COMENTARIOS SOBRE EL ANTIGUO TESTAMENTO

Religiones, espiritualidad, la vida después de la muerte, reencarnación, creencias, agnosticismo, filosofía, etc.
Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1345
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Re: COMENTARIOS SOBRE EL ANTIGUO TESTAMENTO

Mensaje por Roberso » Dom Sep 18, 2016 9:44 am

¿ESCRIBIÒ MOISÈS EL PENTATEUCO?..........28

EL LLAMADO DE MOISÈS:

Versiòn de las escrituras del reino de Judà que figura en:
Èxodo 3: 2 al 4, (parte de arriba), 5, 7 y 8 y 16 al 22. Èxodo 4: 1 al 17, 19, 20 (parte superior), 21, parte superior, 22 al 31.
Exodo 3: 2 al 4,(parte de arriba:
Y se le apareciò el Àngel de Jehovà en una llama de fuego, en medio de una zarza; y èl miro, y viò que la zarza ardìa en fuego, y la zarza no se consumìa.
Entonces Moisès dijo: Irè yo ahora y vere esta grande visiòn, por què causa la zarza no se quema.
Viendo Jehovà que èl iba a ver, lo llamò Dios de en medio de la zarza.

Èxodo 3: 5:
Y dijo: No te acerques, quita tu calzado de tus pies, porque el lugar en que tù estàs, tierra santa es.

Èxodo 3: 7 y 8:
Y dijo luego Jehovà: Bien he visto la aflicciòn de mi pueblo que està en Egipto, y he oìdo su clamor a causa de sus exactores, pues he conocido sus angustias,
y he descendido para librarlos de manos de los egipcios, y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y ancha, a tierra que fluye leche y miel, a los lugares del cananeo,del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo.

Èxodo 3: 16 al 22:

Vè y reùne a los ancianos de Israel, y diles: Jehovà, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, me aparecio diciendo: En verdad os he visitado, y he visto lo que se os hace en Egipto;
y he dicho: Yo os sacarè de la aflicciòn de Egipto a la tierra del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo, a una tierra que fluye leche y miel.
Y oiràn tu voz; e iràs tù, y los ancianos de Israel, el rey de Egipto, y le dirèis: Jehovà el Dios de los hebreos nos ha encontrado; por tanto, nosotros iremos ahora camino de tres dìas por el desierto, para que orezcamos sacrificios a Jehovà nuestro Dios.
Mas yo sè que el rey de Egipto no os dejarà ir sino por mano fuerte.
Pero yo extenderà mi mano, y herirè a Egipto con todas mis maravillas que harè en èl, entonces os dejarà ir.
Y entonces yo darè a este pueblo gracia en los ojos de los egipcios, para que cuando salgàis, no vayàis con las manos vacìas;
sino que pedirà cada mujer a su vecina y a su huèspeda alhajas de plata, alhajas de oro, y vestidos, los cuales pondrèis sobre vuestros hijos y vuestras hijas; y despojarèis a Egipto.

Êxodo 4: 1 al 17:
Entonces Moisès respondiò diciendo: He aquì que ellos no me creeràn, ni oiràn mi voz; porque diràn: No te ha aparecido Jehovà.
Y Jehovà dijo: ¿Què es eso que tienes en tu mano? Y èl respondiò: Una vara.
El le dijo: Echala en tierra. Y èl la echò en tierra, y se hizo una culebra; y Moisès huìa de ella.
Entonces dijo Jehovà a Moisès: Extiende tu mano, y tòmala por la cola. Y èl extendiò su mano , y la tomò, y se volviò vara en su mano.
Por eso creeràn que se te ha aparecido Jehovà, el Dios de tus padres, el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob.
Le dijo ademàs Jehovà: Mete ahora tu mano en tu seno. Y èl metiò la mano en su seno; y cuando la sacò, he aquì que su mano estaba leprosa como la nieve.
Y dijo: Vuelve a meter tu mano en tu seno. Y èl volviò a meter su mano en su seno; y al sacarla de nuevo del seno, he aquì que se habìa vuelto como la otra carne.
Si aconteciere que no te creyeren ni obedecieren a la voz de la primera señal, creeràn a la voz de la postrera.
Y si aùn no creyeren a estas dos señales, ni oyeren tu voz, tomaràs de las aguas del rìo y las derramaràs en tierra; y se cambiaràn aquellas aguas que tomaste del rìo y se haràn sangre en la tierra.
Entonces dijo Moisès a Jehova: ¡Ay Señor! nunca he sido hombre de fàcil palabra, ni antes, ni desde que tù jablas a tu siervo; porque soy tardo en el habla y torpe de lengua.
Y Jehova le respondiò: ¿Quièn dio la boca al hombre? ¿o quièn hizo al mudo y al sordo, al que ve y al ciego? ¿No soy yo Jehovà?
Ahora pues, vè, y yo estarè con tu boca, y te enseñarè lo que hayas de hablar.
y èl dijo: ¡Ay Señor! envìa, te ruego, por medio del que debes enviar.
Entonces Jehovà se enojò contra Moisès, y dijo: ¿No conozco yo a tu hermano Aaròn, levita, y que èl habla bièn? Y he aquì que èl saldrà a recibirte, y al verte se alegrarà en su corazòn.
Tù hablaràs a èl, y pondràs en su boca las palabras, y yo estarè con tu boca y con la suya, y os enseñarè lo que hayàis de hacer.
Y èl hablarà por tì al pueblo; èl te serà a ti en lugar de boca, y tù seràs para èl en lugar de Dios.
Y tomaràs en tu mano esta vara, con la cual haràs las señales.

Èxodo 4: 19 y 20, (parte superior):
Dijo tambièn Jehovà a Moisès en Madiàn: Vè y vuèlvete a Egipto, porque ha muerto todos los que procuraban tu muerte.
Entonces Moisès tomò su mujer y sus hijos, y los puso sobre un asno, y volviò a la tierra de Egipto.

Èxodo 4: 21 (parte superior):
Y dijo Jehova a Moisès: Cuando hayas vuelto a Egipto, mira que hagas delante de Faraòn todas las maravillas que he puesto en tu mano.

Èxodo 4: 22 al 31:
Y diràs a Faraòn: Jehovà ha dicho asì: Israel es mi hijo, mi primogènito.
Ya te he dicho que dejes ir a mi hijo, para que me sirva, mas no has querido dejarlo ir; he aquì yo voy a matar a tu hijo, tu primogènito.
Y aconteciò que en el camino, que en una posada Jehovà le saliò al encuentro, y quiso matarlo.
Entonces Sèfora tomò un pedernal afilado y cortò el prepucio de su hijo, y lo echò a sus pies, diciendo: A la verdad tù me eres un esposo de sangre.
Asì le dejò luego ir. Y ella dijo: Esposo de sangre, a causa de la circuncisiòn.
Y Jehovà dijo a Aaròn: Vè a recibir a Moisès al desierto. Y èl fue, y lo encontrò en el monte de Dios, y le besò.
Entonces contò Moisès a Aaròn todas las palabras de Jehovà que le enviaba, y todas las señales que le habìa dado.
Y fueron Moisès y Aaròn, y reunieron a todos los ancianos de los hijos de Israel.
Y hablò Aaròn acerca de todas las cosas que Jehovà habìa dicho a Moisès, e hizo las señales delante de los ojos del pueblo.
Y el pueblo creyò; y oyendo que Jehovà habìa visitado a los hijos de Israel, y que habìa visto su aflicciòn, se inclinaron y adoraron.

Hasta aquì la versiòn de las escrituras del reino de Judà, la màs extensa de las tres.

Seguiremos con la versiòn de las escrituras de la reforma religiosa del reinado de Ezequìas.

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1345
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Re: COMENTARIOS SOBRE EL ANTIGUO TESTAMENTO

Mensaje por Roberso » Dom Oct 02, 2016 9:43 am

¿ESCRIBIÒ MOISÈS EL PENTATEUCO?..........29

EL LLAMADO DE MOISÈS: Versiòn de las escrituras de la reforma religiosa del reinado de Ezequìas:
Esdras las colocò en Èxodo 6: 2 al 12; 6: 14 al 27 y 7: 1 al 9:

Èxodo 6: 2 al12:
Hablò todavìa Dios a Moisès, y le dijo: YO SOY JEHOVÀ.
Y aparecì a Abraham, a Isaac y a Jacob como Dios Omnipotente, mas en mi nombre Jehovà no me di a conocer a ellos.
Tambièn establecì mi pacto con ellos, de darles la tierra de Canaàn, la tierra en que fueron forasteros, y en la cual habitaron.
Asimismo yo he oìdo el gemido de los hijos de Israel, a quienes hacen servir los egipcios; y me he acordado de mi pacto.
Por tanto diràs a los hijos de Israel: Yo soy JEHOVÀ; y yo os sacarè de debajo de las tareas pesadas de Egipto, y os librarè de su servidumbre, y os redimirè con brazo extendido, y con juicios grandes;
y os tomarè por mi pueblo y serè vuestro Dios, que os sacò de debajo de las tareas pesadas de Egipto.
Y os meterè en la tierra por la cual alcè mi mano jurando que la darìa a Abraham, a Isaac y a Jacob; y yo os la darè por heredad. YO JEHOVÀ.
De esta manera hablò Moisès a los hijos de Israel; pero ellos no escuchaban a Moisès a causa de la congoja de espìritu, y de la dura servidumbre.
Y Hablò Jehovà a Moises, diciendo:
Entra y habla a Faraòn rey de Egipto, que deje ir de su tierra a los hijos de Israel.
Y respondiò Moisès delante de Jehovà: He aquì, los hijos de Israel no me escuchan; ¿còmo, pues, me escucharà Faraòn, siendo yo torpe de labios?

Êxodo 6: 14 al 27:
Es la tediosa descendencia de Rubèn, Simeòn y Levì. Pueden leerla, por favor.

Èxodo 7: 1 al 9:
Jehovà dijo a Moisès: Mira, yo te he constituido dios para Faraòn, tu hermano Aaròn serà tu profeta.
Tù diràs todas las cosas que yo te mande, y Aaròn tu hermano hablarà a Faraòn, para que deje ir de su tierra a los hijos de Israel.
Y yo endurecerè el corazòn de Faraòn, y multiplicarè en la tierra de Egipto mis señales y mis maravillas.
Y Faraòn no os oirà; mas yo pondrè mi mano sobre Egipto, y sacarè a mis ejèrcitos, mi pueblo, los hijos de Israel, de la tierra de Egipto, con grandes juicios.
Y sabràn los egipcios que yo soy Jehovà, cuando extienda mi mano sobre Egipto, y saque a los hijos de Israel de en medio de ellos.
E hizo Moisès y Aaròn, como Jehovà les mandò; asì lo hicieron.
Era Moisè de edad de ochenta años, y Aaròn de edad de ochenta y tres, cuando hablaron a Faraòn.
Hablò Jehovà a Moisès y Aaròn, diciendo:
Si Faraòn os respondiere diciendo: Mostrad milagro; diràs a Aaròn: Toma tu vara, y èchala delante de Faraòn, para que se haga culebra.

Hasta aquì la versiòn de EL LLAMADO DE MOISÈS de las escrituras de la reforma religiosa durante el reinado de Ezequìas.

