COMO ES LA LEY DEL AMOR

Religiones, espiritualidad, la vida después de la muerte, reencarnación, creencias, agnosticismo, filosofía, etc.
Responder
Periespiritu
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 875
Registrado: Mié Sep 03, 2008 1:33 pm

COMO ES LA LEY DEL AMOR

Mensaje por Periespiritu » Lun Feb 01, 2016 7:42 am

COMO ES LA LEY DEL AMOR

El amor es una poderosa vibración que emana de Dios que es la Fuente Primera y el Origen de toda manifestación de energía existente en el Universo, y esta energía de vida, Impregna y alimenta a toda la Creación y a todos los mundos.
En su aspecto humano, el amor es un sentimiento que nos nace del alma cuando esta ya ha adquirido cierto grado de evolución y se manifiesta en la personalidad humana bajo formas de sentimientos de afecto, cariño, comprensión, compasión, ansia de ayudar a los demás, deseo de auxiliar al que sufre, anhelo por hacer felices a otras personas y sentimiento de gozo cuando lo conseguimos. También se manifiesta como un sentimiento de atracción y de admiración ante las obras de la Naturaleza, que va sabiendo ver y disfrutar a medida que se vá sensibilizando, experimentando sentimiento de felicidad y emociones de agradecimiento a Dios como Autor de tanta perfección y belleza.
A medida que el espíritu va pasando por situaciones dolorosas durante sus múltiples vidas humanas, comienza a sensibilizarse y a permutar gradualmente su egoísmo, que poco a poco se va debilitando, al tiempo que comienza a manifestar y a experimentar cada vez con más intensidad, la vibración del amor puro, traducido en un sentimiento y un deseo de bien hacia todos los demás seres sin distinción.
Popularmente, para muchas personas, el amor es confundido con el afecto, que es una variante del amor, o bien con un sentimiento más o menos intenso así como entre personas de distinto sexo. Este es el caso del amor entre padres, hijos, esposos o familiares.
Conforme estos sentimientos de amor a este nivel humano van evolucionando, comienzan a extenderse y sin distinción, porque el amor es impersonal y se manifiesta de forma natural como un deseo espontaneo de ayuda y servicio hacia los demás, con el desinteresado deseo de darse y contribuir al bien y a la felicidad, este sentimiento tiene el premio inmediato de que se traduce en un sentimiento de satisfacción y felicidad propios.
Cuando vibramos en amor, sentimos una paz y una alegría indescriptibles y no conocidas por las personas egoístas. Estas sensaciones de dicha y felicidad nos muestran que nuestro ser está sintonizando con la misma vibración del amor de Dios, que se encuentra por desarrollar en la esencia espiritual de cada uno de nosotros.
El amor es la llave universal que abre todos los corazones, siendo capaz de transmutar a enemigos en amigos, el odio en amor, haciendo brotar flores donde antes solo había espinas.
Debemos tener presente que la vibración mental y psíquica del amor, es más fuerte que la del odio al que siempre termina por vencer y disipar, por tanto es muy importante mantener pensamientos de amor hacia todos, en nuestro hogar, en la familia, el trabajo, los amigos, etc, dándonos y contribuyendo a su felicidad, con lo que estaremos así conquistando nuestra propia dicha.
El amor puro nada pide, y goza dando sin esperar nada a cambio, por lo que se realiza dando de si sin pensar en sí.
Todas las enseñanzas y ejemplos dejados por Jesús de Nazaret, así como por otros distintos Mesías y Enviados que ha tenido la humanidad a lo largo de su historia, han estado basadas en el Amor.
El Amor supone una inagotable fuente de luz espiritual que nos hace más grata y llevadera la vida, y es en sí mismo una causa que tiene su propio efecto cuanto más amor se da, más amor se recibe.
Por el amor sentido y realizado nos podemos liberar poco a poco del dolor.
El amor actúa sutilizando el alma limpiándola lentamente del magnetismo mórbido que acumula en sí por sus errores fuera de la Ley del Amor, durante sus vidas, De este modo el amor evita la depuración compulsoria por medio del dolor, podría afirmarse que el amor es la forma grata de suavizar y pagar las deudas del alma; la forma amarga es a través del dolor y del sufrimiento.
Por lo expuesto, vemos lo necesario que es a todo el género humano aprender a amar siendo útiles a los demás, y haciendo todo el bien que podamos desinteresadamente, sin esperar nada a cambio que no proceda de nuestro propio interior, evitando de paso el amargor de la ingratitud, porque aprender a amar es aprender a vivir feliz.

Oooooooooooooo

¨Amor no es recibir, sino dar¨
C. Torres Pastorino (Minutos de Sabiduría)

Responder