PRUEBA DE QUIENES SON LOS ESPIRITUS QUE HABLAN A LOS MEDIUM

Religiones, espiritualidad, la vida después de la muerte, reencarnación, creencias, agnosticismo, filosofía, etc.
Responder
SOLOBIBLIA
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 804
Registrado: Mié Ago 13, 2008 9:42 pm

PRUEBA DE QUIENES SON LOS ESPIRITUS QUE HABLAN A LOS MEDIUM

Mensaje por SOLOBIBLIA » Jue Oct 30, 2008 12:03 am

Los demonios me controlaban
YO ERA médium espiritista, hechicero y brujo. Empleaba la adivinación y buscaba agüeros. Ataba a otras personas con maleficios y practicaba la magia negra y el vudú. Participaba en la mayoría de las prácticas espiritistas condenadas en la Biblia en Deuteronomio 18:10-12.
Lucas, el compañero de viaje del apóstol Pablo, escribió: “Nos encontró cierta sirvienta que tenía un espíritu, un demonio de adivinación. Ella proporcionaba mucha ganancia a sus amos practicando el arte de la predicción”. (Hechos 16:16.) Tal como en el caso de esa sirvienta, un demonio también me proveía a mí conocimiento de cosas que no podrían llegar a conocerse por medios comunes.
Por ejemplo, antes que mi abuela muriera, yo sabía que su muerte era inminente. Y cuando una pariente llegaba a estar encinta, yo lo sabía antes que los demás. Estos no eran sencillamente presentimientos que resultaban ser ciertos; mi conocimiento respecto a tales cosas casi siempre era correcto. Cuando yo deseaba que se enfermara un condiscípulo, maestro o pariente, invariablemente sucedía.
En cierta ocasión me disgusté con mi abuela y quería que se lastimara. Llamé a los demonios y les pedí específicamente que ella se cortara... aquella tarde se cortó con un cuchillo.
Al practicar vudú utilizaba artículos de vestir e hice una imagen de mi hermano. Quería evitar que me molestara. Después de eso, siempre que se me acercaba a menos de tres metros (10 pies), él recibía punzadas en el pecho y respiraba con dificultad. De modo que aprendió a mantenerse alejado de mí.
Más tarde, cierto conocido se mofó de mi capacidad de llamar a los demonios. Yo sabía que él traficaba con drogas. Así que le dije que él sería arrestado y entonces puesto en libertad. Los demonios hicieron tal como les pedí. Dentro de dos meses el hombre fue arrestado. Después los cargos fueron retirados y fue puesto en libertad. El hombre nunca volvió a dudar de mis capacidades.
Mi envolvimiento con el ocultismo
Mi familia estaba muy envuelta en los ritos religiosos y el paganismo de las montañas Ozark en los Estados Unidos, donde la gente usaba pociones para el amor y cosas similares. Nací después que mis padres se mudaron a San Francisco. Ellos realmente no deseaban tener hijos; esto interfería con su estilo de vida sin principios. De modo que no se me cuidaba ni se me mostraba cariño alguno, por lo cual yo estaba emocionalmente destruido. Llegué a ser un solitario y odiaba a la gente.
A temprana edad me sentí atraído a lo oculto. Veía todas las películas y programas en la TV que presentaban esto. Para cuando tenía unos seis años de edad usaba regularmente la tabla Ouija. Yo quería, de hecho anhelaba, comunicarme con la región de los espíritus. Sabía que los demonios existían y me sentía muy cómodo hablando con ellos. Y me favorecieron con poderes especiales y conocimiento.
Empecé a leer todos los libros que podía obtener sobre el ocultismo; los conseguía de bibliotecas públicas y, en particular, de librerías. Cierta librería, administrada por una médium espiritista, daba atención especial a los que practicaban la brujería o la magia negra. Leí libros viejos sobre el ocultismo y aprendí los nombres de los demonios con quienes se comunicaron personas del pasado que practicaban el espiritismo.
Entonces, al comunicarme con los demonios, comencé a usar estos nombres cuando hablaba con ellos. Y parecía que siempre que trataba con un demonio en particular, su personalidad y la manera como obraba difería de la de otro demonio al que yo llamaba. Así llegué a conocer por nombre a veintenas de demonios.
De mi lectura sobre el ocultismo sabía que los demonios eran ángeles que habían perdido el favor de Dios y que no eran los espíritus, o almas, de personas que habían muerto. Yo sentía compasión por estos ángeles, y en especial sentía lástima por Satanás. Llegué a ser adorador de Satanás; no obstante, aunque era contradictorio, oraba a Dios a la misma vez. Y cuando mis oraciones eran contestadas, creía que Dios las había contestado. Satanás me tenía completamente engañado. (2 Corintios 11:14.)
Aunque me concedían poderes especiales, los demonios no me ayudaban a ser una mejor persona. Al contrario, torcían mi manera de pensar para que odiara en vez de amar. Con el tiempo, me convertí en fornicador, ladrón, borracho, drogadicto y homosexual.
En enero de 1974 mi abuela murió. Esto me afligió muchísimo, puesto que era la única persona a quien amaba. Cuando yo era niño ella me leía de la Biblia y me hablaba de la resurrección. Ahora deseaba aprender más respecto a la resurrección. Desde la niñez yo había deseado vivir para siempre, y los demonios me lo habían prometido. Pero no veía con claridad cómo se cumpliría esto.
Un encuentro importante
Poco después del funeral de mi abuela, por casualidad le mencioné a una muchacha con quien yo trabajaba, llamada Gwen, que venía el fin del mundo pero que nadie lo creía. Gwen dijo que ella lo creía y estaba sorprendida de que yo lo supiera. Yo había aprendido esto de los demonios, pero Gwen me mostró estas cosas en la Biblia.
Gwen siempre hablaba de Jehová y decía que Él era quien iba a poner fin a este sistema. Le dije que detestaba el sonido de ese nombre, Jehová, y le pedí que no lo usara. A ella le dolió esto y me dijo que si no podía usar el nombre de la persona a quien ella más amaba, entonces prefería no hablar conmigo, porque Jehová es el nombre de Dios.
Quedé sorprendido. De modo que aquella noche fui a casa, tomé la Versión del Rey Jaime, la Biblia de mi difunta abuela, y empecé a hojearla, buscando el nombre Jehová. Sabía que si lo hallaba en esta Biblia, entonces Gwen tenía razón en decir que Jehová era el nombre de Dios. Pero estaba seguro de que no estaría allí. ¡Qué sorpresa recibí cuando leí Éxodo 6:3, que dice: “Me aparecí a Abrahán, a Isaac y a Jacob por el nombre de Dios Todopoderoso, pero por mi nombre JEHOVÁ no fui conocido por ellos”!
En seguida me di cuenta de que Jehová en realidad era Dios y que, en comparación con Él, ¡Satanás no era poderoso en absoluto! El ver allí, en la Biblia, el nombre que yo detestaba, así como el oír acerca de la esperanza de la resurrección, me animó a comenzar a estudiar con los Testigos.
Librándome del control de los demonios
Poco después Gwen me llevó a una reunión de los testigos de Jehová. El discurso tenía que ver con la bestia salvaje que lleva el número 666, mencionada en el libro bíblico de Revelación. Había aprendido de los demonios mucha información torcida respecto a esto y ahora verdaderamente me sorprendía que estas cosas estuvieran en la Biblia. Esto me interesaba, de modo que la siguiente semana empecé a estudiar la Biblia regularmente con los Testigos.
Por supuesto, los demonios no querían que yo estudiara. Pero yo sabía que lo que estaba aprendiendo era la verdad y no la iba a abandonar, aunque los demonios trataban de desanimarme. Me golpeaban mientras estaba en cama. En cierta ocasión me dieron un golpe tan fuerte en la cabeza que tomó horas para que el dolor se aliviara. Oré a Jehová por ayuda y, después de eso, él mantuvo a los demonios fuera de mi habitación.
Sin embargo, los demonios no se dieron por vencidos. Desde fuera de mi dormitorio ellos golpeaban las ventanas. Continuaron haciéndolo toda la noche para que pudiera dormir tan solo unas cuantas horas. Estaban tratando de agotarme. Pero yo seguía orando a Jehová y asistiendo a todas las reuniones de los Testigos, y Jehová me ayudó.
Es cierto que los demonios tienen gran poder. Hasta pueden matar a personas, tal como lo hicieron en el caso de los diez hijos de Job. (Job 1:18, 19.) Y estoy seguro de que querían matarme, pues yo había sido el siervo de ellos a quien le habían concedido poderes especiales; pero ahora los había abandonado para servir a su enemigo, Jehová Dios. Por eso el que Jehová haya podido protegerme prueba que no hay que temer a los demonios.
En el verano de 1974 asistí a la asamblea de distrito de los testigos de Jehová en el Estadio Oakland-Alameda County. Allí decidí que en la próxima asamblea me bautizaría. De modo que el 18 de julio de 1975 me bauticé en este estadio, y en octubre de ese año me casé con una compañera Testigo.
Aun después que Mari y yo nos casamos, los demonios nos hostigaban, y en ocasiones aterrorizaban a mi esposa. Mari pertenecía a la congregación donde yo había empezado a asistir a las reuniones. Ella conocía todos mis antecedentes antes de casarnos. Hasta me dijo que sospechaba que yo era brujo cuando empecé a venir al Salón del Reino. Yo era muy raro. Me vestía completamente de negro y no hablaba con nadie, solo venía a las reuniones y me sentaba.
Hubo un tiempo en que nos parecía que no podríamos liberarnos del hostigamiento de los demonios sino hasta que tanto ellos como Satanás fueran abismados. (Revelación 20:1-3.) Pero al acercarnos a Jehová en oración y al aprovecharnos de toda provisión espiritual que él hace mediante su organización, ya han pasado años sin que los demonios nos hostiguen como lo hacían al principio.
Hemos sido bendecidos con tres hermosas hijas, y por los últimos cuatro años Mari ha estado sirviendo en el ministerio de precursora regular. ¡Verdaderamente anhelamos ver el tiempo en que Satanás y sus demonios desaparezcan para siempre! Mientras tanto, aunque ya no experimentamos el hostigamiento directo de los demonios, nunca olvidamos que tenemos una lucha contra ellos, tal como el apóstol Pablo escribió: “Tenemos una lucha, no contra sangre y carne, sino [...] contra los gobernantes mundiales de esta oscuridad, contra las fuerzas espirituales inicuas en los lugares celestiales”. (Efesios 6:12.)—Según lo relató Ralph Anderson.


