El cuarto blanco (Precauciones antes de leer, lea aviso)

Publicá aquí tus cuentos cortos de terror, suspenso, amor, ciencia ficción, realismo mágico... Los mejores serán elegidos para entrar en la sección de Literatura

Moderador: alegsa

Responder
Esteban Rey
Usuario destacado
Usuario destacado
Mensajes: 157
Registrado: Vie Jul 16, 2010 2:14 am
Ubicación: Rosario Sta Fe

El cuarto blanco (Precauciones antes de leer, lea aviso)

Mensaje por Esteban Rey » Vie Nov 18, 2011 9:10 am

El cuarto blanco
Les dejo un pequeño recuerdo a los nuevos escritores, uno de mis mejores relatos. Abajo están las indicaciones para comenzar a recorrer ese mundo tan mio. Espero lo disfruten.


Queridos lectores, si son propietarios de prejuicios personales, le recomiendo no leer este relato fascinante, escrito con furia, y calando muy profundo en la psiquis humana, espero puedan disfrutarlo. desde ya les digo qué es algo largo, pero no va a perder fuerza, si no todo lo contrario. AVISADOS.

Esteban Rey 12/09/2001








Rogelio insistió en que no estaba loco, pero, a pesar de todo, lo metieron en el cuarto blanco.

“Lo sentimos, amigo, le dijeron. Sólo temporalmente. Tenemos problema de espacio, esto está abarrotado, lo trasladaremos a otra celda dentro de un par de horas”, le dijeron. “Es mejor que estar en la celda grande con todos los borrachos”, le dijeron. “De acuerdo, ya ha llamado a su abogado pero tómese las cosas con calma hasta que él llegue aquí”, le dijeron.

Y la puerta se cerró estrepitosamente.
Allí estaba él, atrapado casi en un extremo de los bloques de celdas, solo en una pequeña habitación. Le habían quitado el reloj de pulsera y la cartera, las llaves y el cinturón, incluso los cordones de los zapatos, de modo que no pudiera causarse daño alguno a menos que se mordiera las muñecas. Pero eso habría sido una locura, y Rogelio no estaba loco.
Lo único que podía hacer era aguardar. No había nada más que hacer, no había opciones, nada en cuanto te metían en el cuarto blanco.
Para empezar, el cuarto era pequeño: seis pasos de largura y otros tantos de anchura. Un hombre normalmente activo podía recorrer de un salto la distancia que separaba las paredes, aunque tendría que tomar carrera. Y era absurdo intentarlo, porque él acababa de rebotar, sin hacerse daño, en el grueso muro acolchado.

Las paredes, carentes de ventanas, estaban acolchadas por todas partes, desde el suelo hasta el techo, igual que la puerta. El almohadillado era sin costuras, para que fuera imposible rasgarlo o arrancarlo. Incluso el suelo estaba acolchado, aparte de un cuadrado de veinticinco centímetros en el rincón izquierdo del fondo que debía servir de inodoro.

En lo alto, una bombillita brillaba tenuemente detrás de la red protectora, seguramente alejada del suelo. El techo que rodeaba la luz también estaba acolchado, probablemente para amortiguar los ruidos.
Sala de confinamiento, así la llamaban, pero normalmente era una celda acolchada. «Cuarto Blanco» era el término popular. Y quizás ese término de la jerga no fuera tan popular si más personas se viesen enfrentadas a la realidad.

Antes de darse cuenta de lo que hacía, Rogelio empezó a ir de un lado a otro. Seis pasos hacia delante, seis pasos hacia atrás, lo mismo una y otra vez, igual que un animal en una jaula.
Eso era exactamente: no una habitación, una simple jaula. Y si permaneces demasiado tiempo en una jaula te transformas en animal. Desgarras, arañas, te golpeas la cabeza en las paredes y pides a gritos que te saquen de allí.

Si no estás loco al entrar, te vuelves loco antes de salir. El truco, naturalmente, consiste en no permanecer allí demasiado tiempo.
Pero ¿cuánto tiempo era demasiado tiempo? ¿Cuánto tiempo tardaría en llegar el abogado?

Seis pasos adelante, seis pasos atrás. El grisáceo y esponjoso acolchado ahogaba sus pasos y absorbía la luz de la bombilla, dejando las paredes en sombras. También las sombras podían hacer enloquecer. Igual que el silencio, y la soledad. Soledad entre sombras y en silencio, como estaba cuando lo encontraron en la habitación..., la otra habitación, la de la casa.
Fue como una pesadilla. Quizá se sentía eso cuando se estaba loco, y en ese caso él debía de haber estado loco cuando sucedió aquello.
Pero no estaba loco ahora. Estaba totalmente cuerdo, completamente dominado. Y allí no había nada que pudiera causarle daño. El silencio no daña. ¿Cómo era aquel dicho? La violencia es oro. No, nada de violencia. ¿De dónde había salido eso? Un desliz freudiano. A la mierda con Freud, ¿qué sabía él? Nadie lo sabía. Y si él guardaba silencio nadie lo sabría nunca. Aunque lo hubieran encontrado, no podrían demostrar nada. No si él guardaba silencio, si dejaba hablar a su abogado. El silencio era su amigo. Y también las sombras eran sus amigas. Las sombras ocultan todo. Había sombras en aquel otro cuarto y nadie podía haberlo visto con claridad cuando lo encontraron. Creyeron verlo, les diría.

No, se había olvidado: no debía decirles nada, sólo dejar hablar al abogado. ¿Qué le ocurría, estaba enloqueciendo a pesar de todo?
Seis pasos adelante, seis pasos atrás. Sigue andando, guarda silencio. Mantente lejos de esas sombras de los rincones. Las sombras eran cada vez más oscuras. Más oscuras y más densas. Algo parecía moverse allí, en el rincón derecho del fondo.

Rogelio sintió que se tensaban los músculos de su garganta, y él no podía controlarlos. Sabía que iba a gritar de un momento a otro.
Y entonces se abrió la puerta a su espalda y con la luz del corredor la sombra desapareció.


Buen detalle que no hubiera gritado. En ese caso ellos habrían estado seguros de su locura, y todo se habría echado a perder.
Pero puesto que la sombra había desaparecido, Rogelio se tranquilizó. Cuando lo sacaron al corredor y lo dejaron en la sala de visitas estaba de nuevo muy calmado.

Su abogado le aguardaba allí, sentado al otro lado de la enrejada barrera, y nadie más iba a oírles.
Eso dijo el abogado.

-Nadie nos oye, puede explicarme todo.
Rogelio meneó la cabeza y sonrió porque él no era tan tonto. La violencia es oro e incluso las paredes tienen oídos. Quiso advertir a su abogado que le estaban espiando, pero eso parecía una tontería. Lo sensato era no mencionarlo, tener cuidado y decir las cosas apropiadas.

Explicó al abogado lo que todos sabían de él. Era un hombre decente, tenía trabajo fijo, pagaba sus facturas, no fumaba, no bebía, no era desordenado. Trabajador, responsable, pulcro, limpio, sin antecedentes policiales, no era un pendenciero. Mamá siempre se enorgullecía de su hijo y estaría orgullosa de él ese día si viviera aún. El siempre se había preocupado por su madre, y al morir ella siguió preocupándose de la casa, la cuidó, se cuidó de él mismo tal como su madre le había enseñado. Así pues, ¿a qué venía tanto alboroto?

-Supongamos que usted me lo explica-, dijo el abogado.
Esa era la parte difícil, hacer comprender al hombre, pero Rogelio sabía que todo dependía de ello. Habló muy despacio, eligió las palabras con sumo cuidado, se aferró a los hechos.

La segunda guerra mundial tuvo lugar antes de que él naciera, pero era un hecho.

Rogelio conocía muchos hechos de la segunda guerra mundial ya que había leído muchos libros en la biblioteca en vida de su madre. Mejora tu mente, decía ella. Leer es mejor que ver tanta violencia por televisión, decía ella.

Por la noche, cuando no podía dormir, pasaba horas leyendo, sentado en su cuarto. La gente que trabajaba con él en la tienda lo llamaba ratón de biblioteca pero a él no le molestaba. Los ratones de biblioteca no existían, él lo sabía. Había gusanos que comían microorganismos de la tierra, pájaros que comían gusanos, animales que comían pájaros, personas que comían animales y microorganismos que comían personas..., como los que comieron a su madre hasta matarla.

Todo lo que existe (gérmenes, plantas, animales, personas) mata otras cosas para sobrevivir. Se trata de un hecho, un hecho cruel. Rogelio aún recordaba los chillidos de su madre.

