Página 25 de 33

Publicado: Sab Abr 07, 2012 2:42 pm
por Roberso
ABORTOS Y PÈRDIDAS

Desde el mismo momento de la concepción ya hay reencarnación, y aunque el reencarnante està en gestaciòn, ya tiene vida. Ya tiene alma. ¡Claro! Esa alma no va a empezar a manifestarse sino a partir del momento del nacimiento, y gradualmente, a medida que va creciendo el naciente, se van viendo sus manifestaciones espirituales.

Ya hemos visto anteriormente, y lo aceptamos asì, que alma es la entidad que ANIMA un cuerpo fìsico. Mientras està libre en el espacio, esa inteligencia incorpòrea se la denomina ESPÌRITU.
En oportunidades he escuchado discutir a los espiritistas si llamarle alma a la entidad que se ha conectado al òvulo fecundado, o llamarla alma cuando nace. Que mientras no nace debe seguir llamàndosele espìritu.
¡Pamplinas! Cuando una entidad se une al òvulo fecundado, ya se ha iniciado el mecanismo de la reencarnación. Si el espìritu en ese momento pierde su libertad espiritual, deja de ser tal y se convierte en alma. No importa si el nacimiento es nueve meses después de la concepción pero en ese momento. (de la concepción), se produce la uniòn del espìritu con el òvulo a travès del cordòn espiritual.

Tambièn muchos discuten sobre si el espìritu permanece fuera del feto hasta el momento del nacimiento o no. ¡Pamplinas tambièn!
Los videntes con los que trabajè, cuando miraban a una mujer embarazada, en algunas de ellas, no en todas, miraban còmo de su vientre salìa el cordòn espiritual, y la entidad a reencarnar, afuera del vientre, como una cometa o barrilete, pero cuya forma coincidìa con el feto según el tiempo del embarazo.

Esto contradice a algunos que dicen que el espìritu, una vez ligado al feto conserva su forma de la vida anterior, y que es al nacer que pierde esa forma para adaptarse a la fìsica del que nace. Nunca, ninguno de mis videntes observaron esa posibilidad.

Tambièn observaron que por muy embarazada que estuviese una mujer, no le observaban al espìritu cometa o barrilete fuera del vientre de la madre, lo que hace suponer que cuando està fuera del vientre, y deberìa considerarse asì, es un desdoblamiento, pero eso sì: Bien inconciente porque ya el espìritu reencarnante ha sufrido la turbación prenatal u olvido prenatal.

¡Ahora! Considerando y aceptando las posibilidades orgànicas que pueden causar un aborto espontàneo, o “pèrdida” como tambièn se le dice, siempre que esto sucede es por Ley de Causas y Efectos, asì haya sido un problema fìsico el que lo haya causado.

Si no hay causas fìsicas sino que el aborto fue provocado, si la mujer que se lo provoò o se hizo sacar el feto, asì haya venido sin expiaciòn a esta vida, inmediatamente se hace acreedora a una en la vida siguiente.

No es de extrañar, e investiguè sobre algunos casos de abortos espontàneos, y las que los habìan tenido, lloraron mucho por ello y sufrido tambièn porque querìan a ese hijo desesperadamente, haya sido una que en la vida anterior se provocò un aborto o buscò a alguien que se lo hiciera,
En este ùltimo caso, para la Ley de Causas y Efectos hay una complicidad de asesinato entre la madre que se hace sacar el feto y la, o èl que se lo saca.

Si en su vida anterior, una comadrona, o tambièn una enfermera, y lo que es peor, un o una mèdico, se dedicaron a esta nada edificante tarea, lo màs seguro es que tengan pètrdidas de sus fetos en tantas ocasiones como en las que ellos hicieron o practicaron abortos.
Y eso no es cuento. Conocì a una dama, que tuvo 12 pèrdidas durante su matrimonio. Los mèdicos no se explicaban por què, ya que fìsicamente no tenìa problemas.
¡Por fin! El intento nùmero trece fue exitoso. Cuando conocì a la dama, ya su hija tenìa 30 años, se habìa casado y le habìa dado un nieto.

Acà, seguramente hubo un encadenamiento entre madre, padre e hija ya que nadie viene a sufrir en esta vida si no se ha hecho merecedor o merecedora de sufrimientos.
Despuès averiguamos que el espìritu de el intento trece y exitoso, siempre fue el mismo espìritu, que sufriò tambièn porque habìa andado en esas travesuras de abortos.

Desde el momento de la concepción hay una vida en evoluciòn. ¡UNA VIDA! Por lo tanto, cualquier intento de terminar con esa vida, por temor a los padres, por temor a la sociedad, igual es un asesinato y tiene que ser compensado.

Reencarnacion

Publicado: Sab Abr 07, 2012 3:10 pm
por La Verdad
En cierta ocasion me cruce con un hombre en un aeropuerto, el se dirigia a la india y me contaba que viajaba por razones religiosas. Hablando, me conto de su creencia personal sobre la reencarnacion. El me explicaba casi emocionado, que una vez muerto su alma ascenderia a un "paraiso" en el cual podria estar el tiempo que quisiera ya que el tiempo no transcurria alli (algo curioso). Luego me dijo que cuando se sintiera listo solicitaria reencarnar. Todo esto me parecio muy interesante y sobre todo, me parecio una creencia hermosa. Se imaginan? si esto fuera real.....Gracias.

Publicado: Lun Abr 16, 2012 5:21 am
por Roberso
¿QUIÈN LES DIJO QUE ME TRAJERAN A ESTE MUNDO?

Esta es una de las tantas babiecadas que los jóvenes hijos rebeldes gritan a sus padres cuando estos, en su justo derecho de educarlos, cuidar de que sin ser una maravilla como tales, sean buenos estudiantes; ademàs corregirles las malas tendencias que puedan tener y ver que socialmente tengan una conducta aceptable; amèn de su conducta en el hogar.

Pero a los rebeldes hijos no les gusta sino hacer lo que ellos quieren por su propia calidad espiritual o influidos por rebeldes amigos que muchas veces son ejemplos a seguir en su mala conducta, antes que seguir los ejemplos y la guiatura de sus padres.

Cuando un hijo rebelde le dice a sus padres: Quièn les dijo que me trajeran a este mundo? Ni siquiere tienen la màs remota idea de la estupidez que estàn diciendo. ¡Vamos a ver!
El hogar es un hogar catòlico, y el joven rebelde dice serlo porque esa ha sido la enseñanza religiosa que ha tenido. A pesar de que es un rebelde se confiesa catòlico. ¡Bien!

Segùn el catolicismo en el que cree el hijo rebelde, la vida que se gesta en el vientre de la madre no tiene alma hasta su nacimiento en el que el alma le es insuflada. ¡Ahora existe! No tendrà otra vida fìsica ni ha tenido otra vida fìsica. Entonces, ¿cuàndo, y dònde se le podìa preguntar si querìa que lo trajeran a este mundo? ¿Dentro del vientre materno? Si el alma es insuflada al momento del nacimiento, el feto no tiene inteligencia ya que la inteligencia està en el alma. Entonces, ¿no es ridìcula la pregunta? Antes de la gestaciòn no podìan preguntarle ya que su alma no existìa. ¿Cuàndo le iban a preguntar, al momento de nacer en el que se le insufla el alma? Si el naciò turbado, ¿Còmo iba a responder sì o no, si los padres le preguntaban si querìa que lo trajeran a este mundo? ¡ Y ademàs! Ya estaba en este mundo. Eso no convierte la pregunta de los jóvenes hijos rebeldes a sus padres: ¿Quièn les dijo que me trajeran a este mundo? en una babiecada, sino en una super babiecada.

La pregunta tendrìa sentido si la familia fuera reencarnacionista. Tendrìa sentido porque èl existiò antes de nacer. Si que se le podrìa preguntar a un espìritu: ¿Quieres que te traigamos a este mundo? Pero lamentablemente cuando se reencarna no son los futuros padres los que le formulan esa pregunta a su futuro hijo, siendo todavía una entidad espiritual. ¡No señor! Es todo lo contrario.

Durante su erraticidad un espìritu busca las condiciones en un hogar en donde puedan darse todos los propòsitos de cultura y evoluciòn evoluciòn moral, y ademàs un encadenamiento a cualquier probable expiación que traiga. Cuando el que va a reencarnar, por fin encuentra en un hogar las condiciones que busca para su nueva vida, ¡es èl! ¡Tan sòlo èl! el que le propone a los que ha elegido como sus futuros padres que si puede reencarnar en ese hogar y ser ellos sus padres.

En el espacio no se hacen estas cosas a lo macho. Yo quiero reencarnar acà porque me da la gana. ¡No señor! Incluso, solicitàndole a la pareja si puede nacer en ese hogar y ellos ser sus padres, la pareja despuès de enterarse sobre la calidad espiritual que trae y la posible expiación, pueden tranquilamente decirle que no; y a zapatear a otro lado. Tendrà que seguir buscando una nueva probabilidad de hogar para su reencarnación.

Pero ya sea que la pareja elegida lo acepte, o tambièn que no lo acepte, EL ESTA SOLICITANDO REENCARNAR EN ESE HOGAR. Si le dijeron que sì: ÈL PIDIÒ QUE LO TRAJERAN, y no como lo dicen en su rebelde pregunta: ¿Quièn les dijo que me trajeran a este mundo?

Asì es la vida. Si estàn en este mundo, en ese hogar, y con esos padres, es porque èl les dijo que lo trajeran. ¡Nada màs!

