ATLÁNTIDA Y LA DORSAL MESOATLÁNTICA - por J.Alvarez López

Ensayos, opiniones y debate general sobre todo tipo de temas que merezclan reflexiones...

Moderador: alegsa

Responder
Alejandra Correas Vázquez
Colaborador Estrella
Colaborador Estrella
Mensajes: 255
Registrado: Vie Ago 14, 2009 9:46 pm

ATLÁNTIDA Y LA DORSAL MESOATLÁNTICA - por J.Alvarez López

Mensaje por Alejandra Correas Vázquez » Vie May 02, 2014 6:01 pm

ATLANTIDA y La Dorsal Mesoatlántica

por José Alvarez López

ooooooooo

A lo largo de todo el Océano Atlántico, se encuentra un conjunto de fondos marinos de relativamente poca profundidad. En el léxico Oceanográfico se llaman “Dorsales” a los fondos marinos que forman mesetas montañosas en el fondo del mar.

La “Dorsal Mesoatlántica” se extiende de polo a polo por el centro del Océano Atlántico y en una posición curiosamente equidistante de las costas de América, de Europa y de Africa. En el extremo norte de la dorsal, ésta es cruzada por una dorsal transversal que une Europa con Groenlandia con fondos poco profundos de no más de 500 metros en la actualidad. Se supone que esta Dorsal afloraba en épocas geológicas y ello explica la similitud de la fauna y la flora de Europa y América en dichos períodos.

En la parte inferior de la Dorsal, a la altura de Argentina y Africa del Sur, ésta es cruzada por otra dorsal que en su conexión africana es llamada “Dorsal de Walvis” y en su parte sudamericana “Dorsal de Bromley”.

No existen pruebas geológicas de que esta dorsal estuviera alguna vez en la superficie formando un continente, pero sí existen abundantes pruebas paleontológicas que muestran la similitud de la fauna y flora sudamericana y sudafricana.

Ameghino estudió minuciosamente estas semejanzas paleontológicas de los fósiles y sus estudios coinciden con la opinión de los demás paleontólogos y también con la de algunos geólogos (como Bailey Willis) quienes sostienen que en tiempos anteriores la Dorsal del Sud fue no solamente una meseta sumergida como ahora, sino tierra firme por la que pasaron los animales de uno a otro lado del Atlántico. No puede haber dudas de que aquí hubo un istmo de tierra firme en época lejana.

La Discontinuidad de Mohorovici —el “Moho”— implica una separación entre la “corteza” y el “manto” tanto debajo de los mares como debajo de los continentes. Debajo de los continentes esta discontinuidad aparece a profundidad de 30 kilómetros y bajo los mares a unos 10 kilómetros aproximadamente. Pues bien, bajo la Dorsal Mesoatlántica aún por debajo de los 30 kilómetros no aparece la Discontinuidad de Mohorovici.

Hay diversas hipótesis para explicar esta extraña anomalía que diferencia a la dorsal tanto de los mares como de los continentes, y una de ellas es la presencia de un cataclismo ctónico (volcánico) que fundió las rocas del mar mezclando el manto y la corteza en un solo conjunto pétreo.

Todo esto es resultado de los sondeos efectuados con sistemas acústicos bajo el Atlántico. En cuanto al sondeo efectuado con los “sacamuestras”, los mismos han presentado curiosidades dignas de ser destacadas en este estudio.

Hasta 1930 el mejor método para obtener muestras de sedimentos del fondo del mar era el fusil de Piggot con el cual se extraían muestras de sedimentos de hasta 3 metros de longitud. Pero el sistema presentaba tantas fallas que hacía dificultosa la obtención de las muestras. Fue hacia 1950 que se comenzó a utilizar el sistema de cilindro y pistón de Kullenberg. El funcionamiento tan extremadamente simple de este dispositivo ha causado la extrañeza de los oceanólogos por no haber sido inventado antes. Este sistema revolucionó la Oceanografía.

Consiste simplemente en un cable que sostiene el pistón y que baja juntamente con el cilindro. Cuando el caño toca el fondo, el pistón se detiene —mediante un dispositivo que frena la bajada del cable del pistón— y se produce la succión del pistón que se separa del caño que sigue descendiendo. En las exploraciones marinas, presiones de 500 atmósferas son normales, con lo cual se comprende la fuerza con que el sedimento marino penetra dentro del caño en el dispositivo de Kullenberg.

El procedimiento no ofrece fallas, pues el frenado del cable es determinado por un dispositivo electrónico que actúa en el momento en que el caño toca el suelo marino.

Arenas de Río en el Mar
oooooooooo

Los resultados obtenidos han sido sorprendentes pues se ha encontrado arena de río en sitios ubicados en medio del mar a distancias remotas de todos los ríos. Se ha encontrado que la naturaleza de los sedimentos varía con las épocas geológicas, alternándose las capas de arena, de grava y de limo.

Un material abundante en los sedimentos marinos es la arena de foraminíferos. Esta es una arena rojiza formada por las conchas de caracoles prehistóricos. Hay en el Océano Atlántico dos tipos de foraminíferos según las aguas del mar sean cálidas o frías. La forma como se alternan con los sedimentos las distintas capas de foraminíferos permite seguir las evoluciones de las edades carboníferas y glaciales.

Por otra parte, un estudio más riguroso se hace midiendo la concentración en Oxígeno 18 de las muestras marinas. Añadiendo a estos métodos la cronología obtenida con el Carbono 14 se ha podido determinar que el Atlántico cambió de temperatura —comenzó a calentarse— hace 11.600 años.

Estos estudios de Broecker (Observatorio Lamont) y Emiliani (Universidad de Miami) coinciden exactamente con la fecha dada por Platón para el hundimiento de Atlántida: 11.500 años.

Otro problema planteado por el estudio de los sedimentos marinos surgió al constarse que la arena de río venía acompañada por caparazones de foraminíferos que únicamente se crían en lugares poco profundos. Como estas muestras de arena de río y foraminíferos aparecían en lugares profundos del medio del Atlántico había que explicar cómo llegaron allí. Hay dos explicaciones:

1) Hubo en proximidad de esos lugares islas o continentes que tenían ríos y playas responsables de estas arenas.
2) Estos sedimentos fueron transportados desde miles de kilómetros por las “corrientes de turbidez”.

Esta segunda hipótesis se basa en que en los fondos marinos en declive, las aguas con sedimentos tienden a seguir hacia los fondos más profundos por efecto de la gravedad. En la misma forma como el agua corre en los ríos de la superficie. Pero dada la estructura accidentada de los fondos oceánicos hubiera sido necesario que las corrientes de turbidez subieran las cimas de las montañas del mar de alguna manera.

Pero no es éste el único absurdo atribuido a las corrientes de turbidez por algunos geólogos. Un ejemplo interesante es el de los “cañones” cortados a lo largo y paralelamente a la Dorsal Mesoatlántica. Según algunos geólogos éstos fueron cortes erosionados por las corrientes de turbidez. Pero otros geólogos observan que en tal caso los cañones estarían cortados transversalmente, siguiendo la línea de descenso de la dorsal, y no a lo largo de ella, lo que implicaría algo así como ríos que corren por una planicie horizontal.

Es posible ver que los lugares donde se han encontrado sedimentos de arena y foraminíferos forman un círculo de 1000 kilómetros de diámetro, coincidente con uno de los posibles lugares donde estuvo la Atlántida. Las costas y ríos de Atlántida pudieron ser los responsables de estas arenas.