Después de la muerte de ella Rogelio leyó más. Fue entonces cuando realmente se interesó por la historia. Los griegos mataron a los persas, los romanos mataron a los griegos, los bárbaros mataron a los romanos, los cristianos mataron a los bárbaros, los musulmanes mataron a los cristianos y los hindúes mataron a los musulmanes. Los negros mataron a los blancos, los blancos mataron a los indios, los indios mataron a otros indios, los orientales mataron a otros orientales, los protestantes mataron a los católicos, los católicos mataron a los judíos, los judíos mataron al Redentor en la Cruz.

“Amaos los unos a los otros”, dijo Jesús, y lo mataron por ello. Si el Redentor hubiera vivido, el Evangelio se habría extendido por el mundo entero y no habría existido violencia. Pero los judíos mataron a Nuestro Señor.

Eso explicó Rogelio al abogado, pero no profundizó.
-Vaya al grano-, dijo el abogado.
Rogelio estaba acostumbrado a esa clase de reacción. La había escuchado otras veces cuando intentaba explicar cosas a las mujeres que conoció tras el fallecimiento de su madre. Mamá no aprobaba que él fuera con chicas y Rogelio solía enojarse por ello. En cuanto ella murió los compañeros de trabajo le dijeron que la compañía femenina le sería provechosa. Sal de tu caparazón, le dijeron. Por eso consintió participar en salidas de dos parejas y entonces averiguó que su madre tenía razón.

Las chicas se reían de él cuando comentaba hechos.
Era preferible permanecer en su caparazón, igual que un caracol. Los caracoles sabían protegerse en un mundo donde todos matan para vivir, y los judíos mataron al Redentor.

-Hechos-, dijo el abogado. -Exponga hechos.
Y Rogelio le habló de la segunda guerra mundial. Ahí empezó la verdadera matanza. Banqueros judíos de todo el mundo financiaron las guerras napoleónicas y la primera guerra mundial, pero estos conflictos no fueron nada comparados con la segunda guerra mundial. Hitler conocía los planes de los judíos y trató de impedirlos; por eso invadió otras naciones, para librarse de los judíos tal como había hecho en Alemania. Los judíos habían planeado una guerra para destruir el mundo, para tomar el poder. Pero nadie lo comprendió y al final los ejércitos financiados por los judíos ganaron la guerra. Los judíos mataron a Hitler igual que mataron al

Redentor. La historia se repite, y también eso es un hecho.
Rogelio explicó todo esto con enorme paciencia, sin recurrir a otra cosa que no fueran hechos, pero por la mirada del abogado dedujo que todo era inútil.

Y Rogelio regresó a su caparazón. Pero en esta ocasión llevó al abogado con él.
Le explicó cómo era su vida, solo en su casa, que en realidad era un gran caparazón que lo protegía. Demasiado grande al principio, y demasiado vacío, hasta que Rogelio comenzó a llenarlo con libros. Libros sobre la segunda guerra mundial, debido a los hechos. Pero cuanto más leyó tanto más comprendió que casi todos los libros no contenían hechos. Los vencedores escribían los relatos y, puesto que habían ganado los judíos, sólo escribían mentiras. Mentían acerca de Hitler, del partido nazi y sus ideales.

Rogelio fue una de las pocas personas capaz de leer entre mentiras y distinguir la verdad. Podía encontrar recordatorios de la verdad fuera de los libros, y él recurrió a esos recuerdos y empezó a coleccionarlos. Atavíos y banderas, cascos y medallas de acero. También las cruces de hierro eran recordatorios: los judíos destruyeron al Redentor en una cruz y ahora trataban de destruir las mismas cruces.

Entonces comenzó a entender lo que ocurría, cuando fue a las tiendas de antigüedades donde vendían esa clase de objetos.
Había otras personas en esas tiendas y todas miraban a Rogelio. Nadie pronunciaba palabra, pero todos observaban. A veces él creía oír murmullos cuando estaba de espaldas y daba por hecho que los curiosos tomaban notas.

