La Chamana socia del diablo

Publicá aquí tus cuentos cortos de terror, suspenso, amor, ciencia ficción, realismo mágico... Los mejores serán elegidos para entrar en la sección de Literatura

Moderador: alegsa

Responder
Avatar de Usuario
David Gómez Salas
Super colaborador
Super colaborador
Mensajes: 654
Registrado: Mar Jul 08, 2008 11:23 am

La Chamana socia del diablo

Mensaje por David Gómez Salas » Lun Abr 04, 2016 3:32 am

La Chamana socia del diablo
© David Gómez Salas, el Jaguar
-
Algunas tardes jugábamos en el patio de la casa de Alberto, el patio era enorme y colindaba con el patio de una señora que ejercía el oficio de hechicera de magia negra. En el barrio decían que era "Chamana" o sea Chamán en femenino. Suponían que estaba dotada de poderes sobrenaturales, gracias a que tenía pacto con el diablo, quien la ayudaba para causar males a otras personas. Ella misma propagaba esa versión para hacerse propaganda.
-
La Chamana era una mujer morena como de 30 años de edad, apenas un poco más de metro y medio de estatura, gordita, cabellera larga y lacia, ojos pequeños negros, boca grande y labios gruesos, con pelos muy largos en las axilas y pubis. En las tardes noches se bañaba desnuda a la intemperie en el patio de su casa, junto al pozo artesiano; el patio de su casa no era muy grande y quedaba a la vista del patio de la casa de Alberto, solo lo separaba una cerca de alambres de púas. De la cerca al pozo había una distancia máxima de cuatro metros, así que prácticamente se bañaba frente a nosotros cuando coincidíamos en esa zona. Impresionaba verla desnuda y sin afeitar.
-
A un lado del pozo estaba un poste de madera como de diez centímetros de diámetro y dos metros de altura, en la punta superior del poste estaba amarrada una cabellera que parecía ser una cola de caballo más o menos de 80 centímetros de largo, que ella decía era el cabello de la llorona.
-
En casa de la Chamana curtían pieles, imagino utilizaban algún método muy rústico porque el lugar olía a orina, estiércol, a un antiguo pegamento llamado cola, huevo podrido y otros malos olores causados por materia orgánica descompuesta. Siempre había en aquel patio de tierra, algunas zonas con lodo, grasa, sales, pelos, hilos de piel y basura. Una enorme cantidad de moscas se reproducía en ese ambiente de suciedad en clima caliente húmedo del trópico.
-
La Chamana contaba historias que me resultaban aterradoras, sobre todo considerando que en ese año yo contaba con 8 años de edad. Por esas historias casi todo el mundo le temía, bueno el pequeño mundo del barrio.
-
Cuando nos mudamos al barrio, al principio muchas mañanas encontramos en la acera de la casa, plantas con flores amarillas y tierra negra, decían que eran plantas arrancadas del panteón para hacernos hechicerías, para embrujarnos. Mi madre barría y recogía aquella basura sin comentarlo con los vecinos, mi madre siempre fue muy callada. Pasó un tiempo, no recuerdo cuanto, y dejaron de tirar esas plantas en fuera de la casa.
-
En las noches los vecinos salían a la calle para platicar, "a tomar el fresco", decían. Ahí escuché los cuentos del Cadejo, Sombrerudo, Juana la loca, varias versiones de la llorona y más cuentos de terror. Sin embargo, me impresionaban más los cuentos sobre la Chamana de nuestro barrio. Como un relato en que decían haber encontrado un dedo de niño en un tamal. Esta historia me impresionó porque me la platicaron un día después de haber asistido a una fiesta que se llevó a cabo en casa de la Chamana, para celebrar el cumpleaños de su sobrino, que era mi amigo. Ahí comí un tamal que ella había elaborado y que tenía huesitos que dijeron eran de alitas de pollo.
-
Una noche la Chamana celebró en su patio una ceremonia de brujería, participaron ocho personas incluyendo a la Chamana. La vimos cuatro niños desde el otro lado de la cerca, el patio de la casa de Alberto.
-
Los invitados y la Chamana se sentaron formando un círculo alrededor de una pequeña fogata, la Chamana tenía en su contorno varias cosas sobre el piso de tierra. Botellas con líquidos, la "cabellera de la llorona", huesos de caballo o de vacas, telas negras, un zanate (cuervo local) muerto, cosas que no supe que eran y otras cosas que no recuerdo.
-