Publicado: Dom Abr 22, 2012 12:02 pm
por Roberso
REENCARNACIÒN Y HOMOSEXUALIDAD

Vamos a empezar diciendo que: La homosexualidad, siendo un estado anti natural todos deben considerarla, ni siquiera como prueba sino como una expiación.
No forma parte de algo cultural, de parte del aprendizaje de un es`priritu en su obtención de la sabidurìa, que con la perfecciòn moral, lo llevarà a la meta de la perfecciòn espiritual. A la angelitud, si se quiere llamarla asì.
La homosexualidad es un karma, o una expiación por aplicación de la Ley de Causas y efectos.

Si la homosexualidad, siendo antinatural es kàrmica, a què se debe el que hayan personas homosexuales, tanto hombres como mujeres?
Esto, sin necesidad de ser de absoluta reprobación, el reencarnacionista por lo tanto, no la reprueba, la tolera porque sabe cuàl podria ser el origen de la misma.

Pero muchos no son reencarnacionistas, y no sòlo reprueban la homosexualidad sino que se ensañan contra los homosexuales. Los agreden, y lamentablemente hasta han sido asesinados por el hecho de serlo.
Una persona que vive ensañàndose en contra de los homosexuales, que no desperdicia oportunidad de agredirlos de palabra y fìsicamente, a tal punto que ese prejuicio termina convirtièndose en parte de su personalidad y calidad humana. Su prejuicio no es menor que el prejuicio racial.

Cuando esa persona desencarne o muera, se va a encontrar que ha cometido con su ensañamiento, una violación a la Ley de Causas y Efectos, y descubre en el espacio que esos homosexuales con los que se habìa ensañado, sòlo estaban cumpliendo una expiación porque en su vida anterior a la de homosexuales, se habìan ensañado igual que èl, con seres humanos con ese estado expiatorio.
El ùnico camino que le queda al ensañador desencarnado, para compensar ese acoso y prejuicio en contra de los homosexuales, para compensar esa falta, serà la de reencarnar como homosexual porque serà la ùnica forma de sentir en carne propia las desventuras por las que pasan estos seres.

Pero al morir se encontrò con el hecho de que la homosexualidad es kàrmica. Que con la homosexualidad se està pagando la intolerancia y el prejuicio que tuvieron los que ahora son homosexuales, con los homosexuales.

Tèngase bien entendido esto: Si la homosexualidad no forma parte del aprendizaje de un espìritu sino que es una expiación, ningùn espìritu va a querer elegir esa tendencia al momento de reencarnar, como se elige una profesiòn o un oficio, que sì formarìan parte del conocimiento del espìritu.

Publicado: Dom Abr 29, 2012 2:01 am
por Roberso
INFLUENCIAS DE LA ÙLTIMA VIDA EN LA PERSONALIDAD ACTUAL


Para empezar, y ya que hablamos en el anterior escrito sobre la homosexualidad, ¿por què sucede el amaneramiento en ciertos hombres y ciertas actitudes machunas en algunas mujeres?

No vamos a empezar a echarle la culpa a las vidas pasadas de esto sino que debemos considerar tambièn el aspecto hogareño en este sentido.
Conozco matrimonios que buscando al hombrecito, llegaron a tener tres hijas antes de conseguirlo. Al nacer, ese niño se va a encontrar con tres hermanas niñas en las que su condiciòn de madres estàn latentes. Como son niñas, ya no van a tener un muñeco para jugar sino que van a tener un niño de carne y hueso para hacerlo. Ellas son las que màs van a lidiar con el niño, y como niñas que ellas son, se van a comportar como tales. A medida que el niño va creciendo y observando la manera de hablar de sus hermanas, sus ademanes bien femeninos, de alguna manera u otra esos modales femeninos van a formar parte de èl.
No es que por eso tenga que ser homosexual, pero se va a notar en èl un afeminamiento que ha sido consecuencia de todo eso.

Conocì a personas mayores con las que todo el mundo se equivocaba porque eran muy afeminados, pero de homosexuales, nada que ver. Fueron normales sexualmente, se casaron, tuvieron hijos, y de allì no pasò la cosa.

Lo mismo sucede en el caso contrario. En mi familia una pariente tuvo tres varones, después del primero empezaron a buscar la hembrita, y cuando tuvieron el tercer varòn, dijeron: Hasta aquì llegamos, y sabiamente explicaron: Si con tres varones adelante les nacìa la hembrita, iba a ser inevitable que la niña empezara a tener actitudes machunas. Y tenìan razòn. A pesar de que en este caso una actitud machuna de la niña y después mujer, no necesariamente terminara en homosexualidad, (lesbianismo), y fuera una mujer normal salvo en sus actitudes machunas, no hay nada que lamentar, aunque siempre choca ver a un hombre afeminado y a una mujer con actitudes de macho.

Eso en cuanto a una vez nacido el niño o la niña. Todo ha sido una influencia de esta vida.
Pero eso no quiere decir que las vidas anteriores no influyan en las actitudes en esta vida.

Si un espìritu, y eso puede suceder, decide reencarnar en hombre, pero antes habìa tenido tres o cuatro vidas sucesivas como mujer, y repito, eso puede suceder, cuando nace la criatura y a pesar de ser hijo ùnico y haber tenido un trato y crianza paternal de acuerdo a su sexo, puede de alguna manera tener manifestaciones feminoides sin llegar a la homosexualidad, por un acostumbramiento digamos, a haber sido mujer durantes varias de sus vidas anteriores.

Lo mismo puede suceder en el caso contrario. Un espìritu que reencarnò como hombre durantes sus ùltimas tres o cuatro vidas, decide reencarnar en mujer, Tambièn, pese a que ha sido hija ùnica y ha recibido crianza y trato de mujer, puede muy bien tener manifestaciones machunas, y tampoco por esto quiere decir que termine en la homosexualidad- ¡Nada que ver! Es una mujer con su gusto sexual bien determinado: Le gustan sòlo los hombres. Pero,,…….pero es chocante, sobre todo para los hombres que a pesar de ser una linda mujer, se vista y se arregle como una mujer, hay actitudes demasiado machunas en ella. Estas son las mujeres dominantes, que quieren llevar las riendas del hogar, e incluso conocì casos en los que no eran los esposos las que las maltrataban fìsicamente sino que eran ellas las maltratantes. Autoritarias como ellas solas. Parece que en sus ùltimas vidas hubiesen sido un militar.

Pero no todo es asunto de reencarnación, digamos que a un joven por el hecho de que le gusten los aretes, eso indica que fue mujer en su ùltima vida. O porque a una mujer le guste y andar tatuada, eso quiere decir que fue hombre en su ùltima vida.
Los, y las jóvenes de hoy dependen enormemente, no de lo que les quede mejor sino lo que està de moda; les quede como les quede.
Esto, crea una sensación de feminismo en los hombres y machismo en las mujeres, y generalmente tienen una causa. Los diseñadores, o modistos, o los que dicen lo que se debe o no se debe usar, (y les hacen caso), la mayorìa de ellos son homosexuales, y en sus diseños de ropas y adornos para las jóvenes tienden a masculinizarlas con los atuendos; y a los jóvenes a femineizarlos con sus atuendos. Parece que con sus diseños, trataran de volver contrarios los sexos.

Publicado: Dom May 06, 2012 4:27 am
por Roberso
¿CÒMO SE MUERE? Y……..¿POR QUÈ SE MUERE?

Se ha dicho con anterioridad que las ùnicas cosas con las que viene un espìritu para su cumplimiento al reencarnar, y que se pueden tomar como fatalismo son:

1.- El ciclo de vida a cumplir.

2.- El programa de aprendizaje con el que viene, el que no sòlo incluye estudio y capacitaciòn sino tambièn trabajo para su evoluciòn moral. Tanto la una como la otra es lo que comprende la dualidad que comprende la evoluciòn espiritual.

3.- La expiación, cuando se haya hecho merecedor a ella.

Cuando reencarnamos traemos un ciclo de vida a cumplir; y ese ciclo de vida lo podemos cumplir, pero tambièn lo podemos acortar. Si optamos por acortarlo, quedamos en deuda con La ley de Causas y Efectos, y en la siguiente vida, tendremos que vivir sòlo los años que acortamos a el ciclo de vida con el que hemos reencarnado. Esa es la explicación para esas muertes prematuras que nos desconciertan, hacen perder la creencia en Dios, (de algunos), y que nos causan gran dolor, especialmente si los que mueren prematuramente son cercanos a nosotros por amistad o por parentesco.

¡Ahora! ¿Què hacemos para acortar nuestro ciclo de vida y en la pròxima sufrir la expiación de una muerte prematura?

¡Los vicios! Los vicios acortan nuestro ciclo de vida, y sabièndolo le damos rienda suelta al vicio, o los vicios que tenemos. Es lo que siempre he llamado: Un suicidio lento.
Desde hace años y siglos, por ejemplo, sabemos que la bebida ademàs de ser la causa de que hagamos el ridìculo cuando estamos pasados de tragos, va minando nuestra salud.
Pero no solamente es la causa de que hagamos el ridìculo y de que mine nuestra salud, sino que la mayorìa de los accidentes de trànsito son causados por gente que andaba bebida y que irresponsablemente se puso detràs del volante de un coche, causando heridos y/o muertos, y que puede ser que èl mismo se entcuentre entre estos dos.

