COMO ES LA LEY DE EVOLUCIÓN Y PROGRESO

Religiones, espiritualidad, la vida después de la muerte, reencarnación, creencias, agnosticismo, filosofía, etc.
Responder
Periespiritu
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 875
Registrado: Mié Sep 03, 2008 1:33 pm

COMO ES LA LEY DE EVOLUCIÓN Y PROGRESO

Mensaje por Periespiritu » Mar Feb 02, 2016 11:50 am

COMO ES LA LEY DE EVOLUCIÓN Y PROGRESO

La evolución es una fuerza conductora e impulsora de la Ley del Amor que plasma y estructura todo lo material y sirve para impulsar el progreso espiritual, conduciendo y sintonizando al ser humano hacia mundos más elevados, puros y sabios, en un proceso de crecimiento del alma, continuo, lento, largo, pero inexorable.
La evolución supone un proceso continuo de transformación hacia formas más complejas en lo morfológico y un proceso de desarrollo constante en lo psíquico, que no culmina con el hombre, sino que va más allá de él.
Toda manifestación de vida está en constante movimiento y transformación, como vemos en los muchísimos casos de mutaciones genéticas que continuamente aparecen en la Naturaleza de forma espontánea, aunque estas mutaciones están regidas y encauzadas por medio de la ley de selección natural.
Las formas materiales son solamente un medio para que el espíritu evolucione, reflejando este su progreso en las formas materiales que anima.
Según biólogos y filósofos, la evolución afecta no solamente a los organismos vivos, sino a todo en el Cosmos.
Este es un proceso gradual, comenzando en la naturaleza inorgánica, y alcanzando hasta el ser humano con toda su cultura e historia, y afecta a ambos planos, físico y espiritual.
La evolución se produce siempre en un sentido progresivo y nunca retrógrado, tanto cuando el alma está encarnada como cuando esté desencarnada viviendo en el plano espiritual correspondiente, pues ambas situaciones son fases sucesivas de una única vida continua que se extiende tanto a través del espacio sin tiempo de los planos espirituales, como a lo largo del tiempo durante muchas vidas en la materia, vividas en los diversos planos o mundos físicos.
Los planetas son lugares de aprendizaje para el espíritu y sus hábitats o ambientes son los adecuados al nivel evolutivo que poseen los espíritus que los habitan, debiendo de esforzarse en la conquista de su evolución a través de muchas vidas de luchas y experiencias, al canzando un desarrollo espiritual y moral paralelos y acordes al nivel medio de los demás espíritus encarnados en su mundo. El desarrollo espiritual solamente lo puede ir realizando a través de las insustituibles experiencias que le proporcionan las vidas en el plano físico.
Esta ley conduce al espíritu a través de múltiples existencias, desarrollándose y perfeccionándose, dando así lugar a personalidades cada vez más destacadas, porque el espíritu necesariamente está destinado a progresar y perfeccionarse en los diversos aspectos positivos que finalmente se funden en un Todo: Ciencia, Moralidad, Armonía, Sabiduría y Amor, caminando así hacía una Perfección en todos estos aspectos, y hacia una unión mística con la Fuente de Origen, conquistados con su esfuerzo y tesón.
Todos nacemos con los talentos, capacidades y poderes adquiridos en otras vidas, pero con el paso del tiempo, finalmente llegará un día en que los seres humanos que actualmente evolucionamos en nuestro planeta, nos igualaremos en nuestro nivel espiritual, uniéndonos en una armonía de Amor y de Unión Mística o Comunión.
En nuestro globo, apareció al principio la vida en sus aspectos más sencillo y elementales que se fueron desarrollando poco a poco, en una progresión constante desde unas formas más simples hasta otras más complejas y perfectas.
La cadena evolutiva ascendente alcanza a todas las creaciones, desde el mineral hasta el ser humano, por lo que se deduce que el alma se elaboró partiendo de sus experiencias en organismo rudimentarios.
Acorde con el párrafo anterior, existe un viejo adagio chino que dice: ¨La consciencia y la vida, duermen en la piedra, sueñan en la planta, despiertan en el animal, y saben que están despiertas en el hombre¨.
Cuando el alma habita todavía formas animales, se podría considerar como un alma en embrión: un proyecto de alma humana para el futuro, que ya siente pero que no razona ni tiene consciencia de sí misma. En el ser humano esta alma ya ha adquirido conocimiento, razón y consciencia, con sentido del deber y de la responsabilidad moral.
La evolución dio paso de unas especies a otras, hasta llegar al tipo humano, que comenzó a serlo cuando comenzó su evolución individual de la ¨chispa Divina¨, en una especie de primates humanoides, que nos legaron un cuerpo y unos instintos que al paso del tiempo por la evolución en el ser humano de su Ser superior o ¨Chispa Divina¨, ha ido modificando, diferenciándose por ello en lo morfológico y en lo psíquico, de aquellos primates antepasados nuestros, así como de los demás animales.
Una vez conquistado el nivel de su etapa hominal, el alma ya no puede retrogradar o descender a etapas anteriores en el reino animal, pues la evolución solamente actúa de forma ascendente y progresiva, de modo que el espíritu va perfeccionándose un poquito en cada vida, subiendo peldaño a peldaño la infinita escalera de su evolución, pasando así por múltiples vidas en múltiples mundos adecuados a cada momento de nivel evolutivo, y adquiriendo cada vez un mayor nivel y expansión de conciencia, de sabiduría y de Amor, al tiempo que va dejando en cada existencia notarial algo de lo malo e imperfecto que aún queda en él.
Los vicios que no domina en una vida, los arrastra a la siguiente, y cuando es lo bastante fuerte para dominar los problemas que en las vidas se le presentan, dejan de padecerlos en las existencias siguientes, o sea que las dificultades mientras no se vencen totalmente, no dejan de ser dificultades pendientes de superar.
El espíritu se va afectado por la misma dinámica evolutiva de la Naturaleza, vemos que esta tiene tendencia a manifestarse cíclicamente, lo cual afecta también al espíritu en su mecanismo evolutivo, de modo que este se manifiesta también periódicamente en la materia.
Mientras estamos en la vida física, también tenemos evidencia de la evolución humana y física que experimentamos:
Como prolongación de la vida espiritual que vivimos en los planos o mundos espirituales, accedemos a la vida física, tomando el cuerpecito de un bebé; después cambiamos el aspecto de bebé por el de niño: transformamos después el de niño y lo cambiamos por el de adulto, mas tarde dejamos este y lo cambiamos por el anciano; en un paso siguiente abandonamos el de anciano y conservamos solamente el cuerpo espiritual, para después recomenzar nuevamente el ciclo descrito a través de muchas vidas y muchos mundos, hasta el momento en que estos aprendizajes no sean ya necesarios, por estar ya asumidos, en cuyo momento se prescinde definitivamente de los cuerpos físicos que le acompañaban durante su paso por el plano físico. El alma entonces, puede continuar su evolución a través de diversos planos espirituales superiores, asumiendo un estado angélico definitivo.

Oooooooooooo

¨Habrá siempre dentro de nosotros la luz de la libertad intima indicándonos la ascensión. Practicando la subida espiritual mejoraremos siempre. Está en la ley¨.

Espíritu de André Luis a través del médium Francisco Cándido Xavier

Responder