TODOS TUVIMOS QUE SOBREVIVIR A LA INFANCIA

Religiones, espiritualidad, la vida después de la muerte, reencarnación, creencias, agnosticismo, filosofía, etc.
Responder
Francisco de Sales
Usuario destacado
Usuario destacado
Mensajes: 165
Registrado: Dom May 06, 2012 11:37 am

TODOS TUVIMOS QUE SOBREVIVIR A LA INFANCIA

Mensaje por Francisco de Sales » Vie Dic 14, 2018 2:11 pm

TODOS TUVIMOS QUE SOBREVIVIR A LA INFANCIA


En mi opinión, la infancia es el momento más delicado de la vida y posiblemente el más importante –sobre todo por lo que tiene que ver con lo que será el futuro-, pero tiene un grandísimo inconveniente: se llega a esa etapa de la vida con pocos años, con nulos conocimientos, con un cerebro casi sin desprecintar, y con la capacidad de raciocinio bajo cero. Con estos elementos tan pobres y tan nulos es difícil sobrevivir sin ser gravemente afectado.

Es la etapa de la vida en que se requiere que el niño esté perfectamente informado de quién es, de qué es la vida, y de la gran cantidad de cosas a las que se tendrá que enfrentar; que esté perfectamente instruido para saber manejar las miles de cosas dispares y desconocidas que va a tener que conocer y solventar.

En cambio, se les aporta una información o educación muy básica, casi inexistente en cuanto a los asuntos de la vida, que son los importantes. En los estudios uno puede llegar a lo más alto de conocimientos, pero al mismo tiempo puede estar desinformado de lo que bulle a diario.

Nos educan unos padres que tienen más voluntad que maestría. Nos enseñan a su modo, que en demasiadas ocasiones es nefasto. Nos trasmiten sus traumas y frustraciones, sus miedos y complejos, sus errores…

Y el resto de los educadores no son mejores: los abuelos que consienten en exceso, los tíos que acaban perjudicando las directrices de los padres, las primas, hermanos, amigos, vecinos, profesores… cada uno va haciendo aportaciones y no todas mantienen un mismo criterio y hasta llegan a ser contradictorias.

Y el niño va asimilando lo que puede, y como puede, porque no tiene la capacidad de discernimiento necesaria para poder empezar a desobedecer o rebatir ciertas cosas desde el primer momento.

Se lo cree todo, lo acata todo, y la mayoría de las veces porque se lo han impuesto de algún modo y no ha tenido la posibilidad de intervenir para decir lo que desecha, ya que no obedecer sin rechistar implica regañinas, castigos, desaires, o un vacío.

Y a esa edad, para sobrevivir, necesita de los otros y no le queda más opción que ir creando un personaje a medida de cada una de las personas con las que se relaciona en el ambiente cercano. Sabe, porque su instinto de supervivencia así se lo ha enseñado, que tiene que ser amable con fulanito, callado ante menganito, sumiso y obediente con zutanito.

Y es importante e imprescindible sobrevivir como sea a esa etapa, porque es el paso imprescindible para acceder a la adultez, etapa en la que tendremos que dedicar gran parte de nuestra atención y nuestro esfuerzo a reparar lo que estropearon los educadores, una etapa en la que tenemos que REEDUCARNOS (ver http://buscandome.es/index.php/topic,12 ... l#msg14589)

Deberíamos ser un poco más generosos con la excesiva exigencia que aplicamos cuando se trata de juzgar los “errores” que cometimos en el pasado. Se puede empezar cambiando lo de “errores” por “experiencias”. En el primer caso hay implícita una autoflagelación innecesaria y en el segundo caso hay una comprensión exacta de lo que de verdad fue.

La verdadera responsabilidad de uno para consigo mismo comienza en el momento en que uno es consciente de sí mismo, en que uno se da cuenta de lo que hace y lo que deja de hacer -porque ya tiene un criterio formado y una mente que se comprende-, y la responsabilidad total se instaura cuando uno toma el mando reflexivo de su vida.

Hasta entonces… pues vamos sobreviviendo en este gran desconocido que llamamos Mundo intentando manejar esto que se hace tan complicado a lo que llamamos Vida.

Hemos llegado hasta aquí y ahora, a esta conciencia y consciencia que tenemos, a este momento en que somos capaces de observarnos y ver que hay cosas que no queremos en nuestra vida, a este momento en que parece que podemos tomar decisiones, hacer cambios, dejar cosas de lado, incorporar lo que nos parece bueno…

Hemos sobrevivido y eso está bien.

Ahora vamos a perfeccionarnos.