Watchtower Library 2007–Edición en español
"CONOCERAN LA VERDAD Y LA VERDAD OS LIBERTARÁ"(Juan 8:32)

SOLOBIBLIA
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 804
Registrado: Mié Ago 13, 2008 9:42 pm

Mensaje por SOLOBIBLIA » Jue Oct 30, 2008 8:29 pm

Son historias MUY REALES sacadas de las páginas de la VIDA REAL, de personas que por el poder engañoso que dan los demonios a través del espiritismo son llevados a su terreno para ser utilizados como simples instrumentos a su antojo y capricho.

Lamento que no saques otra conclusión mas inteligente como el poder que tiene Jehova cuando se le invoca o su interés y su amor con que nos vuelve a recoger como al hijo pródigo cuando nos volvemos a El,después de haberlo dejado por seguir a su enemigo.

Tu juicio de valores no me sorprende puesto que es muy generalizada ;pero no es así como lo creen los cientos de personas que cada año después de pasar por situaciones parecidas o muchísimo peores , se liberan de ellas haciendo caso a la biblia porque se dan cuenta de que tras el ocultismo solo están SATANAS Y SUS DEMONIOS.

¿si la biblia dice la verdad porque no es aceptada masivamente de forma popular?, simplemente porque este mundo esta gobernado por el padre de la mentira y al que la defiende se le persigue.

el Diablo “lo subió y le mostró todos los reinos de la tierra habitada en un instante de tiempo; y el Diablo le dijo: ‘Te daré toda esta autoridad y la gloria de ellos, porque a mí me ha sido entregada, y a quien yo quiera se la doy. Por eso, si tú haces un acto de adoración delante de mí, todo será tuyo’” (Luc. 4:5-7).

“Ay, cuando todos los hombres hablen bien de ustedes, porque cosas como éstas son las que los antepasados de ellos hicieron a los falsos profetas.” (Luc. 6:2)

Saludos
"CONOCERAN LA VERDAD Y LA VERDAD OS LIBERTARÁ"(Juan 8:32)

phool
Mensajes: 1
Registrado: Jue Ene 08, 2015 1:36 am

Re: PRUEBA DE QUIENES SON LOS ESPIRITUS QUE HABLAN A LOS ME

Mensaje por phool » Jue Ene 08, 2015 1:45 am

Sembrando y Cosechando” no es una obra de ficción para ejercitar la emotividad, humana; por encima de todo, es un compendio escolar, que contiene enseñanzas y revelaciones de la vida más allá de la carne, donde el espíritu debe enfrentar problemas inmensurables, complejos, ni siquiera parecidos a los que suceden en el mundo material. Nosotros, desde aquí operamos en la matriz de las formas, a través de las leyes sutilísimas de la vida inmortal, por eso, sabemos distinguir lo que es más apropiado para la evolución de la criatura humana. Felizmente, ella, poco a poco, asume la responsabilidad directa de sus actos y va comprendiendo las enseñanzas sensatas y lógicas del Espiritismo y aprende a desligarse del infantilismo de las leyendas bíblicas del Catolicismo y de las pruebas de fe del Protestantismo.
Unlock the key of your success by Pass4sure network+ and testking.By using our latest security plus and study material, you can easily pass sterling.edu Your Exams.

Responder