Centenario de la Revolución Mexicana. Parte 6 de 6

Ensayos, opiniones y debate general sobre todo tipo de temas que merezclan reflexiones...

Moderador: alegsa

Responder
Avatar de Usuario
David Gómez Salas
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 659
Registrado: Mar Jul 08, 2008 11:23 am
Mexico

Centenario de la Revolución Mexicana. Parte 6 de 6

Mensaje por David Gómez Salas » Lun Abr 19, 2010 1:18 pm

Centenario de la Revolución Mexicana. 6 de 6
Autor David Gómez Salas

CONTENIDO
Uno. Plan de San Luis, Argumentos.
Dos. Plan de San Luis. Puntos.
Tres. El Plan Ayala de 1911 de Emiliano Zapata.
Cuatro. Homenaje a Belisario Domínguez y a María Hernández Zarco.
Cinco. El segundo discurso del Senador Belisario Domínguez Palencia. 29 de septiembre 1913.
Seis. El Senado traiciona a la Revolución Mexicana


Seis. El Senado traiciona a la Revolución Mexicana.
Autor David Gómez Salas

El Senado traiciona la Revolución Mexicana porque no cumple con el cuarto punto del Plan de San Luis, ideario de la Revolución Mexicana, que dice: “Además de la Constitución y leyes vigentes, se declaran Ley Suprema de la República el principio de NO REELECCIÓN”. Este plan lo firmó Francisco I. Madero el 5 de octubre de 1910 en san Luis Potosí. Anteponiendo a su firma el lema “Sufragio efectivo, no reelección”

Actualmente los senadores no pueden ser reelegidos para el periodo inmediato, pero sí de manera alternada. Violando así el principio de NO REELECCIÓN. Pero la traición es más grave porque en cada Estado y en el Distrito Federal, únicamente dos Senadores son elegidos según el principio de votación mayoritaria relativa, por lo que únicamente existen de 64 Senadores que cumplen principio de sufragio efectivo.

Otros 32 senadores son asignados a la primera minoría y 32 mas son elegidos según el principio de representación proporcional, mediante el sistema de listas votadas en una sola circunscripción plurinominal nacional. Total 64 senadores son falsos, de acuerdo al Plan de San Luis, ideario de la Revolución Mexicana. Claro que son legales de acuerdo a las reglas que ellos mismos establecieron.

Dice Francisco I. Madero, en el Plan de San Luis: ”Mis giras fueron verdaderas marchas triunfales, pues por donde quiera el pueblo, electrizado por las palabras mágicas de SUFRAGIO EFECTIVO Y NO REELECCIÓN, daba pruebas evidentes de su inquebrantable resolución de obtener el triunfo de tan salvadores principios”.

Hoy estos principios han sido burlados con el nombramiento de senadores que no han sido elegidos por el voto de la población. Por congruencia los senadores que no fueron elegidos por el voto directo y secreto de los mexicanos, no pueden celebrar el Centenario de la Revolución Mexicana, al menos NO pueden presumir que creen en ella.

El deterioro política, social y económico que alcanza nuestro país, muestra que el nombramiento de senadores que no electos por el voto directo de la población NO ha dado resultados, lo cual es congruente porque ellos NO son representantes de los ciudadanos, son únicamente representantes de intereses partidistas, que anteponen el beneficio de los grupos de poder, sobre el beneficio de la Nación.

En contraparte, los senadores electos por el voto directo de la población, son sometidos para que sigan las consignas que les dictan sus partidos, pues muchas veces los cargos importantes dentro del Senado los ocupan los otros senadores, los que no fueron elegidos directamente por la población.

A través de los nombramientos llamados plurinominales muchos políticos han llegado a ser senadores ó diputados, sin que nadie haya votado por ellos. Un periodo son diputados plurinominales, después son senadores plurinominales, y después otra vez diputados plurinominales. Además hay casos en que un periodo son plurinominales en el Congreso Estatal, otro periodo son plurinominales en el Congreso Federal, etc. Viven toda su vida del presupuesto. Todo es legal de acuerdo a sus propias leyes. Nada logran para el país desde jóvenes hasta llegar a viejos.

Si se desea contar con un Senado comprometido con el progreso y bienestar del país, esto solo se alcanzará a través de un sistema democrático real, donde NO EXISTA un senador o diputado que no haya recibido directamente los votos de la población. Este tema, por razones éticas no puede ser decidido en las Cámaras de Diputados y Senadores. Ellos NO ESTÁN DISPUESTOS A DEJAR SUS PRIVILEGIOS. Saben como perpetuarse en el poder.

En el pasado proceso electoral, el voto NULO expresó el rechazo a todos los candidatos. A pesar que se les pedía votar por el menos malo si no había alguien que consideraran bueno, se dio el voto NULO. La población consideró a todos iguales, no logró encontrar al menos malo.

La historia muestra que no debe haber reelección de senadores y diputados. Los senadores y diputados que aporten al desarrollo del país durante su gestión, deben conformarse con saber que cumplieron con las obligaciones del cargo. Su trabajo fue bien pagado. Quien sirve a la Patria no debe esperar obtener ingresos de por vida, a través del Congreso.

Los diputados y senadores tienen bien ganada su mala imagen pública. Históricamente las Cámaras de Senadores y Diputados, han estado a favor de ellos mismos, sus partidos y de la minoría que ejerce el poder económico.

En toda su existencia, el Senado solo ha presentado un caso de valor y honestidad. Lo llevó a cabo el Senador Belisario Domínguez Palencia, quien se opuso al dictador Victoriano Huerta, asesino del presidente Madero. Incluso en esa ocasión los demás senadores se mostraron cobardes y cómplices del dictador; y no lo dejaron leer su discurso en esa representación nacional. Fue un caso de dignidad personal.

En el Congreso se aplaudió al dictador Victoriano Huerta, y se aprobaron sus iniciativas. En el Congreso se aplaudió a Gustavo Díaz Ordaz y se aprobaron sus iniciativas. Calificando de agitadores a los que proponen reformas a favor de la población. Su historia no es buena.

En general, las propuestas de cambio para mejorar los sistemas de gobierno y los sistemas de administración de justicia, tienen su origen en grupos de ciudadanos. Los senadores y diputados la mayoría de las veces rechazan e ignoran reformas que surgen de la sociedad; y después de muchos años, cuando el cambio es inevitable, se presentan como abanderados de reformas que habían combatido. Se sienten ajenos población, no representan sus anhelos, sobre todo cuando no fueron electos por el voto popular. Su compromiso es con los que los impusieron.

No existe un diputado o senador que pueda ser considerado genio, nunca han presentado grandes ideas. Así que NO REELECCIÓN, ni inmediata, ni alternada, con un periodo basta y sobra.

Responder