Los participantes eran señores y señoras, adultos de 30 a 50 años de edad. La noche era obscura, pues en el trópico generalmente hay muchas nubes y además imagino que la Chamana escogió una noche cercana a la luna nueva o no visible.
-
Todos sus invitados cubrieron individualmente su cabeza y medio cuerpo, estaban sentados, cada uno de ellos recibió una tela negra para hacerlo. La Chamana colocó sobre su cabeza la cabellera de la llorona.
-
Al centro de la pequeña fogata (brasas) había una gruesa varilla de acero, de esa varillas corrugadas que se usan en la construcción, la varilla estaba clavada firmemente en el piso y alcanzaba como un metro y medio de altura, ahí estaba amarrada con alambre una figura del diablo hecha de lámina oxidada.
-
La Chamana llamó en voz alta a Belcebú, Mefistófeles, Satán y otros sinónimos del diablo. Hizo algunas oraciones de magia durante unos cinco minutos y después se puso de pie. Caminó siguiendo una trayectoria circular pasando por atrás de sus invitados y a cada uno de ellos les acarició repetidamente la cabeza y los hombros, pasando sus manos sobre la tela negra que los cubría.
-
Al regresar a su lugar, tomó una lata que contenía manteca o cebo blanco de algo y un pedazo de piel, con ese material dio una segunda vuelta por atrás de todos, abrazando por la espalda a cada invitado levantaba la tela negra, metía sus manos y untaba la pomada en cabello y cuello.
-
De nuevo regresó a su lugar, tomó una botellas que parecían contener alcohol o petróleo, se acercó a la fogata y parada con la boca arrojó buches del combustible sobre las brasas, el liquido esparcido ardía al caer sobre las brasas. En aquella época todavía existían estufas y lámparas (quinqués) que usaban petróleo, por lo que vendían este combustible en algunas tiendas de abarrotes, tendejones.
-
La Chamana siguió con sus oraciones otros cinco minutos y pidió que cada uno de los invitados jurara lealtad a Satanás a partir de ese momento. Tomaron un líquido que la Chamana les sirvió en unas tazas, y después de tomar el líquido los participantes extendieron sus brazos y se tomaron las manos.
-
Finalmente llegó el momento que mostró el objetivo de la ceremonia: La Chamana, les dijo que hicieran sus peticiones.
-
Cada persona hizo las suyas, eran solicitudes de venganzas la mayoría. Dedicadas al hombre que las dejó, a la mujer que los engañó, a la persona que les ganó en un negocio o en un trabajo, etc.
-
Aquella noche no vi más de la ceremonia, porque la mamá de Alberto se dio cuenta que estábamos espiando y nos llamó para dejar de hacerlo. Me contaron que nos faltó ver cuando se pintan la cara con sangre, cuando le quitan las plumas a pobre zanate, cuando los invitados besan los huesos de caballo, cuando la Chamana "ramea" a los invitados (golpes con ramas de plantas de panteón), cuando el demonio entra al cuerpo de la Chamana y otras cosas.
-
Supe que la ceremonia duraba un poco más de una hora y que la Chamana cobraba 200 pesos por persona. Esa noche la Chamana cobró en total: mil cuatrocientos pesos. En aquel año, nosotros pagábamos de renta por la casa en que vivíamos 400 pesos al mes.
-
Un año después —ya no vivía en el barrio — me enteré por periódico y radio, que habían detenido a la Chamana. La noticia decía que se disfrazó de "bulto" así le decían cuando una persona se cubría con una sábana blanca de tela transparente, como si fuera un fantasma, la llorona o un espíritu. Y con este disfraz se metió a un predio desocupado, se subió a la construcción y desde ahí arrojó botellas vacías de mayonesa, velas, latas vacías de chiles y otras cosas. Después el "bulto" bajo de la construcción, salió del predio y caminó al monte. El barrio colindaba con la selva.
-
Se supo que lo hizo para que la gente pensara que en esa casa espantaban y que los dueños no pudieran rentarla cómodamente, y al transcurrir tiempo sin poder rentarla, tuvieran que disminuir el monto de la renta o decidieran venderla. De esta manera los que contrataron a la Chamana le harían una oferta a la dueña para comprar la casa.
-
No resultó la conspiración porque la dueña logró que la policía estuviera con anticipación arriba de la construcción y ahí ocultos los policías atraparon al "bulto" o espíritu, la segunda ocasión que quiso llevar a cabo su acto de brujería.

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados