COMO LLEGO CON GARANTIA HASTA HOY ,EL MENSAJE DE LA BIBLIA

Religiones, espiritualidad, la vida después de la muerte, reencarnación, creencias, agnosticismo, filosofía, etc.
Responder
SOLOBIBLIA
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 804
Registrado: Mié Ago 13, 2008 9:42 pm

COMO LLEGO CON GARANTIA HASTA HOY ,EL MENSAJE DE LA BIBLIA

Mensaje por SOLOBIBLIA » Dom Nov 23, 2008 2:35 am

Cómo las buenas nuevas fueron preservadas
MUCHOS escritos antiguos han desaparecido. Al igual que los hombres que los hicieron, han vuelto al polvo y han sido olvidados. Solo quedan fragmentos de la mayor parte de la literatura de hace miles de años. ¡Pero la Biblia continúa viviendo! Es tal como 1 Pedro 1:24, 25 declara:
“Porque ‘toda carne es como hierba, y toda su gloria es como una flor de la hierba; la hierba se marchita, y la flor se cae, pero el dicho de Jehová [Dios] dura para siempre.’ Pues, éste es el ‘dicho,’ esto que se les ha declarado a ustedes como buenas nuevas.”
El que la Biblia haya sobrevivido tanto los estragos del tiempo como los ataques de sus enemigos es sorprendente. No hay duda de que Dios se aseguró de que las “buenas nuevas” fueran preservadas para que nos guiaran a través de estos actuales días críticos.
PRESERVANDO LA BIBLIA
2 Los escritores inspirados registraron los “libritos” originales en materiales que estaban hechos de pieles de animales. Hombres fieles se encargaron de que estos registros antiguos fueran preservados a salvo “al lado del arca,” la caja sagrada que Dios había mandado a los israelitas que hicieran. (Deuteronomio 31:26; 1 Samuel 10:25) Cuando Israel cayó en la idolatría, la Ley que había sido escrita por Moisés se perdió por un tiempo, pero el buen rey Josías la halló cuando estaba reparando el templo de Jerusalén. Estos escritos originales desaparecieron a más tardar cuando los babilonios destruyeron este templo en 607 a. de la E.C.
3 Sin embargo, para entonces ya se habían hecho otras copias manuscritas de esas Escrituras inspiradas, de modo que Daniel, el siervo de Dios, un cautivo en Babilonia, ‘discernió por los libros’ (la profecía de Jeremías), que el cautiverio judío terminaría después de setenta años, en 537 a. de la E.C. (Daniel 9:2) Y la historia relata que sí terminó, por un milagro de Dios, en ese mismísimo año, y que un resto de judíos regresó a Jerusalén para reedificar el templo de Dios.
4 Después de esta restauración, “Esdras el copista” estuvo entre los que fomentaron la “lectura en voz alta del libro de la ley del Dios verdadero de día en día” entre los judíos que estaban reunidos en una asamblea. (Nehemías 8:13, 18) Parece que en aquellos días muchos copistas estaban ocupados escribiendo a mano las Escrituras para hacerlas disponibles a los judíos, quienes estaban esparcidos en comunidades por todo el mundo antiguo. Alrededor de 280 a. de la E.C. se comenzaron a traducir las Escrituras Hebreas al griego en Alejandría, Egipto, para el beneficio de los judíos de habla griega que vivían allí. Esta traducción al griego se conoce como la Versión de los Setenta, pues se dice que fue traducida por setenta judíos.
5 Las copias de las Escrituras Hebreas se escribieron con esmerado cuidado y los escribas tomaron precauciones extraordinarias para asegurarse de que éstas no tuvieran error alguno. ¿Contaban el número de palabras, aun el número de letras, y si tan siquiera una sola letra estaba equivocada, desechaban esa sección del manuscrito y volvían a escribirla. Como prueba de esta exactitud, manuscritos que datan del siglo décimo E.C. contienen básicamente el mismo registro que el recientemente descubierto “Rollo del Mar Muerto” de Isaías, que fue copiado en el primer o segundo siglo a. de la E.C. ¡Más de mil años de copiar y volver a copiar no produjeron ninguna tergiversación del texto bíblico!
6 De manera similar, se prestó atención minuciosa a los detalles al volver a copiar los manuscritos de las Escrituras Griegas Cristianas. De modo que podemos estar seguros de que los textos hebreo y griego, de los cuales se han traducido nuestras Biblias modernas, son básicamente iguales a las copias originales escritas a mano que fueron ‘inspiradas de Dios.’ Un estudio comparativo de decenas de miles de manuscritos en muchos idiomas prueba que esto es así. Sí, la Biblia impresa, tal como la tenemos ahora, en más de 1.500 idiomas, es la misma “palabra” que fue escrita a mano por inspiración de Dios, desde el siglo dieciséis a. de la E.C. hasta el primer siglo E.C.
INTENTOS POR SUPRIMIR LAS “BUENAS NUEVAS”
7 La Biblia siempre ha tenido enemigos. Es sorprendente el hecho de que sus principales enemigos han sido líderes religiosos que afirmaban enseñar la Biblia. Por ejemplo, los líderes religiosos entre los judíos del tiempo de Jesús habían ‘invalidado la palabra de Dios’ debido a que enseñaban “tradición” y “mandatos de hombres como doctrinas.” (Mateo 15:6-9) Jesús los condenó por esto, diciéndoles:
“Ustedes proceden de su padre el Diablo, y quieren hacer los deseos de su padre. . . . [Él] no permaneció firme en la verdad, porque la verdad no está en él. Cuando habla la mentira, habla según su propia disposición, porque él es mentiroso y el padre de la mentira.” (Juan 8:44)
Debido a que Jesús hablaba la verdad, proclamando las “buenas nuevas” del propósito de Dios de libertar a la humanidad, aquellos guías religiosos hicieron que Jesús fuera muerto. Y aunque Jesús estableció la congregación cristiana como “columna y apoyo de la verdad,” el Diablo, Satanás, continuó oponiéndose a las “buenas nuevas,” usando sus agentes religiosos en la Tierra para lograr esta meta.—1 Timoteo 3:15.
8 En 56 E.C. el apóstol Pablo predijo lo que sucedería al decirle a los ancianos de la congregación cristiana de Éfeso:
“Después de mi partida entrarán entre ustedes lobos opresivos y no tratarán al rebaño con ternura, y de entre ustedes mismos se levantarán varones y hablarán cosas torcidas para arrastrar a los discípulos tras sí.” (Hechos 20:29, 30)
Conforme a esta profecía, dentro de tres siglos la gran apostasía ocurrió. Fue en 325 E.C. que el no bautizado emperador romano Constantino fundó la “cristiandad.” Este sistema religioso tergiversó la doctrina cristiana y la combinó con muchos misterios de inspiración satánica de la antigua Babilonia, que según muestra la Biblia es la ciudad madre de toda la religión falsa. Así, la religión de la cristiandad llegó a ser parte del imperio mundial de religión falsa, “Babilonia la Grande, la madre de las rameras y de las cosas repugnantes de la tierra.” (Revelación 17:3-5) Esta prostitución se refiere a las acciones de las sectas religiosas que afirman pertenecer a Dios pero que son muy amigas de los corruptos líderes políticos de este mundo inicuo; esto las hace ‘enemigas de Dios.’ (Santiago 4:4) A menudo las sectas religiosas de la cristiandad han aguijoneado a los gobernantes políticos para que éstos persiguieran a los cristianos verdaderos.
9 Exteriormente, la religión de la cristiandad puede parecer muy hermosa, con sus magníficas catedrales, basílicas e iglesias, procesiones pomposas y música solemne. Pero, ¿qué registro tiene la cristiandad? Con el transcurso de los siglos la cristiandad ha saqueado, colonizado y sojuzgado a pueblos indefensos. La historia señala acusadoramente a las cruzadas sangrientas del Cercano Oriente, la cruel Inquisición en muchos países dominados por el catolicismo, la Guerra del Opio en contra de China, y también a las crueles guerras y luchas religiosas de este siglo veinte. La I Guerra Mundial y la II Guerra Mundial comenzaron en la cristiandad, con católicos y protestantes matándose unos a otros sin hacer distinción.
10 La Biblia condena firmemente tal guerrear egoísta:
“¿De qué fuente son las guerras y de qué fuente son las peleas entre ustedes? ¿No son de esta fuente, a saber, de sus deseos vehementes de placer sensual que llevan a cabo un conflicto en sus miembros? Ustedes desean, y sin embargo no tienen. Siguen asesinando y codiciando y sin embargo no pueden obtener. Siguen peleando y guerreando. No tienen porque no piden. Sí piden, y sin embargo no reciben, porque piden con un propósito malo, para gastarlo en los deseos vehementes que tienen de placer sensual.”—Santiago 4:1-3.
OPOSICIÓN A LA TRADUCCIÓN BÍBLICA
11 El registro de las religiones de la cristiandad también muestra oposición encarnizada a la distribución de la Biblia y sus “buenas nuevas.” ¡Y no es extraño!... porque ésta desenmascara su culpa por derramamiento de sangre. Durante la ignominiosa edad media, cuando por más de mil años los papas de Roma dominaban en la cristiandad, no se hizo ningún esfuerzo por esparcir la Biblia entre la gente común. Las pocas copias disponibles estaban en latín, un idioma que con el tiempo llegó a ser conocido solo por los sacerdotes. Cuando al fin hombres valerosos trataron de traducir la Biblia a los idiomas de la gente común para que ésta pudiera leerla y entenderla, fueron perseguidos, y a menudo se les dio muerte. En el siglo catorce E.C. Juan Wiclef hizo la primera traducción de la Biblia del latín al inglés. Pero el arzobispo católico de Canterbury, Inglaterra, lo describió como “ese miserable pestífero . . . el hijo de la antigua Serpiente,” y unos cuantos años después de su muerte, los opositores de la Biblia desenterraron sus restos, los quemaron y arrojaron sus cenizas al río Swift.
12 En el siglo dieciséis, William Tyndale empezó a traducir la Biblia de los textos originales en hebreo y griego al inglés, declarando: “Si Dios me conserva la vida, antes que pasen muchos años haré que el yuguero sepa más de las Escrituras que lo que saben los sacerdotes.” Pero tuvo que huir de Inglaterra al continente europeo a fin de traducir e imprimir su Biblia. Las copias entonces fueron pasadas de contrabando a Inglaterra y comenzaron a esparcirse en grandes cantidades, a pesar de que el clero quemaba públicamente todas las Biblias que podía encontrar. Un hipócrita traicionó a Tyndale, y fue ejecutado en la horca, después de lo cual su cadáver fue quemado. Pero la traducción de la Biblia que él había hecho no desapareció, para que la gente común como el yuguero pudiera leer sus “buenas nuevas.” Más tarde fue consultada extensamente cuando se preparó en inglés la muy conocida versión del rey Jaime de la Biblia.
13 Otras traducciones de la Biblia a menudo se enfrentaron a dificultades. En Cantón, China, Robert Morrison y sus ayudantes tradujeron en secreto, de noche, sabiendo que se les podía dar muerte por tortura si se les descubría. En una ocasión escondieron las planchas de madera grabadas del libro de Hechos y más tarde descubrieron que el comején se las había comido. Produjeron la Biblia completa en chino en 1818. La traducción de la Biblia en birmano fue completada para 1835, después que el traductor, A. Judson, había estado encadenado por casi un año en una cárcel infestada de sabandijas, con el manuscrito de su traducción escondido en su almohada. Para la década de los 1880, mientras la actividad misional estaba proscrita en Corea, se tradujeron e imprimieron porciones de la Biblia en coreano en Manchuria, y muchos ejemplares llegaron a Corea. La primera Biblia completa en japonés fue producida en 1887, y algunas ediciones antiguas correctamente usaron el nombre divino, Jehová, por todas las Escrituras Hebreas y Griegas.
¡LAS “BUENAS NUEVAS” CONTINÚAN VIVIENDO!
14 Los esfuerzos de Satanás por suprimir la Biblia han fracasado. Recientemente, se han hecho traducciones excelentes de la Biblia en muchos lenguajes, y las “buenas nuevas” han llegado a estar al alcance de toda la humanidad. Se encuentran Biblias en muchos hogares. Pero, ¿han ayudado las sectas religiosas de la cristiandad a la gente a entender la Biblia? No, porque hoy en día adoptan la misma posición que los guías religiosos del tiempo de Jesús. Rechazan la palabra de Dios “para retener su tradición,” las enseñanzas falsas de Babilonia que fueron adoptadas cuando Constantino fundó la “cristiandad.”—Marcos 7:9, 13.
15 Felizmente, sin embargo, en todos los países de la Tierra hay cristianos hoy en día que han vuelto a la enseñanza pura de las buenas nuevas que Jesús y sus apóstoles proclamaron. Como en el primer siglo de la congregación cristiana, están predicando otra vez las buenas nuevas “en toda la creación que está bajo el cielo.” (Colosenses 1:23) Son “las gloriosas buenas nuevas del Dios feliz.” (1 Timoteo 1:11) .


Watchtower Library 2007–Edición en español
"CONOCERAN LA VERDAD Y LA VERDAD OS LIBERTARÁ"(Juan 8:32)

Responder