Eso no era producto de su imaginación, porque al cabo de poco tiempo algunos compañeros de trabajo le hicieron preguntas sobre su colección: las fotos de los líderes del partido, las esvásticas, las insignias y las fotografías de niñas que ofrecían flores al Führer en mítines y desfiles. Difícil creer que esas niñas fueran ya mujeres cincuentonas. A veces
Rogelio pensaba que si conocía a una de ellas podría arreglarse con ella y ser feliz; como mínimo ella lo entendería porque conocía los hechos. En cierta ocasión estuvo a punto de poner un anuncio para tratar de localizar a una de esas mujeres, pero pensó que podía ser peligroso. ¿Y si los judíos la buscaban? Lo agarrarían a él también. Eso era un hecho.
El abogado de Rogelio meneó la cabeza. Su cara, al otro lado del enrejado, adoptó una expresión que disgustó a Rogelio. Era la expresión de la gente cuando va al zoo, cuando contempla los animales a través de barras o alambrados.

Fue entonces cuando Rogelio decidió que debería explicar el resto al abogado. Era un riesgo, pero si deseaba que creyeran en él, su abogado debía conocer todos los hechos.
Y le habló de la conspiración.

Los secuestros de toda índole que ocurrían en la actualidad formaban parte de la conspiración. Y los terroristas que actuaban tapándose los ojos con gafas de esquiador también formaban parte del plan.
En el mundo actual, el terror luce gafas de esquiador.
Algunas veces se llaman árabes, pero sólo para confundir a la gente. Ellos fueron los responsables de los dos aviones incrustados en las Torres Gemelas y de los asesinatos de Latinoamérica. La conspiración internacional judía era responsable de todo ello, y detrás de unas gafas de esquiador hay un rostro judío.

Se esparcen por todo el mundo, provocando miedo y confusión. Y también habían estado allí, tramando, maquinando y espiando a sus enemigos. Mamá lo sabía.

Cuando él era pequeño y hacía una travesura mamá solía decirle que se portara bien. “Pórtate bien o el judío te agarrará”, decía mamá. Rogelio pensaba que ella intentaba asustarlo, pero ahora comprendía que su madre estaba diciéndole la verdad. Como cuando ella lo sorprendió masturbándose y lo encerró en el armario. “El judío te agarrará”, le dijo. Y estuvo solo a oscuras, vio que el judío atravesaba la puerta, empezó a gritar y su madre lo sacó justo a tiempo. De lo contrario el judío lo habría agarrado. Rogelio sabía ahora que ese era el medio que empleaban para conseguir reclutas. Tomaban a los hijos de otras personas y les lavaban el cerebro, los educaban para ser terroristas políticos en países del mundo entero (Italia, Irlanda, Indonesia, el Oriente Medio) de forma que nadie sospechara los hechos reales. Los hechos reales, la responsabilidad de los judíos, preparar otra guerra. Y cuando las demás naciones se destruyeran unas a otras, Israel dominaría el mundo.

Rogelio estaba hablando en voz más alta en ese momento, pero no se dio cuenta hasta que el abogado le rogó que se calmara.
-¿Qué le hace pensar que esos terroristas van detrás de usted?-, preguntó el abogado. -¿Alguna vez ha visto un terrorista?

-No-, le explicó Rogelio, -ellos son demasiado inteligentes para eso. Pero tienen espías, sus agentes están por todas partes.
El rostro del abogado estaba enrojeciendo y Rogelio reparó en el detalle. Le explicó por qué hacía tanto calor en la sala de visita: los agentes judíos estaban en acción de nuevo.

Las personas que Rogelio vio al comprar banderas, esvásticas y cruces de hierro habían sido enviadas a las tiendas para espiarle. Y los compañeros de su trabajo que se mofaban de su colección también eran espías, y sabían que él había averiguado la verdad.

Los terroristas llevaban ya varios meses detrás de él, planeaban matarle. Intentaron atropellarlo con sus coches al cruzar la calle, pero él se salvó. Hacía dos semanas, al encender el televisor, se produjo una explosión. Parecía un cortocircuito pero Rogelio no era tan tonto; habían querido electrocutarlo sin conseguirlo. Él era demasiado listo para llamar a un reparador, ya que ellos querían precisamente eso: enviar uno de sus asesinos en lugar del técnico. Las únicas personas que en la actualidad hacen visitas a domicilio son los asesinos.