¿Y Esdras? Pues para armar este rompecabezas y tratando de armonizarlo, (sin conseguirlo), tàmbièn incluyò de su autorìa:
Èxodo 6: 13:
Entonces Jehovà hablò a Moisès y a Aaròn y les dio mandamiento para los hijos de Israel, y para Faraòn rey de Egipto, para que sacasen a los hijos de Israel de la tierra de Egipto.

Èxodo 6: 28 al 30:
Cuando Jehovà hablò a Moisès en la tierra de Egipto,
entonces Jehovà hablò a Moisès, diciendo: Yo soy JEHOVÀ; dì a Faraòn rey de Egipto todas las cosas que yo te digo a ti.
Y Moisès respondiò delante de Jehovà: He aquì, yo soy torpe de labios; ¿còmo, pues, me ha de oir Faraòn?

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1345
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Re: COMENTARIOS SOBRE EL ANTIGUO TESTAMENTO

Mensaje por Roberso » Dom Oct 16, 2016 9:10 am

¿ESCRIBIÒ MOISÈS EL PENTATEUCO?..........30

Comentarios a EL LLAMAMIENTO DE MOISÈS:

LA ZARZA QUE ARDÌA Y NO SE CONSUMÌA:

Muchos tienen a este fenòmeno como uno de los milagros bìblicos, pero, se dice en el libro Y LA BIBLIA TENÌA RAZÒN del escritor Werner Keller, que:

"La explicaciòn lògica parece ser la de Smith. Supone este autor que la llama de fuego podrìa ser muy bien la rama de un rojo carmesì del muèrdago, (Loranthus accaxic), que por yodas partes de Tierra Santa y en el propio Sinaì crece en diversas matas y plantas de la clase acacia, Cuando este muèrdago està completamente florido, la mata o el arbusto da la sensaciòn de que està ardiendo."

" El caso de la "zarza ardiente" existe tambièn en la naturaleza, en aquellas plantas ricas en aceites etèreos. El naturalista alemàn Dr. M. Schwabe menciona, despuès de minuciosas observaciones, la posibilidad de una autoinflamaciòn; la mezcla de gas y de aire puede inflamarse por sì sola si el calor del sol es intenso y el viento està en calma, mientras el zarzal mismo permanece intacto."

EL NOMBRE DE JEHOVÀ:

Segùn Èxodo 3: 15: "Ademàs dijo Dios a Moisès: Asì diràs a los hijos de Israel: JEHOVÀ, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros. Este es mi nombre para siempre; este es mi memorial por todos los siglos."

Aquì se deja ver claramente que el nunca se habìa identificado con el nombre de Jehovà. Y se deja para que no quede dudas, bien establecido, en Èxodo 6: 2 y 3:

"Y hablò todavìa DIOS a Moisès, y le dijo: YO SOY JEHOVÀ.
Y aparecì a Abraham, a Isaac y a Jacob como Dios Omnipotente, MAS EN MI NOMBRE JEHOVÀ NO ME DI A CONOCER A ELLOS."

Vemos si esto fue verdad, EN CUANTO A ABRAHAM:

Gènesis 12: 8: "......................y edificò , (Abram), allì altar a Jehovà, e invocò EL NOMBRE DE JEHOVÀ."
Si invocò el nombre de Jehovà fue porque Abram sabìa el nombre.

Gènesis 13: 4: ".....................al lugar del altar que habìa hecho allì antes; E INVOCÒ ALLÌ EL NOMBRE DE JEHOVÀ"
Si volviò a invocarlo por su nombre era porque sabìa el nombre.

Gènesis 15: 2: " Y respondiò Abram: SEÑOR JEHOVÀ, ¿què me daràs, siendo asì que ando sin hijo, y el mayordomo de mi casa es ese damasceno Eliezer?
Bien clarito que lo llama: SEÑOR JEHOVÀ.

Gènesis 15: 7: "Y le dijo: YO SOY JEHOVÀ, que te saquè de Ur de los caldeos, para darte a heredar esta tierra."
El propio Jehovà se identifica con su nombre, antes de la zarza ardiente.

Gènesis: 15: 8: " y èl, (Abram), le respondiò: SEÑOR JEHOVÀ, ¿en què conocerè que la he de heredar?

¡Bueno! Creo que con Abraham, esto es suficiente, ahora:

EL CRIADO DE ABRAHAM:

No sòlo Abraham sabìa que su Dios tenìa el nombre de Jehovà, sino que el criado de Abraham que fuè enviado por èste a buscar esposa para Isaac, sabìa que el Dios de Abraham se llamaba Jehovà ya que segùn Gènesis 24: 12., el criado: "Y dijo: OH JEHOVÀ, Dios de mi señor Abraham, dame, te ruego, el tener hoy un buen encuentro......."

Gènesis 24:26 y 27: "El hombre, (el criado de Abraham), entonces se inclinò, y adorò a Jehovà.

Gènesis 24: 27: "y dijo: BENDITO SEA JEHOVÀ, Dios de mi amo Abraham, que no apartò de mi amo su misericordia y su verdad, GUIÀNDOME JEHOVÀ en el camino a casa de los hermanos de mi amo.

Otras menciones directas del nombre de Jehovà por parte del criado de Abraham, ANTES QUE ÈL SE DIERA A CONOCER CON EL NOMBRE DE JEHOVÀ, en: Gènesis 24: 35; Gènesis 24: 42; Gènesis 24: 48 durante su viaje para conseguir esposa para Isaac.

Pero tambièn LABÀN, HERMANO DE REBECA, conocìa, bien lejos de Abraham, el nombre de Jehovà:

Labàn, le dice al criado de Abraham, segùn Gènesis 24: 31: "Y le dijo: Ven BENDITO DE JEHOVÀ; ¿por què estàs fuera?

Tambièn Labàn y Betuel le dicen al criado de Abraham, segùn Gènesis 24: 51. "He ahì Rebeca delante de ti; tòmala y vete, y sea mujer del hijo de tu señor, COMO LO HA DICHO JEHOVÀ."
Bien pupular el nombre de Jehovà, antes que èl mismo dijera que nunca se habìa identificado con ese nombre. ¡Ah dios mentirosillo!

EN CUANTO A ISAAC:

Gènesis 26: 22, comenta sobre Isaac: "Y se apartò de allì, y abriò otro pozo, y no riñeron sobre èl; y llamò su nombre Rohobot, y dijo: PORQUE AHORA JEHOVÀ nos ha prosperado, y fructificaremos en la tierra."
¡Bien claro! Isaac conocìa EL NOMBRE DE JEHOVÀ-

Gènesis 26: 25, se refiere a Isaac, y dice: "Y edificò allì un altar, E INVOCÒ EL NOMBRE DE JEHOVÀ.........."

Gènesis 26: 27: De Gerar, llegan Abimelec, Ahuzat y Ficol a donde Isaac, y èste les pregunta que por què lo visitan despuès de haberlo aborrecido y echarlo de entre ellos; y le responden: "Y ellos respondieron: Hemos visto que JEHOVÀ està contigo................."
Asì. Tambièn era conocido el nombre de Jehovà en Garar.

Tambièn le dicen segùn Gènesis 26: 29: "............tù eres ahora BENDITO DE JEHOVÀ."

EN CUANTO A JACOB:

Cuando Jacob soñaba con el cielo y la escalera, dice en Gènesis 28: 13: " Y Jehovà estaba en lo alto de ella, (la escalera), el cual dijo: YO SOY JEHOVÀ, el Dios de Abraham tu padre, y el Dios de Isaac, etc.........."
Identificaciòn directa con el nombre de JEHOVÀ.

Gènesis 28: 16: "Y despertò Jacob de su sueño y dijo: Ciertamente JEHOVÀ ESTÀ EN ESTE LUGAR, y yo no lo sabìa."

Gènesis 28: 21, dice Jacob: "y si volviere en paz a casa de mi padre, JEHOVÀ SERÀ MI DIOS."

Gènesis 30:24: Despuès de dar a luz a Josè, Raquel està escrito: "y llamò su nombre Josè, diciendo: AÑÀDAME JEHOVÀ OTRO HIJO."

Otras menciones bìblicas que demuestran que tambièn Jacob conocìa EL NOMBRE DE JEHOVÀ, se encuentran en Gànesis 30:30 y Gènesis 32: 9.

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1345
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Re: COMENTARIOS SOBRE EL ANTIGUO TESTAMENTO

Mensaje por Roberso » Dom Oct 30, 2016 9:45 am

¿ESCRIBIÒ MOISÈS EL PENTATEUCO?..........31

DOS VERSIONES DE LAS PLAGAS:

La versiòn original pertenecìa a las escrituras del reino de Judà, y siglos despuès, en las escrituras que se hicieron durante la reforma religiosa del rey Ezequìas, figuran tambièn menciones a las plagas. Esdras encontrò estas dos versiones y las uniò en una sola, dejàndola bien confusa a pesar que èl mismo añadiò ciertos versìculos que indicaremos para que no quedara, repetimos, tan confusa, pero sin lograrlo.

Veamos primero la versiòn de las escrituras del reino de Judà:

Èxodo 7: 14 al 18:
Entonces Jehovà dijo a Moisès: El corazòn de Faraòn esta endurecido, y no quiere dejar ir al pueblo.
Vè por la mañana a Faraòn. he aquì que èl sale al rìo; y tù ponte a la ribera delante de èl, y toma en tu mano la vara que se volviò culebra,
y dile: Jehovà el Dios de los hebreos me ha enviado a ti, diciendo: Deja ir a mi pueblo, para que me sirva en el desierto; y he aquì que hasta ahora no has querido oir.
Asì ha dicho Jehovà: En esto conoceràs que yo soy Jehovà, he aquì, yo golpearè con la vara que tengo en mi mano el agua que està en el rìo, y se convertirà en sangre.
Y los peces que hay en el rìo moriràn, y hederà el rìo, y los egipcios tendràn asco de beber el agua del rìo.

Èxodo 7: 20, (segunda parte), y 21, (primera parte); 23 al 25.
y alzando la vara golpeò las aguas que habìa en el rìo, en presencia de Faraòn y de sus siervos; y todas las aguas que habìa en el rìo se convirtieron en sangre.
Asimismo los peces que habìa en el rìo murieron; y el rìo se corrompiò tanto que los egipcios no podìan beber de èl.

Y Faraòn se volviò y fue a su casa, y no dio atenciòn tampoco a esto.
Y en todo Egipo hicieron pozos alrededor del rìo para beber, porque no podìan beber de las aguas del rìo.
Y se corrompieron siete dìas despuès que Jehovà hiriò el rìo.

Èxodo 8: 1 al 4 y 8 al 15 y 20 al 32.
Entonces Jehovà dijo a Moisès: Entra a la presencia de Faraòn y dile: Jahovà a dicho asì: Deja ir a mi pueblo, para que me sirva.
Y si no lo quisieres dejar ir, he aquì yo castigarè con ranas todos tus territorios.
Y el rìo criarà ranas, las cuales subiràn y entraràn a tu casa, en la càmara donde duermes, y sobre tu cama, y en las casas de tus siervos, en tu pueblo, en tus hornos y en tus artesas.
Y las ranas subiràn sobre ti, sobre tu pueblo, y sobre todos tus siervos.

