Gembag

Publicá aquí tus cuentos cortos de terror, suspenso, amor, ciencia ficción, realismo mágico... Los mejores serán elegidos para entrar en la sección de Literatura

Moderador: alegsa

Responder
malvadoduku
Mensajes: 12
Registrado: Lun Jul 02, 2012 7:58 pm

Gembag

Mensaje por malvadoduku » Mié Jul 04, 2012 7:32 pm

El Conde Gorgorotem vivía en su castillo de Gembag, y era muy dichoso en verdad, pues aparte de mujeres de bellos pechos, tenía muchos bufones que le divertían cada noche durante opíparas cenas. Sin embargo, cuando cumplió cincuenta años, le sobrevino una gran melancolía, y canceló una gran fiesta como era habitual llevar a cabo. Más aún, despidió a todos sus bufones, y se quedó con una sola mujer, su preferida Desabell; nadie más viviría en Gembag, ni si quiera se recibirían visitas por muy importantes que fuesen sus motivos. Comenzaron a vestir de riguroso luto y comerían lo justo para no morir de hambre. Tras un lustro de absoluto abandono, Gembag se había trocado en un gigantesco mausoleo, con el Conde y su mujer como muertos vivientes entre aquellos fríos y mohosos muros centenarios.
Cierta noche, a mediados del mes de octubre, un cuervo se posó en las almenas de la torre del homenaje, y su estrepitoso graznar despertó al Conde de sus pesadillas de media noche. Se asomó al ventanal y contempló la siniestra ave, la cual le devolvió con sus relucientes ojos pardo azulados una mirada que presagiaba un luctuoso desenlace. El Conde notó ominosamente una llamada ineludible dentro de su atormentado cerebro. Obedeció y fue a su encuentro en lo más elevado de su castillo candil en mano, firme, sin embargo. El pajarraco de mal agüero tenía en mensaje escrito atado con hilo de seda negro a su pata derecha. El conde lo cogió y se dispuso a leerlo iluminado por la mortecina luz de la luna. Sólo él supo lo que decía, siendo el caso, que tras terminar su lectura se lanzó al vacío de espalda, viendo por última vez mientras caía los podridos muros de Gembag.
Desde entonces Desabell recuperó la salud y la alegría, y tras leerse las últimas voluntades del desaparecido Conde Gorgorotem, quedó como única dueña del castillo de Gembag, siéndole devuelto su pasado esplendor.

Responder