Durante dos semanas Rogelio se las apañó como pudo sin electricidad. Entonces debieron de poner los aparatos en las paredes. Los terroristas poseían aparatos para calentar cosas y por la noche él escuchaba un zumbido en la oscuridad. Buscó por todas partes, dio golpes en las paredes y no encontró nada, pero sabía que los aparatos estaban allí. A veces el calor aumentaba tanto que acababa empapado de sudor, pero él no intentaba apagar la calefacción. Les demostraría que podía soportarlo. Y no pensaba salir de la casa, porque eso era lo que ellos deseaban. Ese era su plan, obligarlo a salir para poder atacarlo y matarlo.

Rogelio era demasiado listo para eso. Tenía suficientes alimentos enlatados y otras cosas para resistir y era más seguro no moverse. Cuando sonaba el teléfono, él no contestaba; seguramente alguien de la tienda llamaba para preguntarle por qué no iba a trabajar. Eso era lo único que debía hacer: volver al trabajo para que pudieran asesinarlo en el camino.

Era preferible esconderse en su dormitorio con las cruces de hierro y las esvásticas en las paredes. La esvástica es un símbolo muy antiguo, un símbolo sagrado, y lo protegía. Igual que la gran fotografía del Führer. Saber que estaba allí era suficiente protección, incluso a oscuras. Rogelio no podía dormir ya debido a los ruidos de las paredes; al principio fue un zumbido, pero poco a poco fue captando voces. No sabía hebreo, y sólo con el tiempo supo qué estaban diciéndole. Sal, asqueroso ario, sal y muere.

Se presentaban todas las noches, igual que vampiros, con antifaces de esquiador para ocultar sus caras. Llegaban y musitaban, sal, sal estés donde estés. Pero él no salía.

Algunos libros de historia afirmaban que Hitler era un loco, y quizás eso fuera cierto. Si lo era, Rogelio sabía el porqué. Porque también el Führer debió de oír las voces y comprendió que ellos lo acosaban. No era extraño que insistiera en hablar de la respuesta al problema judío. Ellos estaban corrompiendo la raza humana y Hitler tenía que frenarlos. Pero ellos lo hicieron arder en un búnker. Mataron al Redentor. ¿No puede entenderlo?
El abogado contestó que no y dijo que quizás Rogelio debía hablar con un médico y no con él. Pero Rogelio no quería hablar con un médico. Esos médicos judíos formaban parte de la conspiración. Lo que él debía decir a continuación era estrictamente confidencial.

-Pues dígamelo, por el amor de Dios-, repuso el abogado.

Y Rogelio dijo que sí, que se lo explicaría. Por el amor de Dios, por el amor del Redentor.

Hacía dos días se quedó sin latas. Tenía hambre, mucha hambre, y si no comía, moriría. Los terroristas querían matarlo de hambre pero él era demasiado perspicaz para eso.
Decidió ir al supermercado.

Antes miró a hurtadillas por todas las ventanas, pero no vio a nadie con gafas de esquiador. Eso no significaba que salir fuera seguro, por supuesto, porque los judíos también empleaban gente ordinaria. Lo único que podía hacer era arriesgarse. Y antes de salir se puso en el cuello una cruz de hierro con cadena. Serviría para protegerle.

Cuando anochecía, Rogelio fue al supermercado, calle abajo. Era absurdo ir en coche, porque los terroristas podían haber colocado una bomba, y por eso fue de a pie.

Se sintió extraño al estar en la calle de nuevo, y aunque no vio nada sospechoso temblaba de pies a cabeza cuando llegó al supermercado.
Allí había grandes tubos fluorescentes y ninguna sombra. Rogelio no vio espías y agentes por allí, aunque naturalmente ellos eran lo bastante listos para no dejarse ver. Rogelio confiaba en volver a casa antes de que ellos actuaran.

Los clientes tenían aspecto de personas normales. El problema es que nunca se puede estar seguro en estos tiempos. Rogelio tomó las latas con la máxima rapidez posible y se alegró de llegar al final de la cola de la caja sin más problemas. La empleada lo miró de una forma extraña, quizá porque no se había afeitado o cambiado de ropa desde hacía días. De todos modos pudo salir, aunque empezaba a dolerle la cabeza.

Era de noche cuando salió del supermercado con la bolsa llena de latas, y no había un alma en la calle. Otro logro de los terroristas: hacer que la gente tuviera miedo a pasear sola por la calle. ¿Ve lo que han conseguido? ¡Todo el mundo se asusta de estar fuera por la noche!
Eso le dijo la niña.

Se hallaba de pie en la esquina del bloque cuando Rogelio la vio: una belleza, quizá de cinco años, con unos ojazos color castaño y cabello rizado. Y estaba llorando, mortalmente asustada.
-Me he perdido-, dijo la pequeña. - Me he perdido, quiero que venga mi mamá.

Rogelio lo comprendió. Todo el mundo anda perdido en estos tiempos, todo el mundo quiere alguien que lo proteja. Pero no existe ya protección, no con esos terroristas al acecho, a la espera de su oportunidad, escondidos en las sombras.

Y había sombras en la calle, sombras junto a la casa de Rogelio. Él quería ayudar pero no podía arriesgarse a estar hablando en la calle.
Siguió andando, subió los escalones del porche y no vio que la pequeña lo había seguido hasta que abrió la puerta. Una niña llorando, diciendo por favor, señor, lléveme con mi mamá.

Sintió deseos de entrar y cerrar la puerta, pero comprendió que debía hacer algo.

-¿Cómo te has perdido?-, le preguntó.
La niña dijo que estaba aguardando en el coche delante del supermercado mientras mamá iba de compras, pero como no volvía salió del automóvil para buscarla en la tienda y ya no estaba allí. Luego creyó verla calle abajo y echó a correr, pero era otra señora. No sabía dónde estaba y ¿querría él llevarla a casa, por favor?

Rogelio sabía que no podía hacer eso, pero la niña se puso a llorar otra vez, escandalosamente. Si había alguien cerca oiría a la pequeña. Rogelio le dijo que entrara.

La casa tenía un olor raro por la falta de ventilación y hacía mucho calor. Estaba a oscuras, además, con todas las luces apagadas debido a los terroristas. Rogelio trató de explicarse, pero la niña lloró con más fuerza porque la oscuridad la asustaba.

-No te asustes-, le dijo Rogelio. -Decime el nombre de tu mamá y la telefonearé para que venga a buscarte.

Ella le facilitó el nombre (señora Rubelsky, Silvia Rubelsky). Pero desconocía la dirección.

Era difícil oír con claridad a causa del zumbido de las paredes. Rogelio agarró la linterna que guardaba en la cocina para los apuros y fue al salón para buscar el apellido en la guía.

No había ningún Rubelsky. Rogelio probó con apellidos similares: Ribelsky, Robelsky, Rebelsky, Rabelsky... Nada.

-¿Estás segura?-, preguntó.

Entonces la niña dijo que no tenían teléfono.
Curioso; todo el mundo tenía teléfono. La pequeña dijo que no importaba, que si él la llevaba a la Calle Laprida le señalaría la casa.
Rogelio no estaba dispuesto a ir a ninguna parte, y menos a la Calle Laprida. Pertenecía a un barrio judío. Y pensándolo bien, Rubelsky era un apellido judío.

-¿Sos judía?-, preguntó.

La niña dejó de llorar y miró a Rogelio, y sus ojazos castaños se abrieron cada vez más. Esa forma de mirar aumentó el dolor de cabeza de Rogelio.

-¿Qué estás mirando?-, le dijo.

-Esa cosa que lleva en el cuello-, contestó ella. -Esa cruz de hierro. Es como la de los nazis.

-¿Qué sabe una nena tan pequeña de los nazis?-, preguntó él.

-Mataron a mi abuelito-, dijo ella. -Lo mataron en Belsen. Mamá me lo explicó. Los nazis son malos.

De pronto la verdad brotó como un fogonazo, un fogonazo que hizo palpitar la cabeza de Rogelio.

Ella era uno de ellos. La habían dejado en la calle como un cebo, sabiendo que ella dejaría entrar en su casa. ¿Qué pretendían?

-¿Por qué lleva cosas feas?-, dijo ella. -Quítese eso.

Tenía la mano extendida hacia la cadena, la cadena con la cruz de hierro.

Era como en aquella antigua película que Rogelio había visto hacía tiempo, la del Golem. Aquel enorme monstruo petrificado cobra vida en el ghetto judío, luciendo la estrella de David en el pecho. Una niña arranca la estrella y el Golem cae muerto.

Por eso habían enviado a la niña, para arrancarle la cruz de hierro y matarlo.

De eso nada, dijo él. Y abofeteó a la pequeña, no con fuerza pero ella se puso a llorar. Rogelio no podía soportarlo, le puso sus manos en torno al cuello sólo para que dejara de llorar, hubo una especie de crujido y luego...