Esa muerte prematura de un irresponsable que manejò bebido, no necesariamente se puede tomar como una expiación porque el que muriò lo hizo a los 30 años de edad. Seguramente el no trajo la expiación de morir joven, (prematuramente), sino que la irresponsabilidad de no cuidar su vida y la ajena, ahora sì que va aser la causa de una expiación.

Desde muchos años atràs y una vez establecido que el tabaco y sus diferentes presentaciones; y especialmente en las cajetillas o atados de cigarrillos se hace esa advertecia, son la causa de enfermedades incurables que acortaron nuestro ciclo de vida,
no por expiación sino porque fuimos esclavos del vicio de fumar.
Ese acortamiento del ciclo, y muerte prematura, (he visto hasta jóvenes de 26 años morir de càncer en el pulmòn), ¿obedece a una expiación?

Las expiaciones generalmente producen sufrimientos. No producen “deleite” o “placer” como le dicen al vicio de fumar. No hay que ponerle palabras bonitas. Es un vicio….y ¡punto! Ese acortamiento en la vida actual por causa de ese vicio, a pesar que la persona no traìa la expiación de una muerte prematura, sì que va a ser causa de morir prematuramente en su pròxima vida.

El vicio de las drogas tambièn acortan el perìodo de vida pero ademàs causa desòrdenes de conducta y da rienda suelta a malas tendencias de los que las usan.
Una muerte prematura a causa de las drogas, tampoco puede considerarse una expiación. Expiaciòn serà la que traiga en su pròxima vida en la que tendrà una muerte prematura, generalmente por enfermedades incurables y no por vicios.

Hasta el comer demasiado es un vicio que puede causarnos muerte prematura. Tambièn para esto, sirven las explicaciones dadas arriba.

Cuide su vida. Cuidando la de ahora, tambièn està cuidando la futura.

Publicado: Dom May 13, 2012 3:21 am
por Roberso
LA EVOLUCIÒN DEL ESPIRITU

A pesar que yo no soy cristiano, pero tampoco soy anti cristiano, y menos soy detractor de Jesùs; segùn los Evangelios, Jesùs dijo: "Hay muchas moradas en la casa de mi Padre." ¿Còmo debemos entender eso? Una morada es el sitio en que residimos. En este caso, el planeta Tierra.
La casa de Dios es el Universo. Ya sabemos que el cielo, denominaciòn que se le daba al lugar en que se creìa que arriba de èl estaba Dios, y que quiere decir, (cielo): Firmamento. Pero no hay tal firmamento en el Universo, por lo tanto, el reino de Dios es el espacio Universal.

Ese espacio Universal tiene muchas moradas si consideramos morada a nuestro planeta Tierra.
Sòlo en la Vìa Làctea, al que pertenece nuestro Sistema Solar, hay 100 mil millones de Soles. Si cada uno de ellos forma un sistema planetario como el nuestro, ¿es descabellado pensar que hayan por lo menos 100 mil millones de planetas habitados en la Vìa Làctea; uno por casa sol como en nuestro sistema?
Y...¿no es descabellado pensar que nuestro planeta es el ùnico habitado de la Vìa Làctea?

En lo que al espìritu concierne, cada una de estas "moradas", o mundos habitados, son sitios de aprendizaje para nuestra evoluciòn espiritual. Mientras muchos niegan la posibilidad de que hayan otros mundos habitados, o sea que no existan los extraterrestres, los habitantes de este planeta hemos sido extraterrestres, ¡claro!, espiritualmente hablando, porque hemos habitado antes en otros planetas.

Para el espìritu cada planeta es una escuela. En una gran ciudad, ¿hay una sola escuela? Hay muchas escuelas, y cada una de ellas tiene los mismos grados de primaria, y en cada grado de cada escuela se estudia los mismo.

Nuestro planeta, en cuanto al alumnado que tiene es un planeta imperfecto, porque sus alumnos son imperfectos. Por lo tanto, no es de extrañar que existan en el Universo màs escuelas para alumnos imperfectos como en la que nos encontramos.

Venimos de planetas inferiores al nuestro y estamos acà es porque aprobamos lo que tenìamos que aprender en ellos y fuimos transferidos a una escuela superior, pero inferior a otras escuelas, (planetas), que existen en el Universo.

Cada uno de estos mundos habitados que para nosotros son escuelas, por muy atrasados o adelantados que sean, no son planetas àridos. Cada uno tiene su propia naturaleza, eso no cambia nunca en cada uno de los planetas. Puede que la naturaleza de ciertos mundos superiores con relaciòn a otros sea màs sutil, pero, insisto, cada planeta habitado tiene naturaleza.

Un espìritu se inicia, digamos, como psiquis instintiva de la forma màs rudimentaria de un mundo inferior al nuestro. Ese principio instintivo, (psiquis de animales irracionales), iniciarà la etapa evolutiva que irà progresando vida tras vida.
Asì seguirà ese principio instintivo su cadena evolutiva, siempre ascendente, sin detenerse porque las psiquis, (espìritus elementales sin inteligencia), no se detienen en ese proceso evolutivo en el que la voluntad de la psiquis, (porque no la tiene), ni su libre albedrìo, (porque no lo tiene), demore ese camino ascendente hasta llegar a lograr la inteligencia.
Como espìritus, no nos hemos iniciado en este planeta sino en planetas inferiores. Por muy rudimnentaria que nos parezca la inteligencia de los aborígenes de nuestro planeta, ya han conseguido cierto progreso con relaciòn a su inicio en planetas inferiores.

¿Cuándo cumplamos nuestro aprendizaje en este mundo, que no es cuestiòn de tres o cuatro encarnaciones, pasaremos a un mundo superior? ¡Claro! Que se entienda bien, en nuestro planeta no se realiza nadie espiritualmente a tal punto que se crea que de acà va derecho a codearse con Dios.
Pero, ¿còmo se logra eso? preguntaràn. Cuando uno pase a una escuela o planeta superior porque ya se graduò en este, el espìritu se va sòlo. En el planeta que le toque continuar, hay habitantes, y ellos al igual que acà procrean; asì es que su cadena de reencarnaciones continuarà pero con la vida fìsica de ese planeta. ¿Seràn mejores fìsicamente hablando? Quizàs, pero lo importante es que seràn de una mejor calidad humana que los de nuestro planeta; pero al igual que acà, nunca estaràn al mismo nivel espiritual todos, asì como todos los habitantes de nuestro planeta, a pesar de ser imperfectos, unos lo son màs que otros.
Igual serà en la pròxima escuela; Unos mejores que otros, pero eso sì, los peores de allà, siempre seràn mejores que los mejores de acà.

Una vez cumplida la continuación de nuestra etapa evolutiva en ese planeta, que tampoco serà cosa de tres o cuatro encarnaciones, pasaremos a un planeta superior a ese, y continuamos con nuestro progreso espiritual: ¿Hasta cuando? ¡Francamente no sè! Eso dependerà de cada uno de nosotros; lo ràpido que avancemos, o todo lo que nos demoremos. y eso, por libre albedrìo.

¿Y después de eso què? ¿Vacaciones eternas? ¿Contemplaciòn eterna de Dios, y Èste de sus “niñitos” graduados de espìritus perfectos? ¡No señor! Siempre habràn ocupaciones para los espìritus perrfectos en el Universo.

Publicado: Sab May 19, 2012 7:56 pm
por Roberso
EL KARMA……¿ES TRANSFERIBLE O HEREDABLE?

He utilizado esta palabra sànscrita porque es màs conocida de lo que se conoce en Espiritismo como Ley de Causas y Efectos, y que es un punto doctrinario de la doctrina filosòfica, (nunca religión), conocida como Espiritismo.

¿Cuál es la definición de Karma? ¡Veamos!
La traducción de la palabra Karma es ACCIÒN. En las religiones indias, es el conjunto de actos cometidos en existencias anteriores. Eso explica la condiciòn actual, (sufrimientos o no), de todos los seres humanos.

Hasta allì concuerda con La Ley de Causas y Efectos. Y digo hasta allì, porque los creyentes en el Karma orientalista, aceptan la doctrina de que: El Karma se libera, o el ser humano se puede “liberar” de su Karma mediante la pràctica de la meditaciòn y de ciertos actos rituales. Hasta el Yoga tiene disciplinas para liberarse de èl.

Segùn el Espiritismo, la ùnica manera de liberarse de las expiaciones, consecuencia de las violaciones a la Ley de Causas y Efectos, (Karma), es sufriendo las expiaciones como consecuencia de los actos cometidos en existencias anteriores. ¡No hay otra manera de liberarse!

Pero ademàs de esta creencia, de la liberaciòn del Karma por meditaciòn, actos rituales y disciplinas, los orientales tambièn creìan, (no sè si en este siglo continúan con esa creencia), que el Karma era transferible, y que uno, con una acciòn caritativa, humanitaria y de buen pròjimo, podìa, sin tener algùn Karma que expiar, lograr que el Karma de otro fuera transferido a èl.

Si un creyente en la reencarnación y en el Karma; y no se puede creer en la una si no se cree en el otro; pasaba por la orilla de un rìo y observaba que una persona se estaba ahogando porque no sabìa nadar, tanto èl como las otras personas que pasaban por el lugar y se detenìan a observar còmo morìa ahogada la persona en el agua, asì alguien fuera un experto nadador, creìan firmemente que si esa persona se estaba ahogando era por un Karma que habìa traìdo. Que el que se tirara al agua para salvarlo y lo lograba, instantáneamente el Karma del salvado iba a ser transferido al Salvador.

Esto, a pesar de ser una creencia popular de mucha gente, es ilògica. ¿Por què? Si el salvador es una persona de excelente calidad humana, y lo es debido a su estado evolutivo espiritual, y practica una obra de bien. Una obra de caridad al tratar de salvar a un pròjimo en desgracia, y lograrlo, sin haber hecho nada negativo en existencias anteriores, aquì, en esta vida, por una buena acciòn, ¿se gane un Karma? ¡Inconcebible!
Ademàs: ¿Quién tiene la seguridad de que la persona que se estaba ahogando era por un Karma? ¿No pudo haberse resbalado y caer al agua?

Si una persona pierde la vida al desbaratarse el coche que conducìa porque tuvo la irresponsabilidad de conducir cargado de copas, ese no era necesariamente un Karma. El Karma se lo acaba de ganar para su pròxima vida por hacer esa gracia.

El Karma, o sea, la expiación lograda por una falta en vida anterior, se la ha ganado el infractor a la Ley de Causas y Efectos. Suya fue la falta, suyo es el Karma. Eso no es transferible a nadie, y menos como consecuencia de una buena acciòn.

Si el Karma no es transferible, tampoco es heredable. ¿Por què tendrìa que serlo? ¿Qué culpa tienen los hijos de las faltas morales de sus padres como para heredar sus Karmas?
La Ley de Causas y Efectos es una Ley universal. Si es universal es porque la estableciò Dios.
Si las leyes humanas que son tan imperfectas como los imperfectos humanos, no contemplan ni la transferencia ni la heredad de las faltas, y por ende, las penas que generen esas faltas, ¿quièn puede hacernos creer que Dios es màs imperfecto que nosotros como para establecer una ley universal inferior a las leyes del hombre?

Sin embargo, las religiones judeocristianas, y la propia judìa, nos han hecho heredar una falta cometida por Adàn Y Eva, y que conocemos como “el pecado original”.
Pero en la misma fuente de las religiones judeocristianas conocida como “la palabra de Dios”, ( La Biblia), se nos dice que una manera u otra: “No pagaràn los padres por los hijos, ni èstos por sus padres sino que cada uno pagarà por su propio pecado”. ¿No es contradictorio que se diga esto cuando nos estàn haciendo herederos del “pecado original”?

Cada ser humano o espìritu encarnado, tiene su individualidad y su libre albedrìo, y por el ejercicio de este ùltimo es que se hace merecedor a ciertos Karmas o expiaciones que va a sufrir sòlo èl, porque sòlo èl se hizo merecedor a ellos.

¡No hay “transferencia”, y tampoco “herencia” del Karma o expiación!

¿Debería creer usted en la reencarnación?

Publicado: Lun May 21, 2012 9:16 pm
por santiagob1981
Su origen y fundamento
La enseñanza de la reencarnación exige que el alma sea inmortal. Por consiguiente, para hallar el origen de la reencarnación hay que rastrearlo hasta los pueblos o naciones que tenían tal creencia. Por ello, algunos creen que se originó en el antiguo Egipto. Otros sostienen que tuvo su inicio en la antigua Babilonia. A fin de dar prestigio a la religión babilónica, su sacerdocio desarrolló la doctrina de la transmigración del alma. Así podían alegar que sus héroes religiosos eran reencarnaciones de antepasados distinguidos que murieron tiempo atrás.
Sin embargo, fue en la India donde la creencia de la reencarnación floreció plenamente. Los sabios hindúes luchaban por explicar los problemas universales de la maldad y el sufrimiento entre la humanidad. ‘¿Cómo pueden conciliarse estos males con el concepto de un Creador justo?’, se preguntaban. Intentaban hallar una solución al conflicto entre la justicia de Dios y las calamidades imprevistas y desigualdades del mundo. Con el tiempo, formularon “la ley del karma”, la ley de causa y efecto: ‘cualquier cosa que el hombre siembre, eso segará’. Elaboraron un ‘balance’ detallado en el cual los méritos y deméritos de una vida eran recompensados o castigados en la siguiente.
“Karma” significa sencillamente “acción”. Se dice que un hindú tiene buen karma si se somete a las normas religiosas y sociales, y mal karma si no lo hace. Su acción, o karma, determina su futuro en cada renacimiento sucesivo. “Todo hombre nace con un patrón de personalidad que es consecuencia principalmente de sus acciones en vidas anteriores, aunque sus características físicas se deban a factores hereditarios —dice el filósofo Nikhilananda—. Cada uno es arquitecto de su propio hado, constructor de su propio destino.” Sin embargo, la meta final consiste en liberarse de este ciclo de transmigración y unirse a Brahmán: la realidad suprema. Existe la creencia de que esto se logra procurando alcanzar una conducta social aceptable y un conocimiento especial del pensamiento hindú.
Así pues, la enseñanza de la reencarnación tiene como fundamento la doctrina de la inmortalidad del alma, y la elabora utilizando la ley del karma. Veamos lo que dice respecto a estas ideas la Palabra inspirada de Dios, la Biblia.
¿Es inmortal el alma?
A fin de contestar esta pregunta, dirijámonos a la mayor autoridad sobre el tema: la Palabra inspirada del Creador. En el mismo primer libro de la Biblia, Génesis, aprendemos el significado exacto del término “alma”. Respecto a la creación del primer hombre, Adán, la Biblia dice: “Jehová Dios procedió a formar al hombre del polvo del suelo y a soplar en sus narices el aliento de vida, y el hombre vino a ser alma viviente”. (Génesis 2:7.) Es evidente que el hombre no tiene alma, sino que es un alma. La palabra hebrea que se usa en este texto para alma es né·fesch. Aparece unas setecientas veces en la Biblia y nunca se refiere a una parte separada e inmaterial del ser humano, sino siempre a algo tangible, físico. (Job 6:7; Salmo 35:13; 107:9; 119:28.)
¿Qué le sucede al alma al sobrevenir la muerte? Considere lo que le sucedió a Adán al morir. Cuando este pecó, Dios le dijo: “[Volverás] al suelo, porque de él fuiste tomado. Porque polvo eres y a polvo volverás”. (Génesis 3:19.) Piense en lo que eso significa. Antes de que Dios lo creara del polvo, Adán no existía. Después de morir, Adán volvió al mismo estado de inexistencia.
Dicho sencillamente, la Biblia enseña que la muerte es lo contrario de la vida. En Eclesiastés 9:5, 10, leemos: “Los vivos tienen conciencia de que morirán; pero en cuanto a los muertos, ellos no tienen conciencia de nada en absoluto, ni tienen ya más salario, porque el recuerdo de ellos se ha olvidado. Todo lo que tu mano halle que hacer, hazlo con tu mismo poder, porque no hay trabajo ni formación de proyectos ni conocimiento ni sabiduría en el Seol, el lugar adonde vas”.
Esto significa que los muertos no pueden hacer ni sentir nada. Ya no tienen pensamiento alguno, ni pueden recordar nada. El salmista dice: “No cifren su confianza en nobles, ni en el hijo del hombre terrestre, a quien no pertenece salvación alguna. Sale su espíritu, él vuelve a su suelo; en ese día de veras perecen sus pensamientos”. (Salmo 146:3, 4.)
La Biblia muestra claramente que al acaecer la muerte, el alma no pasa a ningún otro cuerpo, sino que muere. “El alma que peca... ella misma morirá”, dice la Biblia enfáticamente. (Ezequiel 18:4, 20; Hechos 3:23; Revelación [Apocalipsis] 16:3.) Por consiguiente, la doctrina de la inmortalidad del alma —el mismo fundamento de la teoría de la reencarnación— no tiene apoyo alguno en las Escrituras. Sin ella, la teoría se desmorona. Pues bien, ¿qué explicación tiene el sufrimiento que vemos en el mundo?
¿Por qué sufre la gente?
La causa subyacente del sufrimiento humano es la imperfección que todos heredamos del pecador Adán. “Por medio de un solo hombre el pecado entró en el mundo, y la muerte mediante el pecado, y así la muerte se extendió a todos los hombres porque todos habían pecado”, dice la Biblia. (Romanos 5:12.) Como descendientes de Adán, todos enfermamos, envejecemos y morimos. (Salmo 41:1, 3; Filipenses 2:25-27.)
Además, la ley moral ineludible del Creador dice: “No se extravíen: de Dios uno no se puede mofar. Porque cualquier cosa que el hombre esté sembrando, esto también segará; porque el que esté sembrando con miras a su carne, segará de su carne la corrupción”. (Gálatas 6:7, 8.) Así pues, la promiscuidad puede conducir a angustia emocional, embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual. “De un pasmoso 30% de los cánceres fatales [en Estados Unidos] se puede echar la culpa principalmente al vicio de fumar, y una proporción equivalente es achacable al estilo de vida, sobre todo a las prácticas dietéticas y a la falta de ejercicio”, dice la revista Investigación y Ciencia. Algunos desastres que resultan en sufrimiento son un legado de la mala administración humana de los recursos de la Tierra. (Compárese con Revelación 11:18.)
Sí, el hombre es responsable de gran parte de su propio sufrimiento. Sin embargo, en vista de que el alma no es inmortal, no puede utilizarse la ley de ‘segar lo que uno siembra’ para relacionar el sufrimiento humano con un karma, es decir, las acciones de una supuesta vida anterior. “El que ha muerto ha sido absuelto de su pecado”, dice la Biblia. (Romanos 6:7, 23.) Por consiguiente, no lleva consigo las consecuencias del pecado a una vida después de la muerte.
Satanás el Diablo también causa mucho sufrimiento. De hecho, este mundo está bajo su dominio. (1 Juan 5:19.) Y los discípulos de Jesucristo, según él mismo predijo, serían ‘objeto de odio de parte de toda la gente por motivo de su nombre’. (Mateo 10:22.) Como consecuencia, a menudo las personas justas se enfrentan a más problemas que las inicuas.
En este mundo se producen algunos sucesos cuya causa no es posible determinar con facilidad. El corredor más veloz puede tropezar y perder la carrera. Un ejército poderoso pudiera caer ante fuerzas inferiores. Quizás un hombre sabio no logre conseguir buen empleo y como resultado pase hambre. Puede que las personas entendidas en la administración de negocios no aprovechen su conocimiento debido a las circunstancias y terminen en la pobreza. Es posible que personas cultas incurran en la ira de las autoridades y caigan en desgracia. ¿Por qué? “Porque el tiempo y el suceso imprevisto les acaecen a todos”, responde el sabio rey Salomón. (Eclesiastés 9:11.)
El sufrimiento ya formaba parte de la experiencia de la humanidad mucho antes de que los sabios hindúes intentaran explicar la razón de su existencia. Pero ¿hay esperanza de un futuro mejor? Y, ¿qué promesa se halla en la Biblia respecto a los muertos?
Un futuro pacífico
El Creador ha prometido que pronto pondrá fin a la sociedad mundial actual que se encuentra bajo el dominio de Satanás. (Proverbios 2:21, 22; Daniel 2:44.) Una nueva sociedad humana justa —“una nueva tierra”— se hará entonces realidad. (2 Pedro 3:13.) En aquel tiempo “ningún residente dirá: ‘Estoy enfermo’”. (Isaías 33:24.) Se eliminará hasta la agonía de la muerte, porque Dios “limpiará toda lágrima de sus ojos, y la muerte no será más, ni existirá ya más lamento ni clamor ni dolor. Las cosas anteriores han pasado”. (Revelación 21:4.)
Respecto a los habitantes del prometido nuevo mundo de Dios, el salmista predijo: “Los justos mismos poseerán la tierra, y residirán para siempre sobre ella”. (Salmo 37:29.) Además, los mansos “verdaderamente hallarán su deleite exquisito en la abundancia de paz”. (Salmo 37:11.)
Mukundbhai, mencionado en el artículo anterior, se ha dormido en la muerte sin conocer las maravillosas promesas de Dios. Pero millones de personas que han muerto sin conocer a Dios tienen la perspectiva de despertarse en dicho pacífico nuevo mundo, pues la Biblia promete: “Va a haber resurrección así de justos como de injustos”. (Hechos 24:15; Lucas 23:43.)
La palabra “resurrección” se traduce aquí de la palabra griega a·ná·sta·sis, que significa literalmente “un ponerse de pie otra vez”. Así, la resurrección implica una reactivación del patrón de vida del individuo.
El Creador del cielo y la Tierra es infinito en sabiduría. (Job 12:13.) Recordar el patrón de vida de los difuntos no le supone ningún problema. (Compárese con Isaías 40:26.) Jehová Dios también abunda en amor. (1 Juan 4:8.) Por lo tanto, puede usar su memoria perfecta, no para castigar a los muertos por sus malas acciones, sino para darles vida de nuevo en una Tierra paradisíaca con la personalidad que tenían antes de morir.
Para millones de personas como Mukundbhai, la resurrección significará estar con sus seres amados de nuevo. Pero imagínese lo que puede significar para los que ahora viven. Considere, por ejemplo, al hijo de Mukundbhai, que ha llegado a conocer la maravillosa verdad acerca de Dios y sus propósitos. Para él es muy consolador saber que su padre no está atrapado en un ciclo casi interminable de renacimientos, cada uno rodeado de iniquidad y sufrimiento. Simplemente está dormido en la muerte, esperando la resurrección. Se siente conmovido ante la posibilidad de compartir algún día con su padre lo que ha aprendido de la Biblia.
Es la voluntad de Dios que “hombres de toda clase se salven y lleguen a un conocimiento exacto de la verdad”. (1 Timoteo 2:3, 4.) Ahora es el tiempo de aprender cómo usted, junto con millones de otras personas que ya están haciendo la voluntad de Dios, puede vivir para siempre en una Tierra paradisíaca. (Juan 17:3.)

SALUDOS

Publicado: Dom May 27, 2012 1:54 am
por Roberso
¿ALUSIONES SOBRE REENCARNACIÒN EN LA BIBLIA?


En la Biblia, sin utilizar la menciòn de la palabra reencarnaciòn, hay algunas alusiones sobre la misma en el Antiguo Testamento. En el Nuevo Testamento son de extrañar estas alusiones en la boca de Jesùs ya que de èl se dice que perteneciò a la secta de los Esenios, y por lo tanto tuvo que ser reencarnacionista. Pero resulta que en otros pasajes de los Evangelios èl mismo Jesùs anuncia su muerte y resurrección después de tres dìas. O fue resurreccionista o fue reencarnacionista, pero jesùs no pudo haber sido las dos cosas al mismo tiempo ya que son dos creencias contradictorias, Si Jesùs fue judìo de nacionalidad y de creencia, entonces fue resurreccionista, no hay vueltas que darle. Veamos:

Jeremìas 1: 4 y 5.- Vino, pues, la palabra de Jehovà a mì, diciendo: "ANTES QUE TE FORMASE EN EL VIENTRE TE CONOCÌ, Y ANTES QUE NACIESES TE SANTIFIQUÈ, te di por profeta a las naciones."

Claramente le dice Jehovà a Jeremìas que antes de la personalidad o la encarnaciòn de Jeremìas, ya lo habìa conocido y santificado.

Jeremìas 23: 5.- "He aquì que vienen dìas, dice Jehovà, en que levantarè a David, renuevo justo, y reinarà como Rey, el cual serà dichoso, y harà juicio y justicia en la tierra."

Si David volverà, serà porque reencarnarà. Esta menciòn bìblica ha sido tomada por los cristianos como el advenimiento de Jesùs como el mesìas pero en ella està bien claro que serà el propio David el mesìas y no algùn otro.

Si Jeremìas, recibe de Jehovà la noticia de que èl lo conociò y santificò antes de esa vida, no pudo menos que ser adepto a la reencarnaciòn, tal como lo demuestra en el libro de Job, que muchos eruditos bìblicos le atribuyen la autorìa a Jeremìas.

Job 1: 21.- "Desnudo salì del vientre de mi madre y desnudo volverè allà."

Nadie vuelve desnudo al vientre de una madre a no ser que reencarne.

Job 38: 4.- "¿Dònde estabas tù cuando yo fundaba la tierra?"

La tierra, segùn la Biblia, fue "fundada" mucho antes de la existencia de Job. Y si Jehovà le pregunta a Job ¿Dònde estaba en ese momento? es porque Job ya estaba. Y tan ya estaba que el mismo Jehovà se lo confirma segùn:

Job 38: 21.- "¡Tù lo sabes! Pues entonces ya habìas nacido.

Desde el momento de la "fundaciòn de la tierra" por parte de Jehovà hasta la actual vida de Job, debieron pasar si no varias, por lo menos una vida anterior, o sea, por lo menos una reencarnaciòn.

Eclesiastès 1: 11.- "No hay memoria de lo que precediò ni tampoco en lo que sucederà habrà memoria en los que seràn despuès."

Acà se refieren al olvido pre natal o turbacion pre natal que sucede a todos los que reencarnan para que esos recuerdos anteriores no influyan negativamente, (en el caso de hechos traumàticos del pasado), en la nueva vida que se desarrolla.

Eclesiastès 3: 15.- "Aquello que fue, ya es; y lo que ha de ser, fue ya; y Dios restaura lo que pasò."

Aquellos que fueron ya estàn reencarnados. Y todos los reencarnados, ya lo fueron antes. Uno de los significados de RESTAURAR es recuperar, recobrar. Si se dice: "Dios restaura lo que pasò", quiere decir que volverà a pasar, y eso es lo que sucede con las vidas sucesivas.

Malaquìas 4: 5.- "He aquì, yo os envìo el profeta Elìas, antes que venga el dìa de Jehovà, grande y terrible."

Esta cita tambièn se la toma como una profecìa de la venida de Jesùs pero el propio Jesùs la desmiente en los Evangelios al decir que Elìas vino pero como Juan el Bautista. De cualquier forma, se està refiriendo al anuncio de la reencarnaciòn de Elìas.

Mateo 11: 13 al 15.- Dice Jesùs: “Porque todos los profetas y la ley profetizaron hasta Juan. Y si querèis recibirlo, èl es aquèl Elìas que habìa de venir. El que tiene oìdos para oir, que oiga.”

Màs claro no canta un gallo. Jesùs da a entender que Juan el bautista era una reencarnación de Elìas.

Mateo 14: 1 y 2.- “En aquel tiempo Herodes el tetrarca oyò la fama de Jesùs, y dijo a sus criados: Este es Juan el Bautista; ha resucitado de los muertos.”

Acà Mateo usa la palabra resucitar. Cuando Làzaro resucitò, (según los Evangelios), no lo hizo con una personalidad diferente. En la resurrección según el judeocristianismo, se vuelve de la muerte con la misma personalidad. Herodes le està dando aunque equivocadamente una personalidad diferente a Juan el Bautista: La de Jesùs. Esto es una insinuación de reencarnación.
Esta misma insinuación del tetrarca Herodes, la confirma Marcos en Marcos 6: 14 al 16.

Mateo 16: 13 y 14.- “Viniendo Jesùs a la regiòn de Cesàrea de Filipo, preguntò a sus discìpulos, diciendo: ¿Quièn dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?
Ellos le dijeron: Unos Juan el Bautista, otros Elìas; y otros Jeremìas, o alguno de los profetas.”

Si los hombres daban estas posibilidades, atribuyèndole a Jesùs una vuelta del pasado de uno de estos personajes en el actual Jesùs, eso es reencarnación.
Esto se repite en Marcos 8: 27 y 28.

Mateo 17: 10 al 13.- “Entonces sus discìpulos le preguntaron, diciendo: ¿ Por què, pues, dicen los escribas que es necesario que Elìas venga primero?
Respondiendo Jesùs, les dijo: A la verdad Elìas viene primero y restaurarà todas las cosas. Màs os digo que Elìas ya vino, y no le conocieron, sino que hicieron con èl todo lo que quisieron; asì tambièn el Hijo del Hombre padecerà de ellos.
Entonces los discìpulos comprendieron que les habìa hablado de Juan el Bautista.”

Una confirmaciòn por boca de Jesùs de que Juan el Bautista era una reencarnación de Elìas.
Esto se repite en Marcos 9: 11 al 13.

Lucas 1: 17.- Jesùs, refirièndose a Juan el Bautista, dice: “E irà delante de èl con el espìritu de Elìas, para hacer volver los corazones de los padres a los hijos.”

Jesùs reconfirma la reencarnación de Elìas en Juan el Bautista.

Juan 3: 3 al 7.- En un diàlogo sostenido con Nicodemo, un principal entre los judìos, dice en el N. T.: “Respondiò Jesùs y le dijo: De cierto, de cierto te digo QUE EL QUE NO NACIERE DE NUEVO, no puede ver el Reino de Dios. Nicodemo de dijo: ¿ Còmo puede nacer un hombre siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer?
Respondiò Jesùs: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espìritu, no puede entrar en el reino de Dios. Lo que es nacido de la carne, carne es; lo que es nacido del Espìritu, espìritu es.
No te maravilles de lo que te dije: OS ES NECESARIO NACER DE NUEVO.”

Sobre esta enseñanza de Jesùs se dice en las religiones judeocristianas que Jesùs se està refiriendo al sacramento de el bautismo. Que con el bautismo se da un renacimiento. Que cuando Jesùs dice:”El que no naciere de agua y de Espìritu”, se refiere al agua bautismal y al espìritu santo.

En tiempos de Jesùs, todavía estaba en boga la teorìa de Tales de Mileto que decìa: El origen de todas las cosas està en un elemento ùnico, que con su movilidad explica sus diferencias. Este elemento es el agua.”.

Caundo Jesùs le dice a Nicodemo: “EL QUE NO NACIERE DE NUEVO”, èste entiende lo que querìa decir Jesùs y le pregunta: ¿Còmo puede nacer un hombre siendo viejo? E insiste: ¿Puede acaso entrar por segunda vez al vientre de su madre y nacer? Jesùs le aclara, diciendo: Lo que es nacido de carne, carne es; lo que es nacido de Espìritu, espìritu es.
Finalmente, Jesùs le recalca: “OS ES NECESARIO NACER DE NUEVO.”

Nacer es: Salir el animal del huevo o del vientre materno. Nacer no es una alegorìa del sacramento del bautismo. Nacer de nuevo es salir nuevamente del vientre de la madre y esto se llama reencarnación.

Juan 8: 56 al 58.- “Abraham vuestro padre se gozò de que habìa de ver mi dìa.; y lo vio, y se gozò. Entonces le dijeron los judìos: Aùn no tienes cincuenta años, ¿y has visto a Abraham? Jesùs les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes de que Abraham fuera, yo soy.”

Acà deja claramente establecido de que Abraham y Jesùs ya se habìan conocido en una vida anterior.

Juan 9: 1 al 3.- Al pasar Jesùs, vio a un hombre ciego de nacimiento. Y le preguntaron sus discìpulos, diciendo: Rabì. ¿quièn pecò, èste o sus padres para que haya nacido ciego?
Respondiò Jesùs: No es que pecò èste, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se
manifiesten en èl.”

Es muy importante considerar la pregunta de sus discìpulos en cuanto al ciego de nacimiento ya que si ellos preguntan si el propio ciego habìa pecado para ganarse la ceguera, esto denota conocimiento de la Ley de Causas y Efectos que se manifiesta en la reencarnación. Si preguntan si pecò para nacer ciego, quiere decir que pecò en una vida anterior.
La pregunta de que si habìan pecado sus padres para que el ciego naciera ciego es una pregunta desconcertante que indica el poco conocimiento que tenìan los discìpulos sobre la Ley judìa que indicaba: No pagaràn los hijos por los pecados de los padres, ni èstos por los pecados de los hijos.

Jesùs les dice que el ciego de nacimiento no habìa pecado sino que naciò ciego para que se manifestaran las obras de Dios. Acto seguido lo cura de la ceguera. Esto sucede con los avatares, reencarnan con un equipo de colaboradores que vienen a apoyarlos en la misiòn que traen.

Publicado: Dom Jun 03, 2012 4:31 am
por Roberso
EQUIVOCACIONES SOBRE LA REENCARNACIÒN

A pesar que la reencarnación ha formado parte de muchas de las creencias y religiones de la antigüedad, ella tuvo su origen en Egipto y era parte de la iniciación de las enseñanzas secretas impartidas en sus templos.

La forma màs popular de reencarnación y que fue aceptada por algunos occidentales fue en su forma de Metempsicosis, (tambièn llamada Metempsìcosis, con acento gràfico), en la que uno podìa reencarnar tanto en hombre como en animal.
Esa creencia era la que le habìa puesto freno entre los occidentales, ya que no les hacìa mucha gracia el creer que podìa reencarnar, cosa que no la consideraban descabellada comparàndola con la resurrección de la carne; pero la gracia que no les hacìa, era el creer o aceptar que tenìan la posibilidad de reencarnar como animales.

Fue a partir del 18 de Abril de 1.857 que la doctrina filosòfica llamada Espiritismo, abriò a los occidentales las puertas de la reencarnación pues esta naciente doctrina aceptaba la reencarnación ya que era totalmente evolucionista, pero nunca que una persona podìa venir unas veces como humano y otras como animal. Eso era involución, y la involución no existe en el Universo, y es negada totalmente por el Espiritismo.

La doctrina espiritista, tambièn brindaba una explicación razonada de la Ley de Causas y Efectos que hacìa màs fácil el comprender y aceptar la reencarnación.

Pero muchos judeocristianos, por muy lògica que les pareciera la reencarnación nunca la aceptaron porque era màs fàcil aceptar la vida ùnica y la muerte a esperar sin tener que venir nuevamente el juicio final. Tambièn les facilitaba saber que con el dogma del perdòn de los pecados, uno podìa purificarse antes de morir, y no tener que volver a vivir para expiar las faltas cometidas en esta vida. ¿Para què tanto trabajar y tanto sufrir reencarnando y pagando faltas, si era mucho màs còmodo confesarlas y que nos fueran perdonadas?

Muchos otros judeocristianos, a pesar de lo lògica que les parecìa la reencarnación, se frenaban en aceptarla porque les habìan hecho creer que la Iglesia habìa prohibido su creencia, y les decìan que se la habìa prohibido en el Concilio de Nicea del año 325, convocado y dirigido por el emperador Constantino que miraba que las disputas entre los judeocristianos amenazaba con la desmornonaciòn de su imperio, convocò el Concilio para que se unificaran las creencias judeocristianas que causaban la desuniòn entre ellos.
Allì se tomò la decisiòn: O reencarnación o resurrección de la carne. Quedò como creencia oficial de los judeocistianos; La resurrección, entre otros temas que se trataron en el Concilio.
En ese mismo Concilio naciò, para asì decirlo, la iglesia catòlica que hasta ese momento no existìa.

Pasaron los años, y hasta los siglos, y los judeocristianos catòlicos o no, seguían creyendo en la reencarnación.
Esto hizo que el emperador Justiniano, en el año 543, convocara un Concilio en Costantinopla para, ademàs de tratar sobre el sisma que estaba provocando Focio, un patriarca de la iglesia ortodoxa, se prohibiera la creencia en la reencarnación.
A este Concilio fue invitado el Papa Virgilio que no asistiò para darle validez porque èl no lo habìa convocado sino el emperador. Como Justiniano era temido, los obispos asistieron mas no el Papa que tuvo que refugiarse en una iglesia de Constantinopla para evitar la represalia del emperador.

Ese Concilio no fue reconocido por la iglesia, por lo tanto, la prohibición sobre la creencia de la reencarnación, automáticamente quedaba no reconocida por la iglesia.

La iglesia nunca condenò la reencarnación a pesar que se dice que sì. En el IV Concilio de Constantinopla se dijo que el que declarara que habìa vuelto a la tierra por encontrarse a disgusto en el cielo, serìa anatematizado, mas no por el hecho de decir que habìa vuelto.
Pero si el que decìa que habìa vuelto por amor al pròjimo o cualquier otro motivo que no fuera por disgusto en el cielo, el anatema no lo afectarìa.

