¿Quien se Robó mi Identidad?

Ensayos, opiniones y debate general sobre todo tipo de temas que merezclan reflexiones...

Moderador: alegsa

Responder
José Guadalupe Figueroa R
Mensajes: 5
Registrado: Mié May 13, 2009 7:13 pm
Ubicación: Guasave, Sinaloa

¿Quien se Robó mi Identidad?

Mensaje por José Guadalupe Figueroa R » Mié May 13, 2009 7:35 pm

Este articulo no pretende ser amarillista, ni alarmar a nadie, solamente invitar a la reflexión a aquellos que no les ha pasado, y a los que les ha pasado también, sobre esos cambios de personalidad que, a veces, nos percatamos que ocurren en nuestra conducta, y que sin embargo no pertenecen a nuestro garbo o manera de ser.

Dicen que nadie se baña en el mismo río dos veces, esto según nuestra experiencia también aplica para esos cambios repentinos que suceden con nuestra personalidad.

Pero ¿Quién se percata de estos cambios? Suponemos que nuestro verdadero espíritu o piloto, ese que es irremplazable, que nos da permanencia en el espacio y en el tiempo, es el que podría llevar una estadística de esos cambios que hasta uno de manera inconsciente se percata de vez en cuando.

Cuando perdemos relativamente esa ruta que nos proporciona esa identidad es cuando nuestro inconsciente despierta y pregunta ¿Quién se Robó mi identidad?

Pues bien, se ha detectado a nivel mundial de organizaciones delictivas que se dedican a robar identidades, y lo hacen para un sin fin de objetivos, y lo pueden hacer de manera transitoria, y algunas veces de manera definitivamente si no se logra uno recuperar.

En este país poco se hace actualmente para combatir este delito, porque en la mayoría de los casos es casi imperceptible, y el que se alcanza a dar cuenta por miedo no lo denuncia.

El ánimo del presente es hacer un llamado de solidaridad a toda la comunidad que ya está enterada de que este delito existe, y se práctica en todas partes y de manera indiscriminada, para organizar la defensa de nuestra identidad.

Reza por ahí una frase que dice: “Cuando veas las barba de tu vecino caer, pon las tuyas a remojar”.

Los síntomas son: Se oyen pasos en la azotea, se le cae la mollera a uno, se pierde la cordura transitoriamente, le quitan lo poquito o lo mucho que puedan tener, hasta las ganas de vivir y luchar; si sobrevives o te recuperas te hacen la vida imposible, entre otras barbaridades y descaros.

Si estás viviendo algo así acude ante alguna institución de confianza, pero ten cuidado porque pueden ser los mismos.

Como la ven, es un simple artículo que bien pudiera constituirse en una denuncia, de algo que realmente sucede, y seguirá sucediendo si no hacemos algo por detenerlo.
La Verdad es el camino, el poder, y la trascendencia.

Responder