría encerrado vivo hasta el amanecer, a decenas de metros bajo el suelo, extrayendo el mineral, que más tarde se transformaba en plomo. Pero, Salustio cada vez vivía más absorto y melancólico. Su espíritu se distanciaba del presente y se ponía a revivir el pasado triste y doloroso. Hacía nueve años que su hijo Geraldo, joven robusto y alegre, había sucumbido en un deslizamiento trágico. Desde niño se había dedicado a la cansadora tarea de buscar entre la escoría de la mina, para ayudar a los gastos de su casa. Había crecido fuerte y bien dispuesto, decidido a triunfar en la vida a través de su propia capacidad. Fue su gran día, cuando firmó el primer contrato con la “Plumbum S. A.” con la perspectiva de ganar un buen salario y así cooperar con los gastos generosos de sus padres.

Estaba satisfecho y vivía cantando, era puntual para tomar servicio por las madrugadas con sus compañeros. Daba vida a la casa de tablas de pino, y respiraba ruidosamente cuando se enjuagaba su rostro con el agua fría, recién sacada de la bomba. Correcto en el horario, cumplía con su trabajo jubilosamente sin reclamar por la explotación que hacían los franceses, que utilizaban la mano de los pobres de la región, a cambio de migajas. Sin vacilar, era el primero en introducirse en el vientre traicionero de la mina, estirando su musculatura al mover la pala cargada de mineral, las venas parecía que iban a saltarle fuera de la piel, quemada por el sol. ¡Gustaba de todo, irradiaba optimismo, con su presencia, ¡hasta el velorio se alegraba! Su risa era graciosa, contagiosa, tenía buen genio y era generoso.

Casi siempre, padre e hijo cambiaban su turno a las primeras horas del día, pues Geraldo partía temprano hacía la mina y Salustio retornaba a la noche de su trabajo cansador. Geraldo heredaba la resignación optimista del temperamento mestizo de la madre, y la emotividad de la sangre caliente de Salustio, nacido en la vigorosa Italia.

Un día, recordaba Salustio, llegó cansado y desconsolado, pues se había puesto en la dura empresa de apuntalar el precario techo de la galería dieciséis, cuyas maderas se gastaban con la vibración del batir de las piquetas contra las rocas, además de estar casi podridas por las constantes filtraciones de agua. Al volver a su casa algo atrasado, alcanzó a ver a Geraldo que entraba en la mina. Al ver a su hijo, cuando atravesaba las planchas sueltas, del puente con su andar bamboleante le pareció un ser imponderable. Sumergido en esas reflexiones, se aproximaron mutuamente. ¡Su bendición, padre mío!. Salustio, sorprendido, volvió en sí, tratando de superar el presagio malo que le embargaba el espíritu y le inquietaba ante una desgracia inminente. ¡Dios le bendiga hijo mío! Y en un desahogo. Le preguntó ¿Durmió bien? Ni se pregunta, papa. ¡Cuando me duermo soy más pesado que el plomo de los franceses! Y en un gesto amplio, pasando la lámpara hacia la mano izquierda, Geraldo golpeó afectuosamente en los hombros de Salustio, aconsejándole:

Valla a dormir, padre; el café está en la chocolatera. Se que está cansado; déjeme terminar el trabajo que Ud. comenzó en la mina. ¡Hasta la noche!

Salustio dio algunos pasos, cuando súbitamente volviose afligido: Geraldo no se aventure por la galería dieciséis, pues el armazón está haciendo ruido. Sólo por milagro. Casimiro y yo no quedamos enterrados. Quéjese de alguna enfermedad, de dolores, o de lo que mejor quiera, pero no deje que el viejo Jean lo mande a la galería dieciséis. Y en un gesto casi desesperado, le dijo: Hijo aunque sea necesario; pida su dimisión de la “Pumbum”, ¡mas no entre en la dieciséis!

Quede tranquilo padre no voy a ciegas se donde piso! Salustio se volvió una vez más, pues había algo que lo hacía mirar con cierta atención a Geraldo. Quería verlo bien antes de dormir. Su figura robusta y su agraciado balanceo del cuerpo, lo conmovía en forma extraña. Desde lejos el hijo le hizo señas con la linterna, en forma cordial mostrando su cara risueña. En seguida tomó el ascensor y se introdujo por la boca del túnel, hacia las profundidades del suelo plomizo.

El repiqueteo del sonido de la alarma quebró el sosiego de la mañana fría. Salustio, mientras tanto, estaba con los ojos abiertos, insomne, ambulando por la noche, como si esperara el lúgubre sonido de la traicionera y asesina mina. Fue de los primeros en llegar al portón y penetrar en el patio, mientras decenas de personas vestidas precariamente corrían desde las casas, para enterarse por la suerte de sus familiares que habían tomado el turno de la noche.

Salustio sentía una terrible desazón, mientras observaba a la multitud apretujándose junto a la pesada puerta del portón de la “Plumbum”; algunos gritaban y suplicaban, mientras otros lloraban desconsoladamente. El tenía los ojos fijos sobre las roldanas de hierro del ascensor, y cuando comenzó a moverse y el cable de acero indicaba que subía, esperó ansioso hasta que apareció el gancho de la jaula, de donde salió el señor Jean y cuatro mineros más, llenos de polvo y tierra. Temiendo al sonido de sus propias palabras, Salustio le preguntó: Señor Jean, ¿Dónde fue el desastre? ¡En la dieciséis!

Era justamente la galería donde trabajaba él y su hijo Geraldo. Le faltaron las fuerzas en las piernas bajo la terrible intuición que le dominaba el alma. No lo dejaron descender al fondo de la mina para ayudar, pues para tales casos había equipos sumamente adiestrados. Salustio regresó a su casa con pasos lentos y con deseos de beber, de embriagarse para olvidar la angustia y el dolor de aquella premonición de desgracia. Abrazo a María y lágrimas ardientes le cayeron por el rostro quemado, mientras que ella, con gesto doloroso se dejó deslizar por la silla, luchando para vecer el lloro convulsionado que le subía por la garganta. Y por extraños que parezca, cuando el cadáver de Geraldo fue retirado de los escombros de la galería dieciséis, ya habían conseguido las velas para el velorio, tal era la seguridad de María y Salustio sobre la muerte de su hijo.

¿Póngase la manta Salustio, que solo faltan cinco minutos para cerrar los portones! Le advirtió maría, haciéndole olvidar las reminiscencias lúgubres de aquellos acontecimientos trágicos, que hacía justamente nueve años, habían alcanzado a Geraldo.

Salustio detestaba la maldita mina de los franceses. Era un servicio duro y el salario muy reducido, además de soportar frecuentes accidentes; las enfermedades del plomo, causaban fuertes cólicos. Rápidamente salio Salustio, mientras María recostada melancólicamente sobre la puerta de la casa, tenía los ojos humedecidos. Tal vez recordaba el desastre de Geraldo.

Salustio atravesó el puente que separaba a la mina de las casas y movido por los tristes recuerdos del pasado, le pareció ver a Geraldo, pero con el cabello más rubio, ricamente vestido y sonriéndole, como era su hábito hacerlo en la puerta del ascensor, mientras le hacía gestos afectuosos. Se pasó la mano por la cabeza, pues sentíase cansado, debido al esfuerzo mental que hacía para apartar esos recuerdos tristes y angustiosos de su imaginación.

Después miró el túnel, las linternas de sus compañeros brillaban allá en el fondo, haciéndoles danzar sus siluetas sobre las paredes lustrosas. Penetró en el ascensor y la carga humana descendió lentamente. Salustio, atontado e indiferente a su tarea de minero, tomó la piqueta y aumentó la luz de la linterna, siguiendo la fila en dirección a la galería veintiséis, donde había sido descubierta una abundante veta de plomo.

María estaba despierta mientras se balanceaba suavemente en el sillón, completamente insomne, llorando los tristes días vividos, cuando de improviso, la alarma repicó nuevamente, desesperada, Geraldo, y ella no sabía si el extraño dolor se debía al recuerdo de la muerte de su querido hijo o era el fruto del presentimiento de una nueva desgracia. Sentíase muy abatida, la memoria se le había agudizado y se inquietaba ante el mal presagio. ¿De dónde provenía aquella fuerte desazón? ¿Por qué antes que Salustio saliera para la mina, había ido a verlo varias veces, cuando reposaba tranquilamente y sin embargo continuaba intranquila?

Por eso, cuando el pito de la “plumbum” dio la señal de una tragedia y le comunicaron la muerte de Salustio, en la galería veintiséis. María se levantó resignada y encendió el fuego, para hacer el café para el velorio. Desde allí en adelante comenzó a vivir con la ayuda de los vecinos, pues era una época donde no había leyes ni estatutos que ampararan al trabajador contra tales eventos. Un profundo desencanto por la vida le afectó la salud, abreviándole la existencia. La tuberculosis insidiosa e irrecuperable para un lugar tan pobre y lejano, no encontró la mínima resistencia para arrojarla en el curso de una lenta agonía. Una noche fría y de fuerte garúa, después de tres horas de sufrimientos, María partió de la carne, habiendo sido asistida por un par de vecinos caritativos y genrosos.

Al aproximarse el momento de la desencarnación, los sentidos periespirituales se agudizan bajo el impulso liberador del espíritu. María agonizaba, pero se sentía sorprendida por la proyección cinematográfica y regresiva de su vida, que sucedía en la tela indestructible de la memoria sideral. Bajo la acción de una extraña fuerza ella se veía consciente de todos los actos buenos y malos de su existencia humana. Un sueño misterioso la hacía retroceder a la juventud, después a la niñez y por último a la cuna de recién nacida, Incapaz de poder parar el impulso que la proyectaba hacia atrás, se vio más allá de la cuna, reconociéndose situada en un ambiente extraño, para su actual memoria. Se vio vistiendo un riquísimo traje de terciopelo bordado, ostentando joyas relucientes, recostada en una hermosa poltrona, examinando algunos objetos precisos retirados de una caja de marfil. A su lado estaba Salustio, hablándole en un idioma extraño, diferente; era un hombre de cabellos claros, de gestos nobles y porte aristocrático. El se lamentaba de la exigencia absurda de los mineros que trabajaban en su mina de carbón y de los enormes perjuicios causados por los reiterados accidentes. María, escuchaba poco a su marido, pues con gesto coqueto movía sus cabellos castaños, bien tratados y sueltos sobre los hombros. Ella se mostraba indiferente a la suerte que afectaba a los trabajadores desconocidos, puesto que solo daban preocupaciones a su marido, Salustio entonces tiró del cordón de la campana, que se hallaba junto a la puerta, y ordenó al criado que lo atendió:

