¿Qué estará pensando ella?

Publicá aquí tus cuentos cortos de terror, suspenso, amor, ciencia ficción, realismo mágico... Los mejores serán elegidos para entrar en la sección de Literatura

Moderador: alegsa

Responder
Avatar de Usuario
El Brujo de Letziaga
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 2660
Registrado: Mar Sep 29, 2009 9:01 pm

¿Qué estará pensando ella?

Mensaje por El Brujo de Letziaga » Jue Jun 21, 2012 3:25 pm

Camino sin rumbo, entre la nieve color leche que me cae desde la Vía Láctea donde reside la utopía de mis paisajes mentales, los copos son copiosos sobre la mirada de unos ojos perdidos e invisibles a los que llevo tiempo imaginando y nunca los encuentro, o sobre los tejados y aleros donde veo hielo y carámbanos que sollozan gotas de lágrimas que chapotean desconsoladamente dentro de mi alma, que está siempre en una espera continua que se me hace eterna.

De repente escucho que alguien me pide fuego para encender un cigarrillo, es una voz cascada y adormecida como esa que tienen las mujeres que fuman en demasía. A primera vista percibo su feminidad, que habita dentro de una mujer alta que vuela por encima mío sobre unos botines con tacones que me dice que son italianos, cuando la digo que los tiene muy calados. Conversamos escuetamente sobre el frío que hace y lo mucho que está nevando, con palabras y gestos en la esquina de la calle.

Es entonces que la invito a tomar un café caliente en la cafetería de enfrente. Entramos y comienza a quitarse el abrigo muy despacio mientras da una última bocanada al cigarrillo que lo tiene a punto de extinguirse, y el tiempo se me paraliza cuando descubro en el escote de su vestido el canalillo donde aterrizan mis ojos y un tembleque erótico me recorre toda la mente.

El negro intenso y liso de su cabellera, y los movimientos de labios que me hablan desde el otro lado de la mesa van acompasados por unos dedos largos que me hacen ademanes como los pianistas, y unos ojos negros pegados a su cara consiguen que me asuste y me estremezca...Es una mujer espectacular, inalterable, impasible, indescifrable, con unos pómulos prominentes que parecen esculpidos por el mejor artista y por debajo unos labios gruesos y sensuales, lo que hace que mis miedos sigan intactos, como al principio.

Intuyo que algo misterioso duerme más allá de lo visible cuando su mano enciende otro cigarrillo con el fuego que la ofrezco. Mantengo la cabeza erguida para disimular mi nerviosismo, pero me sobresalto cada vez que me dice algo y hasta mi inteligencia se esconde y se me queda fuera de juego y de uso ante la personalidad que desprende su silueta y sus facciones. Lo intelectual es lo mejor que tengo y no me sirve para nada, porque es como si ella hubiera roto la punta de mi lapicero mental dejándomelo romo y fuera de servicio.

El tiempo va pasando entre las ondas de humo de tabaco que hacen una mezcolanza con el aroma a café que vamos degustando a pequeños sorbos, alargándolos a posta indefinidamente, y la verdad es que sigo casi sin hablar obnubilado por la geografía anatómica de la dama de museo que me acompaña.

Ella mira más tarde la hora en su reloj que lleva un broche plateado con accesorios de pedrería que me llama mucho la atención y me dice que son más de las 10, y que tiene que irse. La acompaño hasta la salida tras darnos un par de besos en las mejillas e intento atrapar en ese minuto largo de la despedida todo lo que he visualizado de ella, almacenarlo y digerirlo, ya que sé que la estoy perdiendo, que se me va, que se me escapa.

Y se va, claro que se va..., y la sigo con la mirada parado como un muermo a la puerta de la cafetería, y tengo ganas de correr hacia ella pero no puedo, y gritar su nombre que me dijo antes de emprender su vuelo, y llamarla, pero me reprimo como un memo.

¿Será esa mirada la que buscaba? Caminábamos por sentido contrario en un cruce de caminos cuando nos encontramos en una calle de mi barrio, y ahora en solitario y de vuelta a casa pienso hasta en su sexo, en hacerla el amor, pero solo lo pienso ¿Qué estará pensando ella?

Responder