Entonces Faraòn llamò a Moisès y a Aaròn, y les dijo: Orad a Jehovà para que quite las ranas de mì y de mi pueblo, y dejarè ir a tu pueblo para que ofrezca sacrificios a Jehovà.
Y dijo Moisès a Faraòn: Dìgnate indicarme cuàndo debo orar por tì, por tus siervos y por tu pueblo, para que las ranas sean quitadas de ti y de tus casas, y que solamente queden en el rìo.
Y èl dijo: Mañana. Y Moisès respondiò: Se harà conforme a tu palabra, para que conozcas que no hay como Jehovà, nuestro Dios.
Y las ranas se iràn de tì, y de tus casas, de tus siervos y de tu pueblo, y solamente quedaràn en el rìo.
Entonces salieron Moisès y Aaròn de la presencia de Faraòn. Y clamò Moisès a Jehovà tocante a las ranas que habìa mandado a Faraòn.
E hizo Jehovà conforme a la palabra de Moisès, y murieron las ranas de las casas, de los cortijos y de los campos.
Y las juntaron en montones, y apestaba la tierra.
Pero viendo Faraòn que le habìan dado reposo, endureciò su corazòn y no los escuchò, como Jehovà lo habìa dicho.

Jehovà dijo a Moisès: Levàntate de mañana y ponte delante de Faraòn, he aquì èl sale al rìo; y dile: Jehovà ha dicho asì: Deja ir a mi pueblo para que me sirva.
Porque si no dejas ir a mi pueblo, he aquì yo enviarè sobre ti, sobre tus siervos, sobre tu pueblo y sobre tus casas toda clase de moscas; y las casas de los egipcios se llenaràn de toda clase de moscas, y asimismo la tierra donde ellos estèn.
Y aquèl dìa yo apartarè la tierra de Gosèn, en la cual habita mi pueblo, para que ninguna clase de moscas haya en ella, a fin de que sepas que yo soy Jehovà en medio de la tierra.
Y yo pondrè redenciòn entre mi pueblo y el tuyo. Mañana serà esta señal.
Y Jehovà lo hizo asì, y vino toda clase de moscas molestìsimas sobre la casa de Faraòn, sobre las casas de sus siervos, y sobre todo el paìs de Egipto; y la tierra fue corrompida a causa de ellas.
Entonces Faraòn llamò a Moisès y a Aaròn, y les dijo: Andad, ofreced sacrificio a vuestro Dios en la tierra.
Y Moisès respondio: No conviene que hagamos asì, porque ofrecerìamos a Jehovà nuestro Dios la abominaciòn de los egipcios. He aquì, si sacrificamos la abomonaciòn d los egipcios delante de ellos, ¿no nos apedrearìan?
Camino de tres dìas iremos por el desierto, y ofreceremos sacrificios a Jehovà nuestro Dios, como èl nos dirà.
Dijo Faraòn: Yo os dejarè ir para que ofrescàis sacrificios a Jehovà vuestro Dios en el desierto, con tal que no vayàis màs lejos; orad por mì.
Y respondiò Moisès: He aquì, al salir yo de tu presencia, rogarè a Jehovà bque las diversas clases de moscas se vayan de Faraòn, y de sus siervos, y de su pueblo mañana; con tal que Faraòn no falte màs, no dejando ir al pueblo a dar sacrificio a Jehovà.
Entonces Moisès saliò de la presencia de Faraòn y orò a Jehovà.
Y Jehovà hizo conforme a la palabra de Moisès, y quitò todas aquellas moscas de Faraòn, de sus siervos y de su pueblo sin que quedara una.
Mas Faraòn endureciò aun esta vez su corazòn, y no dejò ir al pueblo.

Èxodo 9: 1 al 7 y 13 al 35.
Entonces Jehovà dijo a Moisès: Entra a la presencia de Faraòn, y dile: Jehovà, el Dios de los hebreos, dice asì: Deja ir a mi pueblo para que me sirva.
Porque si no lo quieres dejar ir, y los detienes aùn,
he aquì la mano de Jehovà estarà sobre tus ganados que estàn en el campo, caballos, asnos, camellos, vacas y ovejas, con plaga gravìsima.
Y Jehovà harà separaciòn entre los ganados de Israel y los de Egipto, de modo que nada muera de todo los de los hijos de Israel.
Y Jehovà fijò plazo, diciendo: Mañana harà Jehovà esta cosa en la tierra.
Al dìa siguiente Jehovà hizo aquello, y muriò todo el ganado de Egipto; mas del ganado de los hijos de Israel no muriò uno.
Entonces Faraòn enviò, y he aquì que del ganado de los hijos de Israel no habìa muerto uno. Mas el corazòn de Faraòn se endureciò, y no dejò ir al pueblo.

Entonces Jehovà dijo a Moisès: Levàntate de mañana y ponte delante de Faraòn, y dile: Jehovà, el Dios de los hebreos, dice asì: Deja ir a mi pueblo para que me sirva.
Porque yo enviarè esta vez todas mis plagas a tu corazòn, sobre tus siervos y sobre tu pueblo, para que entiendas que no hay otro como yo en toda la tierra.
Porque ahora yo extenderè mi mano para herirte a ti y a tu pueblo de plaga, y seràs quitado de la tierra.
Y a la verdad yo te he puesto para mostrar en ti mi poder, y para que mi nombre sea anunciado en toda la tierra.
¿Todavìa te ensoberbeces contra mi pueblo, para no dejarlos ir?
He aquì que mañana a estas horas yo harè llover granizo muy pesado, cual nunca hubo en Egipto, desde el dìa que se fundò hasta ahora.
Envìa, pues, A RECOGER TU GANADO, y todo lo que tienes en el campo; porque todo hombre o animal que se halle en el campo, y no sea recogido a casa, el granizo caerà sobre èl, y morirà.
De los siervos de Faraòn, el que tuvo temor de la palabra de Jehovà hizo huir sus criados y su ganado a casa;
mas el que no puso en su corazòn la palabra de Jehovà, dejò sus criados y sus ganados en el campo.
Y Jehovà dijo a Moisès: Extiende tu mano hacia el cielo para que venga granizo en toda la tierra de Egipto sobre los hombres, Y SOBRE LAS BESTIAS, y sobre toda la hierba del campo en el paìs de Egipto.
Y Moisès extendiò su vara hacia el cielo, y Jehovà hizo tronar y granizar, Y EL FUEGO SE DESCARGÒ SOBRE LA TIERRA; y Jehovà hizo llover granizo sobre la tierra de Egipto.
Hubo, pues, granizo Y FUEGO MEZCLADO CON EL GRANIZO, tan grande, cual nunca hubo en toda la tierra de Egipto desde que fue habitada.
Y aquel granizo hiriò en toda la tierra de Egipto todo lo que estaba en el campo, asì hombres COMO BESTIAS; asimismo destrozò el granizo toda la hierba del campo, y desgajò todos los àrboles del paìs.
Solamente en la tierra de Gosèn, donde estaban los hijos bde Israel, no hubo granizo.
Entonces Faraòn enviò a llamar a Moisès y a Aaròn, y les dijo: He pecado esta vez; Jehovà es justo, y yo y mi pueblo impìos.
Orad a Jehovà para que cesen los truenos de Dios y el granizo, y yo os dejarè ir, y no os detendrè màs.
Y le respondiò Moisès: Tan pronto salga yo de la ciudad, extenderè mis mamos a Jehovà, y los truenos cesaràn, y no habrà màs granizo; para que sepas que de Jehovà es la tierra.
Pero yo sè que ni tù ni tus siervos temerèis todavìa la presencia de Jehovà Dios.
El lino, pues y la cebada fueron destrozados, porque la cebada estaba ya espigada, y el lino en caña.
Mas el trigo y el centeno no fueron destrozados, porque eran tardìos.
Y salido Moisès de la presencia de Faraòn, fuera de la ciudad, extendiò sus manos a Jehovà, y cesaron los truenos y el granizo, y la lluvia no cayò màs sobre la tierra.
Y viendo Faraòn que la lluvia habìa cesado, y el granizo y los truenos, se obstinò en pecar, y endureciò su corazòn èl y sus siervos.
Y el corazòn de Faraòn se endureciò, y no dejò ir a los hijos de Israel, como Jehovà lo habìa dicho por medio de Moisès.

Èxodo 10: 1 al 27.
Jehovà dijo a Moisès: Entra a la presencia de Faraòn; PORQUE YO HE ENDURECIDO SU CORAZÒN, y el corazòn de sus siervos, PARA MOSTRAR ETRE ELLOS ESTAS MIS SEÑALES.
y para que cuentes a tus hijos y a tus nietos LAS COSAS QUE YO HICE EN EGIPTO, y mis señales que yo hice entre ellos; PARA QUE SEPÀIS QUE YO SOY JEHOVÀ.
Entonces vinieron Moisès y Aaròn a Faraòn, y le dijeron: Jehovà el Dios de los hebreos ha dicho asì: ¿Hasta cuàndo no querràs humillarte delante de mì? Deja ir a mi pueblo para que me sirva.
Y si aùn reùsas dejarlo ir, he aquì que mañana yo traerè sobre tu territorio la langosta,
la cual cubrirà la faz de la tierra, de modo que no pueda verse la tierra; y ella comerà lo que escapò, lo que os quedò del granizo; comerà asimismo todo àrbol que os fructifica en el campo.
Y llenarà tus casas, y las casas de todos tus siervos, y las casas de todos los egipcios, cual nunca vieron tus padres ni tus abuelos, desde que ellos fueron sobre la tierra hasta hoy. Y se volviò y saliò de delante de Faraòn.
Entonces los siervos de Faraòn le dijeron: ¿Hasta cuàndo serà este hombre un lazo para nosotros? Deja ir a estos hombres, para que sirvan a Jehovà su Dios. ¿Acaso no sabes que Egipto està ya destruido?
Y Moisès y Aaròn volvieron a ser llamados ante Faraòn, el cual les dijo: Andad, servid a Jehovà. ¿Quiènes son los que han de ir?
Moisès respondiò: Hemos de ir con nuestros niños y con nuestros viejos, con nuestros hijos y con nuestras hijas; con nuestras ovejas y con nuestras vacas hemos de ir, porque es nuestra fiesta solemne para Jehovà.
Y èl les dijo: ¡Asì sea Jehovà con vosotros! ¿Còmo os voy a dejar ir a vosotros y a vuestros niños? ¡Mirad como el mal està delante de vuestro rostro!
No serà asì; id ahora vosotros los varones, y servid a Jehovà, pues esto es lo que vosotros pedìsteis. Y los echaron de la presencia de Faraòn.
Entonces Jehovà dijo a Moisès: Extiende tu mano sobre la tierra de Egipto para traer la langosta, a fin de que suba sobre el paìs de Egipto, y consuma todo lo que el granizo dejò.
Y extendiò Moisès su vara sobre la tierra de Egipto, y Jehovà trajo un viento oriental sobre el paìs todo aquel dìa y toda aquella noche; y al venir la mañana el viento oriental trajo la langosta.
Y subiò la langosta sobre toda la tierra de Egipto, y se asentò en todo el paìs de Egipto en tan grande cantidad como no la hubo antes ni la habrà despuès;
y cubriò la faz de todo el paìs, y oscureciò la tierra; y consumiò toda la hierba de la tierra, y todo el fruto de los àrboles que habìa dejado el granizo; no quedò cosa verde en àrboles ni en hierba, en toda la tierra de Egipto.
Entonces Faraòn se apresurò a llamar a Moisès y a Aaròn, y dijo: He pecado contra Jehovà vuestro Dios, y contra vosotros.
Mas os ruego ahora que perdonèis mi pecado solamente esta vez, y que orèis a Jehovà vuestro Dios que quite de mì al menos esta plaga mortal.
Y saliò Moisès de delante de Faraòn, y orò a Jehovà.
Entonces Jehovà trajo un fortìsimo viento occidental, y quitò la langosta y la arrojò en el Mar Rojo; ni una langosta quedò en todo el paìs de Egipto.
PERO JEHOVÀ ENDURECIÒ EL CORAZÒN de Faraòn, y èste no dejò ir a los hijos de Israel.
Jehovà dijo a Moisès: Extiende tu mano hacia el cielo, para que haya tinieblas sobre la tierra de Egipto, tanto que cualquiera las palpe.
Y extendiò Moisès su mano hacia el cielo, y hubo densas tinieblas sobre toda la tierra de Egipto, por tres dìas.
Ninguno viò a su pròjimo , ni nadie se levantò de su lugar en tres dìas; mas todos los hijos de Israel tenìan luz en sus habitaciones.
Entonces Faraòn hizo llamar a Moisès , y dijo: Id y servid a Jehovà; solamente queden vuestras ovejas y vuestras vacas; vayan vayan tambièn vuestros niños con vosotros.
Y Moisès respondiò: Tù tambièn nos daràs sacrificios y holocaustos que sacrifiquemos para Jehovà nuestro Dios.
Nuestros ganados iràn tambièn con nosotros; no quedarà ni una pezuña; porque de ellos hemos de tomar para servir a Jehovà nuestro Dios, y no sabemos con què hemos de servir a Jehovà hasta que lleguemos allà.
PERO JEHOVÂ ENDURECIÒ EL CORAZÒN DE FARAÒN, y no quiso dejarlos ir.

Èxodo 10: 28 y 29.
Y le dijo Faraòn: retìrate de mì, guàrdate que no veas màs mi rostro, porque en cualquier dìa que vieres mi rostro, moriràs.
Y Moisès respondiò: Bien has dicho; no verè màs tu rostro.

Èxodo 11: 1 al 7 y 9.
Jehovà dijo a Moisès: Una plaga traerè aùn sobre Faraòn y sobre Egipto, despuès de la cual èl os dejarà ir de aquì; y seguramente os echarà de aquì del todo.
Habla ahora al pueblo, y que cada uno pida a su vecino, y cada una a su vecina, alhajas de plata y de oro.
Y Jehovà dio gracia al pueblo en los ojos de los egipcios. Tambièn Moisès era tenido por gran varòn en la tierra de Egipto, a los ojos de los siervos de Faraòn, y a los ojos del pueblo.
Dijo, pues, Moisès: Jehovà ha dico asì: A la medianoche yo saldrè por en medio de Egipto,
y morirà todo primogènito en tierra de Egipto, desde el primogènito de Faraòn que se sienta en su trono, hasta el primogènito de la sierva que està tras el molino, Y TODO PRIMOGÈNITO DE LAS BESTIAS.
Y habrà gran clamor por toda la tierra de Egipto, cual nunca hubo, ni jamàs habrà.
Pero contra todos los hijos de Israel, desde el hombre hasta la bestia, ni un perro moverà su lengua, para que sepàis que Jehovà hace diferencia entre los egipcios y los israelitas.
Y Jehovà dijo a Moisès: Faraòn no os oirà, para que mis maravillas se multipliquen en la tierra de Egipto.

Èxodo 12: 21 al 23.
Y Moisès convocò a todos los ancianos de Israel, y les dijo: Sacad y tomaos corderos por vuestras familias, y sacrificad la pascua.
Y tomad un manojo de hisopo, y mojadlo en la sangre que estarà en un lebrillo, y untad el dingtel y los dos postes con la sangre que estarà en el lebrillo; y ninguno de vosotros salga de las puertas de su casa hasta la mañana.
Porque Jehovà pasarà hiriendo a los egipcios; y cuando vea la sangre en el dintel y en los dos postes, pasarà Jehovà aquella puerta, y no dejarà entrar al heridor en vuestras casas para herir.

Hasta aquì la versiòn de las escrituras del reino de Judà sonre las plagas de Egipto.
Como la versiòn es larga, heremos en el ptòximo escrito, un comentario sobre esta versiòn.

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1345
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Re: COMENTARIOS SOBRE EL ANTIGUO TESTAMENTO

Mensaje por Roberso » Dom Nov 13, 2016 9:21 am

¿ESCRIBIÒ MOISÈS EL PENTATEUCO?..........32

Comentarios sobre la versiòn de las escrituras del reino de Judà, (escrito anterior), sobre las plagas de Egipto.

Segùn esta versiòn, en la que la estrella es Moisès; y no podìa ser de otra forma ya que estas escrituras fueron hechas por sacerdotes musitas, las plagas fueron en este orden:

1.- EL RÌO NILO CONVERTIDO EN SANGRE:

Esta es una de las muchas cosas nada lògicas contenidas en la Biblia.
Se dice que las aguas del Nilo fueron convertidas en sangre.
Dice en Èxodo 7: 20: "..............y todas las aguas se convirtieron en sangre."

Tambièn dice en Èxodo7: 21: ".............y hubo sangre por toda la tierra de Egipto."

Las aguas del Nilo convertidas en sangre, son sòlo las aguas. El Nilo NO ES TODA LA TIERRA DE EGIPTO. Aquì el escritor pegò una patinada ya que esta plaga, si se la puede calificar de tal, sòlo afectò el rìo.

Y en Èxodo 7: 25, dice: "Y se cumplieron siete dìas despuès que Jehovà hiriò el rìo."

Si hubiese sido sangre, èsta se hubiera coagulado. Asì tendrìamos un rìo de sangre coagulada durante siete dìas. Sin corriente fluvial ya que el Nilo era un gran coàgulo; deduciendo lo que se dice en la Biblia, harto fantasioso e imposible.

Dice el escritor Werner Keller en su libro Y LA BIBLIA TENÌA RAZON, Ediciones Omega, S. A., Barcelona, pàgina 125, sobre las plagas bìblicas:

"Todas estas cosas que cita la Biblia las està sufriendo Egipto hasta en nuestros dìas. Tal sucede, por ejemplo, con el Nilo rojo.
Los materiales de aluviòn procedentes de los lagos de Abisinia colorean el agua del rìo especialmente en la parte superior de su curso, y esa coloraciòn adquiere, muchas veces, un matiz rojo obscuro tirando a pardo. Las aguas adquieren un aspecto muy parecido al de la sangre."

2.- LA PLAGA DE LAS RANAS, Y

3.- PLAGA DE LAS MOSCAS:

Sobre estas dos plagas comenta el mismo autor, en el mismo libro, y en la misma pàgina:

"En las èpocas de las inundaciones aumentan LAS RANAS y tambièn LOS MOSQUITOS, a veces en forma tan considerable, que se convierten en verdaderas plagas. Algo semejante sucede con los tàbanos. No es raro que lleguen a invadir extensas regiones; penetran en los ojos, en la narìz y en las orejas, dando lugar a acerbos dolores."

4.- PLAGA SOBRE EL GANADO, (caballos, asnos, camellos, vacas y ovejas).

Con esta plaga, dice en ÊXODO 9: 6: " Al dìa siguiente Jehovà hizo aquello, Y MURIÔ TODO EL GANADO DE EGIPTO...."

Sobre esto, no dice la Biblia què clase de plaga fue la que exterminò TODO EL GANADO DE EGIPTO. Sobre esto nos comenta Werner Keller, en su mismo libro y an la misma pàgina:

"En cuanto a pestes del ganado las hay frecuentes en todo el mundo. Y por lo que se refiere a las pùstulas que invaden tanto al hombre como a los animales, puede tratarse del llamado sarpullido o sarna del Nilo. Consiste en erupciones que producen una gran comezòn, son contagiosas y, a menudo se convierten en ùlceras terribles. Esta fea enfermedad de la piel tambièn amenaza a Moisès como castigo al cruzar el desierto: "Yavè te herirà con las ùlceras de Egipto, con almorranas, con sarna, con tiña, de que no curaràs." (Deut., 28, 27).

5.-EL GRANIZO:

Tambièn dice sobre esto, Werner Keller, en el mismo libro, en la misma pàgina:
"El pedrizco es verdaderamente raro en el Nilo, pero no desconocido. La àpoca màs propicia para que ocurra son los meses de enero a febrero.

Pero lo incompfensible es lo que dice la Biblia en Èxodo 9: 24:
" Hubo, pues, granizo, Y FUEGO MEZCLADO CON EL GRANIZO............"
¡Què barbaridad! Si el granizo venìa mezlado con fuego ya no caerìa granizo sino lluvia. ¡Las cosas que hay que leer!

6.- LA LANGOSTA:
Tambièn dice Werner Keller en el libro que hemos citado:
"En cambio, las nubes de langostas constituyen catàstrofes muy frecuentes y tìpicas en los paìses de Oriente."

7.- LAS TINIEBLAS:
Sobre esta plaga, tambièn nos comenta Werner Keller:
"Igual ocurre con las repentinas tinieblas. El chamsin, designado vulgarmente con el nombre de simùn, es un viento ardiente que arrastra masas considerables de arena, las cuales ocultan la luz del sol, le dan un aspecto mate y amarillento y hacen que, en pleno dìa, apenas sì se vea."

8.- MUERTE DE LOS PRIMOGÈNITOS:
Se ha leìdo detenida y analìticamente esta"plaga", y se ha encontrado lo siguiente:

a.- Esto no se trata de ninguna plaga sino de un vulgar asesinato en masa. ¡Claro! Si tomàsemos en serio esta "plaga".
Y, ¿por què un asesinato en masa? ¿Y perpetrado por quièn?
Por el esesino màs grande de los relatos bìblicos. Dice Jehovà, segùn Èxodo 11:4 y 5:
"Dijo, pues, Moisès: Jehovà ha dicho asì: A la media noche YO SALDRÈ POR EN MEDIO DE EGIPTO, Y MORIRÀ TODO PRIMOGÈNITO DE LA TIERRA DE EGIPTO,
desde el primogènito de Faraòn que se sienta en su trono, hasta el primogènito de la sierva que està en el molino, Y TODO PRIMOGÈNITO DE LAS BESTIAS."

b.-Esto convierte a Jehovà en plaga asesina, ya que es muerte sùbita, sin enfermedad, ni natural ni por contagio, ni por peste alguna; ¡sòlo muerte sùbita!, ejecutada "por la salida" de Jehovà por el territorio Egipcio, con el propòsito de matar a todo primogènito.

c.- En medio de este incomprensible asesinato de todos los primogènitos, Jehovà incluye: ".....Y A TODO PRIMOGÈNITO DE LAS BESTIAS."

Esto se podrìa catalogar como CRUELDAD ANIMAL, si no fuera por la pregunta que se nos ocurre al leer esta amenaza contra las bestias: ¿Padecìa Jehovà de Alzheimer?
Se olvidò que despuès de la cuarta plaga sobre el ganado dice en Êxodo 9: 6:
"Al dìa siguiente Jehovà hizo aquello, Y MURIÒTODO ELGANADO DE EGIPTO..........."

Si MURIÒ TODO EL GANADO DE EGIPTO CON LA CUARTA PLAGA, ¿de dònde salieron estos primogènitos de las bestias que murieron con la octava plaga? Esto es risible francamente. Lo que siempre se dice: Si quieren ver como se ridiculiza al dios bìblico, solamente lean la Biblia.

d.- Segùn esta versiòn de las escrituras del reino de Judà, las plagas fueron ocho. El mediador Moisès y el verdugo fue Jehovà.

Esta versiòn de las plagas sirve para promocionar a Jehovà, y tanto, que lo ponen a promocionarse a èl mismo pero de una manera jactanciosa y negativa.
O sea, el Faraòn no dejaba ir al pueblo porque Jehovà ENDURECÌA SU CORAZÒN, (el de el Faraòn), para que no lo hiciera. Entonces, ¿plagas por capricho de Jehova? ¿Sòlo para demostrar que ÈL ERA JEHOVÀ, como lo manifiesta jactanciosamente durante las plagas porque endurecìa el corazòn de el Faraòn. ¿Què no?.......¡Veamos!

Antes de que Moisès llegara a Egito, cuando Jehovà le pide que haga el mandado, el mismo Jehovà le dice a Moisès segùn Èxodo 4: 21:
"Y dijo Jehovà a Moisès: Cuando hayas vuelto a Egipto, Mira que hagas delante de Faraòn todas las maravillas que he puesto en tu mano; PERO YO ENDURECERÈ SU CORAZÒN, DE MODO QUE NO DEJARÀ IR AL PUEBLO."

Tambièn en Èxodo 7: 3:
"Y YO ENDURECERÈ EL CORAZÒN DE FARAÒN y multiplicarè en la tierra de Egipto MIS SEÑALES Y MIS MARAVILLAS."

¡Que dios! Se jacta de que sus señales y sus maravillas eran muerte y desolaciòn, y para que la muerte y la desolaciòn que causaba se manifestara ÊL LE ENDURECÌA EL CORAZÒN A FARAÒN para poder hacerlo.
¡Què cosas las que hay que leer! ¿Màs?............. ¡Aquì va!

Despuès de la primera plaga de las aguas del Nilo convertidas en sangre, Dice en Èxodo 7: 22:
".........y el corazòn de Faraòn se endureciò, y no los escuchò; como Jehovà lo habìa dicho."

Despues de la segunda plaga de las ranas, dice en Èxodo 8: 15:
"Pero viendo Faraòn que le habìan dado reposo, endureciò su corazòn y no los escuchò, COMO JEHOVÀ LO HABÌA DICHO."

Despuès de la tercera plaga de las moscas, dice en Èxodo 8: 32:
"Mas Faraòn endureciòaun esta vez su corazòn, y no dejò ir al pueblo."............¿Y quièn se lo endurecìa..............?

Despues de la cuarta plaga que matò todo el ganado, dice en Èxodo 9: 7:
"...............mas el corazòn de Faraòn se endureciò, y no dejò ir al pueblo."-----------¿Y quièn se lo endurecìa?

Despuès de la quinta plaga, la del granizo, dice en Èxodo 9: 33:
"Y el corazòn de Faraòn se endureciò, y no dejò ir a los hijos de Israel, COMO JEHOVÀ LO HABÌA DICHO por medio de Moisès."

Despuès de la sexta plaga de la langosta, dice en Èxodo 10: 20:
"Pero JEHOVÀ ENDURECIÒ EL CORAZÒN DE FARAÒN, y èste no jeò ir a los hijos de Israel."

Despuès de las sèptima plaga de las tinieblas, dice en Èxodo 10: 27:
"Pero JEHOVÀ ENDURECIÒ EL CORAZÒN DE FARAÒN, y no quiso dejarlos ir."

De lo leìdo se deduce que las plagas fue sòlo capricho de Jehovà para mostrar sus malos instintos ya que por culpa de èl, Faraòn no dejaba ir al pueblo.

En el pròximo escrito: LAS PLAGAS SEGÛN LA VERSIÒN DE LAS ESCRITURAS DE LA REFORMA RELIGIOSA DURANTE EZEQUÌAS.

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1345
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Re: COMENTARIOS SOBRE EL ANTIGUO TESTAMENTO

Mensaje por Roberso » Dom Nov 27, 2016 8:52 am

¿ESCRIBIÒ MOISÈS EL PENTATEUCO?..........33

LAS PLAGAS SEGÙNLA VERSIÔN DE LAS ESCRITURAS DE LA REFORMA RELIGIOSA DURANTE EZEQUÌAS:

Dos siglos despuès de la versiòn de las plagas que vimos anteriormente, apareciò, durante la reforma religiosa del reinado de Ezequìas, en unas escrituras hechas para tal reforma, una versiòn sobre las plagas de Egipto que encontraremos por la fusiòn que hizo Esdras de esta escritura y con las del reino de Judà:

Èxodo 7: 10 al 13:
"Volvieron, pues, Moisès y Aaròn a Faraòn, e hicieron como Jehovà lo habìa mandado.Y echò Aaròn su vara delante de Faraòn y de sus siervos, y se hizo culebra.
Entonces llamò tambièn Faraòn sabios y hechiceros, e hicieron tambièn lo mismo los hechiceros de Egipto con sus encantamientos;
pues echò cada uno su vara, las cuales se volvieron culebras; mas la vara de Aaròn devorò las varas de ellos.
Y el corazòn de Faraòn se endureciò, y no los escuchò, como Jehovà lo habìa dicho."

Èxodo 7: 19, 20,(primera parte), y 22,(segunda parte):
"Y Jehovà dijo a Moisès: Dì a Aaròn: Toma tu vara, y extiende tu mano sobre las aguas de Egipto, sobre sus rìos, sobre sus arroyos y sobre sus estanques, y sobre todos sus depòsitos de aguas, para que se conviertan en sangre, y haya sangre por toda la regiòn de Egipto, asì en los vasos de madera como en los de piedra.
Y Moisès y Aaròn hicieron como Jehovà lo mandò;
y el corazòn de Faraòn se endureciò y no los escuchò; como Jehovà lo habìa dicho."

Èxodo 8: 5 al 7
"Y Jehovà dijo a Moisès: Dì a Aaròn: Extiende tu mano con tu vara sobre los rìos, arroyos y estanques, para que haga subir ranas sobre la tierra de Egipto.
Entonces Aaròn extendiò su mano sobre las aguas de Egipto, y subieron ranas que cubrieron la tierra de Egipto.
Y los hechiceros hicieron lo mismo con sus encantamientos, e hicieron venir ranas sobre la tierra de Egipto."

Èxodo 8: 16 al 19:
"Entonces Jehovà dijo a Moisès: Dì a Aaròn: Extiende tu vara y golpea el polvo de la tierra, para que se vuelva piojos por todo el paìs de Egipto.
Y ellos lo hicieron asì; y Aaròn extendiò su mano con su vara, y golpeò el polvo de la tierra, el cual se volviò piojos, asì en los hombres como en las bestias; todo el polvo de la tierra se volviò piojos en todo el paìs de Egipto.
Y los hechiceros hicieron asì tambièn, para sacar piojos con sus encantamientos; pero no pudieron. Y hubo piojos tanto en los hombres como en las bestias.
Entonces los hechiceros dijeron a Faraòn: Dedo de Dios es èste. Mas el corazòn de Faraòn se endureciò, y no los escuchò, como Jehovà lo habìa dicho."

Èxodo 9: 8 al 12:
"Y Jehovà dijo a Moisès y a Aaròn: Tomad puñados de ceniza de un horno, y la esparcirà Moisès hacia el cielo delante de Faraòn;
y vendrà a ser polvo sobre la tierra de Egipto, y producirà sarpullido con ùlceras en los hombres y en las bestias, por todo el paìs de Egipto.
Y tomaron ceniza de un horno, y se pusieron delante de Faraòn, y la esparciò Moisès hacia el cielo; y hubo sarpullido que produjo ùlceras tanto en los hombres como en las bestias.
Y los hechiceros no podìan estar delante de Moisès a causa del sarpullido, porque hubo sarpullido en los hechiceros y en todos los egipcios.
Pero Jehovà endureciò el corazòn de Faraòn, y no los oyò, como Jehovà lo habìa dicho a Moisès."

Hasta aquì el aporte que se hicieron en las escrituras de la reforma religiosa de Ezequìas a las plagas de Egipto.
Fueron hechas dos siglos despuès de las plagas originales de la escrituras del reino de judà, y unidas por Esdras a la escritura original.

En el pròximo escrito comentaremos acerca de esta adiciòn a las escrituras originales.

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1345
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Re: COMENTARIOS SOBRE EL ANTIGUO TESTAMENTO

Mensaje por Roberso » Dom Dic 11, 2016 9:19 am

¿ESCRIBIÒ MOISÈS EL PENTATEUCO?..........34

Comentarios a la versiòn de las plagas de Egipto en las escrituras de la reforma religiosa durante el reinado de Ezequìas:

Se observarà que en estas escrituras la estrella es Aaròn, y no es de extrañar ya que los sacerdotes que hicieron estas escrituras eran aarònidas.

En esta versiòn, en la que son 4 las plagas, solamente coinciden:

1.- La conversiòn de las aguas en sangre, con la diferencia que en la versiòn de las escrituras de Judà, solamente fueron las aguas del rìo Nilo la que se convirtieron en sangre. En cambio, en esta versiòn, todas las aguas se convirtieron en sangre, hasta la que estaba en los vasos.

Si consideramos una fantasìa la conversiòn de las aguas del Nilo en sangre, la versiòn de la reforma religiosa durante Ezequìas es super fantasiosa. ¿Por què?

Mientras estaban sucediendo estas plagas, el territorio de Egipto comprendìa todo Canaàn y Siria y su lìmite norte llegaba hasta la frontera de los Hititas, (Alepo), en donde hace la curva hacia el norte el rìo Eufrates, quedando en esa zona, su lìmite este con el desierto de Arabia y el lìmite oeste con el mar Mediterràneo.

Canaàn, que era tierra de Egipto, comprendìa ciudades como Jerusalèn, Ribla y Qadès. Por lo tanto, el rìo Jordàn y el Mar Muerto, estaban en territorio egipcio, y no hay ninguna constancia històrica de que en esas ciudades sus aguas se hubiesen convertido en sangre, incluyendo tambièn el Jordàn y el Mar muerto.

Tampoco hay constancia històrica en que se diga que Canaàn hubiese sufrido de plagas como las que dice la Biblia.

Por lo tanto, es una plaga parecida, pero bien diferentes la una de la otra.

2.- Coinciden las dos versiones en que las dos tienen la plaga de las ranas.

3.- La versiòn de la reforma de Ezequìas tiene la plaga tres que es una plaga del piojos del polvo de la tierra.

4.- Tambièn tiene una plaga, (la cuarta), que es a partir de la ceniza echada al viento, que produjo sarpullido y ùlceras.

Entonces, son sòlo 4 las plagas, y sòlo una coincide con las plagas de las escrituras de Judà.

Eso quiere decir, que al unir Esdras las dos versiones, la del reino de Judà fueron 8 plagas, si consideramos como plaga el asesinato por parte de Jehovà, de todos los primogènitos. Màs las tres plagas incoincidentes de esta versiòn con la primera, hacen en conjunto 13 plagas.
Algunos lectores diràn: Fueron 12 plagas si consideramos que la conversiòn de las aguas del Nilo en sangre, y la conversiòn de todas las aguas de Egipto, incluyendo la de los vasos, es la misma plaga. ¡En fin!