Es la tarea que corresponde.

Te dejo con tus reflexiones…


Francisco de Sales


Si desea recibir a diario las últimas publicaciones, inscríbase aquí:
http://buscandome.es/index.php?page=59

Si le ha gustado ayúdeme a difundirlo compartiéndolo.

(Más artículos en http://buscandome.es/index.php?action=forum)
Francisco de Sales, es el creador de la web www.buscandome.es, para personas interesadas en la psicología, la espiritualidad, la vida mejorable, el Autoconocimiento y el Crecimiento Personal

Francisco de Sales
Usuario destacado
Usuario destacado
Mensajes: 165
Registrado: Dom May 06, 2012 11:37 am

NO TODAS LAS ZONAS DE CONFORT SON CONFORTABLES

Mensaje por Francisco de Sales » Vie Dic 14, 2018 2:13 pm

NO TODAS LAS ZONAS DE CONFORT SON CONFORTABLES


En mi opinión, la tendencia natural de evitar todo tipo de conflictos y situaciones desagradables, nos lleva a instalarnos en eso que se denomina “Zona de confort”, que no es más que aquella “zona” en la que nos movemos con más o menos experiencia, más o menos libremente, y en la que nos manejamos más o menos bien porque se nos hace conocida.

Estar en esa zona no nos garantiza éxitos ni una vida con tranquilidad, porque en muchas ocasiones simplemente es la zona menos mala de las que tenemos para escoger, o de las que somos capaces de ver, o es esa que encaja en el refrán de “más vale malo conocido…”

Es también el sitio de “la misma rutina de siempre”, donde “lo malo” está más o menos controlado y podemos con ello, más que nada por la costumbre, pero no es el sitio más agradable al que podemos aspirar.

Creemos no tener riesgos excesivos mientras estamos en ella, pero nos equivocamos porque nos engañamos. Parece que ahí se controlan el miedo y la ansiedad, como si el hecho rutinario de poner el piloto automático nos evitara sufrimientos, pero no es cierto porque la ansiedad simplemente se neutraliza y se acomoda. Esa relativa ausencia de emociones negativas –que es producto de la inactividad y la falta de toma de decisiones y soluciones- nos engaña y reconforta –falsamente-, y nos impone quedarnos en lo menos malo de lo que conocemos.

Por eso en numerosas ocasiones las zonas de confort no son confortables, y es necesario salir de ellas y explorar nuevas ubicaciones, que son nuevas posibilidades de mejorar.

La naturaleza del Ser Humano empuja a explorar y desarrollarse.

La forma de evolucionar es no rendirse.

El deseo de mejorar ha de estar siempre vigente y activo.

Quien se estanca no avanza.

La invitación que nos hace la vida es que nos deshagamos de las cosas desagradables, que nos esforcemos por todo aquello que nos puede llevar a la felicidad, que probemos nuevas formas para mejorar lo mejorable.

Rendirse, nunca.

La rendición es la muerte.

La zona de confort no ha de ser la zona de los cobardes y rendidos, sino que ha de ser la zona del descanso de quien antes ha sido guerrero, o ha sido buscador de sí mismo, o ha hecho la muy noble de tarea de realizarse como persona.

Y mientras no llegue el momento en que uno pueda mirarse en el espejo y ver cómo una sonrisa verdadera emerge de sus labios, y cómo los ojos que se reflejan son puros porque tienen la conciencia en paz y saben quién es ese que les devuelve la mirada, hasta ese momento no ha de haber una zona de confort que sea realmente una cárcel ni un refugio en el que esconderse para no seguir avanzando.

Uno ha de perseverar en crearse una zona de confort que tenga un concepto distinto del habitual y que sea brillante: que sea un Paraíso en la Tierra, el lugar del Descanso del Guerrero, el Cielo, o el Regazo donde mora la Paz.

Hasta que el bienestar que aporta el Desarrollo Personal se logre, mejor evitar los autoengaños, mejor seguir buscándose de verdad.

Mejor ser valiente, aunque con ello se consiga alguna herida, antes que estancarse en una Zona de Confort que no es nada confortable.

Te dejo con tus reflexiones…

Francisco de Sales


Si desea recibir a diario las últimas publicaciones, inscríbase aquí:
http://buscandome.es/index.php?page=59

Si le ha gustado ayúdeme a difundirlo compartiéndolo.

(Más artículos en http://buscandome.es/index.php?action=forum)
Francisco de Sales, es el creador de la web www.buscandome.es, para personas interesadas en la psicología, la espiritualidad, la vida mejorable, el Autoconocimiento y el Crecimiento Personal

Responder