Fantasías.

Publicá aquí tus cuentos cortos de terror, suspenso, amor, ciencia ficción, realismo mágico... Los mejores serán elegidos para entrar en la sección de Literatura

Moderador: alegsa

Responder
ivan
Usuario destacado
Usuario destacado
Mensajes: 81
Registrado: Lun Ago 23, 2010 9:51 pm
Ubicación: guayaquil,ecuador

Fantasías.

Mensaje por ivan » Vie Ago 03, 2012 4:25 am

Habían pasado varios segundos cuando Iván volvió a la realidad. Justo al tiempo en que su tía terminó su sermón sobre comportamiento y educación; día tras día el mismo discurso, las mismas palabras a las cuales él ya había guardado fastidio. Su voz, mirada acusadora todo en ella despertaban los deseos más violentos. Pero Iván nunca refutaba aquellas palabras acrecentando el ego de su tía al sentirse soberana y de incuestionables autoridad.
-Ya falta poco para tu hora de salida. Decía su tía. Y no has trabajado casi nada eres igual que tu padre de ocioso.
Una sonrisa forzada e hipócrita esbozaba Iván para no responder con la cólera que le inundaba, esa cólera que hervía la sangre y brotaban las venas de su frente.
Al fin la hora de retirarse, el trabajo de hoy terminó ya Iván puede volver a su otra vida. Cuatro horas de soportar sermones y reproches injustos valen la pena por 200 dólares al mes. Un trabajo más que físico y mental, sentimental y de paciencia se repetía cada mañana de 7 a 11. Luego una caminata ligera y corta hasta su casa donde le esperaban la rutina, la amargura pero antes complementaba su rutina con una visita al bar donde pasaba exactamente una hora. Nunca más nunca menos. Cuatro cervezas eran su limite diario, para la tercera ya estaba de mejor humor, la cuarta solo era para estar tranquilos y seguros de no recordar la miserable amargura que le consumía.
Medio día marca el reloj, ahora si es hora de regresar a casa.
Su madre le saluda en la entrada y se despide por el mismo camino, no la verá hasta la noche cuando regrese de trabajar y cuidar a la abuela. Toda la vida a sido con su madre tal parece que esa abuela solo ha vivido enferma. Su padre es el guardián de la casa, siempre allí y nunca en otro lado desde que perdió su trabajo. Tan irónico hace años atrás encontrarle en casa era un imposible salvo por las noches que llegaba ebrio.
Come algo rápido y la cama le espera pero antes derrama lágrimas por su amor perdido que lo tiene clavado al piso y sin opción de regreso. Uno de esos amores dignos de un poeta, mejor dicho un amor de poeta: apasionado, trágico y patético.
Su vida se decanta por el negativismo. Está en un punto medio; no muy valiente para quitarse la vida pero no muy emprendedor para salir adelante. Arrastrándose a su cama y cerrando la puerta de su pequeño cuarto se deja caer entre las sábanas arrugadas que le abrazan confortablemente.
Unos cuantos sueños mágicos le embellecen la tarde y es la razón de dormir a esas horas pero un frío sin origen le despierta. No volverá a dormir hasta la noche.
Hora de levantarse y salir a vagabundear, mas exactamente caminar por calles que traen recuerdos de días mejores, martirizarse recordando lo bueno, levantar pequeñas esperanzas para no terminar de caer, todo eso en 2 horas de un movimiento de piernas sin rumbo solo para perder el tiempo.
La mente de Iván trabaja tanto cuando camina, pensando y dibujando situaciones que remedien sus problemas, se siente dueño de su vida y es el héroe de sus películas mentales. Un Hércules, un rey, un libertador… ¿Qué no ha sido en su mundo de fantasía?
Su patética existencia le desconcierta, muchos han sufrido pero han salido adelántate, el sin embargo no, frustrado lentamente sin darse cuenta va convirtiéndose en una vasija de rencores y angustias, una vasija que nadie quiere tomar. Poco a poco rebosará. Su sonrisa es fugaz siempre, y sus ojos penetrantes invitando a descubrirle, a ver mas allá pero nadie se da cuenta de él.
Pobre y apuesto Iván si antes eras un encanto ahora eres un abrojo según tu. Pero quizás todo cambie a la mañana siguiente en la que de nuevo abras los ojos de un dulce sueño para despertar en la realidad que desprecias. Debes levantarte Iván y arrastrar esos pies a un trabajo peculiar donde te pagan por monear un poco en la computadora sin embargo te desprecian y quieren hacerte un señorito, pero ella no sabe que tú lo eres y cómo lo van a saber si jamás hablas para defenderte, solo escuchas , observas y sonríes mientras te pierdes en tus fantasías donde eres el héroe de todos y te respetan pero en tu más oscura fantasía Iván: lo que mas te asusta es que puedes llegar a ser el asesino de una escena de terror, un cuchillo afilado en tus manos y una palabra de más en la boca de tu tía y toda esa ira se soltaría de un solo tajo!!!...Pero no eres tan valiente como para hacerlo, llevas meses así.
Pobre y patético Iván tan apuesto que eras, un encanto y ahora un abrojo. Ni tu mismo sabes lo que eres ya, entre tantas fantasías ya no reconoces tu propia personalidad, por eso existo, me diste poder, palabras y conciencia para hacer por ti lo que tu no eres capaz. No tengo lengua pero soy la voz que te defiende cuando tu boca no se atreve a decir nada. Soy las palabras que te hacen falta, el coraje que te huye y los cojones esos que se te recogen y arrugan cuando tienes miedo. Me has alimentado de lo que careces.
Pero, ¿qué piensas hacer?, acaso por fin te bajarán los testículos y te comportarás como un hombre
Pobre y patético Iván tan apuesto que eras, un encanto y ahora un abrojo. [/size]
la ignorancia no te deja pensar con claridad

Responder