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1345
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Re: COMENTARIOS SOBRE EL ANTIGUO TESTAMENTO

Mensaje por Roberso » Dom Dic 25, 2016 9:19 am

¿ESCRIBIÒ MOISÈS EL PENTATEUCO?..........35

LA TRIPLE VERSIÒN SOBRE EL MAR ROJO:

Sobre este suceso, se encuentran en la Biblia tres versiones diferentes, unidas en una sola por el editor del Pentateuco, Esdras:

1.- La versiòn de las escriruras del reino de Israel,
2.- La versiòn de las escrituras del reino de Juda y
3.- La versiòn de las escrituras de la reforma religiosa del reinado de Ezequìas

Empezaremos con la versiòn del reino de Israel, que se encuentra en:

Èxodo 13: 17 al 19:
"Y luego que Faraòn dejò ir al pueblo, Dios no los llevò por el camino de la tierra de los filisteos, que estaba cerca; porque dijo Dios: Para que no se arrepienta el pueblo cuando vea la guerra, y se vuelva a Egipto.
Mas hizo Dios que el pueblo rodease por el camino del desierto del Mar Rojo. Y subieron los hijos de Israel de Egipto armados.
Tomò tambièn consigo Moisès los huesos de Josè, el cual habìa juramentado a los hijos de Israel, diciendo: Dios ciertamente os visitarà, y harèis subir mis huesos de aquì con vosotros."

Èxodo 14: 11 y 12:
"Y dijeron a Moisès: ¿No habìa sepulcros en Egipto, que nos has sacado para que muramos en el desierto? ¿Por què has hecho asì con nosotros, que nos has sacado de Egipto?
¿No es esto lo que hablamos en Egipto, diciendo: Dèjanos servir a los egipcios? Porque mejor nos fuera servir a los egipcios, que morir nosotros en el desierto."

Èxodo 14: 19,(parte superior), y 20, (parte superior):
"Y el àngel de Dios que iba delante del campamento de Israel, se apartò e iba en pos de ellos;
e iba entre el campamento de los egipcios y el campamento de Israel;"

Èxodo 14: 25, parte superior):
"y quitò las ruedas de sus carros, y los trastornò gravemente. Entonces los egipcios dijeron: Huyamos de delante de Israel....."

Èxodo 15: 20:
"Y Marìa la profetiza, hermana de Aaròn tomò un pandero en su mano, y todas las mujeres salieron en pos de ella con panderos y danza."

Comentarios a esta versiòn:

Aquì se deja bien claro que el Dios de Israel QUITÒ LAS RUEDA DE LOS CARROS de los egipcios, trastornàndolos gravemente, o sea que causò perturbaciòn en los seguidores del pueblo, a tal punto que dejaron de perseguirlos.


Seguiremos con la versiòn de la escrituras del reino de Judà.

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1345
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Re: COMENTARIOS SOBRE EL ANTIGUO TESTAMENTO

Mensaje por Roberso » Dom Ene 08, 2017 9:07 am

¿ESCRIBIÒ MOISÈS EL PENTATEUCO?..........36

Versiòn sobre el Mar Rojo en las escrituras del reino de Judà:

Èxodo 14: 5 al 7:
"Y fue dado aviso al rey de Egipto, que el pueblo huìa; y el corazòn de Faraòn y de sus siervos se volviò contra el pueblo, y dijeron: ¿Còmo hemos hecho esto de haber dejado ir a Israel, para que no nos sirva?
Y unciò su carro, y tomò consigo su pueblo;
y tomò seiscientos carros escogidos, y todos los carros de Egipto, y los capitanes sobre ellos."

Èxodo 14: 10,(parte de abajo); 13 y 14:
"......por lo que los hijos de Israel temieron en gran manera, y clamaron a Jehovà.
Y Moisès dijo al pueblo: No temàis; estad firmes, y ved la salvaciòn que Jehovà harà hoy con vosotros; porque los egipcios que hoy habèis visto, nunca màs para siempre los verèis.
Y Jehovà pelearà por vosotros, y vosotros estarèis tranquilos."

Èxodo 14: 19.(parte inferior), y 20, (parte inferior):
".......y asìmismo la columna de nube que iba delante de ellos se apartò y se puso a sus espaldas.
.....y era nube y tinieblas para aquellos, y alumbraba a Israel de noche, y en toda aquella noche nunca se acercaron los unos a los otros."
Exodo 14: 24 y 27,(parte inferior):
"Aconteciò a la vigilia de la mañana que Jehovà mirò el campamento de los egipcios desde la columna de fuego. y nube, y trastornò el campamento de los egipcios,
y cuando amanecìa, el mar se volviò con toda su fuerza, y los egipcios al huir se encontraban con el mar; y Jehovà derribò a los egipcios en medio del mar."

Èxodo 14: 30 y 31:
"Asì salvò aquel dìa Jehovà a Israel de mano de los egipcios; e Israel vio a los egipcios muertos a la orilla del mar.
Y vio Israel aquel grande hecho que Jehovà ejecutò contra los egipcios; y el pueblo temiò a Jehovà, y creyeron a Jehovà y a Moisès su siervo."

Comentarios a la versòn de las escrituras del reino de Judà:

Tampoco en esta versiòn hay la espectacularidad de las aguas del mar que se dividen sino que Jehovà produjo una fuerte oleada que alcanzò el campamento egipcio, ahogàndolos.

Seguiremos con la versiòn de las escrituras de la reforma religiosa durante el reinado de Ezequìas.

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1345
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Re: COMENTARIOS SOBRE EL ANTIGUO TESTAMENTO

Mensaje por Roberso » Dom Ene 22, 2017 9:39 am

¿ESCRIBIÒ MOISÈS EL PENTATEUCO?..........37

Versiòn del Mar Rojo de las escrituras de la reforma religiosa durante Ezequìas:

Dos siglos despuès de las dos versiones que vimos en escritos anteriores, y siete siglos despuès del Èxodo, apareciò durante el reinado del Rey Ezequìas, una escritura de apoyo a su reforma religiosa. Estas escrituras contenìan una versiòn, bastante espectacular por cierto, sobre el Mar Rojo. Por supuesto, Esdras tuvo que incluirla en su Pentateuco junto con las versiones de los reinos, de Israel y Judà. Repetimos: Esta versiòn se hizo dos siglos despuès de las anteriores y siete siglos despuès del Èxodo. ¡Veamos!

Èxodo 14: 1 al 4 y 8:
"Hablò Jehovà a Moisès, diciendo: Dì a los hijos de Israel que den la vuelta y acampen delante de Pi-hahirot; entre Migdol y el mar hacia Baal-sefòn; delante de èl acamparèis junto al mar.
Porque Faraòn dirà de los hijos de Israel: Encerrados estàn en la tierra, el desierto los ha encerrado.
Y yo endurecerè el corazòn de Faraòn para que los siga; y serè glorificado en Faraòn y en todo su ejèrcito, y sabràn los egipcios que yo soy Jehovà. Y ellos lo hicieron asì.
Y endureciò Jehova el corazòn de Faraòn rey de Egipto, y èl siguiò a los hijos de Israel; pero los hijos de Israel habìan salido con mano poderosa."

Èxodo 14: 10,(primera y tercera parte), y 15 al 18:
"Y cuando Faraòn se hubo acercado, los hijos de Israel alzaron sus ojos, y he aquì que los egipcios venìan tras ellos; y clamaron a Jehovà.
Entonces Jehovà dijo a Moisès: ¿Por què clamas a mì? Dì a los hijos de Israel que marchen.
Y tù alza tu vara, y extiende tu mano sobre el mar, y divìdelo, y entren los hijos de Israel por en medio del mar, en seco.
Y he aquì, yo endurecerè el corazòn de los egipcios para que los sigan; y yo me glorificarè en Faraòn y en todo su ejèrcito, en sus carros y en su caballerìa;
y sabràn los egipcios que yo soy Jehovà, cuando me glorifique en Faraòn, en sus carros y en su gente de a caballo."

Èxodo 14: 21, (primera y tercera parte):
"Y extendiò Moisès sus manos sobre el mar, y volviò el mar en seco, y las aguas quedaron divididas."

Exodo 14: 22 y 23:
"Entonces los hijos de Israel entraron por el medio del mar, en seco, teniendo las aguas como muro a su derecha y a su izquierda.
Y siguièndolos los egipcios, entraron tras de ellos hasta la mitad del mar, toda la caballerìa de Faraòn, sus carros y su gente a caballo."

Èxodo 14: 26 y 27, (parte superior):
"Y Jehovà dijo a Moisès: Extiende tu mano sobre el mar, para que las aguas vuelvan sobre los egipcios, sobre sus carros y sobre su caballerìa.
Entonces Moisès extendiò su mano sobre el mar."

Èxodo 14: 28 y 29:
"Y volvieron las aguas, y cubrieron los carros y la caballerìa, y todo el ejèrcito de Faraòn que habìa entrado tras ellos en el mar; no quedò de ellos ni uno.
Y los hijos de Israel fueron por el medio del mar, en seco, teniendo las aguas por muro a su derecha y a su izquierda."

Comentario sobre este relato:

1.- Los sacerdotes que hicieron esta versiòn para apoyo de la reforma religiosa durante Ezequìas, ¿no sabìan que en las escrituras de los reinos de Israel y Judà, la versiòn de la salida del pueblo no contemplaba esta fantasìa? En esas versiones, Jehovà lo que hizo fue trastornar a los egipcios, y en la versiòn de Judà, ademàs del trastorno hubo una oleada que ahogò a los egipcios, ya fantasiosa tambièn esta oleada, pero............¿dividirse las aguas del Mar Rojo para que pasara el pueblo en seco? ¡Por Dios!

2.- ¿De dònde saliò esa gran cantidad de caballos para los carros y la caballerìa?
Dice en la versiòn del reino de Judà: " y tomò seiscientos carros escogidos y TODOS LOS CARROS DE EGIPTO,........"
Seiscientos carros son por lo menos, seiscientos caballos, Y TODOS LOS CARROS DE EGIPTO, no dice cuàntos, pero dice TODOS. Los carros son tirados por caballos, entonces eran mucho màs de SEISCIENTOS CABALLOS.

Pero resulta que en la persecuciòn tambièn iba la caballerìa, que no dicen la cantidad que formaba esa caballerìa, pero eran màs caballos todavìa.
Y de nuevo uno pregunta: ¿De dònde saliò tal cantidad de caballos? ¿Acaso resucitaròn?
Hay que acordarse que con una de las pestes, MURIÒ TODO EL GANADO, que incluìa tambièn los caballos.
Despuès que murieron en la plaga que eliminò todo el ganado, tambièn el asesinato de todos los primogènitos por parte de Jehovà, incluìa los primogènitos de los animales, que tampoco se sabe de dònde salieron despùes de que habìan muerto todos. Y ahora, aparecen caballos como arroz, para perseguir al pueblo.
¡Las cosas "santas" que hay que leer!

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1345
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Re: COMENTARIOS SOBRE EL ANTIGUO TESTAMENTO

Mensaje por Roberso » Dom Feb 05, 2017 9:33 am

¿ESCRIBIÒ MOISÈS EL PENTATEUCO?..........38

EL DOBLETE DE LA LLEGADA AL SINAÌ:

Existìan dos versiones sobre este suceso que Esdras las uniò en los capìtulos 19 y 20 del Èxodo. Las versiones eran las de las escrituras del reino de Israel y la de las escrituras del reino de Judà.

Las del reino de Israel estàn en Èxodo 19: 2 al 9; 16, (parte baja); 17 y 19; y capìtulo 20: 18 al 26:

Èxodo 19: 2 al 9:
"Habìan salido de Refidim, y llegaron al desierto de Sinaì, y acamparon en el desierto; y acampò allì Israel delante del monte.
Y Moisès subiò a Dios; y Jehovà lo llamò desde el monte, diciendo: Asì diràs a la casa de Jacob, y anunciaràs a los hijos de Israel:
Vosotros visteis lo que hice a los egipcios, y còmo os tomè sobre alas de àguilas , y os he traìdo a mì.
Ahora, pues, si dìereis oìdo a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros serèis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mìa es toda la tierra.
Y vosotros me serèis un reino de sacerdotes, y gente santa. Estas son las palabras que diràs a los hijos de Israel.
Entonces vino Moisès, y llamò a los ancianos del pueblo, y expuso en presencia de ellos todas estas palabras que Jehovà le habìa mandado.
Y todo el pueblo respondiò a una, y dijeron: Todo lo que Jehovà ha dicho haremos. Y Moisès y refiriò a Jehovà las palabras del pueblo.
Entonces Jehovà dijo a Moisès: He aquì, yo vengo a ti en una nube espesa, para que el pueblo oiga mientras yo hablo contigo, y tambièn para que te crean para siempre. Y Moisès refiriò las palabras del pueblo a Jehovà."

Èxodo 19: 16(segunda parte), 17 y 19:
".......vinieron truenos y relàmpagos, y espesa nube sobre el monte, y sonido de bocina muy fuerte; y se estremeciò todo el pueblo que estaba en el campamento.
Y Moisès sacò del campamento al pueblo para recibir a Dios; y se detuvieron al pie del monte.
El sonido de la bocina iba aumentando en extremo; Moisès hablaba, y Dios le respondìa con voz tronante."

Èxodo 20: 18 al 26:
"Todo el pueblo observaba el estruendo y los relàmpagos, y el sonido de la bocina, y el monte que humeaba; y vièndolo el pueblo, temblaron, y se pusieron de lejos.
Y dijeron a Moisès: Habla tù con nosotros, y nosotros oiremos; pero no hable Dios con nosotros, para que no muramos.
Y Moisès respondiò al pueblo: No temàis; porque para probaros vino Dios, y para que su temor estè delante de vosotros, para que no pequèis.
Entonces el pueblo estuvo a lo lejos, y Moisès se acercò a la oscuridad en la cal estaba Dios.
Y Jehovà dijo a Moisès: Asì diràs a los hijos de Israel: Vosotros habèis visto que he hablado desde el cielo con vosotros.
No hagàis conmigo dioses de plata, ni dioses de oro os harèis.
Altar de tierra haràs para mì, y sacrificaràs sobre èl tus holocaustos y tus ofrendas de paz, tus ovejas y tus vacas; en todo lugar donde yo hiciere que estè la memoria de mi nombre, vendrè a ti y te bendecirè.
Y si me hicieres altar de piedras, no las labres de canterìa; porque si alzares herramienta sobre èl, lo profanaràs.
No subiràs por gradas a mi altar, para que tu desnudez no se descubra junto a èl."

Seguiremos con la versiòn de LA LLEGADA AL SINAÌ de las escrituras del reino de Judà.

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1345
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Re: COMENTARIOS SOBRE EL ANTIGUO TESTAMENTO

Mensaje por Roberso » Dom Feb 19, 2017 9:10 am

¿ESCRIBIÒ MOISÈS EL PENTATEUCO?..........39

LA LLEGADA AL SINAÌ: Versiòn de las escrituras del reino de Judà que figuran en Èxodo 19: 10 al 16(Parte superior); 18; 20 al 25:

Èxodo 19: 10 al 16(parte superior):
"Y Jehovà dijo a Moisès: Vè al pueblo, y santifìcalos hoy y mañana; y laven sus vestidos,
y estèn preparados para el dìa tercero, porque el tercer dìa Jehovà descenderà a ojos de todo el pueblo sobre el monte de Sinaì.Y señalaràs tèrmino al pueblo en derredor, diciendo: Guardaos, no subàis al monte, ni toquèis su lìmites; cualquiera que tocare el monte de seguro morirà.
No lo tocarà mano porque serà apedreado o asaetado, sea animal o sea hombre, no vivirà. Cuando suene largamente la bocina, subiràn al monte.
Y descendiò Moisès del monte al pueblo, y santificò al pueblo; y lavaron sus vestidos.
Y dijo al pueblo: Estad preparados para el tercer dìa; no toquèis mujer.
Aconteciò que al tercer dìa, cuando vino la mañana,"

Èxodo 19: 18; 20 al 25:
"Todo el monte Sinaì humeaba, porque Jehovà habìa descendido sobre èl en fuego; y el humo subìa como el humo de un horno, y todo el monte se estremecìa en gran manera.
Y descendiò Jehovà sobre el monte Sinaì, sobre la cumbre del monte; y llamò Jehovà a Moisès a la cumbre del monte, y Moisès subiò.
Y Jehovà dijo a Moisès: Desciende, ordena al pueblo que no traspase los lìmites para ver a Jehovà, porque caerà multitud de ellos.
Y tanbièn que se santifiquen los sacerdotes que se acercan a Jehovà, para que Jehovà no haga en ellos estrago.
Moisès dijo a Jehovà: El pueblo no podrà subir al monte Sinaì, porque tù nos has mandado diciendo: Señala lìmites al monte , y santifìcalo.
Y Jehovà le dijo: Vè, desciende, y subiràs tù, y Aaròn contigo; mas los sacerdotes y el pueblo no traspasen el lìmite para subir a Jehovà, no sea que haga en ellos estrago.
Entonces Moisès descendiò y se lo dijo al pueblo.

Observaciones a estas versiònes de la llagada a Sinaì:

O el monte Sinaì tenìa un ascensor, o Moisès es entonces el rey de los alpinistas ya que sin ningùn equipo especial para escalar, subìa y bajaba del monte como quien sube y baja las escaleras de su casa.

En la actualidad se puede subir y bajar en un dìa, pero para subir se cuenta con dos medios para hacerlo: Subir en camello o por una escalera que tiene 3.750 escalones empinadìsimos segùn los excursionistas, y repito, son medios para subir.............¡EN LA ACTUALIDAD!
Cuando llegaron a Sinaì, el monte estaba virgen. Una mole de granito de 2.285 metros de altura, sin comodidades para subirlo como hoy, y bajarlo en un solo dìa.

Pero, leamos:

Èxodo 19: 3: "Y Moisès SUBIÒ A DIOS; y Jehovà lo llamò desde el monte............."

Jehovà manda un mensaje al pueblo con Moisès, èste BAJA y dice en Èxodo 19: 7: " Entonces VINO MOISÈS, y llamò a los ancianos del pueblo.........."

Moisès SUBE otra vez al monte, y segùn Èxodo 19: 8: "Entonces Moisès refiriò a Jehovà las palabras del pueblo."

Moisès esta arriba del monte, hablando con Jehovà, y en Exodo 19: 14: "Y DESCENDIÒ MOISÈS del monte al pueblo, y santificò al pueblo; y lavaron sus vestidos."

Al tercer dìa de esta santificaciòn, segùn Exodo 19: 20: " Y descendiò Jehovà sobre el monte Sinaì, sobre la cumbre del monte; y llamò Jehovà a Moisès a la cumbre del monte, Y MOISÈS SUBIÒ."

Èxodo 19: 24: "Y Jehovà le dijo: VÈ DESCIENDE, y SUBIRÀS TÙ. y Aaròn contigo..........."

Èxodo 19: 25: "Entonces MOISÈS DESCENDIÒ, y se lo dijo al pueblo."

¡Què bàrbaro! Por cierto, hay màs escaladas y bajadas para recibir los mandamientos.

Un excursionista que subiò al monte, dice que despuès de subir y bajar el monte en un dìa, con camellos y otras comodidades de la actualidad, quedaron extenuados. Tambièn dice que no todos los que emprendieron la subida la completaron sino que abandonaron por cansancio.

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1345
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Re: COMENTARIOS SOBRE EL ANTIGUO TESTAMENTO

Mensaje por Roberso » Dom Mar 05, 2017 11:37 am

¿ESCRIBIÒ MOISÈSEL PENTATEUCO?..........40

EL TABERNÀCULO..........1


Sobre el Tabernàculo hay dos versiones en la Biblia, esta vez separadas una de otra. Las dos, aunque separadas por Esdras para darle màs autenticidad, ¿figuraban en las escrituras de Israel? ¡No señor!
¿Figuraban en las escrituras del reino de Judà? ¡Tampoco!Los escritos sobre el arca, fueron hechos durante la reforma religiosa del rey Ezequìas, o sea, ocho siglos despuès de la muerte de Moisès.
Esto hizo que Esdras, el recopilador, organizador, y hasta intervencionista de todos los relatos que forman El Pentateuco, lograra otra màs de las tantas incongruencias que tiene la Biblia. Ya vimos que los dos capìtulos son de una misma autorìa. Esdras dividiò este relato, quizàs el màs extenso de todo el Pentateuco, (6 capìtulos completos), en dos partes. La primera de ellas, con la sugerencia de que eran las instrucciones para la preparaciòn del Tabernàculo, y que figura en Ex. 25: 1 hasta el 31: 11; y la segunda, que viene a ser su construcciòn, y que figura en Ex. 35: 1 al 40: 38.

¿Por què Esdras dividiò este relato causando asì la incongruencia de la que hablaremos? ¿Por lo extenso del mismo? ¿Porque quizo cerrar el libro Exodo con este relato? ¡Vaya usted a saber! Pero lo cierto es que haciendo la separaciòn cometiò una pifia tremenda.


Supuestamente, la parte que dejò en Ex.25:1 al 31: 11, como se indicò antes son las instrucciones para la preparaciòn del Tabernàculo y nada màs.

La construcciòn debiò efectuarse totalmente en Ex. 35:1 al 40: 38, pero en esta segunda parte, SE CONSTRUYÒ ALGO QUE YA ESTABA CONSTRUÌDO.

Cuando Jehovà termina de dar las instrucciones para su construcciòn en Ex. 33: 7 al 11, dice al momento de reanudar la marcha:

"Y Moisès TOMÒ el Tabernàculo, y lo LEVANTÒ lejos, fuera del campamento, y lo llamò el Tabernàculo de la reuniòn. Y CUALQUIERA QUE BUSCABA A JEHOVÀ, salìa al tabernàculo de reuniòn que estaba fuera del campamento."

"Y sucedìa que cuando salìa Moisès al tabernàculo, todo el pueblo se levantaba, y cada cual estaba en pie a la puerta de su tienda, y miraban en pos de Moisès, hasta que èl ENTRABA en el tabernàculo. Cuando Moisès ENTRABA en el tabernàculo, la columna de nube descendìa y SE PONÌA A LA PUERTA del tabernàculo, y Jehovà hablaba con Moisès."

"Y viendo todo el pueblo la columna de nube que estaba a la puerta del tabernàculo, se levantaba cada uno a la puerta de su tienda y adoraba. Y hablaba Jehovà a Moisès CARA A CARA como habla cualquiera a su compañero. Y èl volvìa al campamento; pero el joven Josuè hijo de Nun, su servidor, NUNCA SE APARTABA DE EN MEDIO DEL TABERNÀCULO."

Para TOMAR y LEVANTAR el tabernàculo debiò estar hecho. Para SALIR al tabernàculo para hablar con Jehovà, el tabernàculo debiò estar hecho o construìdo.Si la nube DESCENDÌA HASTA LA PUERTA DEL TABERNÀCULO, es porque el tabernàculo debìa estar terminado. Si Josuè nunca se apartaba DE EN MEDIO DEL TABERNÀCULO, es porque el tabernàculo estaba construìdo.

Si en Èxodo, Capìtulo 40 dice que el tabernàculo fue erigido, ¿còmo es posible si un tiempo antes que FUER ERIGIDO, el tabernàculo ya estaba funcionando segùn lo que hemos leìdo? ¡Cosas de la Biblia! ¿Inspiraciòn divina? Lo dudamos.

Pero si en lo que acabamos de analizar en Ex. 33: 7 al 11, en estos cinco versìculos hay una incongruencia bìblica màs, y una contradicciòn bìblica màs; la incongruencia es esta: "Y cualquiera que buscaba a Jehovà salìa al tabernàculo." Eso no es verdad, segùn la misma Biblia. El contacto con Jehovà estaba restrigido a Moisès, Aaròn y los sacerdotes o cualquiera otra persona dirigida por èstos. Cualquiera otra persona que entrara allì, serìa ejecutada. Asì es que, es muy alegre y mentirosa esa menciòn de que: " Cualquiera que buscara a Jehovà, salìa al tabernàculo."

La contradicciòn es la que dice: "Y hablaba Jehovà a Moisès CARA A CARA"..... como dice en Ex. 33: 11, cuando en unos versìculos anteriores dice exactamente lo contrario.

En Ex. 31: 20, Jehovà le dice a Moisès: "No podràs ver mi rostro; porque no me verà hombre y vivirà." ¡Nada como las "coincidencias" bìblicas! ¿Inspiraciòn divina?

Pero hay otra incongruencia màs. Peor todavìa que en una de las dos versiones del diluvio, en la que el diluvio es anunciado 7 dìas antes de que sucediera, y que sin embargo durante ese lapso es construìdo lo que para su època era un coloso: El arca de Noè.

Acà, el pueblo estaba acampado al pie del monte Sinaì, en el desierto con el mismo nombre en lo que abunda es arena y piedras. El pueblo habìa utilizado las alhajas que despojaron a los egipcios, en la fundiciòn del becerro de oro. Sin embargo, el tabernàculo es construìdo allì, al pie del monte Sinaì.

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1345
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Re: COMENTARIOS SOBRE EL ANTIGUO TESTAMENTO

Mensaje por Roberso » Dom Mar 19, 2017 9:06 am

¿ESCRIBIÒ MOISÈS EL PENTATEUCO?..........41

EL TABERNÀCULO..........2

LA CONSTRUCCIÒN DEL TABERNÀCULO.....¿MISIÒN POSIBLE?

¡Veamos! Ya vimos que el Tabernàculo empezò a construirse despuès de que ya estaba construìdo segùn lo hemos visto en la misma Biblia. Pero...¿ era posible construirlo allì, en pleno desierto en donde el agua y la sombra escaseaban?

No era una cosa simple. Empezando: El oro que habìan despojado a los egipcios se gastò en la construcciòn del becerro de oro. Oro que hasta de las orejas se lo quitaron en aretes y adornos. Sin embargo, los materiales que se usaron para la construcciòn de tabernàculo fueron, segùn la Biblia:

"Oro, plata, cobre, azul, pùrpura, carmesì, lino fino, pelo de cabras, pieles de carneros teñidas de rojo, pieles de tejones, madera de acacia, aceite para el alumbrado, especias para el aceite de la unciòn y para el aceite aromàtico, piedras de ònice, y piedras de engaste para el efod y para el pectoral."

Pero no eran solamente los materiales sino todo el proceso que se iba a hacer con ellos. La construcciòn del arca REVESTIDA DE ORO, que ademàs llevaba trabajos de ORO DE FUNDICIÒN, y las varas de acacia FORRADAS EN ORO para transportarla enganchàndola en ANILLOS DE ORO. Tambièn, la hechura del propiciatorio DE ORO. Dos querubines DE ORO martillado, con las alas extendidas.

Ademàs de eso, una mesa de acacia CUBIERTA DE ORO, con una cornisa DE ORO alrededor. Esta mesa tambièn con CUATRO ANILLOS DE ORO para ser transportada con dos palancas de madera de acacia FORRADAS DE ORO. Para la mesa: Platos, cucharas cubiertos de ORO y tazones de ORO FINO.

Un gran candelero de pie, de siete brazos TODO DE ORO, hasta sus adornos. Otros adornos, lamparillas con sus despabiladeras y sus platillos, TODO DE ORO PURO.

Diez cortinas de lino torcido azul, pùrpura y carmesì con querubines y obra primorosa. Cada cortina medìa doce y medio metros de largo, por un metro setenta y cinco de ancho. Ademàs, once cortinas de pelo de cabra de 13, 30 metros de largo por 1,75 de ancho. La tienda llevaba una cubierta de pieles de carnero teñidas de rojo con pieles de tejones encima.

Y para el tabernàculo, tablas de madera de acacia derechas, o sea, cortadas con precisiòn, de 4,50 metros de largo por 0,65 de ancho. Suficientes tablas para hacer el Tabernàculo de 13,30 metros de largo por 4,50 de ancho y 4,50 de alto. Todas las tablas CUBIERTAS DE ORO con anillos y 16 barras para transportarlo. Los anillos DE ORO y las barras CUBIERTAS DE ORO, etc., etc.

Hay eruditos bìblicos que sostienen que el Tabernàculo nunca existiò y que fue una "mentira piadosa" para justificar la construcciòn del santuario del templo erigido años despuès, con las medidas y con las exigencias que figuran en Exodo. Tambièn dicen que era sumamente difìcil que el pueblo, errando en el desierto anduviera transportando el tabernàculo.

Roberso
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 1345
Registrado: Mar Mar 08, 2011 1:37 pm

Re: COMENTARIOS SOBRE EL ANTIGUO TESTAMENTO

Mensaje por Roberso » Dom Abr 02, 2017 9:18 am

¿ESCRIBIÒ MOISÈS EL PENTATEUCO?..........42


EL TABERNÀCULO..........3


COMENTARIO:

¿De què manera, y con què habilidades y herramientas especiales, un pueblo criador y pastor de ganado menor pudo haber hecho una obra tan refinada y precisa, y ademàs, en medio del desierto?

Salieron apresurados del delta del Nilo, cargando la masa de harina en hombros, con ropas y alhajas despojadas de los egipcios, segùn Èxodo 12:35:
"E hicieron los hijos de Israel conforme al mandamiento de Moisès, PIDIENDO a los egipcios alhajas de plata, y de oro, y vestidos."
Cosa que no fuè como dice en versìculo anterior, ya que en el siguiente versìculo pues el PEDIDO no fue tal ya que fue un vulgar DESPOJO, segùn se dice en Êxodo 12: 36:
"Y Jehovà dio gracia al pueblo delante de los egipcios, y les dieron cuanto pedìan; asì DESPOARON A LOS EGIPCIOS."

Para que no quede duda, la diferencia entre pedir, dar y despojar es:

PEDIR: Rogar o demandar a uno QUE DÈ o haga una cosa.

DAR: Donar.

DESPOJAR: Privar de algùn bien. Hacerlo con violencia.

¡Bueno! Lo cierto es que la plata y el oro que dieron los egipcios pero que en realidad no lo dieron sino que fueron DESPOJADOS del oro y la plata, ¿què se hicieron esos metales?

Segùn el Èxodo 32: 2 al 4:
"Y Aaròn les dijo: Apartad los zarcillos de oro que estàn en las orejas de vuestras mujeres, de vuestros hijos y de vuestras hijas, y traèdmelos.
Entonces TODO EL PUEBLO apartò los zarcillos de oro que tenìan en sus orejasy los trajeron a Aaròn;
y èl tomò de las manos de ellos, y le dio forma con buril, e hizo de ello UN BECERRO DE FUNDICIÒN.........."

Entonces: ¿De dònde saliò todo el oro que demandaba la construcciòn del tabernàculo?

Pasando hambre y sed en el desierto. Gastaron el oro que saqueraon en la fundiciòn del becerro de oro, y de prono se encuentran estos pastores, allì en pleno desierto, con un montòn de oro, y ademàs, en condiciones de montar:

1.- Taller de fundiciòn.

2.- Taller de orfebrerìa.

3.- Curtiembre.

4.- Telares.

5.- Fàbrica de tintes.

6.- Fàbrica de teñidos.

7.- Taller de carpinterìa.

8.- Taller de costura.

Ademàs, en pleno desierto, ¿de dònde sacaron toda la madera que se necesitaba para construir el tabernàculo?
No era 4 tablas. Era mucha madera. ¡Veamos!

EL ARCA:

De madera de acacia con logitud de dos codos y medio, (418 mm cada codo), igual a 1, 045 metros.
Ancho: 1 y medio codo, (62, 7 centìmetros).
Alto: 1 y medio codo, (62, 7 centìmetros).
Ademàs: Las varas de madera, (2), para transportarla.

PARA EL TABERNÀCULO:

Una mesa de madera de acacia de 2 codos de largo, un codo de ancho y codo y medio de alto, (1, 045 x 0,45 x 0, 62 mts). Ademàs, dos varas de madera para transportarla.

Veinte tablas por lado de 10 codos de lardo, (4, 20 mts.), por codo y medio de ancho, (62, 7 centìmetros). Tolal: 52,66 metros cuadrados por un lado.

La misma cantidad por el otro lado, nos dan 105,32 metros cuadrados por los dos lados.

Seis tablas para la parte posterior, màs dos tablas por esquina para los àngulos posteriores que hacen un total de 10 tablas a razòn de 2,63 metros cuadrados por tabla x 10 tablas, da 26,30 metros cuadrados que los sumamos a los 105,32 metros cuadrados que tenìamos, y nos da un total de 131,62 metros cuadrados de madera, ademàs de la madera de la mesa y del arca, màs 15 barras de madera para transportar el tabernàculo que tampoco se especifican sus medidas.

Ahora, imagìnense el lado de una casa sin ventanas y con una altura de 3 metros. Toda esa madera encontrada, talada, y cortada en piezas, cubrirìan el lado de una casa con la altura de tres metros, por un largo de 43,87 ,metros. Casi media cuadra de largo. Allì en pleno desierto. Y no se especifica el volumen de la madera, porque no hay informaciòn del grosor de cada tabla. Tampoco informaciòn sobre las barras de madera requeridas para transportar el arca, las mesa y el tabernàculo.


Insisto en las preguntas:

¿Un pueblo criador y pastor de ganado menor con esas especialidades?

¿En pleno desierto?

Para finalizar con el Tabernàculo y con el Exodo, comentaremos que en Ex. 40: 35 dice: "Y no podìa Moisès entrar en el tabernàculo de reuniòn, PORQUE LA NUBE ESTABA SOBRE ÈL, y la gloria de Jehovà lo llenaba." Esto no concuerda con lo que se habìa dicho en Ex. 33: 9, que cuando Moisès entraba en el tabernàculo, la columna de nube descendìa y se ponìa a la puerta del tabernàculo, y Jehovà hablaba con Moisès. ¿?

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 6 invitados