¡Llame al doctor Charles; necesito hablar con él! Envuelta en esa alucinación regresiva de la memoria, y teniendo conciencia simultánea de dos vidas, María se sorprendió al reconocer a Geraldo entrando como el doctor Charles, un hombre joven y fuerte, de cabellos dorados y vestido impecablemente, conforme a la costumbre, Era alegre, despreocupado y de risa fácil. Ante la pregunta de Salustio riose despreocupado, e hizo un gesto con los labios y manifestó impasiblemente;

¿Quién son esos mineros? ¿Acaso no son criaturas miserables que imploran trabajo a cambio de sus propias vidas? Evidentemente, que ellos no merecen muchos más de aquellos que el destino les determinó. Encogió los hombros, en un gesto de indiferencia Por ventura, ¿Nos cabe a nosotros la culpa de esa situación? Nosotros no hicimos el mundo, ni creamos los mineros, ¿no es verdad?

Riéndose eufórico, encendió un carísimo cigarro. Salustio, con más calma, arreglaba los documentos de la caja, situada detrás de un cuadro, aliviado al escuchar aquellas palabras, mientras suspiraba, como queriendo quitarse el remordimiento que por momentos le hería su alma. La visión se esfumó para María al terminar su agonía, sintiéndose precipitada en el vértice de un torbellino luminoso. Era el fin. El espíritu deudor desprendiese del cuerpo, sublime instrumento de rescate de los errores pasados y divino camino de progreso angélico para el futuro.

25

chalnikkal
Mensajes: 1
Registrado: Vie Ene 16, 2015 12:49 am

Re: SENBRANDO Y RECOGIENDO

Mensaje por chalnikkal » Vie Ene 16, 2015 2:32 am

Tierra algunos de los hechos que habían generado la existencia tan cruel de ese ser que yo había conocido en Curitiba, como un verdadero “atado en vida”. Un técnico sideral puso en movimiento el aparato, que era proyector y receptor en el astral, el que inmediatamente comenzó a diseñar en la tela lechosa la configuración de una ciudad que más tarde reconocí como Barcelona, allá por el siglo XVI, en la época de Felipe II. En seguida la escena se esfumó y Barcelona desapareció en la tela blanquecina, surgiendo en cambio los contornos de un vasto depósito, cuyo techo los sustentaban una serie de arcos de piedras ennegrecidos. En base a las proyecciones nítidas del mundo astralito, se logra verificar los menores detalles, como ser los colores del lugar, los sonidos, temperatura y olores. Por eso, al enfocar aquel depósito construido en forma de arcadas, sentí una sensación desagradable, como si fuera a humedad y olores repugnantes de sangre, mezclados al olor penetrante que hace el humo del azufre. Oía la remoción de hierros y alguien que se movía en el suelo de piedras pulidas. Rápidamente, el aparato enfocó en el campo etérico la figura de un hombre alto, parecía un moro, vestía calzones de algodón ordinario y tenía el dorso totalmente desnudo. Los cabellos eran cortos y espesos y le cubría parte de la cabeza, su aspecto era siniestro y agresivo. Era un tipo de matarife robusto, piernas cortas y “bíceps” aterradores; sudaba abundantemente e introducía algunos hierros en dos hornillos de material refractario, donde calentaba azufre y plomo sobre una llama avivada por un fuelle.???

Periespiritu
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 875
Registrado: Mié Sep 03, 2008 1:33 pm

Re: SENBRANDO Y RECOGIENDO

Mensaje por Periespiritu » Vie Feb 12, 2016 5:55 am

LOS PEREGRINOS


Era domingo, el ambiente estaba tranquilo: daba sensación de agradable quietud. La canoa se deslizaba silenciosa sobre la superficie del agua cristalina. El brillante Sol alcanzaba el fondo del pedregoso y limpio río, mostrando cómo los cardúmenes de peces surcaban el fondo en graciosos y ondulantes movimientos. Un majestuoso sauce llorón inclinaba su abundante copa a la orilla del río, ofreciendo su deliciosa sombra. Por debajo se extendía una extensa faja de arena, salpicada de pedregullos y residuos, que fueron arrastrados hacia el lugar por la intensa lluvia, Los Árboles delgados y coposos, parecían descansar sus troncos oscuros en el espejo líquido del río, como si apenas desearan mojar sus raíces en la límpida agua. Algunos pájaros de blanco plumaje, con sus alas salpicadas de color azul oscuro, revoloteaban graciosamente a flor de agua en busca de algunos peces pequeños.

Los jóvenes y niños disfrutaban de sus juegos en la playa, cuando Gumercino y Bonifacio arrimaron la canoa, siendo recibidos con gestos amistosos. Depositaron los remos en la canoa y saltaron a la arena húmeda, dejando sus pies marcados. Después subieron el barranco por una rústica escalera de madera. Algunos metros más adelante se encontraban cuatro muchachos jugando a embocar anillos de hierro en un tablero construido en el suelo, quienes hicieron gestos amistosos al acercarse los nombres entonces Gumercindo se dirigió a uno de ellos y le preguntó.

Atanasio, ¿Ud., no sabe si Estanislao tiene el camión disponible? ¿O se fue a Itaióca?

Atanasio, ¿hombre alto y un poco inclinado hacia delante, puso la mano sobre la barbilla y respondió con voz insegura: Hombre: ¡saber no sé!. Sin embargo, esta mañana me pareció escuchar el ronquido del motor de su camión. Y señalando a la derecha, en dirección a una casa construida de tablas, acrecentó Me parece que Miroslao, su hijo, está allá y debe saber dónde se encuentra su padre.

Gumersindo siguió el camino de tierra arenosa, que se abría entre las matas de hierbas secas y pastos menudos; llegando rápidamente a la casa señalada. El camión de Estamislao se encontraba en un terreno apartado de la casa y alguien se hallaba en él. Moroslao, un joven de cabellos color de miel, ojos azules y rostro apacible, propio del mestizo y polaco, apareció y Gumersindo le preguntó. ¿Estanislao se encuentra aquí?

Mi padre se encuentra en la cama; tiene fiebre, es posible que la haya tomado en los bajos de Xerém. Estoy preparando el camión para llevar las cargas a Itaióca.

Pero, ¿Ud. no va a volver el martes? Nosotros sólo vamos en la madrugada del viernes; me parece que podemos combinar; ¿no es verdad? Miroslao pensó titubeó y preguntó algo acalorado: ¿El negocio tiene que cerrarse ahora mismo? ¡Así debe ser! Nosotros somos unos veintitrés y ya combinamos el precio con Estanislao sabe cómo es, el personal tiene que preparar sus cosas y debe saber con tiempo si el viaje se realiza. En caso contrario tenemos que alquilar otro camión. Gumersindo pensó y reforzó la propuesta. Otra cosa, nosotros le garantizamos el pago de todos los gastos, inclusive el suyo, ¿acepta?

Miroslao aún pensaba, indeciso, pero enseguida afirmó: Bueno, está bien. Hoy mismo voy hasta Virginia y de madrugada sigo hasta Mirinsiño. El jueves, entonces, yo engraso el camión y arreglo las instalaciones eléctricas, para no tener inconvenientes para el viaje de noche.

Gumersindo, típico mestizo del norte, fuerte, de piel cobriza y venas salientes, tenía los pantalones levantados hasta las rodillas y vestía una camisa sin mangas, negras y colorada. Usaba sombrero de paja trenzado, medio tirado hacia la nuca. Tiró la paja ensalivada de los labios y levantando la mano con gesto afirmativo, dijo en forma resuelta: ¿Está cerrado el negocio, Miroslao?

Mi padre me habló que debe aumentarse el alquiler en un veinte por ciento, pues la gasolina aumentó.

Gumercindo, hizo un gesto de desánimo y al mismo tiempo especulativo: ¡No da para tanto! No puede ser, pues los interesados dicen que el precio combinado ya era mucho, y algunos comenzaron a desistir! ¿Imagine, si les voy con otro aumento? Lo que puedo hacer, eso sí se lo garantizo, es conseguir otras cinco personas más, así Ud. mejora la diferencia. ¿Estás bien?

Al poco rato, él y Bonifacio remaban río arriba, despacio, sudando bajo el ardiente sol de las dos de la tarde. Nuevamente la canoa fue amarrada al costado de una ensenada pequeña, donde el río parecía hacer un descanso de su larga trayectoria. Gumercindo ató la canoa en la estaca y cuando Bonifacio caminaba por la orilla le recomendó;

Bonifacio, de Ud. mismo la noticia a las personas, así se termina con ese comentario, de “que si va” o “que no va”. El que firmo la lista tiene que ir, de lo contrario paga igual. ¿Estamos? Viernes. La madrugada estaba deliciosamente fresca y el cielo limpio y puntillado de estrellas, se reflejaba en las mansas aguas del río. Tres canoas estaba recostadas sobre la margen del río, al pie de los sauces llorones, de las mismas descendían varias personas, cargando sacos de ropas, damajuanas, heladeras portátiles y alimentos, encaminándose hacia la escalera de madera. Luego se mezclaron con otros grupos de personas, que se hallaban reunidos alrededor del camión de Miroslao, todos alborozados, haciendo vivos comentarios. El vehículo estaba cubierto por una extensa lona; en su interior estaban colocadas varias filas de bancos.

¡Vamos amigos! Pongan cada uno sus cosas debajo de su banco, para no crear confusión manifestaba Gumercindo, en tono enérgico. Los bolsos pequeños acomódenlos adelante, pero cuidado con el combustible las cajas cúbranlas con la lona.

¡Gumercindo! Gritaba doña Verónica Los fardos, ¿dónde los ponemos¿ Como un general, compenetrado de su responsabilidad, Gumercindo apoyó su mano sobre la barbilla y recorrió el camión con los ojos, en cuyo fondo había sacos de alimentos, cestos, cajas de cartón, frazadas, cajones conteniendo batería de cocina, copas, baúles, baldes y ollas. Entonces dijo decidido:

Los fardos tenemos que ponerlos en el banco del fondo y que algunos viajen un poco apretados con los demás. Rápidamente agregó, mirando el techo de la cabina. ¿De quién es esa red de pesca, que ocupa todo el sitio? ¡Es mía, Gumercindo! Exclamó tímidamente y con voz debilitada el viejo Favoreto, sobresaliendo de la gritería general. ¡Quiero echar las redes en el río de Várzea, junto al puente de las Araras y pescar algunos de los grandes! ¡Va a ser para todos y garantizo que no escapará ninguno.

Gumercindo, pensativo, trepó al estribo del camión, tomó la red que estaba sobre las cosas que ya habían colocado en el lugar y conformó al viejo diciendo. Bueno, por esta vez va, pero bien podían ir los fardos en este lugar.

Los gallos habían comenzado a cantar y Gumercindo, echando una última mirada a todo, dio la orden de partida. ¡Adelante, Miroslao!

El motor ya estaba caliente y el camión partió costeando la casa de Sezafredo; después tomó hacia la izquierda, como si fuera para el río, pero, de repente con un ronquido fuerte, giró hacia la derecha en una curva cerrada y comenzó a subir la cuesta, camino a la ruta general. Mas, la marcha del vehículo fue interrumpida por los gritos de alguien que parecía desesperado y que superaba a los ronquidos del motor. ¡Pare, amigo! ¡Pare, hombre de Dios! Era Bonifacio, que saltó al suelo, todo convulsionado: ¡Espera un poco, olvidé las bebidas y otras cosa, allá en lo de Jeremías!

Y salió corriendo hacia el comercio de Jeremías, mientras su silueta se recortaba en el horizonte, que iba iluminándose por la suave luz del sol, desplazando la oscuridad de la noche, Minutos después, llegaba fatigadísimo trayendo consigo un paquete grande y un cajón de botellas de bebidas. Con extremado cariño, los peregrinos levantaron la carga hacia el interior del camión. ¡Bonifacio! Exclamó el viejo Favoreto ¡Casi olvidó lo principal?

El motor orncó nuevamente, y de a poco el camión fue tomando velocidad camino a la capital. Desde lejos se escuchaba los sonidos de la armónica, ejecutada por alguien, que se sumaba a las voces de los alegres peregrinos, El viaje comenzó con grandes alegrías. Al poco tiempo, comenzó a correr el café caliente, acompañado de frituras y otros bocados preparados para tales momentos. Entre todos los olores prevalecía el de los cigarros de paja y el fuerte aroma de la bebida alcohólica.

Dice un viejo adagio, que “el día de diversión, ninguno logra tasar el tiempo que transcurre”, y así llegó el domingo, con la terminación de la fiesta del Buen fín, donde los vendedores trataban de liquidar sus mercancías a toda costa. El padre Timoteo movíase inquieto entre el pueblo risueño, dando órdenes y fiscalizando todas las cosas, atendía a los niños y orientaba a los concurrentes. Los últimos fuegos de artificio eran disparados hacia el cielo, explotando con gran estruendo. Los churrascos chorreaban sangre en las parrillas y quienes las atendían gritaban a pleno pulmón, como queriendo sobresalir a los gritos de la multitud.

¡Vamos a ver! ¡Dos churrascos por uno! ¡Aprovechen, están muy sabrosos! ¡La ensalada es gratis y a voluntad de cada uno! Más allá, una joven con mucha gracia convidaba a los presentes. ¡Vamos, señores, compren los últimos billetes, que vamos a rifar la colcha de seda! ¡Señores, prueben que son los últimos billetes!

En medio de esa multitud festiva, las mujeres negras vendían gustosísimos jarabes y pastelillos fritados en aceite de “démdém”, bollos de camarón con cierto aderezo de pimienta; yemas de huevo con coco rallado, bollos de arroz, y cuando alimento se pueda imaginar. Los vendedores de mercancías diversas ofrecían peines, espejos, collares de perlas y todo tipo de adornos para las mujeres.

Las dos campañas de la iglesia sonaban fuertemente, anunciando el fin de la fiesta, con la salida de la procesión. Los enamorados pasaban llevando en sus manos, muñecas, estatuillas, botellas de vino, cestitas, cajas de caramelos e imágenes de santos, premios estos que habían ganado en la ruleta, embocando a los patos o bien participando en los torneos para los jóvenes de su edad. Todo era movimiento, recogíanse los puestos improvisadamente levantados, enrollaban se las lonas, se preparaban los elementos para viajar, se juntaban las botellas vacías. El vocerío dominaba el ambiente; algunos maniobraban los vehículos, poniéndolos en posición de salida hacia la ruta; otros apresuraban el cargamento de los enseres, en fin, todo debía ejecutarse antes que llegara la noche.

Vamos señores, la noche se acerca y necesitamos salir pronto, pues sino perderemos la última balsa del río Várzea Gritaba Gumercindo, mientras Miroslao ponía agua al radiador del “Chevrolet”.

Eran las nueve de la noche cuando llegaron a la orilla del río, diez camiones estaban esperando turno, para pasar en la balsa. En la otra orilla, las casas se veían como grotescas figuras bajo el efecto de la niebla que fluctuaba sobre la superficie del agua. Dos horas después llegó el camión de Miroslao; la balsa se deslizó movida por la fuerza de la corriente y después de la travesía, el camión nuevamente trepaba otra cuesta con su carga humana. Dentro del camión algunos peregrinos trataban de acomodarse para dormitar, mientras otros cambiaban impresiones sobre la fiesta, pero el cansancio era general y todos deseaban llegar cuanto antes a sus hogares. Al poco tiempo, se hizo un silencio total, y de vez en cuando se oía una tos o el ronquido del más dormido. Cuando el camión tomaba las curvas, los faros proyectaban sus luces sobre las cercas de los alambrados, las rocas y los troncos de los árboles, cuyas sombras danzaban en la superficie de la ruta arenosa, con un bailoteo fantasmagórico. A veces, un murciélago volaba repentinamente de lo alto de algún árbol o un lagarto cruzaba presuroso por la carretera iluminada. En los descensos, la luz de los faros se perdía en los descampados de las curvas, que dejaban entrever los profundos precipicios. Gumercindo, el jefe de aquella peregrinación, no abusó de la bebida, para justificar su responsabilidad. Viajaba sentado junto a Miroslao, en la cabina del camión, satisfecho y tirando hacia el techo largas bocanadas de humo del cigarro de paja, pero sin poder dominar cierta y extraña inquietud. Singulares recuerdos le invadían la mente. La amarillenta ruta, a veces le parecía que era blanquecina y pedregosa, mientras los neumáticos del camión perdían su andar silencioso para transformarse en ruidoso rodado.

Súbitamente se golpeó la rodilla derecha, con excesivo impulso. ¡Qué bobada! Miroslao se volvió, tranquilo y preguntó: ¿Qué fue lo que dijo, Sr. Gumercindo? ¡Nada! Bobadas para no dormirme, pensaba en el mundo y no se porqué, fijé mi pensamiento en cosas de Italia! ¡Nunca me había incomodado con eso!

El viaje proseguía monótono y con un sacudón cada tanto. Los peregrinos estaban completamente fatigados y la mayoría dormía plácidamente. El camión roncaba en las subidas y después de ganar la cuesta, ganaba velocidad en la bajada, haciendo que se corriera en sus bancos los adormecidos. Mirando para todos lados. Gumercindo frunció el entre cejo, algo inquieto, pues los árboles, los palos, las paredes rocosas del camino surgían y desaparecían con más rapidez. Sin poder dominar el temor que lo embargaba. Gumercindo exclamó:

¡Cuidado,. Muchacho! ¡No corra tanto que ahí viene la curva del Gancho! ¡La más peligrosa de todas! ¡Era tarde! Miroslao, desesperado, intentaba cambiar la marcha y pisaba el pedal del freno hasta el fondo; ¡pero todo era en vano! La velocidad aumentaba vertiginosamente. La luz de los faros lamía violentamente el costado de la ruta, los palos y los árboles pasaban en forma alarmante. Los neumáticos pararían quejarse, pero el esfuerzo que hacía Miroslao era imposible para detener el vehículo en ese declive cada vez más pronunciado. Gumercindo gritó fuerte y cundió el pánico entre los peregrinos y ya estaban sobre la curva del Gancho. La ruta, en ese lugar, parecía suspenderse sobre el abismo devorador.

Miroslao, desesperado, torció la dirección en un supremo esfuerzo hacia la izquierda, intentando golpear el camión sobre el lado derecho de las rocas, a fin de evitar el precipicio. Pero, el camión no aguantó el impacto debido a su excesiva velocidad y fue a volcar violentamente contra el suelo, arrastrándose sobre el lado derecho; después giró por la fuerza centrífuga que lo impulsaba y se estrelló contra los palos, desarticulando totalmente el vehículo. A los tumbos en su alocada carrera, hizo pedazos los neumáticos, la cabina, los banéos saltaron por los aires, como así también las mujeres y los hombres. El motor se desprendió y después de esa macabra danza, el camión terminó a la orilla del precipicio, totalmente destrozado. Quedaba detrás de si la destrucción y la muerte, en un coro trágico de gritos y gemidos de los accidentados.

Diez minutos más tarde, otro camión de peregrinos aparecía en el lugar y sus ocupantes quedaron estupefactos delante del aterrador panorama, iluminado por los focos del vehículo. Las manchas de nafta y aceite, se confundían con los charcos de sangre de los cuerpos mutilados. Aquí, algunos de los peregrinos yacían de bruces, con los cuerpos reducidos a montones de carne informe; allí, algunos gemían o gritaban de dolor por sus cuerpos terriblemente mutilados, acullá, otros habían sido arrojados contra el barranco rocoso y parecían verdaderos muñecos pintados de sangre. Debajo del motor aparecían las piernas de alguien, que había sido aplastado; del costado del camión colgaba un brazo destrozado y un herido se arrastraba por la ruta sin rumbo definido.

El balance del desastre fue trágico, de los veintiocho peregrinos, diez habían muerto, dos no fueron identificados por su estado y otros tres, no resistieron el viaje de retorno, muriendo antes del amanecer debido a la fuerte hemorragia de las vísceras rotas. Miroslao se hirió poco. Al torcer la dirección se abrió la puerta y fue arrojado contra el costado arenoso, sufriendo excoriaciones por el cuerpo y fractura de la pierna derecha. Gumercindo murió aplastado por el motor, pues le había caído encima después de saltar por los aires; Bonifacio fue arrojado con extrema violencia contra las piedras, rompiéndose el tórax, sucumbiendo en la primera bocanada de sangre. Mientras tanto, su cara no parecía haber sufrido aquel fatídico golpe, tal vez sucumbió inconsciente bajo el efecto de la bebida, puesto que abusaba de ella. Se salvaron trece peregrinos, entre viejos, mujeres y jóvenes, aunque algunos de ellos tenían fracturas generalizadas. Al día siguiente fueron encontrados los cuerpos del viejo Favoreto y el de su hijo Andrés; ambos estaban destrozados y esparcidos sus miembros por la cuesta y parte en las piedras del riacho del Gancho. El Sol estaba radiante y sobre la ruta quedaban las señas del aceite y la sangre de los infortunados.

Mientras nueve de los fallecidos eran sepultados en el modesto cementerio de Itaperica, otros seis cadáveres eran trasladados en canoas al otro lado del río, a fin de darles sepulturas en sus pueblos. En un gesto que hizo llorar a todos los presentes, Jeremías extendió la manta sobre el cuerpo del viejo Favoreto, cuyo destino implacable le había cortado sus tradicionales incursiones de pesca. Llegó nuevamente al noche, tachonada de estrellas las que lucían sobre la quietud de las aguas del río de las piedras Itaperica dormía, pero en algunos hogares los familiares de los fallecidos, lloraban a los castigados de la sierra del Gancho.

Mientras tanto, espíritus familiares de los desencarnados también se habían agotado en prestarles toda la ayuda posible en el mundo espiritual. Casi todas las víctimas del trágico peregrinaje, habían sido acomodadas en los puestos de socorro, situados en las adyacencias de la superficie terráquea. Algunas estaban agitadas por causa de la desencarnación violenta, y otros, inmovilizados en una especie de “Choque psíquico. Entidades benefactoras hacían todo lo posible para liberar a los desencarnados de la “caída específica” que los introducía en los charcos del astral inferior, a pesar de tratarse de almas bastante primarias y adheridas a la cadena de la carne animal. Transcurridas algunas semanas, los espíritus más calmos fueron encaminados para las moradas astrales de su academia espiritual, situadas en el área astralina brasileña.

Gumercindo, el cerebro organizador del peregrinaje, era el personaje principal de aquel drama inesperado. Su esposa, doña Merenciana, no quiso acompañarlo en la excursión, alegaba que tenía “malos presagios”; Gabriel, su cuñado, llegó atrasado y daba gracias a su buena estrella, al enterarse de lo ocurrido. Bonifacio, había hecho lo imposible para no concurrir, pues tenía un presentimiento poco agradable, pero, su esposa le insistió que debía concurrir de cualquier forma, para después llorar desconsoladamente de remordimiento.

Gumercindo abrió los ojos, lentamente, y comenzó a examinar el cuarto sencillo donde se encontraba, extrañándole la claridad fosforescente que lo iluminaba. Descansaba en una especie de sofá, que le daba la sensación de estar sentado sobre algo muy liviano; posaba sobre él un cobertor que le producía un efecto vitalizante pues sentía un frío inaguantable cuando se destapaba. Los pies estaban apoyados en un posa pies revestido de algodón, tal era la sensación. A su lado había una jarra de cristal conteniendo un líquido rosado oscuro, parecido al jugo de las fresas; junto a la ventana de un color aluminio brillante, ondulaba dos cortinas muy blancas, con caprichosos bordados, color malva, muy agradable. Algunos vasos de material transparente, parecido a las conchas del mar cuando se encuentran mirando hacia arriba, estaban llenas de flores color azules rosas, lilas, y topacios. Todo era muy simple, pero, además de agradable era sumamente tranquilizante.

Gumercindo se sentía algo confuso y perturbado cuando esos luminosos colores empalidecían, pues sentía el deseo imperioso de alejarse del lugar. En aquel momento desaparecía la fosforescencia opalina para dar lugar a otra luz cenicienta y sombría; y él juraba, que había entrevisto la imagen llorosa de su esposa. Creía que todavía estaba atontado por los golpes recibidos en la espectacular caída del camión, por eso trataba de conocer el lugar donde estaba hospitalizado.

En esos momentos, se reanimó al ver que entraba al cuarto un señor de edad, de porte alto, majestuoso y noble. Los cabellos eran blancos y abundantes, con ciertos reflejos plateados. En su rostro se destacaban las cejas sombreadas, gruesas, arqueadas sobre los ojos brillosos y dominadores, lo que le daba un aspecto incomún al contrastar con sus cabellos. Vestía una especie de túnica, que le llegaba hasta la garganta, la sujetaba a la cintura por un cinto largo, con ciertos relieves bronceados. Los pantalones eran amplios y de color manteca, que terminaban sujetos a los tobillos sobreponiéndolos un par de botas pequeñas, de un bonito y agradable color castaño. A pesar de su traje tener algo de la indumentaria de los griegos, la fisonomía llena de vitalidad, demostraba las características del tipo italiano, de contextura musculosa similar del calabrés. Se aproximó al sillón y Gumercindo observó que de sus finas manos parecían salir azulados reflejos, cuando con gesto suave y armonioso le tocó la cabeza, la región cardíaca y el plexo solar, como si lo auscultara profesionalmente. En seguida movió la cabeza y dirigiéndose a Gumercindo con voz cálida y cordial, le dijo:

¡Hermano mío, se encuentra bien! Vengo a verlo y a felicitarlo por su buena disposición periespiritual. Aunque estaba algo sorprendido por el trato afable y el extraño diagnóstico dado, que en nada le ayudaba. Gumercindo se apresuró a decir, a la vez que suspiraba aliviado: Doctor, sabe Ud. que yo me encontraba bastante confuso de mi situación. Y después rió, en un gesto casi infantil ¡Créame, doctor llegué a imaginar que había muerto! Por favor, ¿Me puede decir dónde me encuentro hospitalizado?

El señor de edad, a pesar de su fisonomía severa, dejó entrever en el rostro una expresión traviesa, y mirando a Gumercindo muy fijamente, que le hizo estremecer todo el cuerpo, paulatinamente fue recordando cosas, e inclusive imágenes conocidas. Gumercindo asombrado, fue conociendo ambientes, reveía personas extrañas y conocidas en lugares que le eran familiares, pero no recordaba haberlos visto en toda su existencia. En vez del paisaje de Itaperica y de las riberas del río Piedras, sólo percibía un lugar montañoso, atravesado por un camino blanquecino, hecho de piedras talladas y mármoles. Atónito, se veía como otro hombre, y caminando en un lugar diferente, se reconocía a sí mismo, pero nada tenía que ver con Gumercindo. Todavía se encontraba bajo la fuerza magnética del señor de ojos luminosos, y de repente tuvo un sobresalto, un verdadero estallido en el cerebro, y sin reparo alguno exclamó con profundo asombro: ¡Santo Dios! ¿He muerto? Y ante el acento afirmativo de su interlocutor, preguntó: ¿Don Giovanni? ¡Si Gumercindo, sí caro Pietro, “Il Cosentino”, yo soy Don Giovanni! Gumercindo abrió la boca, confundido, bajó la cabeza, pues todo se iba aclarando en su mente, respecto al pasado. Al instante, preguntó humillado: ¿Murieron todos? ¡Quince! ¿No eran quince? ¡Si! Don Giovanni; ¿Cómo es que sucedió tan rápido? ¡Aún me parece estar en Cosenza, enamorado del mar Jonio, del Tirreno y el Pico Polino! Y en un prolongado suspiro, exclamó: ¡Parece que fue ayer, aceptamos su consejo y por lógica, también su programa de recuperación. ¿No fue así? Impulsado por un rápido recuerdo, acentuó. ¡Qué pena! ¿Carletto escapó a la prueba? ¡No! Exclamó Don Giovanni Carletto también se encontraba presente en el desastre. Conseguimos burlar su voluntad y lo encaminamos hacia la tierra, a su debido tiempo. También es cierto, que no le cabe el mérito de haber escogido libremente. ¿Quién fue? Bonifacio esclareció el mentor. Y agregó. ¡La Ley es severa, pero muy justa! Ningún extraño sufre por el acontecimiento rectificador, porque fueron apartados a última hora. Los sobrevivientes heridos muy pronto proseguirán con su existencia educativa, y más fortalecidos para el futuro. ¡Umm...! Hizo Gumercindo sacudiendo la cabeza ¿Estaremos a mano con la Ley?

Don Guivanni no respondió, pero se encaminó hacia la ventana y de un solo intento abrió las cortinas, permitiendo ver una hermosa colina, que se encontraba envuelta por una tenue y luminosa nube, en cuya cima se veía una modesta y blanquecina casita, rodeada de flores, y delicados arbustos. Bandadas de pájaros revoloteaban como si fueran focos de luces, vivas, se posaban sobre las ramas de los árboles y disfrutaban del frescor que les brindaba la hermosa fuente de agua cristalina. Gumercindo sintió que su alma se arrebataba por una inefable dicha espiritual, e inmediatamente preguntó en forma suplicante: ¿Dónde está Virginia? Lo está esperando en el reposo sideral, y a su debido tiempo, ustedes comenzarán el programa conjeturado hace siglos, y desde ahora, podrán ayudar a los retrasados. Virginia se dedicó y trabajó a su favor, por eso usted se encuentra aquí bien asistido. A pesar de su pasado de violencias, su simple existencia en la figura de Gumercindo, le ha servido de mucho para su recuperación espiritual. Hay mucha diferencia entre la sencilla vida de un mestizo brasileño, comparado a la indeseable fortuna de un Don Pietro, “II Cosentino”, ¿no es verdad?

Mientras tanto, Don Giovanni también parecía que evocaba sus recuerdos amargos enla sucesión de los siglos pasados, Gumercindo cerró los ojos y nuevamente se vio en la figura de aquel célebre “II Consetino”, cerebro de una cuadrilla de bandoleros cuyo jefe, era Carletto, los que asaltaban a los ricos viajeros, y ante cualquier reacción los arrojaban con sus carruajes, cuesta abajo, destrozándolos en los abismos insondables de Calabria, en Italia. Sus reminiscencias fueron interrumpidas por la voz severa y fraternal de Don Giovanni:

¡Primero el error! ¡Después el dolor! ¡Y, finalmente, la recuperación! Ahora, le toca “reiniciar” el curso educativo, pues solo el amor, el bien y el estudio, son los que hacen progresar al espíritu. Reflexionando, acentuó ¡El dolor y el sufrimiento no nos hacen evolucionar, pero sí rectificar!

33

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 5 invitados