Si todas estas consideraciones se hicieron, es porque la reencarnación era mayormente aceptada por los judeocristianos. No se le puede prohibir a la gente creer en algo que la gente no cree.

Publicado: Dom Jun 10, 2012 2:39 am
por Roberso
LA REENCARNACIÒN: ¿EVOLUCIONISTA O INVOLUCIONISTA?

La involución no existe en el Universo; y espiritualmente hablando, menos. La palabra reencarnación ya dice en sì: Evoluciòn. La vida fìsica, a pesar que se ha truncado, vuel ve a suceder; y vuelve a suceder porque el cuerpo humano tiene un ciclo de vida; se termina ese ciclo y empieza otro, En esto no hay involución.

Espiritualmente hablando, a pesar que todavía hay focos involucionistas, esa tendencia a creer en la involución va desapareciendo.
Esa misma tendencia evolucionista ha hecho que los reencarnacionistas, especialmente los occidentales, haya aceptado como lògica la reencarnación de humanos a humano, (paligenesia), y haya desechado la forma involucionista de reencarnación, de humano a animal o viceversa, (metempsicosis). Ya esto denota una evoluciòn cultural y espiritual del ser humano.

El autor Doctor Gèrard Encausse, en su libro REENCARNACIÒN, escribe cosas como estas:

“Al morir el cuerpo material, el espìritu pasa de un estado inferior a uno superior, EVOLUCIONA.”
Que me perdone el Doctor Encausse por contradecirle, pero el espìritu que abandona el cuerpo por la muerte fìsica, y por lo tanto volver al espacio, ese mero acto de desencarnaciòn no se lo puede tomar como evolucionista. El espìritu al desencarnar, vuelve al espacio exactamente con los conocimientos y la mejora espiritual que obtuvo, (si es que los obtuvo), en su ùltima vida fìsica. Si el espìritu desencarna imperfectamente culto y espiritualmente mediocre, asì permanecerá en el espacio hasta que reencarne nuevamente y asì continuar mejorando su indice intelectual y espiritual, una y otra vez.

En el mecanismo contrario, al expuesto arriba, dice el Doctor Encausse:

“Por el contrario, cuando se va a producir el nacimiento de un nuevo cuerpo, el espìritu pasa de un estado superior a uno inferior, INVOLUCIONA.”
Voy a contradecir de nuevo al Doctor Encausse. El espìritu involucionarìa si al nacer nuevamente perdiera sus logros culturales y espirituales conseguidos hasta la ùltima vida fìsica que tuvo.
No sè si el Doctor Encausse està tomando como INVOLUCIÒN el fenòmeno del olvido prenatal; pero el hecho de que todo reencarnante pase por el olvido prenatal no hace que los conocimientos obtenidos por el espìritu se hayan perdido. ¡Para nada! Esos conocimientos quedan en el inconciente y son recuperados una vez pasada la turbación espiritual que sufre todo desencarnante.

El hecho que después de la turbación recupere esos conocimientos y desarrollo espiritual, tampoco significa EVOLUCIÒN ya que esos conocimientos los tenìa, aunque olvidados por el mecanismo del olvido prenatal, pero los tenìa, y eso a punta de aprendizaje vida tras vida.

En cuanto al cuerpo fìsico, asì traiga el espìritu un cuerpo fìsico con señales diferentes al anterior, en cuanto a apariencia fìsica, esto no denota INVOLUCIÒN.
¿Qué en su ùltima vida fìsica fue bonito, y en esta las mujeres no le dan una segunda mirada es involución? ¡Para nada! El cuerpo es sòlo un vehìculo, un instrumento para el aprendizaje cultural y la mejora espiritual del reencarnante y jamàs es el culpable del estancamiento o de la evoluciòn cultural y espiritual de la entidad.

¿Qué antes fue rico y ahora es pobre? Nada que ver con el estancamiento o la evoluciòn del espìritu.

¿Qué antes fue saludable y ahora es enfermizo? Nada Que ver con el estancamiento o la evoluciòn del espìritu.

Todos estos cambios dràsticos en cuanto a lo fìsico entre la ùltima vida fìsica y la que està iniciando la entidad, generalmente son consecuencia de la Ley de Causas y Efectos, pero jamàs asunto de INVOLUCIÒN del reencarnante.

Pero el Doctor Encausse, en otras lìneas se contradice, e insinùa que en el Universo hay INVOLUCIÒN para ciertas cosas y EVOLUCIÒN para otras. Copio textualmente, pero las mayùsculas para resaltar lo escrito son mìas:

“Pero mientras se estàn produciendo esta serie de INVOLUCIONES y EVOLUCIONES, el universo fìsico, astral y PSÌQUICO prosiguen su marcha avanzando en el tiempo y en el espacio, si bien estas series ASCENDENTES y DESCENDENTES que sufre el espìritu no son perceptibles màs que para èl y no afectan en nada el progreso general del universo.”

¿En què quedamos? Primero dice que la reencarnación es EVOLUCIÒN e INVOLUCIÒN para el espìritu; ¿y luego dice que estas EVOLUCIONES e INVOLUCIONES no afectan en nada al universo PSÌQUICO que no es afectado en nada en su progreso? ¡En fin!

Publicado: Dom Jun 17, 2012 2:40 am
por Roberso
LA CREENCIA RELIGIOSA DE LOS QUE REENCARNAN

¿Se pierde la creencia religiosa de esta vida por el mero hecho de desencarnar? ¡Para nada!
Ya hemos dicho en anteriores oportunidades que el espìritu se lleva todo el aprendizaje hecho en esta vida y toda su superaciòn moral, y no los va a perder ni aumentar porque llegò al mundo de los espìritus. Conservarà ese aprendizaje durante su turbación que luego se sumarà al aprendizaje obtenido en vidas anteriores y que se recupera al perder la turbación, porque esos conocimientos de otras vidas han quedado almacenados en el inconciente a causa del olvido pre natal.

El espìritu que reencarnò y que durante muchas vidas fìsicas militò en una religión, puede que lo siga haciendo en algunas otras vidas futuras. ¿Por què? Porque las creencias religiosas son necesarias al espìritu en cierto grado evolutivo. Lo pueden llenar espiritualmente durante muchas vidas fìsicas, pero al evolucionar cultural y espiritualmente ya esa antigua creencia no llenarà sus inquietudes espirituales y buscarà algo màs. Es parte de su evoluciòn espiritual.

El hecho de que en la vida actual cambiemos de creencia, de una estàtica a otra evolucionada, no quiere decir que la que hemos cambiado en esta vida no la hayamos tenido durante muchas anteriores. ¿Por què? Porque acà es que aprendemos las cosas de este mundo, no en el espacio sino reencarnando aquì.

Cuando un espìritu entra en erraticidad y empieza a buscar las condiciones para una nueva vida fìsica, de acuerdo a su estado evolutivo, busqua un hogar en el que la creencia religiosa de los del hogar, sea la misma que tuvo en vidas anteriores y que todavía conserva a pesar de ser un espìritu.
Su estado evolutivo hace para èl muy necesaria la religión, y dentro de las religiones, la que ha tenido durante muchas vidas. Y mientras màs ferviente sea su creencia, màs importancia le darà al hecho de que los del hogar que selecciona para reencarnar profesen la religión que èl tuvo como viviente y que sigue teniendo como espìritu.

Serìa muy difícil, aunque no imposible que uno que fue Testigo de Jehovà, reencarne en un hogar catòlico. El todavía es un ferviente creyente de su religión y no concibe su nueva vida en un hogar catòlico.

Al decir muy difícil, aunque no imposible, me refiero a que un espìritu que sea un religioso intolerante reencarne en un hogar con diferente religión, venga sòlo por motivos expiatorios de èl, o de los que seràn su familia, ya que esto siempre crearà dilemas en un hogar.
Por supuesto, el que viene con una diferente religión de la que profesan en el hogar seleccionado, va a ser iniciado en la religión de los del hogar, por esa costumbre de iniciar al niño en la religiòn de los del hogar.
Esa temprana iniciación en la religión de los del hogar escogido, no va a ser motivo para que el niño, aùn siendo niño, o de joven, decida cambiar de religión. Esto generalmente crea conflictos en un hogar si los del mismo no son tolerantes con las creencias, y la libertad que tienen de tener una diferente a la de los de casa.
Conozco familias catòlicas con uno o dos miembros que se volvieron Testigos de Jehovà, y tantos los unos como los otros son tolerantes con la creencia de cada cual sin que eso se vuelva un conflicto, o motivo de desamor, o motivo de discusión.

Pero hay otros hogares en los que la situación no es la misma, y se viven gritando y tirando de los pelos por este motivo. Los tolerantes ante esta situación estàn en un grado de evoluciòn espiritual mayor que el de los intolerantes.

Los directores de ciertas religiones “recomiendan” a sus adeptos no casarse con creyentes de otras religiones para que eso no se vuelva problema en un hogar.
En lugar de “recomendarles” eso, deberìan màs bien educar a sus adeptos a ser tolerantes con la creencia del que serà su esposo o esposa y que no haya discusiones entre ellos porque los dos no tengan la misma creencia. ¿Se puede hacer esto? ¡Claro que sì! Aunque insistimos, el tolerar o no tolerar en este caso es asunto de evoluciòn espiritual, y las religiones lamentablemente no contribuyen a esto sino màs bièn a estimular la intolerancia religiosa.

Publicado: Dom Jun 24, 2012 1:38 am
por Roberso
SIEMPRE EL…….SI FUERA CIERTO ¿POR QUÈ NO RECORDAMOS?

Leì en dìas pasados algunos comentarios que se hacìan, nada favorables por cierto, sobre la creencia de la reencarnación hechas por un obispo de la iglesia, y èl sostenìa como base para declararla no cierta, el trillado punto de: Si la reencarnación fuera verdad, entonces deberìamos recordar vidas pasadas. En ese punto se basò toda su negaciòn.

A pesar que en algunos escritos de este tema hemos mencionado el por què de no recordar vidas pasadas, (aunque hay casos en que sì), vamos a insistir en este punto.

Argumentar que la reencarnación no existe porque si existiera deberìamos recordar las vidas anteriores, es desconocer por completo el mecanismo de la reencarnación.
En la industria y el comercio, si se quiere tener èxito, se debe, (como asì lo hacen las empresas serias), entrenar a sus vendedores no sòlo a conocer muy bien el producto que van a vender sino tambièn todos los productos de la competencia.
No basta que un vendedor diga: Nuestro producto es mejor que el otro, para que al que se le està ofreciendo el producto lo crea. Hay que exponer razones. Hay que hacer ver los beneficios de lo que se ofrece sobre otros productos similares del mercado. No basta decir esto no es verdad.

El que pida recuerdos de vidas pasadas para aceptar la reencarnación, no tiene ni la màs remota idea de lo que ese recuerdo total del total de vidas tenidas significarìa para los seres humanos.
Empezando porque estamos viviendo en un planeta imperfecto que dentro de la imperfección de los seres que viven en èl, esa imperfección no es un patron entre todos. En nuestro planeta, y es fácil constatarlo sòlo observando a la gente, si en un gesto de honestidad aceptamos que no somos perfectos, observamos que hay gente màs imperfecta que nosotros, y otros que sin ser perfectos, son menos imperfectos que nosotros. ¿Y eso por què?
Porque algunos de los habitantes de este imperfecto planeta, son espìritus jóvenes, para definirlos de alguna manera, y otros, con màs reencarnaciones en su haber por haber conseguido su etapa de espìritu, (psiquis inteligente), con màs anticipación que otros.
Esto quiere decir que unos, de darse el imposible que pretenden algunos para creer en la reencarnación, el de recordar todas las vidas anteriores, algunos tendrìan màs vidas para recordar que otros.

Si en esta vida, que muchos aceptan como la ùnica que tendremos, hoy, en el ùltimo dìa vivido, no podemos recordar absolutamente todo lo que hemos vivido, ¿a què se debe eso?
Hay cosas que hemos vivido y que no han tenido ninguna importancia y las hemos olvidado. Pero eso de las hemos olvidado es sòlo un decir. Han pasado y estàn allì, en nuestro subconsciente, pero que asì hayan pasado años, de repente salen de allì cuando creìamos que no existìan o no habìan existido por no recordarlas.
De pronto: Un olor, un sonido o una sensación, hacen que salgan del baùl del subconsciente, y asi tengamos, por ejemplo, 65 años, olimos algo que nos recordò un hecho que no habìamos recordado desde que sucediò. Estando en la casa de campo cuando tenìamos 10 años, percibimos el mismo olor en la campiña. Y disfrutamos de ese recuerdo como si lo estuvièramos viviendo de nuevo. Y fue agradable el momento y lo habìamos olvidado. ¿Què no esperar de los malos momentos?

Cuando tenìamos 5 años, la abuela nos arrullaba con una canciòn que no habìamos vuelto a escuchar sino cuando una abuela vecina tambièn se la cantaba a sus nietos. ¿No les ha sucedido eso?
Hay tambièn, otras cosas que sì tuvieron importancia cuando sucedieron y llegaron hasta traumarnos y que las hemos escondido, por traumantes precisamente, en nuestro subconsciente y allì las mantenemos como si nunca hubiesen sucedido.
¡Ah! Pero ellas no escapan a que afloren por las mismas sensaciones que han hecho aflorar las que no tienen importancia.

Por ese motivo, por el que no recordamos absolutamente todo lo de esta vida, y especialmente las traumantes que hemos enviado al baùl del subconsciente, con mayor razòn se explica el olvido de vidas pasadas que explicaremos en la pròxima semana.

Pròximo escrito en este mismo tema: SIEMPRE EL…..SI FUERA CIERTO ¿POR QUÈ NO RECORDAMOS? II

Publicado: Dom Jul 01, 2012 2:00 am
por Roberso
SIEMPRE EL……SI FUERA CIERTO ¿POR QUÈ NO RECORDAMOS? II

La memoria total de cada espìritu ¿es digna de recordar sòlo para que se crea en la reencarnación?
Y cuando se dice memoria total, no quiere decir la memoria de un par de vidas pasadas sino de una cantidad mayor, mucho mayor de vidas que no podrìan los escèpticos imaginar.
Si un espìritu reencarnado ha tenido 150 vidas anteriores, para complacer a los escèpticos deberìa recordar sus 150 viadas anteriores, todas ellas. Todo lo bueno y todo lo malo que hicimos en esas 150 vidas pasadas. Si esto fuera asì:

1.- ¿Se dan cuenta si de repente un viviente empezara a decir que ha vivido 150 vidas y empiece a dar los nombres que tuvo en cada una de ellas; y los oficios y profesiones que tuvo en cada una de ellas; y los nombres de las esposas y barraganas que tuvo en cada una de ellas; y los nombres de los hijos legìtimos y bastardos que tuvo en cada una de ellas; y todas las cosas buenas que hizo en esas 150 vidas?

2.- Si esto fuera, sòlo algunos casos, lo llamarìamos de memoria extracerebral total, ¿què creen que sucederìa con una persona asì? Lo menos que le harìan es encerrarlo en un manicomio.
Si en los casos de memoria extracerebral, en los que se recuerda sòlo una vida pasada, después de las investigaciones y certificaciones por parte de los investigadores sobre lo verdadero de lo que dice el memoriado, la generalidad acusa estos casos de locura, y hasta de fraude, no sòlo por el memoriado sino tambièn por los investigadores que certificaron su reencarnación.

3.- Asì como el que recuerda sus 150 vidas y da detalles sobre ellas como lo vimos arriba, llega hasta decir las cosas buenas que hizo en esas vidas, ¿què sucede con las malas?
¿La callarìa? ¿Tendrìa la entereza de decirlas?
El espìritu, desde el momento en que empieza a ser tal porque ha evolucionado de la irracionalidad a la racionalidad, desde sus comienzos como espìritu ha venido en un camino evolutivo de menos a màs, hasta encontrarse en su estado actual de evoluciòn espiritual que siempre si se reencarna en este planera es imperfecto, si el que tiene una memoria extracerebral total, si se atreve, lo que dirìa sobre las cosas negativas que ha hecho en esa trayectoria, le pararìan el pelo al màs sereno ya que nos encontrarìamos, o escucharíamos de èl hechos que si bien nosotros no los recordamos de nuestras vidas pasadas, tambièn los hemos cometido con toda certeza.

4.- ¡Ahora! Si para complacer a los escèpticos que piden recuerdos de vidas pasadas si la reencarnación existiera, todos, absolutamente todos los habitantes de este planeta tuvièramos memoria extracerebral completa, ¿no vivirìamos acomplejados? ¿Traumados por las cosa negativas hechas, que ahora, en esta vida repudiamos pero por el recuerdo sabemos que nosotros tambièn las hicimos?
¿Habrìa una total armonìa dentro de un hogar? ¿Si de repente en nuestra casa, se nos saca en cara algo negativo que hemos hecho en esta vida que no es ni un pelo de una cabellera en cuanto a lo negativo que hemos hecho en el pasado?
¿Y las discusiones y trifulcas que se armarìan en nuestro hogar, cuando el ser criticados por algo negativo, nosotros les saquemos en cara a los acusadores las peores cosas que hicieron en tal o cual vida, o en muchas, o en la totalidad de las anteriosres? ¿Y sòlo para que los escèticos crean en la reencarnación?

5.- Por ese motivo no recordamos vidas pasadas. Porque al hacerlo, ni lo positivo, y menos lo negativo podràn tener alguna influencia sobre los propòsitos que traemos para esta vida.
Ese fenòmeno se conoce como olvido pre natal. Todo lo sucedido en vidas pasadas queda almacenado en nuestro inconciente y no saldrà de allì hasta que no hayamos perdido la turbación después de morir.

Vale aclarar que cuando hemos olvidado algo de nuestra actual vida, ha quedado en el subconsciente, pero listos para salir con cualquier estìmulo como hemos visto anteriormente.
Pero cuando un espìritu reencarna, todo el recuerdo de sus vidas pasadas queda en el inconciente y de allì no van a salir hasta que vuelva al espacio.

6.- Los casos de memoria extracerebral o recuerdo de una vida anterior, se han dado en los casos de que en una vida anterior que recuerda el actual reecarnado, no hay nada negativo o traumante en esa vida.

7.- En los casos de regresiòn, sòlo se ha tenido acceso a la vida anterior en lo que se encontrò la causa de algùn problema actual del sujeto que han hecho regresar. Con una regresiòn no se tiene acceso al total de los sucesos de la vida anterior del sujeto que se regresa, porque si esto sucediera, al conocer cosas que habìa hecho en su vida anterior, el trauma serìa mayor que el trauma actual que lo llevò a buscar una regresiòn.