Nocturno

Publicá aquí tus poesías o poemas, los mejores serán elegidos para entrar en la sección de Literatura

Moderador: alegsa

Responder
magnum
Mensajes: 7
Registrado: Jue Oct 16, 2008 12:29 am
Ubicación: Buenos Aires - Argentina

Nocturno

Mensaje por magnum » Jue Oct 16, 2008 12:51 am

Noches de solitaria tristeza,
solo converso con mi alma, algo deshilachada por el tiempo.
No hay desdicha, no hay apuros,
solo existe el tiempo que me roban tus recuerdos.

Ya es tarde, la obscuridad se apoderó de todo.
Como queriendo resurgir de entre sus cenizas calcinadas
tu silueta comienza a dibujarse en mi alma,
demasiado tiempo ha pasado pero pese a eso, pero pese a todo,
no puedo olvidarte.

Olvidar quizás ese primer beso tibio y fresco a la vez,
olvidar la calidez de tu piel suave bajo mis caricias,
cómo olvidar tus formas en perfecta armonía con las mías.

Esa noche, esa primer noche tan nuestra y única.
Confesiones que me murmuraste jadeante en mi oído sediento de una palabra tuya,
esa palabra hermosa que aún resuena en mi mente y para siempre.

Imposible olvidar. Imposible olvidarte.

Salgo desesperado a la calle en busca de aire,
aire que me falta lo mismo que tu presencia.
Perdura la noche.
Nocturno, siempre fui nocturno,
quizás para poder creer que en tu ausencia plena las sombras
me ampararían en sus invisibles manos
y desesperado me aferraría a ellas en busca de tu olvido.

Pero es imposible.

Como una estampa de candente fuego sigues en mis memorias.
Ni el tiempo ni la distancia me ayudan en esta lenta agonía.
Nocturno.
Alguna vez fuimos nocturnos y fundimos nuestros seres
entre suaves sábanas,
como desafiando a Dios mismo con nuestro amor,
que alguna vez creímos único.
Lo sensual nos unía.
Esa sublime atracción pasional que hizo que en más de una oportunidad
nuestras pieles en pleno contacto lograran los placeres
más increíbles y más extenuantes.

Luego el sueño.

Y hoy, ni sábanas, ni pieles, ni atracción, ni sueños juntos.
Hoy sólo recuerdos nocturnos de lo que fue algo alguna vez.
Hoy la tristeza me embarga. Hoy estoy solo y nocturno, demasiado nocturno.
Pero te vi. Te veo y siento que los recuerdos recobran vida.

Estar juntos, un llamado telefónico,
la lenta agonía de querer volver a verte,
simples y complejas cosas que me hacen vivir,
nuevamente, como hace demasiado que no lo hacía.

Sigo nocturno.

Siempre nocturno.
Pero con mucho más que simples recuerdos.
Con la embriaguez de tu presencia y la pena de tu ausencia.
Con el palpitar constante de tu recuerdo siempre presente,
con la ansiedad de hace casi diez años ya madura.

Nocturno, siempre nocturno.
Pero con tu presencia majestuosa.

Responder