-¿Qué ocurrió luego?-, preguntó el abogado.

No quiero hablar de eso, dijo Rogelio.

Pero no podía contenerse, estaba hablando de eso. Al principio, al no encontrar el pulso a la niña, pensó que la había matado. Pero no había estrujado con fuerza, la muerte debió de producirse cuando la niña tocó la cruz de hierro. Eso significaba que su suposición era correcta, que la pequeña era uno de ellos.

Pero él no podía decirlo a nadie, sabía que la gente jamás creería en unos terroristas que enviaban una pequeña judía a su casa para matarlo. Y él no podía tolerar que encontraran así a la niña. Qué hacer, ese era el problema. El problema judío.

Luego lo recordó. Hitler averiguó la respuesta. Rogelio sabía ya qué debía hacer.

Hacía calor allí y todavía más abajo. Allí la llevó, abajo, donde estaba funcionando la caldera de la calefacción. Un horno de gas.
-Oh, Dios me libre-, dijo el abogado. -¡Dios mío!
Y de pronto el abogado se levantó, se acercó a la puerta que había al otro lado del enrejado y llamó al vigilante.

-¡Vuelva acá!-, dijo Rogelio.

Pero el hombre no le hizo caso, continuó musitando algo al vigilante. Y después llegaron otros agentes por el lado del enrejado que ocupaba Rogelio y lo agarraron por los brazos.
Les pidió a gritos que lo soltaran, que no escucharan al abogado judío... ¿No comprendían que él debía de ser uno de ellos?
En lugar de prestarle atención lo llevaron por el corredor hasta el cuarto blanco y lo metieron allí de un empujón.
-Prometieron que me pondrían en otra celda-, dijo Rogelio. -No quiero estar acá. ¡No estoy loco!
Un vigilante dijo “tranquilo, el médico vendrá a darle algo para que pueda dormir”.
Y la puerta se cerró estruendosamente.


Rogelio volvía a encontrarse en el cuarto blanco, pero en esta ocasión no paseó, y no gritó que lo sacaran. De nada iba a servirle. Ya sabía cómo se había sentido el Redentor, traicionado y a la espera de la crucifixión.
También Rogelio había sido traicionado, traicionado por el abogado judío, y lo único que podía hacer era esperar la llegada del doctor judío. Para que durmiera, había dicho el vigilante. Así funcionaba la conspiración: lo obligarían a dormir para siempre. Pero él no lo consentiría, permanecería en vela, exigiría un juicio justo.
Eso era imposible. Los policías explicarían que habían oído gritar a la niña, que entraron en la casa y encontraron a Rogelio. Lo acusarían de pederasta y asesino. Y el juez lo sentenciaría a muerte. El juez creería en los judíos tanto como Poncio Pilato, igual que los aliados cuando mataron a nuestro Führer.
Rogelio no había muerto todavía pero no tenía escapatoria. No podía rehuir el juicio, no podía escapar del cuarto blanco.
¿O sí?
La respuesta surgió de improviso.
Alegaría locura.
Rogelio sabía que no estaba loco, pero podía engañarlos para que lo creyeran. Estar loco no era una desgracia, algunas personas opinaban que Jesucristo y el Führer también estaban locos. Y lo único que debía hacer era fingir.
Sí, esa era la respuesta. Y bastó con pensar en ello para que se sintiera mejor. Aunque lo encerraran en un cuarto de blanco como ese, sobreviviría. Podría andar, hablar, comer, dormir y pensar. Pensar en cómo los había engañado, a todos los terroristas judíos dispuestos a matarlo.

Debía tener mucho cuidado. No debería mentir, no como había mentido al abogado. Podía admitir la verdad.
Matar a la pequeña judía no fue un accidente, él sabía qué hacía en el momento que le rodeó el cuello con sus manos. Apretó tanto como pudo porque ése había sido siempre su deseo. Apretar los cuellos de las chicas que se reían de él, los de los compañeros de trabajo que no le escuchaban cuando hablaba de su colección y sí, lo diría, había querido apretar también el cuello de su madre porque ella siempre había hecho lo mismo con él, lo había ahogado, lo había estrangulado, había destrozado su vida. Pero sobre todo quería estrujar a los judíos, los asquerosos terroristas semitas que pretendían acabar con él y destruir el mundo.
Y eso había hecho él. No había partido el cuello de la niña, ella no estaba muerta cuando la llevó abajo y abrió la puerta del horno.