La Fecha de 11.600 Años
oooooooooo

El argumento adicional a esta hipótesis proviene del estudio realizado por K. Turekian en una fosa atlántica tropical donde encontró que hace 12 mil años el contenido de níquel de los sedimentos marinos baja súbitamente de un tenor de 50 x 10-9 gr/ (cm2. Año) a un contenido de 20 x 10-9 gr/ (cm2 . Año). La explicación que da Turekian es la desaparición de un río próximo a aquella región lo que redujo el contenido en níquel de los sedimentos.

La insistencia de la cifra de 12 mil años debe llamarnos la atención porque una situación similar se presenta en relación al contenido en manganeso de los estratos sedimentarios del Artico que muestran que en aquella fecha se produjo la súbita invasión del Artico por aguas del Atlántico.

En todos los lugares de la Tierra la cifra platónica adquiere un relieve destacado. Por ejemplo, el famoso “bosque petrificado” de Wiscosin (Norteamérica) muestra que los abetos fueron sepultados allí, de repente, hace 12 mil años. Investigaciones oceanográficas en la plataforma continental Argentina (efectuadas por el buque oceanográfico Florentino Ameghino) muestran que allí había un enorme río 10 veces más caudaloso que la confluencia actual de los ríos Negro y Neuquén. Lo curioso es que el prehistórico cañón fue sepultado bajo las aguas hace 12 mil años.

Que la época glacial europea llegó a su fin hace 12 mil años es un hecho bien conocido. Lo que no es tan conocido es que la famosa arqueóloga soviética Jaguemeister explica la desaparición de la época glacial por la corriente del Golfo de Méjico que anteriormente no llegaba a Europa. Según la aludida geóloga era la Atlántida la que cerraba el paso al famoso Gulf-Stream que es la causa de que el norte de Europa sea hoy habitable.

Un problema geológico-paleontológico que ha dado mucho que hablar es la muerte súbita de los “mamuts” en Siberia producida hace 12 mil años y que ha hecho que Rusia sea tan importante exportador de marfil como Africa. No hay una explicación geológica para este fenómeno sino un cataclismo que, curiosamente, ocurrió en la fecha indicada por Platón para la catástrofe atlántica. No olvidemos que él recibió este informe de su tío Critias (tirano de Atenas) el cual a su vez lo recogió de un monasterio egipcio.

Una importante contribución ha sido la del eminente geólogo Cesare Emiliani de la Universidad de Miami, quien sostiene como síntesis de sus investigaciones físico-oceanográficas :

“El casquete glacial que cubría América del Norte sufrió un repentino derrumbe seguido de un rápido derretimiento. Cantidades inmensas de agua se volcaron sobre el Golfo de Méjico originando un maremoto que circundó el globo terráqueo en 24 horas”

Emiliani calcula que este suceso ocurrió hace 11.600 años y que fue repentino. Esta conclusión cataclísmica de los estudios coincide ahora con las afirmaciones de Platón de que la ”Atlántida” se sumergió en el mar en una sola noche. Ahora son los científicos quienes afirman, con Platón, que la catástrofe de hace 11.600 años fue instantánea.

Los geólogos calculan que el nivel de las aguas de los mares terrestres subió unos 90 metros como consecuencia del derretimiento provocado por el fin de la Era Glacial. Y 90 metros son mas que suficientes para hacer desaparecer un archipiélago principalmente atolónico como el que debió ser la mayor parte del territorio atlante.

Otros estudios importantes se refieren a la cantidad de calor que pasa del centro de la Tierra a la periferia. Esta cantidad de calor varía de unos lugares a otros inesperadamente y es llamativo que en la “Dorsal Mesoatlántica” las cantidades de calor sean extremadamente altas, mostrando ello la presencia de energías ctónicas asociadas al volcanismo latente.

Platón calculaba el fin de Atlántida 9.000 años antes que él, lo que ubica el suceso hace unos 11.500 años; y los geólogos calculan, con el Carbono 14, una fecha de 11.600 años. Vale decir, dentro de los errores de medida del Radiocarbono una total coincidencia de las fechas.



Ars Longa Vita Brevis

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado