¿Què es lo que reencarna?

Religiones, espiritualidad, la vida después de la muerte, reencarnación, creencias, agnosticismo, filosofía, etc.
Responder
Tit08
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1617
Registrado: Mar Abr 07, 2009 9:20 pm

¿Què es lo que reencarna?

Mensaje por Tit08 » Vie Oct 28, 2011 11:44 am

¿Tiene el ser humano una "esencia" que sobrevive a la muerte del cuerpo fìsico? ¿cual es el motivo por el que esta "esencia" tenga que reencarnarse en un mundo tan mounstruoso como este? ¿es necesario que lo Eterno, lo imperecedero, tenga que dominarse dentro de los reinos materiales o esto son meras especulaciones al no poder ir mas allà de las barrera del pensamiento mundano?. Por ùltimo ¿como es posible que esta "esencia" siendo inmaterial no pueda recordarse a sì misma en cuanto desciende a una nueva encarnaciòn, por tanto, como puede sostenerse que la criatura actua por libre albedrìo si sòlo actua conforme a lo que aprende, lo que hace que se extravìe de su destino y viva solo conforme al goce terrenal (que encierra tanto lo "bueno" como lo "malo")?.

Evidentemente, ninguna teorìa puede siquiera tener un atisbo de algo mas allà de la desapariciòn del cuerpo, pero igual cabe consultar alguna de ellas, en concreto, la de Gurdjieff, quien aprendiò de la tradiciòn sufì algunas de sus mas secretas enseñanzas.

El hombre moderno nace dormido, dormido vive, y dormido muere. Sobre el sueño, su significado y el papel que desempeña en la vida del hombre, hablaremos más adelante. Por ahora dedíquense a pensar una sola cosa: ¿qué conocimiento puede tener un hombre dormido? Si sobre esto se piensa, recordando a la vez que el sueño es nuestro principal rasgo, no tardará uno en advertir que si el hombre quiere obtener conocimiento, tiene, antes que nada, que pensar en cómo despertar, en cómo poder cambiar su ser.

En el hombre no hay una verdadera individualidad. El hombre no tiene un Gran YO, un YO singular. El hombre está dividido en una multitud de pequeños “yo”.

Las religiones occidentales han degenerado a tal extremo que no queda ya nada vivo en ellas.

Los caminos conducen, o deberían conducir, a la inmortalidad. La vida corriente, la vida de todos los días, aún en sus mejores aspectos, lleva al hombre a la muerte y no puede llevarlo a ninguna otra cosa.

Este aspecto de la cuestión es sumamente claro. La multitud ni quiere ni busca el conocimiento. Los dirigentes de las multitudes, movidos por sus propios intereses, tratan de aumentar los temores de las gentes y fomentan el repudio de todo cuanto sea nuevo o desconocido. La esclavitud, que es la condición de la actual vida del hombre, se basa en este temor. Es sumamente difícil aún imaginar todo el horror de semejante esclavitud. Nosotros no comprendemos lo que las gentes se pierden. Pero, a fin de comprender las causas de esta esclavitud, basta observar la forma en que las gentes mienten. Basta observar que es lo que constituye la finalidad de su existencia, el objeto de sus deseos, de sus pasiones, de sus aspiraciones; basta observar lo que piensan, lo que discuten, lo que sirven y lo que adoran. Consideremos aquellas cosas en que la gente gasta su dinero.

Aquellos sistemas que Uds. conocen declaran que todos los hombres tienen un cuerpo astral. Esto es un profundo error. Aquello que puede llamarse “cuerpo astral” se logra únicamente por medio de la fusión, o sea por medio de un tremendo y duro trabajo interior y de un intenso esfuerzo y de una intensa lucha. El hombre no nace con un cuerpo astral. Sólo muy pocos consiguen hacerse de un “cuerpo astral”. Si el hombre consigue hacerse de un “cuerpo astral” puede continuar viviendo después de la muerte de su cuerpo físico, y aún hasta puede renacer en otro cuerpo físico. Esto es la reencarnación. Si es que no vuelve a nacer en cuerpo físico, entonces, a su debido tiempo, también muere. El “cuerpo astral” no es un cuerpo inmortal, pero puede vivir durante mucho tiempo después de que haya muerto el cuerpo físico.
La fusión, la unidad interior, se obtiene mediante la fricción, mediante la intensa lucha entre “sí” y “no” dentro de uno mismo. Si el hombre vive sin una lucha interior, si todo le “sucede”, sin que haya la menor oposición de su parte, si es que va donde quiera que le lleven o donde quiera que sople el viento, permanecerá siendo lo que es. Pero si comienza a luchar dentro de sí mismo, y si en esta lucha hay una dirección precisa, entonces comienzan a formarse, poco a poco, ciertos rasgos, comienza la “cristalización”. Pero esta cristalización puede ocurrir sobre bases buenas o malas. La “fricción”, la lucha interior entre “sí” y “no”, puede ocurrir sobre una base falsa como, por ejemplo, una creencia fanática en una u otra idea, o el “temor al pecado”; cualquier cosa por el estilo puede producir en el hombre una intensa lucha interior entre “si” y “no”. Y un hombre puede cristalizarse sobre semejante base. Pero ésta sería una mala cristalización, una cristalización falsa, incompleta. Un hombre así no tendría la menor posibilidad de un desarrollo ulterior. A fin de posibilitar un desarrollo ulterior, tiene que derretirse nuevamente, por así decirlo, y esto sólo lo puede lograr mediante un intenso y terrible sufrimiento.

. La renuncia a las propias decisiones, la subordinación de la propia voluntad a la voluntad de otro, todo ello puede presentar insalvables dificultades para el hombre que no haya comprendido, de antemano, que no está sacrificando ni modificando nada en su vida, que durante toda su vida ha estado sujeto a una o a varias voluntades extrañas a sí mismo, y que nunca ha tenido verdaderas decisiones propias. Pero, por lo general, el hombre no es consciente de estas cosas. Considera que tiene el derecho de elegir libremente. Le resulta sumamente duro renunciar a la ilusión de que dirige y organiza su vida como él la quiere. Pero no existe posibilidad alguna de trabajo sobre uno mismo hasta que uno no se ha liberado de semejante ilusión. Debe darse plena cuenta de que no existe; debe darse cuenta de que no puede perder nada porque en realidad no tiene nada que perder; debe darse cuenta de su “nadidad” en el más amplio sentido de la palabra.

Es una gran suerte el que nosotros ni veamos ni sepamos la verdad de estas cosas. Si verdaderamente supiésemos cuántas personas están verdaderamente muertas y si supiésemos cuántos de estos cadáveres animados gobiernan nuestra vida, nos volveríamos locos de horror. Y en realidad suele suceder que hay personas que se vuelven locas porque algo de esto llegan a descubrir sin haber recibido la necesaria preparación, es decir que llegan a ver algo que no deberían haber visto. A fin de poder ver estas cosas sin peligro alguno, es necesario estar en uno de los caminos. Si un hombre incapaz de hacer algo por sí mismo llega a descubrir la verdad, por cierto que se volverá loco. Pero esto sucede muy raras veces. Por lo general, todo está dispuesto de tal modo que ninguna persona pueda ver la verdad prematuramente. La personalidad no puede ver sino aquello que le gusta ver, y aquello que no interfiere con su propia vida. Nunca ve lo que no le gusta. Esto está bien y mal a la vez. Es buena cosa para quien quiere dormir, y pésima si quiere despertar.

La abstinencia sexual es necesaria sólo en ciertos casos, o sea para ciertos tipos. Para otros no es necesario en absoluto. Y aún hay otros tipos en quienes la abstinencia viene por sí misma en cuanto comienza la transmutación. Explicaré esto con mayor claridad. Para ciertos tipos es necesario observar una prolongada abstinencia sexual a fin de que la transmutación comience. Esto significa que sin una prolongada y completa abstinencia sexual la transmutación no puede comenzar. Pero una vez que la transmutación ha comenzado, ya no es necesario abstenerse. En otros casos, es decir con otros tipos, la transmutación puede comenzar en una vida sexual normal, y al contrario de otros tipos, puede comenzar antes y hasta desarrollarse muchísimo mejor con un abundante gasto externo de energía sexual. En el tercer caso aún, una vez comenzada la transmutación, ella absorbe toda la energía sexual y pone fin a la vida sexual normal o al gasto externo de energía sexual.

Es imposible explicarle a un hombre que aún no ha comenzado a trabajar en sí mismo y que ignora la estructura de la máquina humana, lo que verdaderamente significa el “abuso del sexo”; esto es tan imposible como indicarle lo que se debe hacer para evitar estos abusos. El trabajo correcto en sí mismo comienza con la creación de un centro de gravedad permanente. Cuando se ha forjado un centro de gravedad permanente, todo lo demás comienza a hallar su lugar y a distribuirse en subordinación a ello.

Las gentes le temen al silencio más que a cualquier otra cosa, que nuestra tendencia a hablar sin motivo alguno nace de un sentido de autodefensa, y siempre se basa en una renuencia o en la repugnancia para ver algo abiertamente, una resistencia para confesarse algo a sí mismo.


El motivo de esto no es seguir lo que dice Gurdjieff al pie de la letra, sino leer y comprender todo sin que os lleve a actuar como unos fanàticos. Podràn ver que no se toca en sì la reencarnaciòn, sino algo mucho mas importante, que es la vida cotidiana de cada quien. Y es que no se puede pasar a creerse un docto en materias espirituales si antes no asimila lo que ve en el mundo. Mirando las cosas como van transcurriendo, el como envejecemos y mientras que las generaciones venideras seguiràn el mismo rumbo que la actual, sujetas a la ley de la imitaciòn, pues habrà que ver hasta donde llega todo. Algo si es seguro, NADIE en este mundo vive feliz ni conforme con su situaciòn, saben que hay muchas cosas que nos han sido vedadas mientras se siguen dejando la piel en absurdeces.

Saludos.
Imagen

Avatar de Usuario
casiopea
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 2464
Registrado: Vie Jul 11, 2008 2:12 pm
Ubicación: Lo peor que le puede pasar a alguien que te critica es darse cuenta de que no te importa.

Mensaje por casiopea » Sab Oct 29, 2011 5:13 am

Lo que retorna a este mundo es el alma -mente,regresamos a este mundo con el propósito de volvernos perfectos, pues desgraciadamente somos imperfectos y necesitamos acabar con nuestros errores.
saludos

Tit08
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1617
Registrado: Mar Abr 07, 2009 9:20 pm

Mensaje por Tit08 » Sab Oct 29, 2011 8:32 am

casiopea escribió:Lo que retorna a este mundo es el alma -mente,regresamos a este mundo con el propósito de volvernos perfectos, pues desgraciadamente somos imperfectos y necesitamos acabar con nuestros errores.
saludos
Es probable que sea asì. Saludos :)
Imagen

Tit08
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1617
Registrado: Mar Abr 07, 2009 9:20 pm

Mensaje por Tit08 » Vie Ene 20, 2012 4:04 pm

http://www.youtube.com/watch?v=F0KuOh2Y ... re=related

¿Tiene un sentido la muerte? ¿Se puede estar vivo fìsicamente mas lo que se denomina "esencia" diluirse con el tiempo? ¿Cuales son los motivos que nos han llevado a temerle a la causa mas natural despuès de la vida?.

Un muy interesante diàlogo entre J.K. acerca de todas estas cosas, analizadas desde una perspectiva mucho mas profunda y, sobre todo, realista que es como se pretende llegar directo al grano sin excusas varias.

¿Existe algo que reencarna? ¿Y ese "algo" de que tipo de naturaleza està formado?. Sabiendo que sus palabras nos llevan a respuestas sòlidas, como por ejemplo que si uno no se queda con bien ni mal es sencillamente lo que es, pero cuando estas dos esencias se van acumulando en nosotros, en formas de pensamientos de toda especie y nosotros nos identificamos con ellas, nos vemos regidos por todo ese contenido, y nuestra mente no puede estar en paz.

Como bien reitera en la mayorìa de sus charlas, el experimentador (nosotros) es la experiencia misma (esto se puede comprobar cuando la mente està en silencio, no de otro modo), y por tanto no hace falta descubrir las cosas sino en una sola de las vidas. Y como esa "esencia" que viaja de vida en vida (suponiendo que sea asì) es ante todo supremamente inteligente puede a travès de una sola adquirir todas las respuestas que necesita (de existir toda esa patraña). Pero en tal caso ¿es mi temor lo que me incita a buscarle sentido a mi existencia mediante lo que formulen las religiones u otros cuentos varios?. Pues si, el temor es en buena medida la herramienta de la que se valieron quienes empezaron a elaborar todas estas cosas, con tal de no querer vivir sus vidas a plenitud gestaron todo esto. Son ideas viejas, de antaño, pero que aùn rigen la mente del hombre tal cual el primer dìa. Osea, que sin darnos cuenta, tenemos un elemento del pasado anclado en nuestra mente del siglo XXI, y eso solo en el tema que estoy tratando, en otros debe ser lo mismo.

Ahora bien, queremos que en el fondo haya algo mas allà de esta vida que nos tocò. Quizàs por desdicha, quizàs por el simple hecho de sentirse con vida dentro de un cuerpo, pero todo esto està dentro del àmbito de los deseos, y los deseos nacen en la mente que es la que da lugar a TODAS estas confusiones que antes hemos repasado. Y es en esta insatisfacciòn con nuestra vida -puede no serlo asì por fuera, pero por dentro si lo es- la que nos lleva a ansiar que tengamos ese "algo mas" fuera de esta. No parte desde una base realista, sino todo lo contrario, parte de un deseo con el que nos estamos identificando dada nuestra incapacidad de poder aprender a desarrollar nuestra conciencia y que esta nos otorgue todas estas respuestas.

Ese es el precio a pagar por alejarnos de nuestra propia naturaleza, y es por eso que el mundo ha llegado a este este nivel de degradaciòn, pues en lugar de buscar estas verdades mediante el diàlogo inteligente, al contrario, hemos hecho que se refuerzen los organismos religiosos, los politicos, los sociales, los estos, los otros, etc, quienes ni cortos ni perezosos han sabido actuar para que nada de esto se discuta abiertamente y se traten como temas tabùes a los que temer.

Saludos.
Imagen

Responder