Lo que había hecho en realidad era resolver el problema judío.

Lo había resuelto y ellos no podrían tocarle un dedo. Se hallaba a salvo ya, a salvo de todos los terroristas y espíritus malignos ansiosos de venganza, a salvo para siempre allí, en el cuarto blanco.
Lo único que le disgustaba eran las sombras. Recordaba haberlas visto antes, recordaba que la del rincón del fondo había parecido volverse más oscura y más espesa.

Y en ese momento estaba ocurriendo lo mismo.

No la mires, pensó. Estás imaginando cosas. Sólo los locos ven moverse las sombras. Moverse y retorcerse como una nube, una nube de humo que sale de un horno de gas.

Pero tuvo que mirar porque la sombra estaba cambiando, cobrando forma. Rogelio lo vio de pie en el rincón, la figura de un hombre. Un hombre vestido de negro, con la cara negra.
Y estaba avanzando.

Rogelio retrocedió mientras la figura se deslizaba hacia él suave y silenciosamente por el acolchonado suelo, y abrió la boca para gritar.
Pero el grito no brotó. La amenazadora figura avanzaba delante de Rogelio, que se apretó a la pared del cuarto blanco. Vio el negro rostro con gran claridad..., pero no era un rostro.
Eran unas gafas de esquiador.

Los brazos de la figura se alzaron y las manos se extendieron, y Rogelio vio negras gotitas que caían de las humosas muñecas en el momento que los dedos se cerraban en torno a su cuello. Rogelio golpeó las gafas de esquiador, introdujo los dedos en los agujeros de los ojos, pinchó los mismos ojos. Pero no había nada detrás de las gafas, nada en absoluto.
Fue en ese momento cuando Rogelio enloqueció realmente.


Cuando se abrió la puerta del cuarto blanco la sombra había desaparecido. Sólo encontraron a Rogelio, y estaba muerto.
“Apoplejía”, dijeron. “Fallo cardiaco”. Mejor redactar un rápido informe médico y cerrar el caso. Cerrar también el cuarto blanco mientras se ocupaban del informe.

Era sólo una coincidencia, por supuesto, pero la gente podía pensar cosas raras si lo averiguaban. Dos muertes en la misma celda, Rogelio y el otro chiflado que la semana anterior, se abrió las venas de las muñecas a mordiscos, el terrorista loco que llevaba unas gafas de esquiador.




Fin

Esteban Rey 12/09/2011 comenten si les gustó, y si no, háganlo igual.
Última edición por Esteban Rey el Jue Jul 05, 2018 3:21 am, editado 1 vez en total.

Weldon
Usuario destacado
Usuario destacado
Mensajes: 103
Registrado: Sab Jun 26, 2010 3:54 am
Ubicación: Argentina

Mensaje por Weldon » Mar Nov 22, 2011 5:12 am

Me impresionaste, Esteban. Un relato que es una esfera perfecta y simétrica ,sin ningún cabo suelto, sin fisuras que puedan dejar salir ni entrar nada que no encaje. Como ese cuarto blanco acolchado, como la mente de ese hombre con preguntas que se contestaban solas y conclusiones que resultaban en sumatoria cero. Un dia te voy a contar lo que charle con un siquiatra :cuando la mente no se retroalimenta con sensaciones corporales ,elabora su propia realidad (como en los tanques de flotacion que supieron poner de moda, hace unos años, los new-agers).
Un cuento sui generis ,unico y pulido. No le toques nada, y atesoralo como una perla.Redonda, valiosa y perfecta. Felicitaciones viejo.
Algunas cosas , son para siempre ...

Esteban Rey
Usuario destacado
Usuario destacado
Mensajes: 157
Registrado: Vie Jul 16, 2010 2:14 am
Ubicación: Rosario Sta Fe

Esteban Rey

Mensaje por Esteban Rey » Jue Jul 05, 2018 3:19 am

Gracias estimado amigo, sabia que te iba a gustar. Así es la madeja mental de una persona, tan fina y enredada como una tela de araña. Cualquier brisa es suficientemente peligrosa para ella; así somo pues, un manojo de dudas. me incluyo.


Última reactivación por Esteban Rey en Jue Jul 05, 2018 3:19 am

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados